Experiencia del 2012

0
374

Salma-Hayek-Sad-Face-Closeup¿Qué tanto creemos ser?… ¿O en realidad, qué poca cosa somos?… ¿De dónde venimos?… ¿Para qué vinimos?… ¿Hacia dónde vamos?… ¿Religión o ciencia?… ¿Adán y Eva, o evolución?… ¿La Santa Biblia o Charles Darwin?… ¡La ciencia pudiera ser!… ¡Posiblemente!… ¡No sé!… ¡Nos corresponde descartar la disparatada idea de que un ser supra-natural confeccionó el planeta en tan solo siete días!… ¡Falacias de una hiena!… ¡Tampoco debemos creer que una mujer fue elaborada a partir de una de las costillas de un güevón modelado con barro! ¡Historia fantástica de los primeros embusteros! ¡No perdamos el tiempo en fábulas de fantasía y ficción si perseguimos la verdad!… ¡Aunque La ciencia también es discutible! ¡Cuidado! ¡Es más persuasiva!, ¡No hay que confundirse!, ¡Ésta tiende incuestionablemente a delimitar con lo que hace llamar sus principios axiomáticos!… Pero, ¡Tenemos que ver más allá!, ¡Hay cosas que no indican!, ¡Quizás no saben tanto como creemos! ¡O lo saben todo y lo guardan con un fin oscuro!… ¡Conspiración maldita sea!…

Las dimensiones de la vía láctea son tan inmensas que pudiéramos creer que los últimos cálculos físico-matemáticos están completamente errados, ¡Un diámetro de cien mil años luz!, ¡Vaina colosal!, ¡Podría ser un exacto! ¡O una cercana aproximación! ¡Vaya usted a saber!… No quiero importunar con datos que son ampliamente conocidos. Pero existen algunas inquietudes en el enjambre que tampoco hayan satisfacción en la doctrina científica… Por ejemplo: ¿Hay vida inteligente en otros planetas? Las visiones de nuestra lógica inducida y condicionada deducirían en el más racional de los casos: que la vía láctea es un punto minúsculo si consideramos la posibilidad de que el universo es infinito ¡Nunca comenzó y nunca dejara de existir!… ¡Es infinito carajo!… ¡Es absurdo que estemos solos!… Solamente la vía láctea podría tener hasta cuatrocientas mil millones de estrellas, eso sin hablar de las que están en otras galaxias o en la infinidad del universo… ¡Sería narcisista pensar que somos únicos en un espacio infinito!… ¡Los extraterrestres deben tener todas las repuestas! ¡También los hijoeputas de la CIA!

¡El Big Bang!… ¡Ficción!…  No todo pudo surgir de la nada para expandirse a magnitudes infinitas en el transcurso de millones de años, ¡Dicen que la materia surgió de la nada! ¿Cómo nos tragamos eso? ¡Una burla a la inteligencia!…Ya lo veo, ¡Un tema en el que nunca dejaremos de especular!… ¡Tenemos al alcance datos interesantes! ¡Pero en su aplastante mayoría son especulaciones!… ¡Sensacionalismo!… ¡Quizás los principios de la ciencia solo sean artilugios que sirven a los dueños del mundo para estructurar la lógica y limitar el conocimiento! ¡Todo con el malévolo fin de que no descubramos algo que celosamente ocultan!… ¡Conspiración! ¡Mentiras!… ¡Soy una víctima que ha caído en la trampa!… No queda más que investigar en teorías accesibles y hacernos de juicios subjetivos ¡A pesar de los venenos que mutan y se infiltran en el cerebro haciendo estragos!… ¡He estado en la búsqueda de vida inteligente en otros planetas!… ¡He tratado de encontrar el origen de la existencia!… ¡Coooooñoooo!…

Fui escritor hace mucho, ¡Labor de los que no pudimos encajar en algún engranaje de la maquina! ¡De los que no soportábamos lidiar con el gallinero! ¡Cagados! ¡Llorones! ¡Faltos de voluntad e inteligencia!… Publiqué durante un tiempo en una revista cultural de poco tiraje, ¡Imagínense! ¡Un escritor de Filosofía y Ufología en Margarita! ¡Ni me paraban bolas! ¡Todos estaban pendientes de hacer plata, comer mierda y festejar! ¡Coprófagos Jueputas! ¡Vivian dopados con un abanico de fármacos sociales llamados vanidad y prejuicios! ¡Ah full caña también!… ¡Marionetas! ¡Maricones!… ¡RompeWEVAS!…

¡No sé si me leían! ¡No me decían nada! pero la gente de la revista por alguna razón me seguía pagando, ¡No es que pagaban mucho! ¡Tacaños! ¡Agarrados! ¡La mierda esa parecía un arbolito de navidad por toda la publicidad que tenía! ¡Suerte la mía, que no dependía económicamente de ellos!, ¡Cerdos mercantilistas!, ¡Don King habría sido un monigote al lado de estos reptiles!… Vivía pues, de un billete que me gané hace tiempo con un amigo que vino de Caracas. Se llamaba Pablo. Me dejó un dineral. No supe con exactitud en qué peo se había metido. Lo ayudé con algunas cosas y me pagó, ¡Me pagó muy bien! ¡Demasiado bien!… Más nunca supe de él… ¿Qué habrá sido de su vida?…

