El sutil arte de hablar pistoladas

3
1171

Una amiga holandesa que estuvo de visita por acá unos días, me dijo en cierta ocasión que los venezolanos hablábamos demasiado.

Es verdad.

Quizá en zonas como la andina, en donde sus habitantes suelen ser parcos al hablar y en ocasiones uno siente que hablan entre dientes y es muy difícil de entender, mas en las zonas centrales, los llanos, la costa y el Zulia, se suele ver que quienes son de esas zonas son, por lo general muy habladores, mucho más de la cuenta.

Un tío que se crió en los llanos era muy famoso por sus historias, de niño y adolescente siempre le pedía que me contara sus «hechos reales en su vida», luego descubrí, de grande, que la inmensa mayoría de sus historias eran ficción. Como mi tío, muchos, pero muchos andan por ahí.

Nuestros políticos son por lo general, sino todos, unos expertos en hablar pistoladas, tienen un don bien administrado, ya que «tener discurso político» no es más que saber hilvanar con precisión las frases previamente acordadas en el partido.

Dudo mucho que yo pueda ser un político, ya que mis explicaciones, o disertaciones, son algo así como: «A es como B». Para un político, dependiendo de su tendencia, su explicación o disertación pudiera ser algo como esto:

Es obvio señalar que A es el inicio de la acción general que exige la precisión y la determinación de B del modelo de desarrollo. Los superiores principios ideológicos, condicionan que C implique el proceso de reestructuración y de modernización para llegar a D.

Aunque tenemos políticos que son más «populares», por no decir populacheros (Tal es como tú), y tenemos uno, que no nombraré por lo obvio, que en medio de su «discurso» inserta canciones y cuentos que repite a la n+1, que se ha ganado a sus seguidores por su forma campechana de conducirse. Aunque debo confesar que al menos me resulta más divertido que los discursos del presidente anterior (Caldera), que eran realmente soporíferos.

Para algunos el discurso de Capriles es nulo, pero para ser franco lo prefiero así, que hable 15 minutos y no 8 horas continuas, repitiéndome el mismísimo cuento hasta el cansancio, con sus insertos de canciones y de «ideología política», que es copia al carbón del discurso ñángara de los 60’s.

De verdad, menos cháchara y más acción. Y esto va con todos, ¿eh?, conmigo inclusive.

Artículo anteriorSexo, promiscuidad e infidelidad III
Artículo siguienteLeón de Oro de Venecia a la Torre de David: Un Premio en Tela de Juicio
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

3 Comentarios

  1. Ah! la lengua de plata del venezolano.
    ahora que lo veo, mi redaccion de ser una mujer quedada que acabo de publicar, esta llena de piastoladas. mala mia esa.

    buen post! 5/5 y un like

  2. Hace un tiempito me dijeron, que debía estudiar algo de «economía del lenguaje», ¿qué me habrán querido decir?, ¿que hablo pistoladas?. mmm. Si es así, al menos domino un «sutil arte», que viéndolo bien, pues ni tan «sutil» ni tan «arte», porque que yo sepa la única que tendría esas características sería la oratoria y/o la elocuencia.
    Me gustó su artículo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here