Sombras tenebrosas: lo de siempre.

1
346

Ayer necesitaba aislarme un rato (sólo un rato, eh) de todo el peo electoral-político, así que fui al cine. Vi Sombras Tenebrosas, la “nueva” de Tim Burton. Que de nueva no tiene nada.

El director vuelve a hacer la misma película de siempre, con una historia que pretende ser cómica, pero no da risa. Formalmente impecable, la dirección de arte y el vestuario de sus habituales Rick Heinrichs y Colleen Atwood, vuelven a crear ese deslumbrante empaque gótico y sombrío de siempre, que sabe a poco luego de verlo repetirse una y otra vez.

Burton repite las taras de su última película, la fallida versión de Alicia en el país de las maravillas: hacer una mala adaptación (aunque el material original es una mala telenovela, así que…), con un mal casting. Nunca te crees a la protagonista, la pésima Bella Heathcote; mucho menos a una Michelle Pfeiffer venida a menos. Incluso lo mejor de las últimas películas de Burton, su esposa Helena Bonham Carter, aquí no tiene mucho espacio para lucirse; además que la cinta la condena, como a todas las mujeres de la película, por ser vanidosa y tramposa. Nota: las mujeres encarnan el mal, son avariciosas y celópatas, hacen hechizos para retener a sus hombres, les motan trampas para robarles su sangre y permanecer eternamente joven. No en balde, hay una secuencia de sexo salvaje, siempre con ropa y música de Barry White, de la que Barnabás se arrepiente luego para ir detrás de la virginal protagonista, mientras a la bruja libidinosa se le condena a la hoguera.

Si acaso salen bien parados Johnny Depp, en su salsa, aún cuando básicamente hace el mismo papel de siempre y Jackie Earle Haley, cuyo interesante secundario es desperdiciado totalmente. En cuanto a Eva Green nunca supe si su mala actuación era intencional, ya que parece salida de una película de Ed Wood, a quién el director vuelve a hacer guiños en algunas secuencias.

Hay una aparición del genial Alice Cooper y uno piensa que Burton ahora sí se irá totalmente al lado oscuro, como ya había anunciado en algunas magníficas secuencias anteriores, como esa en la que el vampiro mata a sangre fría a unos hippies pacifistas y marihuaneros, pero no es así, esta película es tan oscura como puede ser la saga Twilight.

El problema, para resumirlo, es que Tim Burton se puso demasiado histriónico, perdió el humor realmente negro de dos de sus mejores películas, Edward manos de tijera y El cadáver de la novia, que al igual que ésta contaban una historia de amor imposible en el contexto de personajes acosados por una maldición, pero con verdadero tino, humor y oscuridad. Esta, en cambio, es la película de un director que repite una y otra vez la misma formulita de siempre a sabiendas de que sus incondicionales lo volverán a respaldar.

1 Comentario

  1. Al terminar de ver Sombras Tenebrosas, sentí que el primer gran error de Burton fue el formato que eligió para adaptar su novela favorita: por tratarse de una serie de televisión, yo siento (personalmente) que quizás hubiera funcionado mejor como una mini serie que como un largometraje; tal vez no hubiera compensado las faltas de la película, pero por lo menos el ritmo no sería tan tedioso y se hubieran podido llenar los huecos en la trama.

    Concuerdo totalmente sobre la pésima caracterización de los personajes femeninos, sobre todo si se tiene en cuenta que son las que llevan el peso de la trama – descontando al personaje de Johnny Depp -; pero ahí responsabilizo al guionista, Andrew Kevin Walker, quien también realizó el guión para Sleepy Hollow y en la cual se ve el mismo problema: la antagonista se vale de la seducción sexual, el asesinato y el uso de la magia para conseguir el ascenso social y (en el caso de ST) el amor del protagonista.

    Es el perfecto ejemplo de la vieja dicotomía de la virgen y la puta: la primera es presentada como insípida pero “pura” (rara o efímera y por tanto valiosa), la segunda es presentada como un pecado pasajero en la trayectoria del protagonista y por tanto sus deseos de ser amada o dejar de ser una simple sirvienta no son válidos, menos el empleo de magia por contravenir la ley natural y el orden religioso/social.

    El mismo caso ocurre con el personaje de Helena Bonham Carter quien a diferencia del de Eva Green solo quiere recuperar su vitalidad (juventud, beldad y ganas de vivir) perdida, y todo se resume al mismo patético y clasista argumento: aquellas mujeres (porque salvo el olvidable y ridiculo personaje de Johnny Lee Miller no se ve un personaje masculino con ese anhelo) que no pertenezcan al “old money” y busquen ganarse su puesto y su tanda de riquezas (sean materiales, amorosas o vitales) rompiendo las reglas merecen ser castigadas; mientras que las otras – las que sí tienen sangre y apellido bien (Pfeiffer y Heathcote) – están condenadas a languidecer o morir en sus encorsetados y añejados moldes.

    Ni siquiera Chloe Grace Moretz se salva de caer en un vulgar arquetipo de quinceañera malcriada que solo es capaz de hacer muecas, tirar puertas y chillar que “nadie la comprende”. Su personaje pudo ser usado para contraponer al del vampiro, con discusiones comicas sobre lo “tradicional” vs lo “cool o moderno” o tratar de proveer ideas para inyectar sangre fresca a la languida familia venida a menos; pero ni eso se le puede conceder.

    Igualmente respaldo tu argumento de Johnny: siento que el hombre dejó de ver las películas como nuevos retos para descubrir nuevas facetas de su capacidad creativa y actoral, limitandose ahora a repetir la misma linea de tonos de voz y gestos que en un momento le hicieron popular pero ahora apenas le permitira (imagino yo) cobrar su pingüe sueldo al final de cada rodaje.

    En cuanto a Tim, yo creo que la gran gran falla de sus últimas cintas son los guionistas que escoge; pues en todas se evidencia el uso de guiones endebles y mala caracterizacion de personajes, dejando que éstos anulen el humor negro, candidez e ingenio que le hicieron famoso. Nota en cambio, como Frankenweenie (de su total autoria) no presenta estos defectos.

    Bueno, aqui hay mucha tela que cortar y creo que me excedi en mi comentario, pero igual gracias por la reseña.

    Saludos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here