¡El mundo se fue a la mierda!… ¡Nueva Esparta también!… ¡Todo estaba donde tenía que estar! ¡Hecho añicos pues!… ¡Me importaba un bledo!… ¿Por qué darle jerarquía a las simplicidades de la vida mundana si tenía conciencia de la inmensidad del universo e indagaba en el mar de sus infinitos misterios? ¡Estaba buscando a los malditos extraterrestres coño! ¡Yo sabía que existían!…

Siempre cuestionaba… ¡Me cuestionaba y sacaba mis cálculos!… En la soledad escribía mis notas filosóficas y así construía los artículos para la revista:

-¿Será que especulando sobre la base de mis conocimientos podría acercarme a la verdad? ¡Si es así, entonces la verdad sería solo una idea que me serviría para llegar a una conclusión igualmente relativa!…

– ¡Los Faraones egipcios eran de otro planeta!

– ¡Hay que poner el conocimiento en tela de juicio coño!…

-No se puede entender la Filosofía sin el estudio simultaneo de la Ufología!!! Los Alienígenas son quienes guardan la verdad de la existencia!!!

-¡Roma fue fundada por alienígenas!

-Quizás la mayor parte de los datos que manejamos (los aficionados) son la purísima verdad, ¡O todo lo contrario! … Pero, ¿cómo podremos acercarnos a la verdad si ponemos constantemente en duda hasta los mismos conocimientos que poseemos?…

-Algunos funcionarios de la CIA son alienígenas!!!

– ¡Quien carajos refuta el caso del Cabo Armando Valdés!… ¡Investiguen para que vean!… ¡Incrédulos!

-Mientras expongamos toda idea a consideración, nuestro intelecto se verá propenso a tomar en cuenta datos de cualquier índole para estar más cerca de nuestra verdad especulativa… Importantes es entender; ¡Verdad especulativa!

-¡Verdad circunstancial!

-¡Verdad aleatoria!

-¡Verdad de mierda!

-¡Sigan leyendo El Nuevo Testamento y viendo televisión!

-¡Idolatras!

-Muchas verdades de la ciencia y la filosofía que se pensaban definitivas años atrás, son refutadas por las verdades que se exponen en nuestros días.

-¡Los científicos son los más grandes lame-culos del sistema!

-Poner en duda cualquier juicio favorece a la evolución del pensamiento, ¡JAAAAA solo para darte cuenta de que tus conocimientos no son más que una amalgama de propuestas y teorías que se contradicen en su mayoría!… ¿Qué hacemos?… ¿De qué podríamos partir entonces para ser más objetivos?… Pues de la experiencia… ¡La experiencia coño! Pero ésta se cimienta en propuestas teóricas que han llegado a nosotros a través de algunos libros, y no precisamente en  trabajos verdaderamente científicos llevados a cabo por nuestras propias manos… ¡Ni de vaina!… ¡Di adonde mijo!… ¡Tampoco hemos tenido acceso siquiera a instrumentos de segunda como para comprobar con prácticas algo que nos pudiera hacer llegar a alguna conclusión!… Las experiencias entonces las limitamos a las lecturas, y como creo que he hecho entender, es probable que todo aquello solo guarde una parte de la verdad, o simplemente sea una retahíla de suposiciones y cálculos distorsionados para hacernos de juicios herrados… ¡Yo quizás esté conspirando en contra de mi propio conocimiento! ¡O en contra del conocimiento universal!…

-¡Existen enigmas que ni la ciencia y ni la religión han podido descifrar!

-Ahora, cuando las experiencias van más allá del campo de la investigación, adentrándose en profundidades que para el conocimiento humano son de mayor interés, la verdad entonces emerge como el manto oscuro de la noche para indicarnos que es más sorprendente de lo que siempre nos hemos imaginado…

– ¡Yo les voy a decir la verdad!

-¡Tenemos que ver más allá de nuestra humilde lógica! ¡Más allá del bien y del mal! ¡Más allá de la degradada moral de nuestros tiempos! ¡Más allá de tus putas ganas de fornicar, de beber y de drogarte! ¡Más allá de robar para hacerte rico trozo e malandro!

-¡La CIA y el Pentágono están al tanto de todo! ¡Ellos saben cuánto consumes! ¡Toda la mierda que comes! ¡Tus pornos preferidas! ¡Si eres o no eres comunista! ¡Conocen el olor de tu flatulencia! ¡También cuanta vida hay en otros astros!

– ¡No dicen un carajo!… ¡Solo escupen mentiras!…

– ¡No sean incrédulos, la ciencia se ha convertido en otra religión!…

-¡La experiencia es la que tal, BROOOOTHER! ¡Sin ésta, cualquier especulación es válida!..

