Mario Caamaño: Desvariaciones Transversales

0
763
Desvariaciones Transversales

Prólogo de Javier Flores a Desvariaciones Transversales de Mario Caamaño.

Editorial electrónica Río Negro
39 Páginas

Desvariaciones TransversalesCotidiana y cinética, Mario Caamaño nos presenta su obra, o mejor dicho, deja traslucir con algunas muecas mordaces y aparentemente obscenas, nuestra herida humanidad sin temer llegar hasta la oscuridad que la misma inocencia alberga o a la intimidante y envolvente materialidad del sexo. Porque no hay sensualidad encadenada a la inmortalidad o al pudor, logramos como personas en un momento de nuestras vidas escapar a los vacíos de la evolución, y es eso con lo que Mario Caamaño trabaja limpiamente pero amalgamado con la vorágine que siente el sujeto inmerso en las emociones del día y la noche; con el resquemor de no caer en el romántico perdido y de verbo sangriento, el temor a abrir el lenguaje críptico para ser y entender elementos recurrentes como el descanso, el recuerdo de la complejidad del calor interior, y sonrisas que mueven a la excitación; el miedo y el vértigo vencidos para observar el horizonte sobre el exoesqueleto de una ciudad que aunque muchas veces recorrida sigue poseyendo un misterio letal y una promesa de victoria para el animal reflejado en el espejo en las horas imprudentes y desposeídas de la claridad del orden del derrotero matinal:

“..No entregues tú, espíritu Antes de luchar

No me toques

El pecho Por donde Pienso y respiro.”

(De Antes de luchar)

Se evoca  así a través de un llamado silencioso al elemento de lo que podría ser un demonio, a una suerte de guía en el que podamos confiar por las marcas de su rostro y cuya boca gris antes castigada y vagamente sonriente no tema pronunciar las palabras secretas que nos lleven a la libertad del encuentro con la sensualidad, no por eso estando ausente la introspección a través del cuestionamiento del origen metafísico; el placer y el sexo como tierras polares dominantes de ciertos minutos particulares de la sensación del tiempo, se rinden ante una sensibilidad húmeda y serena que parece describir la complejidad del Universo en un canto ritual en el que relata la transformación:

“…Oscuro está aquí, ha venido a visitarme y creo que tiene grandes intenciones de quedarse junto a mí, un buen acompañante como él puede ser indispensable para lograr todo lo que me he propuesto durante el viaje, un poco de compañía no humana puede ayudarme a recordar mi existencia personal. Robusto se inclina, el pobre árbol sobre mis escamas, he cambiado, mi cuerpo lo ha hecho.”

(De Las des variaciones transversales de la mente)

Ya en los primero versos se nos ha anunciado: este no será un viaje cualquiera en el que se pudiera haber acusado a aquellas criaturas de la memoria que han decidido desnudarse y tocarse entre ellas, no es la excusa para un éxodo en el que el orgullo herido tan sólo quiere ver  las conclusiones acerca de los estados de la miseria humana para olvidarse de lo que era originalmente el anhelo. Queda pactado el no volver atrás y no olvidar que somos vida salvaje, tomando, poseyendo, respirando sustancias que nos alteran. Jamás fuimos la imagen del observador del cuerpo que nuestros delirios eróticos querían alcanzar, nunca hemos podido obtener esa paz. Pero sin embargo, nuestra destemplanza es capaz de reconstruir en los ojos de los amantes el vivo holograma de la noche íntima y solitaria, o dicho en las palabras del autor:

  “…Pues nadie jamás En este mundo Sabrá Lo que soy de verdad Un intruso Dentro de otro cuerpo Tratando de escapar Haciendo fluir mi semen Por el cuerpo de alguien más Ese soy yo Un muerto Dentro de un cuarto Escribiendo lo que ni siquiera alcanza a Pensar Y componer Ese soy yo…”

Y es que todo podría resumirse a nuestra fatigada presencia en una habitación a oscuras en la que no somos capaces de distinguir la luz artificial de la natural, habitamos una tierra que parece cada día más distanciarse de las otras tierras, pueblos, ciudades, callejones, pero tenemos en nuestras manos al imperio subyugado de la carne. Somos seguidores incansables del placer que esconde el amor, y del amor que esconde algo que sabemos que es de suma importancia para la supervivencia y trascendencia, de lo que llamamos espíritu.

>> Accede para conseguir la obra


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here