¡Fin de mundo!

7
34

caras de sorpresa

Cuando aún mi bisabuela vivía, hace muchos años, ella a veces veía un poco de televisión. Una vez se puso a ver un concurso de belleza, algo así como miss bikini, y claro, para una anciana de pueblo, ver a esas mujeres “desnudas” era todo un escándalo, y su expresión fue “¡Fin de mundo!”. Luego sus nietos -mis tíos-, cada vez que veían un concurso de ese estilo, o algo “escandaloso” por TV, se llevaban a mi bisabuela, cargada casi como un bebé, y le decían: “¡Venga abuela, pa’ que vea fin de mundo!”.

Hace unos días, saltando de un vínculo a otro, me consigo con un video de youtube, en donde mostraban a unos güinos, que no pasaban los 14 ó 15 años, bailando un “perreo”. En ese momento recordé a mi bisabuela.

Lo admito, desde chico he sido muy zanahoria en inocentón, yo a esa edad de los chicos del video en cuestión sólo me ocupaba de He-Man, los Thundercats y de las caimaneras de futbolito, ya estos “perrean”, y muy bien.

Una vecinita, una güina que no pasa de los trece años, ya no sabe qué ponerse para esconder su embarazo.

Hace poco vi la noticia de una gandola saqueada por el Marqués en Caracas, mientras su chofer había sufrido un infarto o algo así.

Recurriré a lugares comunes, a expresiones de viejo, pero como que antes era mejor, había más respeto, joven, más respeto, más educación (batiendo la mano en el aire).

“¡Plan de machete! ¡Eso es lo que falta en este país!”, decía un abuelo en la plaza Bolívar, quizá hace unos diez años hubiera pensado que el pobre anciano estaba loco, ahora como que le doy la razón.

Me preocupa, ¿será que me estoy poniendo viejo?

GD Star Rating
loading...
¡Fin de mundo!, 4.4 out of 5 based on 10 ratings
Artículo anteriorEs la gasolina, estúpido
Artículo siguienteGasolina, falta de cojones de la IV, aguante de la V
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

7 Comentarios

  1. Eso mismo digo yo Renji, que hay una decadencia moral. Pero ya sabes que por decir eso saldrán los progres de por acá a decirte que uno es un reaccionario fascista que pretende volver a la Edad Media.

    ResponderResponder
  2. Si estas viejo, pero tambien tienes razón. Yo implementaría la Misión Correazo, unos buenos correazos a tiempo y acabamos con la delincuencia!

    ResponderResponder
  3. “Eso mismo digo yo Renji, que hay una decadencia moral.”

    Jijiji… No lo decía yo? El dúo dinámico de hacerse la paja con Nihil, ups, perdón, Jesús, hay digo, Buda.

    ResponderResponder
  4. Creo que el meollo de la cuestión está, en que aunque las cosas puedan parecer fuera de control, nuestra sociedad no se altera en sobremanera con la situación (mira que ese saqueo es para algo que hubiera hecho mucho ruido, y acá en la provincia ni un soplo). Por otro lado, una solución al estilo “palo pa todo el mundo” tampoco es efectiva, no por lo barbárica (que ya de por si debería ser suficiente) sino, porque a largo plazo no es realizable. Creo que a veces la mayoría creemos que la solución es darle un correazo a todo el mundo (como apunto arriba Andreina), lo que deberíamos ser es más creativos.

    ResponderResponder
  5. Para empezar a tener la razón en algo se necesita, antes que nada, estar aunque sea un poco viejo. IMHO.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here