Entendía que solo la experiencia me acercaría a la razón, ¡Solo tenía que buscarla! ¿Dónde estaba?… Pues Indagué. Pregunté. Consulté. Examiné. Inspeccioné. Exploré. Jorungué. Escarbé. Rastreé. Desarmé. Manipulé. Husmeé. Construí. Destruí. Removí. Leí. Estudié. Transformé. Olfateé. Viajé. Conversé. Conmoví. Discutí. Perturbé. Grité. Entrompé. Ajusticié. Consumí. Singué. Bebí. Festejé. Eludí. Descarté, y me mamé… Cuando ya no daba más, y la decidía se apoderaba nuevamente de mi conciencia, ¡Sorpresa!… ¡Fue la experiencia la que me encontró!, ¡En un lugar remoto!, ¡En un estado mental inverosímil!, ¡Una vaina loca!… ¡Maravillas de la existencia coño!…

Les voy a contar entonces mi experiencia… ¡La mismísima verdad puesta en bandeja de plata!…

Aquella noche caminaba hacia mi casa. Eran como las dos de la mañana. Venia de tomarme unos tragos en un barcito de la avenida 4 de Mayo. Caminaba lento. Mis facultades físicas y mentales estaban algo alteradas… ¡Estaba borracho pa la verga pues!… Recuerdo que en el bar había visto a Salma Hayek ¡Increíble pero cierto! ¡Era ella!… No dejaba de pensarla, aun sin importar que el maldito taxista me hubiera dejado a dos millas de mi casa. El hijo e puta me dijo: <Pana, yo no me meto pa ese barrio de noche, es muy peligroso>… ¡Mamagüevo ese!

El flujo de gente nocturna los fines de semana es considerable si vives en Margarita, ¡Sobre todo en las temporadas! ¡En su mayor parte son borrachos que andan de juerga! ¡Yo andaba de juerga! ¡Cómo se hace! ¡No era más que el reflejo de mi propio entorno!… ¡Salma Hayek coño! ¡Me acordé de su culo esférico en Wild Wild West! ¡De su ceñida figura bajo el pequeño bikini vinotinto en Abierto hasta el amanece de Robert Rodríguez!… ¡Una vaina bien!…

Comenzaban entonces a brotar nubes indicando que se avecinaba una precipitación. Pensé: <¡Que no llueva horita coño, me falta mucho!>…

Vivía alquilado en una casita en la Isleta. Tenía que caminar un trecho largo desde la autopista para llegar. Esa autopista siempre era un peo, ¡Conocida como la Juan Bautista Arismendi! ¡Una guillotina si tienes que cruzarla curdo y de noche! ¡Muertos atropellados por coñazo! ¡Nadie resuelve el peo! ¡No dicen nada! ¡Esconden las cifras! ¡La gente se sigue muriendo carajo!…  Seguí mi camino mientras veía a una linda joven bajar de un carro amarillo-pollito para vomitar todo el Nuvo que se mamó en la rumba… ¡Tenia laaaa pea!… Un malandro que pasaba campaneando un whisky se le acercó, y mientras simulaba ayudarla, le agarraba una teta…

¡Malandro hijo de puta!…

Comencé a caminar lento para ver mejor.

Del carro amarillo-pollito bajó otro joven quien en apariencia era el acompañante formal de la vomitona. Tenía Sendo copete, ¡Se parecía al puma! Claro está que no le gustó que le agarraran una teta a su querida, ¡Le dio con una botella de Nuvo en la cabeza al malandro!… ¡Copete reaccionó vergatario! Ella seguía vomitando. El malandro cogió una piedra y trató de atizarle a su agresor…. Falló, ¡La piedra se estrelló en el parabrisas! ¡Explotó pa la mierda! ¡Se armó la coñaza!… Del carro bajaron dos jóvenes más… ¡Una pela!… La cayapa que le dieron al malandro fue tan brutal que creo haber sentido un poco de pena… ¡Quien lo manda de güevon!… ¡La muchacha vomitó tanto que desmayó! ¡Quedó inconsciente en el suelo!… Mientras sus amigos trataban de ayudarla, el malandro se pudo reincorporar de los golpes y dio un buen silbido, ¡Hizo unas señas hacia un lado de la calle! ¡Aparecieron diez malandros más!… ¡La jauría!… ¡Se armó la grande!… Los amigos de copete salieron piraos mientras a este no le quedó otra que aguantarse ahí… ¡Se tuvo que quedar! ¡Coño estaba su novia sola e inconsciente! ¡Cualquier caballero habría hecho lo mismo!

