Caracas: cuidad de metástasis, de ungidos y mendigos. 1era. Parte

1
589

En esta primera entrega. Seguramente los llenaré de más miedos y cautelas. O de rabias y desilusión. O por el contario despertaremos del letargo que la ciudad nos exige, por nosotros mismos y nuestro futuro. Porque: “La Tierra no es una herencia de nuestros padres, sino un préstamo de nuestros hijos” (*)

1 era. Parte. El reconocimiento de varios de sus problemas.

Una ciudad no es sólo un espacio físico donde se concentran calles y edificios. Una ciudad es la gente que en estos espacios pulula. Lugar donde las personas nacen, obtienen sus primeras y quizás ultimas experiencias de vida. Caracas, un lugar único que nos da un enrarecido sabor en la boca, de amor y odio. En cuanto a amor por Caracas, se debe a lo poco bueno que conocemos de ella. Y el sabor odio es a causa de lo malo que reconocemos igualmente de ella.

Ahora pregunto… ¿Conocemos Caracas a fondo? La respuesta es desde luego. Si y no. Tengamos a priori algo sobre la capital, detalles incluso históricos que me permito citar para ir bosquejando todo el articulo sobre Caracas. Quiero iniciar desnudándola desde su nacimiento. Hasta vestirla completa en su mediana y actual madurez. Tratando de cuantificar sus múltiples problemas de infraestructura que tanto nos hace quejarnos de ella.

Nuestra ciudad se fundó en un intrincado terreno donde la geografía y la topografía del valle la han moldeado en todos sus años. No sé cuantos conocen esto; pero la capital fue mudada a éste valle por los poco visionarios españoles de la época colonial. A razón de que ellos se preocuparon enormemente de la protección y resguardo ante piratas y corsarios de la época. Y envolvieron a la capital usando un imponente centinela natural, el verde Ávila.

Para el momento desde luego Caracas era un gran valle para sus pocos habitantes, pero a medida creció y creció; sus casas de techos rojos se fueron empujando unas contra otras, fusionándose para dar paso a edificios y recovecos de monstruosas magnitudes. En la capital desde siempre se concentró el dinero, el trabajo burocrático y de oficina para sí sola, y con esto se creyó en un tiempo que el futuro entre otras cosas, estaban acá. Generando una equivocada idea a los campos rurales que dejaron la siembra y se vinieron a sembrarse en los únicos espacios donde la ciudad, el sistema y la política los podía albergar. En los cerros.

Ahora bien, con todo y lo poco poblada que es en comparación  a otras capitales, no cavemos.  Caracas ha implosionado en su reducido valle, y eso lo vemos en nuestras autopistas, en nuestro metro y en el único y particular fenómeno habitacional que padecemos. Por otro lado. Si llueve se inunda y todo es un desastre en cuanto al tráfico y el río Guaire que de vez en vez colapsa, desbordándose la mierda en las mercedes y macaracuay.

El problema del Guiare se concentra en lo siguiente. Uno de nuestros ex presidentes, el ilustre americano. Muy mal aconsejado. Estableció que el río fuese la única vía principal de desagüe. En aquella época claro no había la misma cantidad de habitantes y no existían industrias que arrojaran sus aguas servidas. Posterior a eso y para “corregir la situación”. Se embaúla el río dándole una pendiente elevada para que las aguas corrieran rápidamente y se mantuviese limpio. Grave error. En ese momento lo que corría por ese canal era un chorrito de agua, y no esa tempestad de agua turbia que baja hasta desviarse en Petare. Todas, y repito. Todas las aguas servidas de la ciudad van a parar al río Guaire. Incluso la que drena de las calles y las molestosas alcantarillas. Por lo que actualmente tiene una muy baja capacidad de transportar millones de litros de agua por segundo. Lejos estamos de imitar un Sena a la orilla de nuestra fea autopista.

En cuanto al diseño de las autopistas. Nosotros nos jactamos hasta principios de los ochenta. De tener la red vial urbana más moderna de Latinoamérica. Siendo en materia vial la ultima inversión de magnitud. Lo que conocemos como “el cien pies”. Pero desde entonces no se ha construido un sólo kilometro de importancia. El parque automotor desde luego en franco aumento. Hoy en día un hermoso proyecto llamado “Caracas 2020” está engavetado. Proyecto que contempla 350 kilómetros de nuevas vías, ampliaciones, túneles y perimetrales que desde los años `80 debieron iniciar sus obras para que en el 2020 estuviesen culminadas en su totalidad. Incluso sí me permiten citar en estas líneas uno de los planteamientos que para algunos les ha sonado como una vieja leyenda. El proyecto como parte del conglomerado 2020 que recalco es: la autopista sobre el río Guiare a una altura en desnivel mayor a la actual autopista.

