La Decadencia de la noche Caraqueña


*Texto Leído en la fiesta del 13 aniversario de Panfletonegro en Discovery Bar.

La noche caraqueña cambió de 13 años para acá. Y no lo digo en tono de “Caracas Ciudad de Despedidas”. Aunque en honor a la verdad y si pudiera, me iría demasiado.
En cualquier caso, las diferencias entre 1999 y el 2012 son del cielo a la tierra, como comparar a “Miami Nuestro” y “Zoológico” con los dizque documentales de hoy en día. Hagamos las conexiones pertinentes e impertinentes.
Antes si salías de madrugada a la calle, había un porcentaje alto de regresar con vida a tu casa. Ahora se viró la tortilla y si vuelves sano y salvo, es de puro milagro.
A finales del siglo XX, tus amigos borrachos se las tiraban de graciosos y hacían chistes malos, de la barra para dentro.
En el tercer milenio, ellos decidieron salir de closet, competir con Carlos Sicilia y abrir sesiones de stand up comedy en los locales de la escena caraqueña, donde los convirtieron en súper estrellas, a falta de oferta y por la crisis.
A la primera, te ríes con ellos. A la segunda y la tercera, te aburren y comienzas a extrañarlos cuando se echaban palos contigo, divirtiéndote con sus cuentos. Para rematar, los contrataron para hacer de secundarios y reporteros de Luis Chaiting y Erika Tipo Nula.
El resultado es obvio. Perdieron su incorrección política y los neutralizaron, utilizándolos como el relleno de los programas enlatados de Venevisión y Televen. Moraleja: rebelarse vende y se paga en cómodas cuotas de rating.
Por ende, los mesías del pasado son los judas del presente. No nos hace falta leer al escritor del momento para saberlo. Nuestra leyenda negra se imprime desde los tiempos de la Biblia.
Al respecto, veamos otra mutación en pleno proceso.
En mi época de los noventa, los poetas, los narradores, los prosistas, los críticos andábamos agazapados, casi con miedo, entre las alcantarillas y cloacas del sistema. La autoestima la cargábamos por el piso y la mediática no nos prestaba la menor atención.
El mercado editorial era propiedad de la élite, del cogollito literario, de los grandes cacaos y monopolios del gremio.
El control de cambio brillaba por su ausencia. Pero luego vino Cadivi a trastocarlo todo.
En un santiamén, las estanterías y anaqueles de las librerías se quedaron vacías.
Acto seguido, el poder decidió llenar el hueco con oferta local. Lo mismo pasaría con la música, aunque la “canciocita” de las nuevas bandas la dejaremos para el final.
Para echar el cuento corto, los muchachos penosos y minizados, los estudiantes recién graduados, los autores nóveles y los chicos relegados por el status, fueron transformados por arte de magia en las esperanzas blancas del futuro promisorio de las letras vernáculas.
Ahora sus novelas, relatos y crónicas figuran en las listas de ventas y en las recomendaciones de las revistas del ramo. Mientras tanto, las redes sociales y los blogs le brindaron legitimidad a los mitos en ascenso, quienes supieron adaptarse y manejar sus firmas como marcas registradas.
En la actualidad, el contenido es lo de menos. Importa más el reinado de la apariencia, el acaparamiento y la omnipresencia a través de internet.
En consecuencia, repetimos la mentira mil veces para diseñar el consenso y la supuesta verdad. Es parte de nuestra demagogia y de nuestro populismo electrónico en vías de consolidación. Sucede en las pantallas, en Facebook, en Twitter, y por supuesto, hasta en las mejores familias de la tabla redonda, de la burocracia, del pensamiento elevado.
Ciertamente, la web nos proporcionó herramientas válidas de emancipación, al costo de condenarnos al encierro de otras prisiones y servidumbres voluntarias.
Es así como somos esclavos de una imagen, de un comentario diario en 140 caracteres, de un me gusta o no me gusta. Se nos exige ser famosos, inteligentes, pícaros, exitosos y creativos. La presión social es enorme y pende sobre nuestros hombros como el hacha de un verdugo.
Surge entonces un dilema. Ceder al chantaje o resistir a la tentación. La minoría opta por el suicidio virtual. La mayoría busca el prestigio y la consagración personal, a cualquier precio. Incluso al precio de hacer el ridículo. También una forma de practicarse un Hara Kiri, de desangrarse en vivo para atraer quince minutos de atención.
Para ello todo vale, como en el programa del canal diez, Tv Libre, donde nace el fenómeno de “Francisco y Fernando”, con su “Vamos, Vamos a la Playa, Vamos a Gozar”.
Por consiguiente, vivimos rodeados de una suerte de reality show sin cortes comerciales, plagado de presuntos talentos anónimos y desconocidos. Una invasión de wanabees y de hipsters con sus poses de chicos mal intensos. Para ilustrarlo mejor, estoy vestido como uno de ellos.
Fashionistas disfrazados de celebridades emergentes. Bohemios confundidos de cóctel en mano, copa de champaña y pinta de modelos de publicidad, de comercial vintage de cerveza Zulia.
Nos acosan por las tapas de la revistas, nos asolan con sus videos, nos imprimen la agenda de actividades. En la mañana, mercado de diseño en plaza Alfredo Sadel. En la tarde, concierto con la nueva copia de los Artic Monkeys. A las diez y media tenemos cita por el medio de la calle.
Lo peor del caso es la falta de humildad de semejantes especímenes de la fauna autóctona. Llevan un par de años en tarima y ya exigen trato de súper estrellas.
Las radios contribuyen a alimentar la fantasía y el teatro del ego carente de atributos. De ahí emerge la última Pepsi Cola del desierto: una generación de relevo de grupos y bandas de la mentada movida independiente. Irónicamente, también bailan pegado con lo dueños del negocio y solo sueñan con ganarse el Grammy. Nada de oponerse o de revelarse contra los reyes del arroz con pollo, los secuestradores del mango de la sartén.
Los montan en la olla, los cuecen a fuego lento y los sirven blanditos y suavecitos para el gusto de las audiencias masivas.
Si te enfrentas, si eres políticamente incorrecto, vas para fuera. Se mantienen callados y pasivos hasta cuando los matan en la calle o los secuestran. Entonces se dan golpes de pecho por tres días o 24 horas de vigilia.
Al cabo de las semanas, vuelven a lo suyo y el asunto se olvida. Señores, acá no pasa ni pasó nada. Todo sigue en su marcha a la velocidad de una operación tortuga.
El presidente puede dormir tranquilo. Mario Silva lo acostará con su canción de cuna al ritmo de la Hojilla. Prepárense.
Por fortuna, el rebaño de borregos de la noche, depara sorpresas y oportunidades de descubrir a gente sincera, realmente trabajadora, sensible, honesta y consciente del estado de las cosas.
Por ellos vale la pena seguir desafiando al terror de la oscuridad, para ir al encuentro de la luz, del arte, del compromiso, de la pasión, de la entrega, de la disidencia.
Tampoco debemos pecar de optimistas o de triunfalistas.
No obstante, existen razones y argumentos para pensar en la ocasión de vislumbrar una salida para el laberinto, un destello al final del túnel.
Pero como esto no es un libro de autoayuda, mejor nos despedimos con un dejo de suspenso y escepticismo en el ambiente.
Por lo pronto, esta historia no tiene un happy ending.

