El Estado Corporativo

6
177

Por: Inti Rodríguez

El estado comunal representa el paroxismo de la lógica oficialista. Es quizás, el más sofisticado mecanismo de control y subordinación de la sociedad, que ha pasado por las mentes de los ilustres pensadores del llamado socialismo del siglo XXI, la ecuación fundamental, que, cual Bosón de Higgs, vino a desenmarañar los grandes misterios que se escondían, en ese universo caótico e incomprensible al que nos ha dado por llamar chavismo.

La formula es sencilla: el partido es el gobierno, y el gobierno es el estado. Ergo; partido, estado y gobierno son una misma cosa, y todo lo que esté fuera de esa nomenclatura, simplemente se subordina, se somete, se sacrifica en nombre de los “intereses” supremos del Estado. Ese Estado que es el gobierno, que es el partido, que es total.

Estado Comunal ¿Hecho en socialismo?

La producción endógena ha sido siempre la consigna del régimen chavista. El endogenismo bolivariano ha aparecido en todos los espacios de la vida nacional. Con grandes vallas y micro cadenas los miércoles de cada semana, las agencias de noticias del estado, nos recuerdan que somos una economía boyante y soberana. 14 años después de la primera victoria electoral de Chávez, podemos sentirnos orgullosos al afirmar que contamos con cultivos endógenos, areperas endógenas, y por si fuera poco -la marca de fábrica de la casa- derecha endógena.

Sin embargo, pese a la incesante producción endógena, por alguna misteriosa razón, seguimos importando más del 80% de las cosas que consumimos. Desde un par de zapatos hasta un paquete de caraotas, todo viene de afuera, bien sea de los países hermanos de la comunidad del Alba, de los países hermanos del Mercosur, o por qué no, del enemigo imperial y sus aliados. Producimos petróleo y algunas otras cosas, es verdad, pero las brillantes ideas de los ilustres pensadores socialistas del siglo XXI, no son tan criollas. No fueron hechas en socialismo, y tal vez sus orígenes se remonten a épocas anteriores a las hazañas vividas por el presidente-arañero, y muy probablemente hayan visto la luz en tierras bastante lejanas al cajón de Arauca.

El discurso oficial asombra y confunde. Pareciera que la dicotomía entre el verbo y la acción fuera una zanja inmensa, imposible de atravesar, y que la incoherencia fuese un lugar común en este gobierno. Contrario a esa creencia, la coherencia gobiernera se muestra cada vez más clara y definida, hay que importar, importar todo, tanques, fusiles, aviones, aliados, guerras, enemigos… todo, todo hay que importarlo, incluso las ideas más atrasadas y reaccionarias.

En noviembre de 1933, durante un discurso pronunciado ante el Consiglio Nazionale delle Corporazioni, Benito Mussolini, trazó las líneas sobre las que se construiría el estado fascista. El Duce, planteaba que el fascista en tanto estado “orgánico, humano, íntimamente unido a la realidad del pueblo italiano”, debía dotarse de mecanismos que hicieran posible la realización de las aspiraciones de grandeza e inmortalidad, que una vez marcaron el camino de los Fasci italiani di combattimento,cuando estos ascendieron en su mítica marcha sobre Roma.

Para ello, era necesaria la creación de una instancia capaz de aglutinar y cobijar en su seno, al resto de las formas organizativas de la sociedad. Unir al capital, a latécnica, a la política, en un solo órgano controlado y vigilado desde el poder, ese era el objetivo. Las Corporaciones, fueron el instrumento.

La Cámara de Diputados -a pesar de ser mayoritariamente fascista-, era asunto del pasado, un mundo demolido por los fascios. Mussolini afirmó que nunca le había gustado, y que por tanto, debía ser disuelta.

Las organizaciones de trabajadores y campesinos, debían responder y obedecer ladisciplina de la fe. Debían sacrificar sus aspiraciones por la edificación de un Estado que encarnaría todas sus esperanzas, sus energías y sus luchas. La movilización, fue lentamente sustituida por la subordinación.

La Corporazioni

Las leyes del poder popular –afirman los voceros oficiales- anuncian el avance indetenible hacia la construcción del estado comunal. Nuevas instancias organizativas han nacido bajo la égida del estado para asegurar el control de las organizaciones sociales y la sociedad en su conjunto. Con ellas se han ido creando formas novedosas de interrelación y vinculación, entre la ciudadanía y el gobierno, que progresivamente han desplazado a los espacios naturales de organización, participación y expresión de la colectividad, minando su autonomía y capacidad de movilización, e intentando transformarlos en apéndices burocratizados del partido-estado-gobierno, en gestores del conflicto y en corporaciones al servicio del poder.

