Leones por Corderos: tardío mea culpa

2
599

lions-for-lambs-b.jpg Largometraje a imagen y semejanza del fundador del Festival Sundance, Robert Redford, acusado de convertir al movimiento independente en un fenómeno de masas. No en balde, el cronista Peter Biskind lo define de la siguiente manera en el libro “Sexo, Mentiras y Hollywood”: sin terminar una carrera (había ido a la Universidad de Colorado con una beca), padecía las ansiedades intelectuales de los que no han tenido una buena formación; en consecuencia, buscaba el barniz de la cultura literaria o museística, lo cual explica por qué muchas de las películas que dirigió, son tan inanes como insectos conservados en ámbar. En tal sentido, cabe recibir a “Leones por Corderos” como su película más comprometida en términos políticos, luego de la relativamente polémica “The Quiz Show”, con su desmontaje parcial del cuarto poder.De igual modo, la denuncia contra la guerra de “Lions for Lambs” parece no sólo quedarse corta ante la realidad de los acontecimientos en pleno desarrollo,sino desnudar las propias contradicciones del realizador.Así, el discurso antibelicista del guión, tiende a diluirse al calor de un trío de historias paralelas, encarnadas por el ala progresista del star system. El libreto conjuga las desventuras de una fallida operación militar, los diálogos platónicos de un profesor con su alumno aventajado y los desvaríos de un asesor del presidente entrevistado por una periodista veterana, para brindar un retrato coral de las paradojas de la intervención americana en el medio oriente. Por desgracia, el tono de la ficción peca de demagógico y edulcorado, al tiempo que es superado por la verdad incómoda de docudramas como “Redacted” y “No End In Sight”.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here