el pulso incierto de estos tiempos de lucha

0
159

El pulso incierto de estos tiempos de lucha:Ya todos lo sabemos, son mas de 500 años, pero nos basta con saber aquello. Nos llena la idea de conocer la fecha del comienzo de algo que aun transcurre. Que aun late valientemente entre tanta modernidad tercer mundista y globalización de riquezas y sistemas opresivos: a mi por lo menos me cansa y agota la idea; entendiendo de esta lo que ya todos entendemos y sin embargo recayendo en el vicio de alimentarla con nuevas retóricas de héroes muertos. Dejando con ello que el “perro” muerda su propia cola y no la garganta de quien le muerde. Por mi parte ya me canse. Y no es el hastió de los que desertan, sino la rabia que nace y se crea al ritmo de quien nos oprime: fueron carabelas en su tiempo, surcando mares en pos del oro y la plata. Ahora son buques factorías, cargueros, plataformas de petróleo, aviones, camiones etc. Pero finalmente en busca del oro y de la plata. El panorama no cambia mucho, ni aun después de tanto muerto en “rojo” o en “negro”: los de abajo somos la base de la pirámide capitalista. El tierno pasto que nutre las industrias de la infamia, de la mano de obra ya ni siquiera barata, si no que regalada al mejor postor (el sindicato se alimenta de la ilusión del obrero, quien paga por los platos rotos mientras en las cúpulas y mesas de trabajo todo es sonrisa y almuerzo) y todo sigue igual por que las generaciones no asumen el cambio que con lleva intentar el “cambio”. La entrega que destruye todo lo establecido para regocijarse en el nuevo comienzo: empezar desde abajo sin olvidar la historia, pero entendiendo a esta como un ejemplo de consecuencia, y no como el manual de Carreño de las revoluciones. Estas parten en donde el pueblo se hace fuerte. En la miseria y en la desigualdad, y no en la teoría de café y cigarros que muchos practican con devoción religiosa. Por que la rabia es un motor poderoso para los que ya no tiene nada, es barata y existe, sin necesidad de comprarla. En cada uno de nuestros corazones. Activar aquella rabia como se activa una bomba es el sueño de las tripas hambreadas; un “clic” y BOOM, todo por los suelos: su moral virulenta llena de odio hacia lo que no es igual, color de piel, raza, sexo, pensamiento, aquello que quiebra el brillo de sus rascacielos y autos de lujo. Su mirada plástica de las cosas, aquella mirada que codifica hasta lo inverosímil la vida<. Nacer = $. Ecuación bastarda de los que nos rigen con democracia. Lo correcto es lo inhumano o sino pregunten a los muertos de la guerra anti-terrorista: asesinos profesionales guiados por un payaso loco, que me recuerda a cierto bastardo de bigotillo y botas altas. La porquería toma la forma de la decencia para extirpar, torturar, robar, saquear, violar, destruir, someter, encarcelar. para defendernos de los asesinos. Pregúntenme ahora que pienso de aquellos que murieron con las balas puestas. De los que en un acto de noble e invalorable consecuencia dieron su vida por la justicia que aun hoy buscamos. Pero jamás quisieron formar un culto o una casta o un caudillo, si no mas bien decir a los gritos y al viento que la lucha se tiñe de la sangre de quien la pelea hasta dar mas allá de las consecuencias terrenales. La libertad esta ahí amigos, al borde de la cuneta, esperando  a bailar contigo. Álvaro Barroso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here