Por otro lado. El Metro de Caracas. ¿Qué pasa con el metro? Pues en esto sí se esta haciendo una fuerte inversión, no en mantenimiento, si no en ampliación de líneas. Líneas contempladas desde su fundación. Los sistemas de transporte masivo son un sistema para la población de dicha ciudad, que busca reducir el tráfico superficial, cosa que no ocurre en Caracas en parte por el tan ridículo costo de la gasolina. El mal diseño del trasporte superficial público que es en sí privado. El metro desde luego que no se da abasto. Las vías y el sistema todo se diseñó para que entre un tren a otro tuviese una frecuencia de dos a tres minutos. Pues la reducción de los tiempos de espera reduce lógica y matemáticamente el tiempo por persona dentro de las instalaciones. Y con esto se transporta a más personas más rápidamente. Lo que ahorra millones de bolívares las horas hombre, perdidas en los constantes retrasos. Pues la urgencia de ampliar líneas en contraparte de la nula inversión de vías superficiales. Es un atorado empeño de la política según el modelo social.

Para ir cerrado capitulo de los que nos aqueja; por el hecho de vivir en una ciudad que se ha ido diseñando, y ha ido creciendo en virtud a los ensayos y errores de “políticos mal cogidos” (**). A las omisiones y pocas voluntades reales. La corrupción y la falta de visión. La situación habitacional es realmente escandalosa. Pero y apenas inicia su cuenta regresiva hasta que estalle de verdad. Una casa con 30 o 40 años de antigüedad en el country club puede costar los 3,5 a 6 millones de dólares en doláres, no en moneda nacional. Un rancho ronda entre 20 a 50 mil bolívares (Por mi profesión me tocó una vez evaluar una casa en zona de alto riesgo y no aceptaron nada por debajo de los 250 mil bolívares). El cupo para una invasión y/o ocupación es de 10 a 60 mil bolívares. Depende si es sólo el terreno o una edificación de interés social amueblado a punto de ser entregada. Un apartamento en San Martín ronda entre los 400 y 600 mil bolívares. Y al Este del Este. 4500 un apartamento. Si tu caso no es el de contar con padres o familiares que tienen la posibilidad de ayudarte con un confortable apartamento. Debes entonces replantearte la idea de adquirir una vivienda propia. El banco por medio del FAOV te da hasta 271.858 bolívares si tu sueldo es de 7mil bs. , por lo que debes desde luego trabajar y reunir para los otros 130, 400 o porqué no. 1500 millones en no sé. Bello Monte.

A ciencia cierta llevamos 13 años escuchando que en 40 años tal cosa. Sin darnos cuenta por pendejos que somos, que ya no son 40 años si no 53 los años que padecemos en esta democracia que se ha pintado de tantos colores que ya es morada. Desde las  últimas lluvias donde en la sola capital los refugiados llegaron a una cifra única tal cual conflicto bélico con más de 130 mil personas movilizadas sin un techo. Refugiados que actualmente aun viven en hoteles, ministerios y estacionamientos de centros comerciales. A razón de esto. El gobierno central después de 13 años se dio cuenta que en un país no sólo se debe regalar sus recursos al extranjero. Ahora aprendieron que también se deben construir casas según el aumento poblacional. Ahora entonces hay una carrera que ya de inicio está técnicamente perdida. Una carrera contra reloj que se apresura a entregar antes de octubre cuantos apartamentos en cuanto terreno y estacionamiento se les ocurrió tomar para erigirlos. Sin la debida planificación urbana, de impacto ambiental, de transporte y servicios. Montando con esta improvisación política otra capa de mala planificación sobre las cientos de capas de mala planificación sobre nuestra ciudad. Pero ojo que los cerros se estan tan quietos como una bomba de tiempo. También sienten no sólo el ahogo de la pobreza, la marginalidad extrema y la violencia en creces. También el espacio físico ha quedado corto. Los pesebres se están desparramando y han dado un nuevo y único fenómeno mundial Made in Caracas. Los barrios verticales como el de la Torre de David.

