Piedra, papel o tijera. De la incertidumbre al no me jodas

6
310

Debo confesar que fui al  pre estreno de la película de Hernán Jabes con muchas expectativas, porque sin conocer mucho de su obra tenía la impresión de que es uno de los buenos directores de la nueva generación. Y en parte esta expectativa fue cumplida, la película es entretenida, con un muy buen soundtrack, buena foto, actuaciones decentes, en fin, un buen paquete para salir feliz y orgulloso de la sala.

Pero no fue así, la película me dejó vacío, o peor aún, me dejó con la desazón de cuando al chicle se le acaba el sabor. Pasa días pensando en por qué había ocurrido eso, hasta que una amiga dio con la clave “es que es una película de Cine Millonario 2”.

Luego de las risas solo se podía admitir que ella tenía razón. Es una película construida a base de trucos, de giros externos que sorprenden al espectador,  de golpes de efecto que luego de consumirse su efecto se diluyen en nada, pero que te llevan de la mano hasta un final que puede impresionar a los incautos, a los que se pasaron media película escribiendo en el pin, a los que llevan rato pensando que quieren más cotufas, a los que celebran que por por fin le pudieron meter mano a la jeva, pero a quienes han seguido la historia quedarán exclamando un “no me jodas” o “chamo, que molleja, se te pasó la mano”

Y es que Piedra, Papel o Tijera es una película a la que no se le puede escarbar mucho y hay que contentarse en quedarse en la superficie, brillante, bien hecha, pero superficie al fin. Y en eso no hay nada malo, excepto que la película pretende otra cosa.

El principal problema de la película es su poca o nula claridad temática, ¿Sobre qué trata piedra, papel o tijera? ¿Sobre lainfidelidad, sobre la lucha de clases, sobre la maldición del dinero, sobre la familia? No sé, pero al tratar de hablar de tantas cosas terminaron no diciendo nada. Bueno, si dicen algo, pero es el mismo discurso que se le ha atragantado a nuestro cine cuando trata temas actuales, estamos jodidos simplemente porque estamos jodidos.

Y es que parece que para nuestros jóvenes cineastas Venezuela está estructuralmente jodida, que es bastante cierto, pero el problema es que no se propone nada, si no que se queda hasta allí, resignados y con los brazos cruzados, quizás con el temor que cualquier cosa que se diga puede ser usado en su contra por cualquiera de los dos bandos de nuestra polarizada sociedad. O, en el peor de los casos, es que simplemente no les importa decir nada, sino que quieren contar su vaina, hacer su película y ya.

En todo caso, esa poca profundidad temática donde se refleja más es en los personajes, todos tristes instrumentos del destino, de la necesidad del autor para que pasen cosas y que la película no se tranque, impulsados por la inmediatez de los acontecimientos porque no se les permite la virtud de pensar, porque quizás solo piensen guevonadas. Son personajes sin voluntad, reaccionarios, presos de su rol factual, esclavos de sus estereotipos.

Los personajes acá son meros agentes de acción, sin profundidad psicológica, ni consciencia social, donde parece que importa más lo que les pasa a lo que sienten, sin tener arco de transformación sino que se reafirman en su condición de estar jodidos porque Venezuela está jodida, tan así que el único destino posible para la mayoría es que los maten, porque no había forma que aprendieran algo o sacaran algo bueno de la historia.  Ah, perdón, les arruiné la sorpresa final, pero ya que la saben iluminenme sobre las razones Morales, sociales y humanas que justifican tanta matazón.

Este problema se debe principalmente a la  estructura escogida. El gran motor de la acción es el azar, no la voluntad de los personajes, pero este azar nunca es tal, sino que sirve para complacer las necesidades del autor, no los deseos y necesidades de los personajes, para hacer la historia artificiosamente emocionante e imprevisible, claro, uno se queda viendo para ver que nueva cosa les va a pasar a esta pobre gente, que nuevo as bajo la manga se va a sacar el autor que entra en la lógica de sorprender al espectador sea como sea, y que los personajes hagan lo que se les ordene y se callen la jeta.

Algunos dirán es que estos personajes son como la gente común, atrapados en el caos de la ciudad y que no se los puede pedir mucho, de verga pueden reaccionar a lo que les pasa. Pero la experiencia hecha por tierra la validez de ese argumento, solo hay que remitirse al neorrealismo, al nuevo cine latinoamericano, al cine iraní de los 90, donde la grandeza de los personajes viene precisamente al demostrar la inquebrantable voluntad del ciudadano común para enfrentarse a ese monstruo que es el destino.

En fin, les recomiendo ver la película, no se defraudarán, pero no olviden sus cotufas. Mientras, sigamos esperando por el cine venezolano arriesgado, que nos cachetee en nuestros asientos, nos remueva el estomago y, sobretodo, nos haga pensar y dar ganas de hacer algo por cambiar la realidad, tengo fe que llegará pronto. Por ahora, sí me niego y lo sé.

6 Comentarios

  1. Gracias, lo necesitaba por pretencioso. Creer que uno puede contar una historia entretenida de cine millonario 2 (La mejor de las lanzas), que logre mover el espíritu humano para sacudirlo es definitivamente pretencioso. Siempre lo he creído, pero no me detuve…
    Es fácil caer en la tentación del “éxito” mediático, regodiarse en él, terminar mirando el mundo desde “otro nivel” como si te las supieras todas y desestimar lo demás. Palabras como estas lo hacen a uno cuestionarse de golpe para no creerse el “gran mojón”, parar, verse, rectificar… Exactamente lo que quisiera que pasara con la película y el espectador. Se agradece de nuevo. Saludos.

