La antena sentimental.

0
78

radiotel

Quiero saber qué es eso. Un pedazo de carne de color gris, que se llama cerebro, ese pedazo de carne puede pensar, recordar, y recrear imágenes. La computadora puede calcular, almacenar datos, y recrear imágenes.

Ya es sabido, los extraterrestres se comunican a través de los sueños.
Mi cerebro había captado la señal de unos extraterrestres. Si el sueño, es un producto del cerebro humano, ¿Cómo puede salir del cerebro humano, la señal de un sueño, y viajar a través del espacio? Me quede dormido, y pude ver el aparato, era un somnigrama.

El somnigrama, es un examen para fiscalizar los sueños. El técnico llega, tiene pinta de haber realizado un curso de tortura por correspondencia. Se me pidió acostarme boca arriba sobre una camilla. Me colocaron varios discos metálicos planos, en el cuero cabelludo. Los electrodos van conectados a una esfera que parecía de metal. La esfera convierte las señales eléctricas en dibujos que se pueden observar en una imagen proyectada en la pared. El sueño proyectado en la pared es un mensaje. Los extraterrestres no utilizan naves para trasladarse. Ahora, esta es la parte que no entiendo: El cerebro humano produce señales eléctricas, ¿estaríamos en la capacidad de que el cerebro humano trasmita pensamientos a distancias?

El profesor de Castellano, me sugiere fumar marihuana para soñar mejor. El profesor de castellano, me lanza una apología marihuanera. Pongo en práctica la libertad de expresión, y las normas del buen oyente, en ningún momento lo interrumpo, y me imagino un mundo donde la Coca-Cola es ilegal, y la marihuana es legal.

Esta forma de vida extraterrestre no conoce el petróleo, por ende nadie sabe que es el plástico. Ellos desarrollaron la energía solar.

Me hice un casco de papel aluminio, y me lo puse para cubrir mi cabeza. Luego voy y me tomo un somnífero. Mi cerebro deja de emitir sonidos. ¿Existe vida en otros planetas?

El sueño es específico, los extraterrestres existen, pero no pueden aparecer a la vista de todos. De repente es algo emocional, algo así como cuando uno ve una película, o utiliza un videojuego, no puedes sentir lo que siente un actor, no puedes sentir lo que siente un personaje de videojuego, y aun así el cerebro no deja de gozar o sufrir.

¿Qué quieren de nosotros los humanos? Pregunte en medio del sueño. Me sentí ridículo hablándole a unos extraterrestres invisibles, y mal educados, que no respondían a mis intentos de comunicación.

En ese momento comprendí todo. ¡El bombillo! Todas las noches dejo el bombillo prendido. En la vida real no, los apagones, y el recibo de la luz, lo impedirían, lo hago en el sueño lucido, cuando sueño, abro los ojos, y estoy en mi cuarto, con la mente, de forma inalámbrica, prendo el bombillo. Creo que el cerebro funciona como un control remoto. El bombillo me lanza toda su luz. Cuando mi mente, especie de ciberespacio, dio un giro alrededor del bombillo, desperté.

-Maldito bombillo.- dije. Y en una fracción de segundos, me levante de la cama flotando como un astronauta. Quite el bombillo, y la habitación quedo en tinieblas. Voy a pasar muchos días en la oscuridad. Quise dejar el cadáver del bombillo en la mesita de noche, al pasar unos minutos me decido y lo tiro en el tobo de la basura.

Here comes the sun, salta del celular, es la canción que querían los extraterrestres, y no esa Across the universe, que envió el SETI.

No puedo despertar, sé que estoy en mi cuarto, es mi cama, todo es igual. No puedo mover el cuerpo, no puedo hablar, es la mejor pesadilla del 2013. Los extraterrestres se burlan de mí, me muestran imágenes donde traen enfermedades, y también traen la cura. Es todo un show intergaláctico. Se burlaran de todos, y no faltaran fanáticos que les aplaudan. No conforme con ser los dueños del circo, me amenazan:

-Traemos conocimientos que pueden ayudar a la humanidad. Pero necesitamos saber quien asesino al agente bombillo.-

Me hago el loco, busco la forma de despertar, y ahora me veo más ridículo cuando me doy cuenta, la habitación esta en tinieblas.

-¡Por favor bombillo préndete, por favor bombillo despiértame!-

No recuerdo el nombre de los somníferos, recuerdo que les hacían publicidad en la televisión, pero del nombre nada. No recuerdo si me hicieron el electroencefalograma. Algo que si recuerdo bien es la parte del sueño donde los extraterrestres hijos de puta, me hacen pasar descalzo por un montón de vidrios bellamente fragmentados.

Debo ser un fenómeno, no he comprado una linterna desde hace cinco años. Mi hermana tiene una lámpara de Hello Kittie, el mundo no sabrá si utilizo esa lámpara, a menos de que una fotografía de mi cuarto logre colarse en el facebook.

Desde que hice el casco de papel aluminio, no he soñado con extraterrestres. Ahora si puedo decir: ¡Gracias Michael Faraday!

GD Star Rating
loading...
La antena sentimental., 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here