El objetivo de las marchas

8
86

0010678517

 

 

Lo ocurrido esta semana en 

Venezuela es lamentable. Sin embargo, más lamentable de las muertes, es constatar que quince años de oposición al gobierno, no han servido de lección.

El opositor medio sigue siendo más pasional que racional, sigue dejándose llevar por las pretensiones políticas de unos cuantos. El argumento ahora es no quedarse en casa, que el cambio sólo ocurre en la calle. El cambio no ocurre en la calle sin organización, sin un ideal común.

La improvisación sirve hasta cierto punto pero es algo que ya no podemos permitirnos. Los muertos de 2002 ya nadie los recuerda, así como tampoco los de 2007, durante las marchas estudiantiles por el cierre de RCTV. En esas marchas yo también estuve y fue la última vez que marché.

En 2007, tras el cierre de RCTV hubo una especie de orgasmo opositor general encabezado supuestamente por nosotros, los estudiantes, que salimos de todos lados del país, de todas las universidades, a protestar pacíficamente en contra de un régimen totalitario que nos quitaba el derecho a la información. Decían, en los gritos de fuerza, que no éramos políticos, que éramos un movimiento sin otra pretensión que una Venezuela libre y feliz. Decían que esto era diferente al 2002 porque los protagonistas no eran los políticos sino el pueblo, los estudiantes, los chamos, el futuro, carajo. La realidad pronto se demostraría otra.

Muchos estudiantes se organizaron para jugar a la guerra contra la policía, lanzando piedras, lanzando lo que encontrasen. Yo caí preso y cuando el PM me dijo que llamara a alguien que me fuera a buscar a la Guardia Nacional, mis amigos se hicieron los locos, y me dejaron el pelero.

En la GN me humillaron, me golpearon, me escupieron. Al final logré salir pero muchos se quedaron allí y yo, idealista y libre, envié un cd con fotos a Globovisión, ese canal aguerrido por la información veraz. Les envié mi declaración y los nombres de todos los involucrados en mi detención. Nunca publicaron nada y muchos amigos que marcharon aún hoy no me creen que ese día desaparecieron a varios detenidos.

Uno de los milicos me dijo una cosa muy interesante: Tú estás aquí protestando en favor de la libertad de expresión por un canal privado. ¿Tú qué crees que está haciendo ahora Granier, el dueño de RCTV? Está cayéndose a palos muy relajado porque esto también le conviene, tanto como a Chávez. Ustedes son muñequitos. Nosotros también.

Después de eso y a distancia de unos meses, todos los líderes estudiantiles, se lanzaron a las elecciones por cargos de alcaldes y demás, traicionando el principio de la protesta. En la escuela de Comunicación Social nos olvidamos rápidamente del cierre de RCTV y seguimos viviendo nuestra vida, yendo a los bares, comprando carros, viajando porque la vida es una y uno no se puede amargar toda la vida.

Esta experiencia, que viví en primera persona, aprendí a juzgar el juego político criollo desde otra perspectiva. Por eso mismo nunca he creído en Capriles ni mucho menos en María Corina o Leopoldo López. Ninguno de ellos ha tomado una bala por nosotros y se han encargado de convertir toda desgracia en arma política, porque de eso se trata. Pero no me molestan tanto porque así son los políticos de todas partes del mundo. Lo que me jode, lo que me revienta, es nuestra gente, nosotros, los ciudadanos de a pie, los hijos de puta que no tenemos plata para un futuro y nuestras quejas no son por el pan sino porque el nuevo Iphone no ha llegado, los criollos sin memoria que creemos todavía en esa cantaleta de que toda la culpa la tiene el gobierno y que si salimos mucho a la calle, vamos a lograr algo, llenos de frases hechas tan geniales como estériles del tipo “140 personas hacen más que 140 caracteres”; lo que me da rabia es que somos hijos de la publicidad y nos manejamos en los mecanismos de la televisión. Basta ver la opinión general que tenemos de un escribidor como Leonardo Padrón o cuántos seguidores tiene Chataing en Twitter. Si el cambio no ocurre internamente y seguimos ladrando como perritos, nunca ocurrirá nada.¿Quieren la revolución? ¿Quieren una Venezuela libre? Empiecen con las acciones concretas y reales. Un amigo propuso abrir un grupo en Facebook y una cuenta en Twitter que concentre esa masa para transformarla en fuerza. Después de eso, se necesitan encontrar problemas concretos y alternativas para solucionarlos, sin caer en la banalidad de “hay que tumbar al gobierno” porque eso no va a pasar de la noche a la mañana. Recuerdo una página de Facebook donde habían denunciado con humor un hueco en la autopista y dio tanto de qué hablar, que lo repararon. Esto sería un buen ejemplo de cómo usar las nuevas tecnologías para un cambio drástico. Lo mío no es facilismo sino raciocinio, ni tampoco son ensoñaciones pues ya ha ocurrido en los países Árabes y también en Italia. Eso sí: las redes sociales son un medio de la idea, pero la idea hay que tenerla, así como cuando se va a la calle. Si el ciudadano empieza unido a combatir la escasez, la violencia y todas nuestras demás taras, si empezamos a dejar de vivir en el capitalismo salvaje de la era de Chávez que a todos tanto nos conviene.

