Sobre la imposibilidad de un “intelectual chavista”

14
760

denis

Venezuela es un país de contradicciones deliciosas, un terruño cuyo desayuno es declarado “el mejor del mundo” mientras sus ciudadanos no consiguen la Harina PAN para prepararlo. Sin embargo, dentro del mar de complejos y tonterías con las cuales el venezolano trata de construirse una identidad post “social-whatever del siglo XXI”, existe un concepto que rebasa los límites del pensamiento. Es el oxímoron de “intelectual chavista”.

La figura del “intelectual” aparece a finales del siglo XIX en la pluma del “J’accuse” de Emile Zola. El pensador francés implantó la idea del sabio capaz de ver a través del discurso de las masas para dar con la verdad. Yendo a contracorriente y oponiéndose al antisemitismo latente en la sociedad gala, Zola creó un mito: la verdad se conoce a través del estudio y la reflexión.

Mucha agua ha corrido debajo del puente desde Zola y, postmodernité oblige, hoy en día la figura del intelectual se encuentra más devaluada que el Bolívar Fuerte. Durante el siglo XX hemos visto intelectuales apoyar a Stalin, Mao y Pol Pot; aplaudir a Fidel y a Mugabe, e incluso justificar la guerra en Irak. Sin embargo, el poder de los intelectuales sigue intacto: para muestra, basta leer las declaraciones del francés Bernard-Henri Lévy, quien se vanagloria explicando cómo convenció a Nicolás Sarkozy de invadir Libia.

Por supuesto que en Venezuela no tenemos un BHL, como llaman al filósofo dandy francés. Como todo lo que llega al país, contamos es con una versión choronga y devaluada de intelectual, los restos y las sobras exportadas por los países desarrollados. En Venezuela, las ideas las escondemos en contenedores en algún puerto hasta que se pudren. Después las reciclamos, les ponemos una etiqueta y se las vendemos a la gente.

Es por esto que el “intelectual” venezolano es antinómico: en vez de oponerse al poder, nuestro intelectual, versión reaguetonera y tropical, se acurruca en él. ¿No es verdad, Luis Britto García?

La noción misma de “intelectual” presupone un cuestionamiento de la doxa. Los “intelectuales” son útiles en la sociedad porque abren el debate, proponen lecturas alternativas y nos muestran alternativas.

Que nos guste o no, que estemos de acuerdo o no, los “intelectuales” del siglo XX se arriesgaban en apostar por el caballo perdedor. Correctos o equivocados, lo importante es la postura que se asume ante el mundo.

De esta manera, llegamos al concepto de “intelectual chavista”, una especie de feminista que usa burqua. Ahora bien, una aclaratoria: no digo que los “intelectuales” de la oposición sean mejores. El “pensamiento” de la oposición lo enarbola una versión criolla de los Village People: un chef, un comediante y un experto en hacer estadísticas y censos, explicando que Venezuela es un país maravilloso y que su gente siempre sonríe. Es una vergüenza, pero una vergüenza benigna que sólo masacra filet mignons y tablas excel, en vez de estudiantes y políticos.

Lo que me lleva a escribir esto es la columna más reciente del insigne “intelectual chavista” Roland Denis: “Adiós al chavismo“. No comentaré la contradicción mayor, el portal mismo, “Aporrea”. Aporrea es la demonstración suprema de todas las contradicciones y disparates del chavismo: una “Asamblea POPULAR revolucionaria”, donde… ¡No se permiten los comentarios a las entradas!

Pero lo que molesta de gente como Denis o Nicmer Evans es el aura de sabiduría que le endilgan los chavistas. No pongo en duda sus calificaciones y sus estudios; estoy seguro de que ambos son personas que manejan un bagaje bibliográfico consecuente.

Sin embargo, leer libros no es condición suficiente para ser intelectual. Ser “intelectual” -repito, ateniéndonos a Zola, etc.-, implica una lectura alternativa, incluso a contracorriente. Así, decir que la gente está desencantada con el chavismo… ¡en el 2015!, no es exactamente esclarecedor. Gracias, Roland, pero ya tengo mi sociólogo chimbo para eso.

Estos “intelectuales” deben ser llamados por su nombre: son sofistas. Forman parte de aquella escuela que se vale del lenguaje, pura forma, nada de contenido, para esconder la realidad.

Por ejemplo, si usted quiere decir algo como, “hay perros en la calle”, Roland Denis y Nicmer Evans lo redactarán como “hay canes en la rúa”, y pasaran por genios.

