Plasma, Plasma, Plasma Querida

0
187

plasma
La ecuación es simple y no necesita de un sesudo o arrogante traductor.
Plasmas a cambio de votos.
La demagogia entonces amplia su mercado y busca una ganancia inmediata en la clase media, a costa de la diezmada industria del comercio.
Los mayoristas pagan los platos rotos, ocupando ahora la casilla removible de la conspiración interna.
Gente ingenua compra la moto, compra el paquete chileno, movida por el interés personal, porque le conviene.
Pero es una apuesta a corto plazo. Sus consecuencias reales las percibiremos después del circo de las elecciones, después del descanso de diciembre.
Por lo pronto, estamos atrapados en la lógica binaria impuesta por Gran Hermano: consumidores buenos, empresarios malos.
Un marxismo de caricatura digital.
Así van armando el cuerpo del hombre nuevo, cuya cabeza tiene defintivamente la forma de un televisor de pantalla plana.
Tardaremos años en reprogramarle su memoria, confundida entre la videopolítica y el espectáculo de baja definición.
Un Mundo Feliz conectado con el cable de 1984.
Nada como ver por ahí a un funcionario de izquierda, peleándose con una nevera para luego reconciliarse con ella.
Es una escena hasta romántica.
Garantía de kistch, absurdo y cursilería por las próximas semanas.
Vendo LG saqueado en DAKA a precio de usurero.
Soy tu amigo, el burgués parásito.

GD Star Rating
loading...
Plasma, Plasma, Plasma Querida, 5.0 out of 5 based on 11 ratings

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here