El arma contra el chavismo, aunque les suene extraño, es la práctica real del socialismo.
Una sociedad organizada cuyo objetivo es el bien colectivo, en un país como Venezuela, podría prosperar y acabar con todos sus males.

Mientras sigamos divididos por ridiculeces que nos venden los políticos, seguirá repitiéndose 2002, 2007 y 20014, dejando cifras de muertes y quietud, esa maldita quietud.

Giulio Vita
@elreytuqueque

GD Star Rating
loading...
El objetivo de las marchas, 4.2 out of 5 based on 12 ratings

8 Comentarios

  1. Mi disculpa concuerdo contigo en todo menos en lo del “capitalismo de chavez” y lo de “practicar el socialismo de verdad”

    Primero chavez jamas ha sido capitalista, fue populista! que sus medidas económicas regalar dinero al pueblo, controlar precios, crear una burbuja inmobiliaria y automotriz son medidas populista de regímenes bajo el socialismo. La gente aun no entiende que el socialismo se trata de destruir la capacidad del individuo de progresar, con el mensaje de la igualdad para todos, la idea del “rico me jode”, la de “soy pobre y jamas surgiré”.

    Señores debido a esas medidas populista que llevamos recibiendo desde hace 55 años, si 55 no estos 15 años solamente han sido populista, estos y todos. Las medidas populistas tomadas han sido para beneficiar siempre al grupito afin al gobierno, llámense AD y COPEI o PSUV ahora.

    Las medidas populistas destruyeron la determinación del Venezolano a ser alguien de trabajo, decidido a mejorar como persona, como individuo, competir por ser mejor cada día y superarse a si mismo, perdiendo el espíritu del ser humano por se libre y no arrodillarse ante los intereses de un solo hombre o de unos pocos solo por recibir esa ayuda populista, esa migaja de pan, mendigar las cosas para no trabajar.

    El capitalismo se basa en la libertad de la persona a trabajar como desea bajo las condiciones que desea, respetando la propiedad privada de cada quien y el derecho a vivir la vida de la manera que quiere bajo unas reglas claras de libre mercado y competencia, que acelera el mejoramiento del individuo como ser de una sociedad, integrante de una sociedad de individuos que todos persiguiendo sus intereses propios (siempre sera así, es intrínseco) lograran en su conjunto lo que realmente quiere/necesita esa sociedad; y no vivir bajo las alas de un gobierno paterna-lista que pretende saber exactamente lo que necesita cada uno de nosotros, obviando que cada uno de nosotros somos diferentes y que cada uno de nosotros tiene intereses y necesidades diferentes.

    Lo que sucede en el país es la enfermedad después de haber pasado 55 años incubando a un virus que ha carcomido esta sociedad por dentro y la convirtió en lo que es hoy.

    ResponderResponder
  2. Entonces dejamos las calles? Que los muertos queden impunes? Que los tachirenses en Coro sigan presos? Entiendo que lo viviste. Que sentiste en carne propia lo que es estar retenido por la GN. Recomiendas lo que mucho ya han hecho que el cambio es del venezolano y eso no lo dudo. Tambien critico cuando se canta “este gobierno va caer y va caer”. No se tiene liderazgo de la oposicion y creo que nos ha ido mejor que con el. Pero estoy claro que se tiene que tener un lider. Estoy de acuerdo en mucho de lo que dices. Pero… Y Entonces?

    ResponderResponder
  3. ” emigrado a España”

    Y así Vuestra Majestad quiere venir a darnos lecciones.

    ResponderResponder
  4. Excelente y al punto. Ni siquiera en eso de “salir a la calle”, ahí donde arriesga la gente la vida, somos organizados. Primero no nos preguntamos porqué salimos a la calle. Que buscamos. Pero mucho mas importante: No hay planes, ni siquiera organización táctica, no hay división del trabajo, no hay vigías, refugios, camarógrafos y fotógrafos, primeros auxilios, transporte a la mano, abogados defensores, visitas a los detenidos. Cuando los serbios, por mencionar unos que me quedaron en la mente salían así fuera a la esquina a hacer una protesta cómica e irónica, no digo a tirar piedras, tenían ese apoyo. Cuando iban a véselas con los antimotines tenían un mensaje preparado, incluso medios físicos para romper las barreras.

