El Habla Perfecta

0
128
-A couple in a cafe on Goodge St., London
-Watercolour 15cm x 21cm
-Ellis Nadler

Mejor que miles de palabras vacías, una que traiga paz.

Buda

Después de la comunicación no verbal o el lenguaje corporal, el habla es la principal forma de comunicarnos con otros seres vivos. A través de ella se puede expresar nuestros procesos internos, nuestras intenciones, nuestros pensamientos, emociones, visiones, pasiones, etc.

El Habla Perfecta es de suma importancia, ya que a través de ella es que se puede extender nuestra vida espiritual a las relaciones que tenemos con los demás. Le concede la misma importancia que a la mente y al cuerpo, lo que significa que se debe prestar constante atención: atención sobre la mente, atención sobre el cuerpo y atención sobre el habla.

El Habla Perfecta posee características fundamentales:

Veracidad:

La veracidad se expresa no solo en el hecho mismo de manifestar con exactitud los hechos, sin subestimar o exagerar lo sucedido. La veracidad también implica decir realmente lo que pensamos, es hablar honestamente, diciendo lo que se piensa y siente

Bondad:

El habla debe ser expresada con consideración y amor, lo cual no significa utilizar sarcástica o hipócritamente términos de cariño o algo parecido. Del hablar bondadosamente dice Sangharákshita : “decir la verdad en su totalidad, con plena conciencia de la persona con quien se está hablando”.

La bondad significa “tener conciencia del otro”, y tener conciencia del otro significa “percibir su esencia o abrirse a experimentar al otro”. El hacer esto inevitablemente nos llevará a dejar de pensar solo en nosotros al comunicarlo y pensar en las necesidades del otro. Es dejar de lado el narcisismo y ver la unión del todo.

Utilidad:

El habla debe estimular el desarrollo de la persona a quien nos dirijamos, en este caso en nivel espiritual. Y si no podemos dirigirnos hacía alguien de forma espiritual, por lo menos el habla no debe generar más conflictos a la persona. Al menos debiera ofrecerle cierta tranquilidad, amabilidad; de forma constructiva y positiva. No se trata de presentar un mundo color de rosa que no existe; en lo absoluto. Se trata de intentar mostrarle a las personas nuestro apoyo.

Armonía:

Esto no representa que siempre hemos de estar de acuerdo con los demás en contra de lo que pensamos (regresamos a el punto del habla veraz). Si hablamos con veracidad, con amor y consideración tomando en cuenta las necesidades del otro, inevitablemente veremos que la realidad existe más allá de nosotros e intentaremos que todo aquello que emane de nuestra boca busque reunir de nuevo lo que con el tiempo se ha separado. Es en donde la Visión Perfecta nos permite comprender que todo en esta vida es interdependiente; por más aislado que parezca.

En resumen el Habla Perfecta es expresarnos a partir de lo que sentimos y pensamos; de forma compasiva, comprensiva y con conciencia del otro y de sus necesidades; buscando siempre promover de forma constructiva y positiva la tranquilidad y la superación llegando por último a buscar generar armonía en todas nuestras relaciones y expandirlo a relaciones más allá de la nuestra; es llegar a la trascendencia a partir del habla.

Noble silencio

Así que desde esta perspectiva si aquello que se va a decir no es útil, verdadero, promueve la armonía, unión; ayuda en algo y esta basado en una afectividad positiva; será mejor permanecer completamente callado.

Artículo anteriorEntrada Enciclopédica y Resumen de “Chavismo” para los Amigos Extranjeros
Artículo siguienteLeopoldo, White America criolla.
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here