Así, los “intelectuales chavistas” nos explican que la lluvia moja, que todos los cuerpos ocupan un espacio y que la nieve es blanca. Pleonasmo sobre pleonasmo, tautología sobre tautología y banalidades obvias: el todo enmarcado en palabras de prefijos griegos para parecer inteligentes.

El daño que hacen estos “intelectuales” no debe desestimarse. Hay gente seria en Venezuela, gente que tiene décadas denunciando y advirtiendo sobre las consecuencias de las nefastas políticas del gobierno. Sin embargo, personas como Denis, Evans y un puñado más, son utilizadas como escudo de defensa ante las denuncias, para neutralizar la realidad. Así, Nicmer Evans descubre lo arbitrario del CNE y lo antiddemocrático de la institución, diez años después que ONGs y analistas serios vienen sonando la alarma. ¿Dónde estaban ellos cuando Chávez llenó la Corte Suprema de teruferarios en el 2006? Estaban hablando de “la gran democracia participativa”.

Esta gente siempre ha estado del lado del poder, no del lado de los oprimidos. Estos “intelectuales” dejaron de defender a las minorías en 1998. A veces con textos timoratos y tímdidos, de “yo si dije algo”, pero, dónde estaban ellos cuando: Chávez asaltó al banco como El Prieto y saqueó el FONDEN (2004); Chávez metió presa a Afiuni por televisión (2009); el gobierno cambió los circuitos electorales (2009) y una larga lista de etcéteras, estaban del lado del poder.

Ahora viene Roland Denis con lágrimas de cocodrilo a explicarnos que el pueblo se desencantó del chavismo. Es decir, después de coadyuvar a que los electores de Petare perdieran sus votos con los nuevos circuitos, después de lanzar una denuncia tímida sobre PUDREVAL y jamás decir nada sobre la gente injustamente presa; ahora resulta que Denis se ha dado cuenta de que el pueblo se siente traicionado… Por él y los suyos.

Este es, entonces, el “intelectual chavista”: un ser que, en vez de tomar la postura peligrosa y arriesgada de Zola en el caso Dreyfus, nos explicará, tal vez en el 2018, que meter presa a Afiuni ilegalmente y violarla en la carcel haya sido, de pronto y quién sabe, puede ser, hay que reflexionar sobre ello; una mala idea.

 

 

Artículo anteriorplomo feliz
Artículo siguienteEl Status Quo de la Guerra contra las Drogas
Barman, guía turístico, sirviente y amo de casa, traductor, profesor de lenguas, niñero, encuestador en la calle, extra de películas, vigilante nocturno, obrero de mudanzas, editor de películas, músico de Metro; eso hasta ahora. Aparte de sus incursiones en el mundo laboral, escribió y publicó novelas (https://www.panfletonegro.com/v/2010/11/22/yo-mate-a-simon-bolivar/), colaboró con periódicos y revistas electrónicas y participó en debates y mesas redondas. Hoy en día, colabora con oscuros y desconocidos artistas de todo tipo y añora realizar su sueño, ser dueño de un circo. Por las noches lleva a cabo audiciones para el puesto de “tragadora de espadas” con mujeres de todo tipo. Jamás ha practicado patinaje artístico.

14 Comentarios

  1. Simplemente bueno, reflexivo e intelectual. He aprendido mas con este articulo, mas alla de mi convencimiento de los hechos y vivencias en Venezuela. Gracias.

  2. Es que es simple, acá muchos creen que ser intelectual es leer un par de textos subversivos, hacer ecos de ideas locas (como… el socialismo… ¡Bingo!), dejarse la barba y usar una bonita boina.

  3. Te faltaron los intelectuales chavistas wanabe: Pérez Pirella…y el “Robespierre moderno” Pedro Carvajalino

  4. @Sergio Guerra: Perez Pirela es un intento barato de Goebbels que solo tiene como función moldear a las masas ignorantes con su mensaje y se vale en determinados casos, o de un lenguaje vulgar y soez o de un lenguaje pseudointelectual arrogante pero con poco contenido.
    Carvajalino solo es otra dispensable herramienta propagandística que vive bien gracias al Gobierno, pero su función consiste solamente en sembrar odio.
    Como tu dices, ni siquiera son intelectuales, son wannabes sin conocimiento, ni experiencia que buscan llegar a algo pero se pierden en el camino, sobretodo Perez Pirela que se hace llamar “Filósofo”, cuando sus actos violan las normas éticas y morales de esa ciencia.

  5. El intelectual chavista no solo no puede contradecir el poder (del que forman parte o piensan seguir formando parte después que les levanten la excomunión, si es el caso), sino que no puede sacar conclusiones de la simple observación. Ninguno de estos intelectuales ha querido explicar cómo es posible que el socialismo del siglo XXI, que fue concebido para evitar los errores y cosas feas del socialismo del siglo XX, terminó copiando, paso a paso y punto por punto, cada una de las características feas de ese socialismo del siglo pasado.

