Novela virtual Espinacas enamoradas

0
74

Pinturas-de-Renoir

Libro virtual, en proceso. Amores inconclusos, gatos, personajes con nombres y apellidos de colores, olores, imágenes fotográficas, Cortázar, cronopios…

Espinacas enamoradas es la receta preferida de Celia Canela, también la de Marcos Rojo, que ya no la disfruta, sino el gato de Celia: Federico Amarillo… Luego de separarse Celia y Marcos, cada quien seguió por su lado, con algunos encuentros fortuitos, de fantasmas casi, aman y desaman. Narración alucinante, como fotografías en secuencia, como filme experimental, personajes de colores, Rayuela, cronopios, Opio en las nubes… Una novela que aún está en elaboración, cada capítulo es publicado cada cierto tiempo, cuando a su autor (Carlos L. Blanco) se le antoja.

Puedes leerlo en: http://lasespinacasenamoradas.wordpress.com/

GD Star Rating
loading...
Artículo anteriorColesterol: creencias a revisar
Artículo siguiente¿Se merece Venezuela un candidato digno para sacarlos de la miseria?
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here