Ya era la hora

0
197

Entró abriendo de golpe la puerta de mi oficina:¡No es posible que haya en youtube más videos de Hitler que de Ghandi! dijo, yo miraba el ávila y tomaba café, fue en ese momento cuando lo entendí, el triste de José José venía de algún piso de abajo subiendo como un ascensor a toda velocidad y quiso interrumpirme pero no era él, la Ximena Sariñana siempre la reconozco y casi puedo verla al frente con esa forma tan particular que tiene de mirar y pronunciar, no entiendo cómo esa canción la puede cantar una mujer, ya era la hora, tenía que hacer algo para resolver el lío de ayer, bajé los pies del escritorio, abrí la ventana y me lancé, eso pasó doctor, eso recuerdo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here