Solo para resumir: El carro quedó hecho mierda de tantas pedradas y botellazos. Copete quedó welto verga en el piso, ¡Le suprimieron a coñazos la valentía!… Los malandros se llevaron a la muchacha inconsciente… ¡Vaya usted a saber qué le habrán hecho a la pobre!… ¡Nuvo! ¡No sé qué coño tiene de especial!.. ¡Esa vaina sabe a mierda!…

¡Un flash!… ¡El señor relámpago!…¡pugrrrrrrrsghshsss!…¡Caí al suelo!… ¡Dios!… ¡Me encandiló pa la mierda!… ¡En mi vida había visto algo igual!… ¡El cielo se volvió tan blanco!… ¡Quede con mi anatomía trasera sobre la calzada!…

¡De pronto no había nada!…

La calle estaba abandonada…

¡No había nadie!…

¡El cielo estaba oscuro otra vez!…

¿Qué carajo había sido?… ¿A dónde se habrán ido todos?…

Me repuse…

Seguí mi camino pensando en la resaca del día siguiente… ¡En Salma Hayec!

Caminé…

Caminé… Y en la larga trayectoria no aparecía nadie. Por unos segundos me invadió la idea de que me podría aparecer la Sayona o el Silbón, ¡Cosas de la embriaguez y los venenos de la mente!… ¿Por qué pensar en tonterías si yo creía en la lógica?… ¡Estaba curdo coño!…

Llegué a la casa. Noté que algunos vecinos dejaron sus puertas abiertas. No les procuré atención, ¡Me valían una mierda!, ¡Decían que yo era loco! ¡Que venía escapado de Caracas por algún peo!, ¡COME MIERDAS!… Ni modo… Prendí el ventilador y me acosté. Sentí que todo daba vueltas por lo que me coloqué boca abajo. Listo… Tuve un sueño fascinante: Ella era fenomenal… ¡Salma!… Sus ojos oscuros estaban muy cerca. Fue como un flash back. Estaba otra vez en el barcito, pero esta vez sentado junto a ella… ¡EL SUEÑO!… ¡Y pasó lo inimaginable para mí! Se arrimó provocativa y me dijo: <Eres el elegido>… ¡Soy el elegido de Salma Hayek!… Salimos caminando y nos sentamos en un lugar apartado. Ella no decía nada. Yo tampoco. No había mucho que decir. Nos gustábamos quejode. Solo nos veíamos sin hablar. Fue como el silencio entre Vincent Vega y Mia Wallace…  Justo cuando mis manos se acercaban para tocarla ella me detuvo. Me miró fijamente. Sus ojos comenzaron a cambiar de color. Ya no eran oscuros, eran amarrillos, ¡Paaa la verga!… Me dijo: <vamos a procrear vidas>. Luego, ¡Un relámpago brutal! ¡pushshshggrrshs!… ¡Caí de culo!… ¡El local se desplomo pa la mierda! ¡Ella desapareció!… ¡Hasta la luz desapareció!… ¡No vi más nada!

¡De pronto me encontraba en una camilla!… ¡Los que me operaban tenían grandes mascaras blancas!… ¡El exceso de luz no me dejaba detallar el entorno!…casi todo era blanco… ¡Tenía un maldito hueco en un costado de mi torso!… ¡No podía moverme, pero sentía!… ¡Me dolía para la mierda!… ¡Extrajeron algo y lo guardaron!… ¡Era un hueso!… ¡Una de mis costillas!… ¡Los hijos de puta me robaron una costilla!… Al terminar, uno de ellos acercó  Para examinar mi herida, luego me miró fijamente a los ojos e hizo un gesto de negación, después dijo: <…adreim amsim al odneis agis adiv al euq ereiuq recerap lA …odnum oveun led etneiviv remirp le omoc odadarged nat otnemele etse a odigocse ayah omerpus le euq se omòC >… Se quitó la máscara, ¡Un güevón cualquiera!… Tenía la cara muy pálida y limpia… ¡Parecía un maniquí!… ¡Era hasta bonito el hijo de puta!… ¡Care-jeva!…¡Me dolía de verdad coño!…Traté de comunicarme…No pude… No recuerdo más.

Desperté en el suelo sobre mis propios vómitos. Me dolía todo el cuerpo. Sobre todo la cabeza y las costillas. El ventilador estaba apagado por lo que sudaba en abundancia… Sudar en esas condiciones es extremadamente incomodo, ¡El sudor se vuelve rancio! ¡Coge un colorido amarillento! ¡Es lo que siempre te mancha la ropa! ¡Se te forma las mal llamadas arepas!… ¡Zass!… ¡Y huele a orines de gato!…

Eran como las dos de la tarde, ¡Tremenda resaca!… ¡Me dio la tembladera!… ¡Delírium Tremens!… ¡Así peló bolas Poe!… ¡El alcohol cuando lo tomas en abundancia te altera sobremanera el sistema nervioso central!… ¡Si le metes un Diazepan lo neutralizas!… ¡YO LO ATACO CON BIRRAS FRIAS!… ¡Como si nada hubiese pasado!… ¡Agarré un par de polarcitas que guardaba en la nevera justo para estas ocasiones!… ¡Zuassss!… ¡Me zampé de un sorbo la primera!… ¡Quedé como nuevo!… ¡La otra me la tomaría lentamente en el camino!… Me limpié las lagañas y los mocos y salí a comprar de comer. No había comido nada el día anterior, ¡Imagínense!… ¡Me temblaba el cuerpo por la debilidad!… ¡Una sensación terrible!…