  2. De nada. De verdad creo importante que los autores veamos, pensemos y cuidemos mucho la dimensión discursiva de nuestras historias, no solo en su dinámica interna sino sobretodo en su función de espejo de nosotros, porque sí, debo confesar con que ese “nosotros” que vi en la película cuesta identificarse, y no niego que muchos seamos así, pero faltó un equilibrio, unos matices y sobretodo creo que faltó ese ejercicio de voluntad que nos hiciera decir “coño los jodieron, pero al menos le echaron bolas”. Según he escuchado eso lo logras muy bien en Macuro, que lamentablemente no la he podido ver. Y lo de ser pretencioso, imaginate, creer que a la gente le va a importar lo que tiene que decir sobre la vida y ellos mismos es el acto más pretencioso que puede haber, pero que bueno que exista gente así, la cosa es saber que tenemos la responsabilidad de servir de reflejo y traductor de la imagen y el grito de las esperanzas, sueños, miedos y mierdas de nuestro pueblo.
    Igual, y sin ninguna necesidad de jalabolismo, me parece que en estos años es una de las mejores pelis venezolanas y es tiro al piso para la taquilla. Éxitos y siempre es bueno poder intercambiar ideas. Abrazos totales.

  3. Hola…

    Ayer tuve la oportunidad de ver la pelicula, me gusta, apoyo y admiro el cine Venezolano, principalmente me parecio un largometraje muy bien hecho, se cuidaron de muchos detalles y eso es sinonimo de crecimiento en la direccion del cine criollo… Me parecio que el mensaje final es mas de lo mismo ( estamos jodidos, estamos jodidos estamos jodidos muy jodidos exageradamente jodidos) pero tambien me parecio que es una muy buena forma de expresarlo y que la gente lo vea por si misma… Quizas el Sr Enmanuel con todo respeto no lo vea de esa forma, pero si no existiese alguien que haga peliculas como esta, que nos muestren la realidad y mas de lo mismo, ps simplemente las cosas van a quedar en el olvido y no se hara incapie en muchos problemas, estamos claros que hay que proponer soluciones y aplicarlas simultanea y organizadamente, y quizas eso fue lo que le falto a esta produccion un toque de solucion a tantos problemas por los que paso la familia o por lo menos un escape a tantas cosas malas…

    Disculpen si mi comentario no es el mejor, solo quise dar mi opinion como persona natural que apoya estas producciones….

    Gracias
    Ronald Mujica.

  4. todos sabemos que el pais esta en serios problemas y eso lo reflejo en la pelicula pero si todos pensamos que ese es el unico mensaje: que estamos jodidos, estamos equivocados, no es el pais señores es la gente la falta de humanidad y respeto, la falta de hacer las cosas como se deben y eso no se obtiene de la nada, eso se fomenta día a día, con la educación en las escuelas, liceos y institutos superiores pero mas importante que eso en los hogares, no estamos jodidos solo un poco perdidos, y algunos no tienen oportunidades mejores que otros, solo aveces se les presenta algo para mejorar y simplemente quieren aprovechar de tener una vida mejor y terminan mal… no soy critico ni guinista nada que tenga que ver solo vi la película, y creo que hay una mejor reflexión de ella

  5. Como recordé esta crítica hoy, porque fue hoy que la vi, y sí que me entretuve, destaco las actuaciones, las tomas y el hilo, que bueno es ver una película que no abandona a sus personajes si no que los lleva a un final, pero un final decepcionante.
    Me negué rotundamente a leer las letricas blancas al final con un mensaje “positivo” como queriendo sobarme la espalda después de haberme vomitado tanta mortandad, tanta desesperanza, por lo menos agradezco el descanso que me dieron con la brindada de perroscalientes del niño que aunque analfabeta bien ingenioso.
    Entiendo que existe cine para todos los gusto y habrá a quienes les guste el “ploploseo” y eso, pero vi cierta intención en la película de destacar una esperanza, con un padre que cayó en cuenta, con el programa de entrevistas donde la gente anhelaba esa solidaridad, comunión, respeto que tanto nos hace falta, pero cada bala me desmembró la fe y me quedé pensando en el muchachito, en el “tanto nadar pa’ morí en la orilla”.
    Pero si así comenzamos, con unos cuantos ajustes, creo que el asunto se puede enrumbar bien.
    Por mi parte, yo que soy más comeflor, hubiese deseado que esta película con buenas tomas, buenas actuaciones, buenas tomas, que buenas tomas de verdad, hubiese tenido un final más feliz, lo que pasa es que de las películas venezolanas ya yo he comido bastantes balas, así como para vengarme de lo que me hizo Hernán también dejo mi mensajito positivo y sincero en letricas blancas y digo:
    “Pero después de todo, te quedó bonito Jabes”

  6. No entiendo por que tanta realidad en el cine venezolano? o es que el presupuesto no da como para post-producir la pelicula afuera? no se podria hacer ese esfuerzo? ajustar costos por aqui , apretar tuercas por alla, para poder lograr eso? Hasta cuando tanto barrio? hasta cuando tanto tiroteo y muertos? Sinceramente amaba el cine venezolano, pero la ultima pelicula que apoye fue Venezzia con Ruddy Rodriguez… un hecho LAMENTABLE ya que eso sentencio el cine venezolano en mi… Desde ese dia no he vuelto a ir a apoyar mas el cine venezolano, y aun con varios amigos actores de teatro que me invitan a ir con ellos a ver muchas de las peliculas donde actuan amigos de ellos, y sigo negandome… Creo que hay que sacar el barrio de la cabeza de los escritores y directores… meterles un poquito de Hollywood, de Efectos, de Ficcion… ayer estaba viendo un video de un DJ y la historia me parecio sorprendente como para una pelicula, de verdad no entiendo que sucede que todo DEBE ser barrio.

    Por favor sorprendanme!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here