Musa

2
13

 

Gustando como degusto ahora me desarmo,

Un  repentino vacío  me circunda.

Vacilo, pero estoy a merced de la fijación,

Llegó como un accidente, convocandome al abandono del delirio,

ese que se empeña  en protegerme:

De mi pulso, de mi nombre, del último segundo,

Tu, profetisa mensajera de artefactos familiares,

Tu, que engendras de lo domestico el amuleto,

Cuantos  espasmos de materia me aferraran a este latido tuyo?

Igual te iras sin advertir, dejando una prenda donde no había nada,

Mientras te vuelvo a ver,  me queda el pronóstico del eco.

 

GD Star Rating
loading...
Musa, 4.5 out of 5 based on 4 ratings

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here