Es a los pobres la mayoría de las respuestas que trata de dar el gobierno. Pero es una respuesta equívoca que se les escapó de las manos. Si bien es cierto que se les dio no sólo el debido reconocimiento de la deuda moral y publica que les tiene la nación desde hace más de cincuenta años. En contra parte se les ha usado una vez más con un fin meramente político; sembrándoles la ira y dándoles los implementos (léase entre línea: armas, movilidad y decadente sistema judicial) para que con esto salgan a reclamar y tomar lo que crean como suyo. Dentro de la desesperación de vivir en la pobreza y de estar enganchados en las drogas baratas. Los llamados malandros hacen ahora su trabajo a la luz de la republica que los necesita, para acallar, dar miedo y hacer crecer a toda una generación entre el horror y la falta de fe en su país.

La división social siempre ha estado presente en la nación, desde su fundación. Pero sólo hasta ahora se le dio luz, enfoque y reconocimiento. Por el hecho de que es un principio básico en la implantación del modelo socialista. La lucha de clases. Y así como la lucha por recursos naturales generan guerras. La lucha de clases genera el método bélico de quién será el más fuerte para poder obtener la victoria sobre aquel, sobre nosotros. ¿A poco no han visto la cifra de la cantidad de armas que hay en manos de civiles?, ¿Cuánto es el número de pobres en relación a la población total del país? Más de la mitad de la población. Estamos hablando entonces de que en Venezuela existen unas 14 millones de unidades de armas de fuego. Esto es para abrirle los ojos a todo aquel que no se ha dado cuenta aun, que esto es una guerra; una lenta guerra asimétrica donde el estado se esconde y se lava las manos. Pues la razón es carcomer a la sociedad en su interno como un cáncer en metástasis. Una guerra ideológica, sicológica y de sangre. Para que al fin se instaure en definitiva el poder con las dos mano de hierro. Pero con los pies de arcilla. En este punto quiero citar a mi sabia madre con sus perfectas frases mundanas. O corres o te encaramas en está vaina.

Haber visto recientemente el fenómeno del video éste, que me llamó la atención más por lo viral que por el contenido vacuo. Estos chamos, inmaduros llenos de miedo. No les quito lo sano y necesario que es plasmar sus inquietudes, deseos y miedos. Pero tratar de dar sus opiniones con respecto a lo que es vivir en la sucursal del infierno. No es juego de niños. Vivir al Este del Este no es vivir en Caracas y en eso quizá tengan la segunda de sus razones. Pues toda la zona aledaña parece a juzgar con la verdad, un  pedazo de ciudad del primer mundo; de una ciudad ideal. Utópica. Pero no todos gozan del privilegio de vivir en una burbuja ideal. Y en esto es que la sociedad los despotricó. Llegué a leer por ahí incluso que todo aquel que maldijo el video les salió el Chávez que llevamos dentro. El resentimiento. Pero no es un resentimiento de índole extraordinario y oficial. Es la rabia acumulada que se siente en una sociedad que no haya respuesta ni sustento. Es el desespero en una sociedad que ve de un lado a políticos mediocres y ampones. Mientras que del otro, ven a políticos que aún se chupan el dedo ante un contrario que lleva pactos con Dios y con Lucifer. La sociedad espera de brazos cruzados que unos y otros les cambien el juego. Algunos esperan que se siembre Suiza sobre suelo nacional, otros al contrario que se pinte en las calles las imágenes de La Habana.

El hecho de ver a unos “niños sifrinos” ante una cámara inexperta, tratar de cuajar sus vidas en una visión del país del no futuro visible. Fue una patada en el mentón para unos, pero para otros una patada en las bolas. El porque se debe esto es, a que la minoría de clase media alta a rica. Sus mayores preocupaciones bajaron a niveles de clase media baja a baja.  El emigrar ya no es una condición de comodidad o de experiencia de vida. Es una urgida necesidad de garantía de futuro. Guardada celosamente hasta ahora, sólo para profesionales de clase media. Pero lo jodido del asunto es que emigrar en estos tiempos, no es como se cree. Los países del primer mundo tienen sus propios problemas, quizás como nunca. Alemania como la más dura y mejor posicionada de la UE tiene terribles problemas con los inmigrantes de origen turco y los de los ex países soviéticos. USA no se queda atrás con sus propios canceres. Uno de ellos tan silencioso y sorpréndete como que los mismos alimentos que procesan y le dan de consumo a su población, los está matando.