El tiempo estaba nublado…. Le di caminando. En el transcurso mi mente comenzaba a reproducir los acontecimientos de la noche anterior. Recordaba a la güevona que se llevaron los malandros ¡El Nuvo! También a los mamagüevos que en mis sueños me robaban una costilla, ¡Pero Salma Dios! ¡La vi en el bar de la 4 de Mayo! ¡También apareció en mis sueños! ¡Un culazo!… Fue tan claro… Tan real… ¡Soy el elegido!… ¡Demasiado bella la mal parida!… ¿Por qué no me acerqué a hablarle en el bar cuando la vi? Por tímido, ¡Por güevon! Porque me haría sentir pésimo el seguro rechazo, ¡Soy un güevon!… ¡Me seguían doliendo las costillas!…

Al llegar a la panadería noté que estaba cerrada ¿por qué si siempre abrían los domingos?… ¡La licorería también estaba cerrada!… ¡Imposible!…Y entonces: ¡A la putisima madre!… ¡No había nada!… ¡No habían carros!… ¡No había gente!… Bueno, un domingo en la isleta, ¿Qué carajos se puede pedir?… Le di para la Juan Bauitista, ¡Nada!… ¡Habían unos carros parados desorganizadamente en la autopista!… Me acerqué a una Tucson negra. Tenía las llaves pegadas. Eché un ojo. No prendía. Pensé en la batería. Me dio ladilla revisar. Me bajé y le di una patada <¡Piazo e mierda!>… Busqué otro carro. Tampoco prendía. Hice varios intentos en varios carros. Nada. Bueno, Porlamar tampoco es que estaba tan lejos. Me quedaba birra en la lata. Comencé a caminar. El camino se hizo largo e hijo e puta…

¡Llegué a conejeros! ¡El mercado estaba vacío! ¡No había un alma! ¡Cuando siempre estaba infestado de gentes que se movían desorganizados con las bolsas llenas de vainas que habían comprado! ¡Con los vendedores en las entradas principales pugnando a ver quién empujaba a más clientes a sus locales respectivos!… Estos vendedores eran una especie de subcontratados por los locales para atraer a la gente a consumir sus productos. Trabajaban fundamentalmente para los dueños de los puestos gastronómicos. No sé cuánto ganaban, pero por la cantidad que representaban, con toda seguridad, ahí había plática. A veces se entraban a coñazos para acaparar mayor clientela, pero la mayor parte del tiempo se veían felices. No les importaba pasar horas sudando bajo el inclemente sol de Margarita, ¡Hasta cantaban!… Recuerdo que una vez me acerqué a uno de ellos a ver qué decía. Entonces exclamaba: <¡Mucha gente caraqueña!… ¡Cómo se comen su rompe colchón!… ¡Cómo les fascina!> Cuando me vio me dijo: <¡Ven pacahh muñeco!… ¡Mira!… ¡Pendiente de llenar ese tanque!> El tipo hablaba con una especie de tonalidad rítmica, y además bastante rápido: <¡Tenemos sopa, sierra, carite, corocoro, catalana, pargo, bistec, camarones, calamares, langostinos, levanta muertos, vuelve a la vida, quita los cachos y rompe matrimonios!… ¡Empanadas, arepas rellenas, desayunos criollos margariteños, pastel de chucho, jugos naturales y café de máquina!… ¡Monta los pies sobre la silla y zuuumba los huesos bajo la mesa!… ¡Chuuuupate esa mandarina! ¡Jaaaaaaa!>

Del mercado de conejeros no quedaba más que la infraestructura solitaria. Algunos de los locales estaban abiertos y las mercancías expuestas al aire. Me acerqué para cambiar mi camisa ya que estaba podrida, ¡Las arepas parecían cachapas!… Me cambié el pantalón también. Encontré un par de buenos zapatos. Entonces se me ocurrió una buena idea: Me dirigí hasta el centro del mercado. Saqué mi yesca y le di candela a un tumulto de ropa que estaba en uno de los locales más atiborrados… La vaina funcionó. Tuve que salir corriendo porque me comenzaba a ahogar con el humo. De lejos veía cómo se carbonizaba toda la mercancía traída de Colombia, Panamá y el Cementerio, ¡Volaban por los aires en cenizas! ¡Todas las imitaciones y algunas marcas originales!… Tenía que cobrármelas, los hijos de puta estaban vendiendo tan caro que la última vez me tocó agarrar para el coño de la madre en Juan Griego para comprar ropa barata… ¡Ladrones mal culiaos!