El artículo 7 de la Ley Orgánica del Poder Popular señala entre los fines de éste el“coadyuvar con las políticas del estado en todas sus instancias con la finalidad de actuar coordinadamente en la ejecución del Plan de Desarrollo Económico y Social de la nación”. El Poder Popular, no nace entonces como un espacio real de participación del pueblo para el diseño y construcción de los planes de la nación, al contrario, las instancias que lo componen, actúan como instrumentos de mera ejecución y coordinación de la política ya definida. Más adelante el artículo 17 de la misma ley, destaca como ámbito del poder popular “el cumplimiento de los lineamientos estratégicos del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación”.

Las instancias del Poder Popular (consejos comunales, consejos de trabajadores, consejos educativos), concebidas bajo la lógica oficialista, obedecen a la idea de consolidar los mecanismos de control y subordinación; el descontento y la protesta social se “institucionalizan” mediante la tramitación de una forma legal ante elMinisterio del Poder Popular con competencia en la materia. Además, pareciera que el registro exitoso de estas instancias responde a intereses clientelares, basados en la afiliación y lealtad al partido de gobierno.

El estado corporativo de Mussolini requería “un partido único que permita la acción de la disciplina política… y que esté por encima de todos los intereses en contraste; que sea un vínculo que une a todos en una misma fe”. Este modelo actual de corporativismo, intenta absorber las demandas y exigencias de la sociedad, cooptar sus luchas y clientalizar al movimiento de masas, poniéndolo al servicio del partido oficial.

El Andamiaje represivo

Paralelamente, el corporativismo chavista crea el andamiaje legal que garantice el eficaz empleo de la represión al servicio del estado total. La nueva Ley Orgánica del Trabajo, los Trabajadores y las Trabajadoras (LOTTT) contiene restricciones al ejercicio de la libertad sindical y el derecho a huelga, la Ley Orgánica de Seguridad de la Nación, criminaliza el derecho a la protesta, imponiendo penas a quienes realicen manifestaciones en zonas catalogadas de seguridad.

Por su parte, la Ley Orgánica contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo (Ley Sapo), aprobada en abril del presente año, contempla penas para las personas naturales y jurídicas, que sean calificadas como terroristas o cooperantes con el terrorismo. La Oficina Nacional contra la Delincuencia Organizada y Financiamiento al Terrorismo, organismo creado con este instrumento jurídico, diseñará –discrecionalmente- las políticas de estado en materia de control a las actividades catalogadas como terroristas, que deberán ser ejecutadas por los entes de control señalados en la misma ley.

El estado corporativo no es una invención del socialismo. Es la “síntesis nueva” que refería Mussolini en su discurso de 1933. Un partido-estado-gobierno que habla de revolución y socialismo, pero es socio directo de las transnacionales y la banca internacional, que habla de obrerismo, pero persigue y encarcela a los obreros. Una síntesis perfecta entre el capitalismo más entreguista y antiobrero, con un discurso de redención social. El corporativismo chavista, es el intento de construir una sociedad adormecida, desarticulada, escondida de los miedos creados desde el poder, ese poder que se sustenta en el culto a la personalidad del líder, en la creencia ciega en sus facultades extra terrenales, en la voluntad de poder, la Der Wille zur Macht” de la que hablaba Nietzsche.

El dique construido por la corporazioni bolivariana para contener el descontento y la protesta popular, lentamente se irá agrietando, por esa grieta pasarán los miles que han sido estafados durante años, gritaran su ira, sus frustraciones, sus aspiraciones. Darán una bofetada al poder y proclamaran que el verdadero Poder Popular no puede ser engavetado en ningún Ministerio.

@intiamaru79

GD Star Rating
loading...
El Estado Corporativo, 5.0 out of 5 based on 13 ratings

6 Comentarios

  1. !!!!!!!——————_———————–!!!
    !!!!!!!!!!—————–____——————–!!!!!!!
    !!!!!!!!!!!—————__________————-!!!!!!!!!!!!!!!
    !!!!!!!!!!!!!!!————-_____—–_____———–ª!!!!!!!!!!!!!!!!
    !!!!!!!!!!!!!————______——______———-!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
    !!!!!!!!!!!———-_______ _______———!!!!!!!!!!!!!!!
    !!!!!!!!———________ ________——–!!!!!!!!!
    !!!!———————————————–!!!!!

    ResponderResponder
  2. Excelente articulo, y muy buena reflexion historica, yo por otros caminos he llegado a la misma conclucion esto es un estado fascista, o neofascista es lo mas cercano a la manera como se comporta, ya que como bien dices existe un abismo entre el dicho y el hecho.
    Muy bueno

    ResponderResponder
  3. Yo dije esto en el 99 y todo el mundo se rió de mi. Pero nuestro presidente es un gran admirador de las tácticas de Mussolini, Hitler, y todas las grandes lacras de este planeta. Heil Chavez!

    ResponderResponder
  4. Excelente articulo. Frente a esto las mismas características nuestras han impedido que marche mas rápido este plan. Necesitamos activar la movilización, cívica y pacifica permanente de otra manera aunque al final fallen habremos perdido una gran oportunidad de transformación social, y quedara mucho resentimiento en el camino complejo de recoger.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here