GD Star Rating
loading...
La Decadencia de la noche Caraqueña, 4.4 out of 5 based on 29 ratings

Sergio M.

Más posts


Twitter

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

10 Comentarios

  1. Alejandro dijo:

    No sé que sea mejor, el artículo o la foto que lo adorna.
    Me pregunto si toda esta movida dizque intensa frita y esa actitud insufrible de niñatos snob será un mecanismo de escape a una baja de autoestima (nota mental: que alguien por favor reedite “La Autoestima del Venezolano” de Barroso, por amor a Jebús!) y al final del día están todos hartos como Bill Murray en Lost in Translation.

    Nah, lo dudo. Esa actitud de malandro de “mira, yo me leí todos los libros de Chéjov antes de que fuera mainstream” es el equivalente al “mira la jeva que me gasto y la camionetota que me compré” de los nuevo ricos. Aunque al menos éstos últimos son pedantes y vacíos y sobre todo inofensivos y mundanos, que se ríen sin complejos con la última de Jim Carrey y no pretenden darte clases de cultura underground.

    En cambio los hipsters…

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Alfirio Mendoza dijo:

    Excelente Hermano, mil gracias.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Bernardo dijo:

    Me gustó el comentario de Alejandro.
    Es cierto que hay similitud entre la actitud de un hipster y la de un pavito. Son dos manifestaciones de la misma forma de pensar “soy mejor que tú porque lo hice primero” o “soy mejor que tú porque tengo más.”
    Sobre el artículo, entiendo los puntos, pero sólo un pequeño porcentaje del mismo está relacionado con el título. Debería ser “Decadencia cultural de Caracas,” no tanto de la “noche caraqueña.”
    De igual manera, excelente trabajo!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Frank dijo:

    “Nah, lo dudo. Esa actitud de malandro de “mira, yo me leí todos los libros de Chéjov antes de que fuera mainstream” es el equivalente al “mira la jeva que me gasto y la camionetota que me compré” de los nuevo ricos.”

    Estoy más desconectado de lo que pensaba, no sabía que Chéjov era “mainstream”.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Luis David dijo:

    El problema de los hipsters es una cuestión de actitud. Lo demás esta sujeto a los gustos de cada quién y del bien que se encuentre en los actos de las personas.

    Si un pavito ríe sin tapujos con las más recientes comedias de Adam Sandler es su problema y se respeta pero, leer a Chéjov siempre será más gratificante, productivo y dejará mucho más en el cerebro que ver a la mascota de la casa cojerse a un pato en slow motion (Refiriéndome a “Click”).

    El punto está en no ser imbécil, siempre ser irreverente y practicar la autocrítica pero…por la plata baila el mono. Espero no convertirme en uno.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Chorizo dijo:

    Toma cuchillo, Led Varela y demases.

    Lo que siempre he dicho: Hace falta mas incorreción. Menos humor facil y gafo y mas humor negro y salvaje. ¿Qué sentido tiene El Mostacho si al final termina siendo una extensión mas de la televisión pero en Internet?

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. nosé dijo:

    sé que diosa canales no tiene que ver con esto de los hipsters, ella es de otro rubro, pero me pregunto si mientras más pobre (culturalmente) es la masa de un país, más importante se vuelve para esta masa ver a tipas desnudas en todos lados, cualquier pequeña cosa es tomada como incitación sexual y parece que el producto de exportación o de demostración (el ¨talento¨ como le llaman) son estas tipas explotadas con actitud de diosa o las de A que te ríes.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. nosé dijo:

    basta ver La Patilla o noticias 24, coño a Venevisión le dejé de ver hace rato

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  9. Elio dijo:

    No sé qué tiene que ver con la noche caraqueña.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  10. Perla dijo:

    Lo que pasa es que antes casi nadie comia a base de prestigio. Lo que habia en nuestras médulas y nuestro trabajo de contarlo, era mas atrayente que los espuelazos del otro y la brillosa separidad del mundo.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top