La avenida 4 de Mayo estaba completamente vacía, ¡Qué bolas la más famosa! ¡Ni siquiera estaban los árabes atendiendo sus tiendas! ¡Vaina rara!… Caminé por toda esa mierda ¡Era toda mía!…Entré en Rattan ¡El súper mercado por excelencia! ¡Era gigante! ¡Tenía todo tipo de mierdas!… Lo recorrí por un rato mientras pensaba qué coño me iba a comer. Se me estaba quitando la pea y podía entender con más frialdad lo que estaba pasando, ¡Igualito me sabia a mierda! ¡Solo quería comer y luego sentarme por un rato a pensar en Hayek!… Me detuve en la panadería e hice un desastre, ¡Comí como un animal! ¡Cómo lo que yo era en ese entonces pues! ¡Una bestia humana con hambre y resaca!… ¡Quedé mongóoolo! ¡Comí demasiado!… Me dormí pal carajo…

Al despertar decidí prender en candela esa mierda también, ¡Quien coño me iba a meter preso si no había nadie! ¡La gente se había ido no se para dónde coño, y la policía seguro estaba toda cuidando al gobernador!… Me fui hasta el Bodegón. Me tomé tres birritas para recuperar actitud. Agarré una Pecho cuadrao de litro y medio y la estrellé en contra de uno de los estantes más grandes de licor. Esa mierda se esparramó por todos lados. El sonido fue brutal. Saqué la yesca, y ¡Fuego!… ¡La vaina fue una bomba!… ¡No sé cómo sobreviví! ¡Escuchaba las explosiones mientras corría!… El escándalo de las llamas destrozando lo sentía cerca. Salí para la 4 de Mayo otra vez. Desde afuera el sonido era brutal… ¡Un monstruo se acercaba! ¡El monstruo de Rattan en candela amenazaba con joderme! Pero le di corriendo con todo. La cosa se había puesto tan fea que llegué a la conclusión de que tenía que salir con urgencia de la zona. Desesperadamente abordé un Renault Twingo. Prendió el coño de madre y le di chola.

Subiendo por la avenida Terranova se escuchaban las explosiones con una claridad aterradora. Las llamas crecían de forma desproporcionada. El fuego se iba apoderando de todo lo que encontraba a su paso. Seguí rodando sin mirar atrás…  ¡Enseguida me encontré con una pared de fuego que venía de frente… ¡Las llamas de Conejero también querían conquistar territorio ¡Que bolas!… ¡Estaba a punto de ser aplastado por dos descomunales paredes de fuego!… ¡Huí por la tangente!… ¡No podía ser devorado por mis propias creaciones coño!… !Llegué al Valle, y aun se escuchaba el espantoso sonido del fuego haciendo desastres en su camino!… Le seguí dando…

¡Le seguí dando carajo!

Arribe a la Sierra. Subí y subí hasta que solo escuchaba el susurro de la carbonización de la ciudad…

Desde la Sierra el espectáculo era subnormal. Porlamar había quedado hecha mierda. Ardía en las mismísimas llamas del infierno. En otras circunstancias me hubiese cagado de risa, pero estaba tan exhausto que me quedé dormido pa la verga otra vez.

Cuando desperté me encontraba nuevamente en una nave espacial. La mierda esa andaba durísimo. Ya estábamos por algún lugar del espacio sideral. Por las ventanillas se veían los destellos de luz que producían las estrellas que dejábamos atrás. Asteroides. Gramos de polvo. Cascaras de gases. Supernovas ¡Una metrópolis estelar coño!… Yo estaba amordazado. Que arrechera, no podía ni moverme. Estaba sobre la misma camilla en la que me habían robaron la maldita costilla. La nave no parecía la gran vaina. En las películas había visto algunas mejores.

De pronto se acercó el mismo mamagüevo con cara de maniquí que me había robado la costilla. Esta vez no tenía mascara. Se había cambiado el peinado. Parecía un actorcito de una de esas series de adolecentes de Nickelodeon. Mariquita… sintió que me quería comunicar con él y me quitó la mordaza.

— ¡Hijo e la gran puta, si me llego a soltar te voy a dar tanto coñazo, que la próxima vez que tu mama te vea, te va a confundir con Don Ramón!— le dije.

—atsè adreim al elbatse ev es— Respondió.

—           ¡Care-jeva!… ¡Rolo e mamagüevo te voy a entrompaaah!… ¿Dónde coño está Salma?… ¡Esa frutica es mía!… ¡Mamagüevo!…

Me volvió a poner la mordaza. Sintió que lo estaba molestando. Comenzó a hurgar en una gaveta de la nave. Sacó tremenda inyección. La maldita aguja parecía un clavo de concreto. Se colocó una mascarilla. Preparó una mezcla con varios componentes líquidos transparentes que al fusionarse crearon un brebaje espeso de color pupú, ¡Maldita sea! ¡También olía a pupú!… Se acercó lentamente y me colocó la inyección en el ojo izquierdo. Me pincho el ojo izquierdo con pupú.  Quedé inconsciente al instante.

