Confianza y el arte del engaño

3
1135

Trust

Anoche vi una película llamada “Trust” (Confianza): la trama se desarrolla sobre un depredador sexual (violador serial de menores) de unos 40 años que engatusa a una niña de 14 años a quien conoce por internet hasta que eventualmente la viola, la desesperación de los padres es desgarradora cuando la niña defiende a su agresor y afirma que fue sexo consentido, ella no entiende por qué tanto alboroto si buena parte de las niñas de su edad en el liceo ya han tenido sexo con otros chicos y afirma que ella y el depredador están enamorados. No les contaré el final para que quienes no la hayan visto puedan hacerlo con el suspenso que una película requiere.

La mención a la película viene muy a propósito de cómo un maestro en el arte del engaño puede no solamente ultrajar a individuos sin la madurez suficiente para comprender que están siendo violados sino como además el sujeto pasivo defiende a su agresor luego de la felonía. Para bien o para mal el asunto es que los ultrajes no siempre consisten en asaltos sexuales, hay muchas formas no físicas de dañar a otros mediante la manipulación mientras simultáneamente se les hace creer (a los agredidos) que se les ama; cuando esta práctica se lleva a cabo sobre masas humanas este arte se llama populismo.

Artículo anteriorNo sabe/no responde
Artículo siguienteApuntes sobre el ascenso del sur
Cuarto hombre en pisar la Luna, promotor de un concurso estudiantil para primaria y secundaria llamado "La Craneoteca", único estudiante en obtener 20,5 puntos en un examen de Cálculo Diferencial e Integral, empleado de la CIA (aun en espera del primer cheque), ex-delegado de curso por votación y luego por desierto de candidatos, ex-columnista del Diario "El Carabobeño", aprendiz de escritor de poesía, amante de la música de Silvio Rodríguez pero no de su filiación político-ideológica, uno de los que leyó "La Generación de Relevo vs. El Estado Omnipotente". Ah, y también abogado de la república, creyente del concepto de justicia de Ulpiano como la constante y perpetua voluntad de darle a cada quien lo que le corresponde.

3 Comentarios

  1. Para mi, si tienes las hormonas para tirar y la disposición de echarle bola, no es peo de mas naidieng.

    El sexo de unos es la violación de otros.

  2. “Para mi, si tienes las hormonas para tirar y la disposición de echarle bola, no es peo de mas naidieng.”

    ¡Qué casualidad! Esa es la forma de pensar de los pederastas, gracias a Dios quienes piensan así son una ínfima minoría en el planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here