NADIE ES LO QUE QUIERE SER SI LOS DEMÁS NO QUIEREN

1
63

NADIE ES LO QUE QUIERE SER SI LOS DEMÁS NO QUIEREN

 

POR CARLOS SCHULMAISTER

 

Un apotegma es un dicho breve y sentencioso con un contenido moral aleccionador, por lo cual se parece mucho a un proverbio. Se usa en cualquier esfera de la vida social pero es más frecuente en la política.

 

El que titula esta nota supone el poder determinante ejercido por un conjunto social sobre cada uno de sus miembros, y por consiguiente el deber moral de éstos de tomar en cuenta los intereses del primero, o de no desajustarse demasiado.

 

Se lo escuché en 1984, al retorno de la vida política institucional, a un individuo concreto, no con sentido pedagógico, es decir, para ayudar al otro a andar mejor en el mundo, sino con sentido defensivo, para paralizar a otro individuo concreto en sus anhelos de ocupar un cargo electivo. O sea, para marcar la cancha, significando por elevación que “si querés llegar vas a tener que negociar, empezando por mí…” El supuesto vocero del pueblo no pensaba en los intereses del pueblo sino en los suyos propios.

 

En esta interpretación el colectivo es algo más que la suma de los individuos que lo integran, en tanto cada individuo es sólo un átomo (en el mejor de los casos), un disidente o un segregado del colectivo.

 

De aceptarse a priori la concepción de lo colectivo, comunitario o social como previo y superior al individuo a la larga se llega al totalitarismo como concepción fundante de la vida social.  Ocurre que el colectivo no es un ser metafísico, no tiene esencia, alma, espíritu o trascendencia, ni tampoco un plus agregado de conciencia y voluntad independientemente de la que corresponde a cada uno de sus miembros individuales. No existe, pues, espíritu del pueblo, por más atractivamente romántico que suene sobre todo a los oídos juveniles, pues aquél se expresa a través de sus miembros individuales, absolutamente diversos y contradictorios en si y respecto de los demás.

 

Igualmente es de sentido común, puesto que individuo y colectivo no pueden, o no deben, o no es conveniente que estén totalmente a trasmano. Por más que las contradicciones constituyen la esencia de lo social, ellas nunca deberían ser extremas, sobre todo cuando el individuo necesita del concurso de la colmena. En este sentido sí puede aceptarse que encarne una suerte de “sabiduría popular” de carácter atemporal y aespacial, válida para todos los tiempos y lugares, como la que encierra el consejo sabio de un abuelo o padre a un hijo, o los de una generación a otra u otras posteriores para ayudarles a convivir armoniosamente.

 

Sin embargo, pese a su aparente solidez, los apotegmas y los proverbios han servido lo mismo para un barrido que para un fregado, como aquella presunción de que las magnitudes o representatividad de las preferencias humanas tienen relación directa con la calidad o la verdad de cada asunto social. Aunque así debería ser, de hecho, una mayoría electoral puede servir para legitimar una democracia representativa, republicana y federal como, inversamente, una democracia renga, limitada y autoritaria como las que abundan actualmente, sin olvidar el extremo de la legitimación del nazismo en los años 30.

 

Un circunstancial  estado de opinión o una mal llamada conciencia popular mayoritaria puede inclinar las decisiones concretas de los individuos hacia un lado o hacia su opuesto. La calidad de las opciones tienen que ver con el nivel cultural, la conciencia política, social y moral y la autonomía del entendimiento y la voluntad de los individuos, todo lo cual es muy variable no sólo entre sociedades diferentes sino también al interior de cada una de ellas. Especialmente es así en los tiempos de la política de masas y la ingeniería social y política, que con sus argucias y técnicas es capaz de imponerse sobre la autonomía conciente del individuo. La realidad lo demuestra diariamente, al punto de que ninguna expresión es lo que parece ser en su origen ni en su recepción, tanto individual como colectivamente considerada.

 

La atribución de caracteres intangibles e infalibles, en términos generales, a las palabras oficiales como a las leyes resulta torpe e ingenua cuando en muchas partes, especialmente en América latina, vemos la consagración “popular” y mayoritaria de los peores “representantes” del pueblo con la colaboración de “poderes” del pueblo absolutamente distorsionados, aunque recubiertos de aparente legitimidad y de forzada legalidad.

 

Así, la presunta validez del apotegma de esta nota cede ante los hechos de la realidad, donde la ley, expresión máxima del ordenamiento social de cualquier pueblo en todo tiempo y espacio, es sólo una función del poder político en lugar de ser a la inversa.

 

De última, el lector se preguntará por qué mis últimas notas están dedicadas a los apotegmas. Pues, simplemente, porque es mi contribución a la desmitificación de muchas  supuestas verdades de sentido común vigentes entre nosotros, y que en base a su brevedad expositiva y a su sencillez suelen confundir (efecto buscado por sus empleadores) a muchos receptores incautos, después de muchos años en que la cultura general de una sociedad nacional como la de Argentina se moldeara en frases, en sentencias, en síntesis aparentemente poderosas como palabras y elixires mágicos, que aparentan ser pura evidencia al alcance de cualquiera, por lo cual se convierten en axiomas. Sin olvidar que con semejantes insumos se construyen por igual los relatos sesgados de las memorias hegemónicas y los de las contraculturales, en desmedro de la historia, de la investigación y de la intelectualidad  rigurosa e imparcial.

 

o0o   o0o   o0o

 

GD Star Rating
loading...
NADIE ES LO QUE QUIERE SER SI LOS DEMÁS NO QUIEREN, 5.0 out of 5 based on 4 ratings

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here