—           ¡Despierta!… ¡Despierta!… ¡Párate que llegó la hora!

¡Era Salma!… ¡Me estaba despertando Salma Hayek!…

Entonces salió caminando. Parecía estar desnuda. Yo no servía para una mierda. Me habían inyectado pupú. De vaina podía moverme. La veía borroso mientras se alejaba más y más. Traté de reponerme, pero me dolía todo. Lentamente me coloqué de pie y comencé a caminar… Parecía un perro birriondo con alguna enfermedad terminal. Ella caminaba rápido. Poco a poco fui retomando fuerzas y recuperé mi visión… Estábamos en medio de una ciudad en ruinas. Los edificios estaban hechos mierda. No había vestigio de existencia de vida humana salvo por nosotros. Todo era como la reproducción de una de las escenas de la película “El Libro de Eli”. No entendía por qué no me importaba lo que estaba pasando. El planeta estaba completamente destruido. Todos habían desaparecido. Pero por alguna razón mi interés sólo se basaba en seguir a Salma. Me sentía impulsado por un instinto natural que predominaba y socavaba el raciocinio. De lejos distinguía bien la rayita de su culo ¡uhmm!. Yo también estaba en pelotas. A lo lejos vi un par de leones comiendo del cadáver de una cría de jirafa. Me importaba una mierda, yo quería ir tras ella. Salma caminaba demasiado rápido. Mis fuerzas se repusieron por completo y comencé a correr hasta que la alcancé…

Lo que pasó lo dejo a la libre interpretación…

¡Coño no hace falta decirlo!…

Solo voy a reproducir lo que se originó después de varios días de fulminante sexo:

Al terminar el largo descanso, ella tapó sus partes con unas hojas de palma. Yo hice lo mismo. Entonces me dijo: ¡Bien te gusta singahh!… Estábamos bajo un árbol extremadamente colorido ¡Acostados sobre una cama de pasto que emanaba un dulce olorcito!… El lugar parecía estar diseñado solo para ese momento. Al vernos en tal situación aprecié algo familiar sin saber bien qué coño era. Mi nivel de cansancio no me dejaba pensar. De hecho, sentí como si hubiese perdido buena parte de mis facultades mentales. Seguro que el pupú me jodió el cerebro.

Quería hablarle, pero mi mente no era capaz de construir una buena acotación, o un halagador comentario. Entonces lancé una corta pregunta como haciéndomela a mí mismo, y se produjo el siguiente dialogo:

—¿Qué habrá pasado con toda esta verga? —Pregunte…

—Fueron exterminados—dijo ella— por una tribu más desarrollada, concebida solo para la purga… Seres humanos con cinco mil millones de años por delante de ustedes. El planeta tierra se halla en un estado casi irreversible de destrucción, y con sus habitantes se hace imposible su rescate.

—Lo dirás jugando—dije…

—Es un ciclo que se cumple 2012 años después del nacimiento del hijo del supremo—dijo.

—¡Pa la verga!— Dije—… jejejejeje… ¡El Apocalipsis!… Está buena la vaina, pero no seas incrédula Salma. Esto es que comenzó la tercera guerra mundial. Los chinos y los rusos ya no le aguantan más mariqueras a los gringos y sus jalabolas…. Ya era hora de darles un parado a esos mamagüevos… ¡Seguro que los extraterrestres se pusieron del lado de los rusos y tienen sus manos metidas en esta vaina!

Respire un poco.

—Ahora…—seguí— pensándolo bien, no sé por qué los mal paridos zumbaron una bomba aquí en Margarita… ¡NOOOOO!… ¡YA VA!…

Comencé a recordar todo el peo de la quema del mercado de Conejero y la 4 de Mayo.

—¡COÑO DE LA MADRE! ¡YA ME ACUERDO!… ¡MIEEEERDA!… ¡YO MISMO QUEMÉ TODA ESTA VAINA!… ¡Estaba curdo mi amor!… ¡Veeeerg!… Por lo menos sobrevivimos…. ¡Verga no quedó nadita!… ¡Me dormi en la sierra! ¡Todavía estaba peo!… ¡Es que me había tomado unas Curdas e hice una cagada pues!… ¡Esas vainas pasan!… ¡Borracho no se vale!

Hubo unos segundos de silencio. Salí de mi asombro y retome los ánimos.

—Pero bueno querida… ¡Sobrevivimos!… ¡Y eso hay que celebrarlo!… acércate… ven pa seguirte haciendo por ahhhhh…

—Estas equivocado—me interrumpió.

—Uhmm?

—Esto no es Margarita—dijo.

—ah?…

—Esto es Nueva York… o más bien, era Nueva York…

—¿Cómo es la vaina?—Pregunte.

—Observa con más cuidado—dijo.

Entonces percibí con claridad que ella decía la verdad. Estaba tan atorado en volver a guardar las wevas que no le paré bolas a nada de lo que pasaba. Estábamos en una especie de suite natural con una panorámica brutal que mostraba las ruinas de Nueva York… La estatua de la libertad estaba decapitada y tenía el Empire State clavado en el culo.