    En Venezuela, nos enfrentamos a asesinos, si asesinos armados por el Estado, y vamos como tantas reses.

    Me imagino que Robert Alonso bajó los brazos en algún momento viendo el bochinche (y las muertes innecesarias) en que degeneró la protesta en Venezuela. Puede que fueran muy radicales sus objetivos. Pero el sujeto propuso métodos para protestar con un módico de seguridad y organización. Pero cuando la misma oposición política le hace el juego y las 3/4 partes de la tarea a la propaganda del gobierno, impide que bajo ninguna circunstancia la protesta y la desobediencia civil tengan organización de ningún tipo… cuando la gente sale a protestar, salen como venados alumbrados, a los colectivos y a los “cuerpos de seguridad” lo que les queda es cazarlos, dispersarlos, divertirse un poco con ellos, herir a uno, matar a otro, listo.

    ResponderResponder
  5. @Jose Guaramato

    Con genuina curiosidad, como se supone que estando en la calle (pacificamente y enfrentandonos a piedradas) vamos a evitar que las muertes queden impunes? De verdad la protesta es tan masiva y general como queremos creer? Por qué los pobres no protestan?

    Estamos jugando a la polarización, subestimando las necesidades del pobre, que no protesta porque para el sólo existe el presente, el futuro es un lujo que sólo la clase media/alta se puede dar. En cuestión de meses el gobierno va a convertir a las protestas en la causa de la crisis económica que se viene y el pobre nos va a ver como los culpables.

    ResponderResponder
  6. Las manifestaciones de estudiantes, compañeros, lamentablemente no cuenta con el apoyo de la oposición política (sectores de la MUD) mas allá de lo logístico (pedir una calle por Twitter o dar un mitin de media hora en plaza Venezuela o Chacao) los que salen a llevar peinilla, gas y perdigón (y balas) son tan solo la “vanguardia desechable” en su mayoría universitaria de una Oposición que no esta en condiciones de enfrentarse a este gobierno militarizado y agresivo mas allá de provocar a un grupo reducido de estudiantes “a alzarse” contra el estado. Pocos están dispuestos a dar su vida por un dinosaurio como Ledezma o Lopez aunque sea para defender y protestar por la inseguridad y la evidente escasez.

    ResponderResponder
  7. Razón en casi todo, excepto en lo del “verdadero socialismo”. Lo mismo decía Trotsky, pero me temo que hubiese hecho exactamente que Lenin y Stalin, por una razón muy sencilla: un Estado omnipotente que monopoliza todo sólo puede ser represivo. ¿Hablas de socialdemocracia? bueno, la socialdemocracia no es “el verdadero socialismo”, es una reintepretación de esa doctrina, y no te creas que es ninguna panacea…funciona en países con un desarrollo capitalista que aquí nunca hemos tenido. Por otra parte, llamar “capitalismo salvaje” a un gobierno que ahoga la empresa privada es incoherente. Si, estamos jodidos por culpa de gente como Capriles o Leopoldo. Pero también por culpa de gente que habla de política sin saber lo que dice.

    ResponderResponder
  8. @Ernesto Soltero: ¿Venezuela no ha vivido en capitalismo? Venezuela es uno de los países donde la intervención americana se dio a todo dar. Ciudades como Puerto Ordaz fueron construidas para el aprovechamiento de los recursos.

    No existe en líneas generales un grupo de venezolanos que sociológicamente piense como socialista. Todo se mueve por oferta y demanda, tanto así que la vida se ha podido devaluar terriblemente. Vivimos el día a día, como en Wall Street, y antes comprábamos dos si estaban baratos. Un país que consume tecnología a una velocidad voraz y a la vez tiene crisis de pan.

    En Venezuela las pocas estructuras socialistas que intentó construir el chavismo fueron poco a poco carcomidas por la corrupción. Digamos un mal capitalismo, sin regulaciones, como el Lejano Oeste. Ahora han empezado regulaciones políticas pero seguimos haciendo lo que nos da la gana. Es impresionante que un país tan grande y con tan pocos habitantes en proporción y con tantos recursos, no logre organizarse con una alternativa sostenible. Eso sólo tiene explicación si estudiamos sociológicamente a cada individuo. Nos daríamos cuenta de que su percepción del mundo es la misma del capitalismo, no la del bien común, y eso nos autodestruye, cada día un poco más.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here