    Mas aún, esta aparente ceguera es llevada mas allá por Roland Denis, y atribuye a elementos desconocidos y misteriosos esa copia de defectos del socialismo siglo XX. Por ejemplo, hablando sobre el caudillismo (y el culto al líder, aunque no lo llame así), dice que Chávez fue “secuestrado” por esa característica del poder, sin explicarnos mucho cómo eso fue posible, como si de una maldición o una gripe se tratase; terminando entonces este intelectual dando explicaciones a nivel de animismo. Y eso es todo lo que da el intelectualismo chavista.

  6. Todo Chavista que no sea un tremendo ignorante “alfabrutisado”, es obligatoriamente tremendo corrupto enchufadisimo (o pretendiente al proximo enchufamiento, con la MUDchavista-light). Casos de ‘pseudo-intelectualoides’ pobres y comunistas de verdad son rarisimos. La mayoria (8 Millones de Chavistas= 60% de la poblacion votante) son ambas cosas: ignorantes mal-educados y ademas corruptos o en vias de corrupcion.

    No hace falta sobre-intelectualizar o buscarle 5 extremidades al felino :

    En Cleptozuela todo se explica asi: 1/ Ignorancia Masiva/falta de verdadera educacion y/o 2/ Corrupcion Masiva: ROBO.

  7. “Por ejemplo, si usted quiere decir algo como, “hay perros en la calle”, Roland Denis y Nicmer Evans lo redactarán como “hay canes en la rúa”, y pasaran por genios.”

    Pero porque? Porque hacen esto deliberadamente y generalmente les funciona?

    Porque la mayoria de su audiencia es increiblemente ignorante. La mayoria de la poblacion de Venezuela, y Latino America, es facilmente impresionada por un verbo elevado, buena gramatica, puntuacion elaborada, palabras que les resultan exoticas. “Habla Fino” piensan y dice la gente comun de pueblo o barrio. Concluyen rapidamnete: “debe saber lo que esta dicendo.. “Es obviamente educado y sabe escribir “gonito”, osea que lo que dice tine que ser verdad. (Ademas que los “intelectualoides” adulan constantemente al “pueblo”, generalmente los pobres clase media o baja, con menor y deficiente educacion).

    Por ESO lo hacen. A proposito. Saben que hablar paja funciona mucho mejor ante esa audiencia tan ignorante. Cuando se habla paja disfrazada de cultura, tradiciones, parabolas, cliches famosos, metaforas antiguas, se obtiene el respeto del tonto menos educado,’naif’, iluso ,incauto, inocente, ingenuo. (Suelen utilizar mulitples adjetivos asi en la politica..repetitivos, unicamente para lucirse aunque dicen los mismo.)

    Tambien funciona porque e Chavista promedio entonces no solo que adula y respeta cualquier barbaridad que dice el autor mas “preparado” con su verbo “fino” , sino que tambien despues el lector o dicha audiencia ignorante se confia, y acepta cualquier mentira o disparate que se infiltre entre tantas palabras que realmenete no entendio. Un bombardeo de prosa “fina”, y de repente una misiva, usualmente en “buen criollo”, con fines de persuasion, propagandistica, con su veneno politico disfrazado, su ponzoña de adoctrinamiento populista. Asi logran mas facilmente su objeticoL lavado de cerebros masivo, utilizando todos los medios de comunicacion que dominan.

    Esa tecnica de oracion o escritura no es nada nuevo, solo que es mucho mas efectiva ante audiencias pesimamente educadas, encima ‘alphabrutisadas” con propaganda nacionalista, populista, Chavista y lavado de cerebro permanente, que apenas saben leer o escribir, ( claro que eso no es verdadera educacion, educacion es la capacidad de pensar y discernir entre multiples ideas o pedazos de informacion, con sentido critico propio).

    Ese el e verdadero problema, la razon detras de lo que expone este buen articulo. Los disparates y mentiras disfrazadas de intelectualoides como Denis o Nicmer Evans, y los politicos en general, unicamente funcionan gracias a esa lamentable audiencia profundamente ignorante y mal educada para la cual estan disenados. AHI es donde esta el problema: Como siempre: Falta de verdadera educacion.

  8. La conclusión es sencilla:

    Los “intelecutales chavistas” son un montón de hipócritas que están sacando los trapos sucios al aire porque les quitaron el cambur.

    Es así de simple.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here