—¡Salma Amor!… ¿Qué mierda es todo esto?…

—No me llamo Salma.

—¿Tú no eres Salma Hayek?

—:No…

—AHHH… entonces eres su hermana gemela…

—No…

—Bueno no me importa. Eres igualita a ella y con eso me conformo…

—¡PUES DEBERÍA IMPORTARTE!

—ok… está bien…¿quién coño eres?

—Fui creada hace muy poco a partir de ti.

—¿Cómo es la verga?…

— Los seres humanos que me crearon, evolucionaron en otro astro. Tienen cinco mil millones de años más de antigüedad que tu especie.

—¿Eres una extraterrestre? —pregunte aturdido.

—Si quieres verlo así…

Mi asombro sí que era descomunal. Todos mis años de investigación valieron la pena. No estaba equivocado.

—¡Yo lo sabía coño! —dije— ¡Lo sabía!… ¡A mí no me podían charlear!… ¡Llevo años diciéndolo a todo el mundo!… ¡No joooda!… ¡Siempre tuve la razón!

Entonces comencé a mirarla con la expectativa de que cambiara su fisionomía y se transformara en un insecto gigante.

—¡Bueno!—le dije— ¡Piazo e puta!… ¡Déjate ver!… ¡Vamos! ¡Enséñame tu verdadero rostro!… ¡Date pues!… ¡Si tas cagada cómprate un cochinito!…

—Soy tal como me ves—dijo—… Esos extraterrestres en los que tú crees no existen.

—Cómo?….

—Soy otro ser humano más, y estamos aquí por el mismo propósito.

Dentro de mi cabeza emergían cientos de preguntas, hecho que comenzó a producirme stress.

—¡A la mierda ya no quiero saber un coño! —dije. —.. Déjalo así… Discúlpame por insultarte… Tienes que entenderme…después de todo lo que ha pasado… no es fácil digerir todo este peo con resaca mi amor… ya me está empezando a doler el cogote… Vamos a echar otro polvito y nos acostamos por otro sueñito. Mañana salimos a recorrer las ruinas de Nueva York y me hechas bien el cuento.

—¡Nooo! —Dijo.

Sentí que se puso algo nerviosa.

—Qué???… estas tímida?…. ¿Después de toda la culiadera?… No me jodas con eso. Con todo esto deberías estar clarísima de que Dios no existe, y que no te va a castigar por tirarte a un carajo de otro planeta. Así que puedes mandar los remordimientos a la mierda.

Mis palabras la ofendieron y comenzó a contestar hostilmente.

—¡Dios si existe coño!. —Dijo— ¡No es imaginario!… ¡Es real!… ¡Maneja un nivel de tecnología tan avanzada que limita con lo imposible!… ¡Él sabe que estamos aquí! ¡Nos mandó a drogar e hipnotizar para que nos reprodujéramos!… ¡Quiere que nosotros repoblemos nuevamente el planeta!… ¡Yo no soy de otro planeta cabron! ¡Se está cumpliendo nuevamente el ciclo y tú yo somos los elegidos!…

Ya me estaba cansando de escuchar tantas mariqueras. No quería caer en discusión. Decidí cambiar el rumbo de nuestra conversación.

—Está bien amor… Tranquilízate un poco… Vamos a olvidar todo eso… Quiero que te relajes… ¿Será que puedes relajarte un poco?

Respiró profundamente y salió de su estado de alteración y nerviosismo… Se tranquilizó.

—Muy bien linda… mírame…

Ella me miró fijamente.

—No quiero saber nada de extraterrestres, ni de tus seres humanos con cinco mil millones de años más de antigüedad, o si dios existe o no existe. Me sabe a mierda… quiero que la llevemos con calma y comencemos de cero ok?

—Está bien—Dijo—…. estoy de acuerdo.

—Excelente… Bueno, voy a presentarme…. ¿no quieres saber cómo se llama el hombre que te va a dar metralla por el resto de tus días  en este mundo apocalíptico?

—: Si… claro—dijo entusiasmada.

—Bueno, yo me llamo Adán de Jesús, un margariteño reencauchao, y tú, si no eres Salma Hayeck ¿cómo te llamas y de dónde eres?

—Yo me llamo Eva y vengo de una de tus castillas…

—¿Ah?…Uhmm… ¿Eva?…. ¿Adán y Eva?… ¡Mi costilla!… ¡PAAAAAA LA VERGA!

Otra vez en mi casita de la Isleta… Desperté en el suelo sobre mis propios vómitos… Me puse de pie y encendí el televisor porque sabía que ese día iban a pasar “Desperado” protagonizada por Salma Hayek… pero en cambio estaban pasando el noticiero, y allí salía un científico hablando de las posibilidades de que en Marte alguna vez hubo vida. Esa fue mi experiencia.

 

Escrito por Luis Herrera…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here