La rabia y desprecio que sintió el 99% que vio ese video se traduce igualmente a lo siguiente. Existe una gran necesidad de planteamientos, respuestas y acciones a cortísimo plazo generada desde nuestras propias manos. Igualmente existe una gran necesidad de encontrarnos nosotros mismo de cara a nuestros problemas sociales indistintamente de los personales. En definitiva existe la gran necesidad de gritar a los cuatro vientos lo podrido que está nuestra sociedad. Lo jodida, mal pagada como tal cual puta barata, y lo abortada que está Caracas. Hacer consenso de lo que queremos por país. Pero sí y sólo si en ese consenso entran todos los estratos sociales. Desde el que va en su carro con aire acondicionado de su casa a la universidad,  quejandose por la alcantarilla tapada cuando llueve. Hasta el que se le cae el rancho bajo la misma lluvia y no tiene una cámara HD para grabar y mostrar su infortunada vida.

Lo positivo de lo negativo de dicho video es ver que no todos estamos conformes. A los fríos les pegó también el sol, y los verdes se están madurando. El asunto ahora es tomar las cámaras que se tenga, los altos parlantes, las hojas y los libros disponibles. Las pinturas, las artes. Tomar de todo lo que tengamos y mostrarnos en público desnudos, no para exigir un mejor país a políticos mediocres. Si no para moldearnos la ciudad que queremos. Para hacer que esto tenga un futuro prometedor para todos. Que tenga un valor real vivir en nuestra Caracas y disfrutar el andar por todas sus calles de Este y del Oeste (Yo por ejemplo que me expongo de disfrutarlas sin miedo, porque me encanta su dicotomía de cielo infernal o sin saberlo quizá ensayo una ciudad para todos).

Los que se indignaron con estos chicos del video viral, sencillamente los culpo de un par de cosas. De no hacer nada o muy poco. Así como pensar haberse visto mal reflejados por este pequeño grupo de chicos, mostrándose con el mayor de sus pecados en público: la falta de sensibilidad y conocimiento social. Porque sí existe insensibilidad por lo social, ya veo porque el lenguaje y la insistencia gubernamental de mostar a un sector como indoliente. En esto estoy cayendo en cuenta hasta ahora. Cayendo en cuenta que nos hemos postrado ante su juego. Pisar sobre el suelo del desamor por nuestra patria, perderle la fe a nuestra gente. Para que nos sea arrebatado nuestro derecho  por nacimiento.  Y ellos finalmente ganen su batalla por los siglos de los siglos. No conocemos bien la política. “La política es demasiado a menudo el arte de traicionar los intereses reales y legítimos, y de crear otros imaginarios e injustos” (***) Por eso las confusiones entre lo que se quiere y lo que se debe hacer en el país.

El video más allá de su mal manejado tema. Mostraron en menos de un día, que la revolución de las ideas se propaga como el viento. Así que adelante. Toma algo a tu alrededor y hazlo visible y denuncia tu dolor de país, de ciudad y plantea tu mejor mundo. Creando un mejor mundo a tu alrededor. Es hora de que los jóvenes retomen de nuevo la palabra revolución y se la moldeen para si mismos. Porque es nuestra y no de un Estado que la usa para imprimirla en cada hoja y cada burocrático memorándum.

Para finalizar, dejo en claro que no todo en Caracas es mierda. Caracas es una ciudad entre lo oculto y lo visible magnifica. Y que de eso tratará, la próxima entrega bajo el mismo titulo.

Gracias por llegar hasta acá. Nos vemos hasta entonces.

 

(*) Proverbio Hindú

(**) Haciendo alusión a parte del guion de la película, El lado oscuro del corazón. Dirigida por Eliseo Subiela.

(***) Arturo Graf

1 Comentario

  1. Se le informa a INTEVEP que en la obra de viviendas de fuerte tiuna en la cual son coprotagonistas de ese magno proyecto, se encuentra laborando en la fundacion rusa el albañil Arnoudy Armando Dominguez Alvarenga quien con titulo falso de arquitecto de la UCV se ha burlado de todas las autoridades gubernamentales y de un respetable equipo de trabajo conformado por profesionales ingenieros y arquitectos reconocidos, cobrando un sueldo que no le corresponde y beneficiandose para su uso personal de material de construccion y dinero de manera ilegal. Quien sanciona a este inmoral el cual esta comentiendo doble delito, falsificar identidad profesional y beneficiarse con lo que no le corresponde… presenten a este sr ante el CICPC para que determine su castigo y aprenda a respetar a Nuestros Profesionales Universitarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here