VENEZUELA: PALIMPSESTO QUE SE DESHACE Y SE FRAGMENTA

5
123

Si miramos bien, nos daremos cuenta que una de las subtramas del drama en Venezuela consiste en que intentamos, constantemente, imponer una imagen hegemónica acerca de cómo son las cosas. Pareciera que nos rige un mandato cultural en donde “si lo ves distinto, estás equivocado”. Es esa vena autoritaria que va desde Hugo Chávez, pasando por la piadosa Sra. Capriles, hasta el vigilante del banco que se apodera de las planillas de depósito para hacerse con una ridícula cuota de poder que le da una seguridad ficticia. Nos encanta colocar a los demás en posición de inferioridad; nos da placer ser instrumentos del control social mediante la crítica, la burla y, si es necesario, la discriminación y la violencia física. Estamos tan ocupados en vigilar y castigar, que perdemos la oportunidad de mirarnos a nosotros mismos y reflexionar en lo que sí podemos cambiar o mejorar. Venezuela es una gran vecindad y cada uno de nosotros es la chismosa del edificio.

Siempre el problema lo tiene el otro; los chavistas, los opositores, los ateos, los gays, los sifrinos, los tukis…; todos aquellos que se distancian de esa imagen (falsa) acerca de cómo son los venezolanos. No nos damos cuenta de lo patéticos que nos vemos en el rol de policías del status quo; del dolor que inflingimos y del daño que nos hacemos a nosotros mismos, como individuos y como grupo. Estamos tan empeñados en hacer realidad esa fantasía imposible de homogeneidad, que nos cegamos al hecho obvio, a la causa de nuestro malestar: Venezuela es diversa; ser venezolano no consiste en manifestar una esencia inmutable, y no hay nada que fundamente una visión única de cómo debemos ser. Somos como somos, nos guste o no. ¿Mucho cientificismo en nuestro sentido común? No lo creo. Somos un pueblo “simple y cristiano” según afirma Osmel Sousa. Además, si algo nos caracteriza como nación es la falta de educación formal. Somos por encima de todo, analfabetas funcionales que, gracias a la solvencia petrolera y a Internet, nos creemos profundos, intelectuales, artistas, críticos y poetas; la verga de Triana (mejor no causemos una conmoción al recordar que el exceso de autoestima suele ser un mecanismo para compensar las deficiencias que percibimos en nosotros mismos).

Pareciera entonces que, como nación, hemos apostado por el fundamentalismo como amuleto contra las incertidumbres propias del tiempo que nos toca vivir. Angustiados frente a los cambios, la apertura y la complejidad, cada cual se inventa su libro sagrado; Chávez se refugia en ese pastiche llamado socialismo del siglo XXI, la Sra. Capriles en su biblia rancia, y así, en un intento por cerrar las fisuras de un muro que se derrumbó hace décadas. ¿Quiénes son los ignorantes, los adolescentes que aún no han tenido la oportunidad de descubrir las complejidades de la vida o los adultos que trabajan activamente para renegar – negar lo ya visto – de las infinitas posibilidades que nos brinda el mundo contemporáneo?

¡Ay de ti si apuestas por el cosmopolitismo! – dicen los pacatos. Usaremos lo que esté en nuestras manos para aniquilarte, revisaremos tu basura y buscaremos tus defectos; te expondremos al escarnio público para borrarte del mapa social. Aquí sólo se puede ser de una manera: la que yo diga.

Así andamos, en un barco que se hunde, que se hunde precisamente porque estamos demasiado entretenidos en acosar a nuestros compañeros de viaje. (Si vivir civilizadamente supone una renuncia a un goce particular, ya sabemos entonces por qué en Venezuela se vive en la barbarie. Ser venezolano: obstinarse en el “derecho” de abusar del prójimo.)

En resumen, estamos irritados. Nos irrita vivir en una sociedad compleja.

Si reconocemos que adaptarse a los cambios pasa por una serie de etapas (Negación, Ira, Negociación, Depresión y Aceptación), debemos admitir que estamos estancados en este proceso; peleando, dando pataleos de ahogado. Reaccionamos como víboras amenazadas cuando la realidad nos confronta con las diferencias, esas que están allí y que no se van a ir, esas que nos muestran cómo somos en realidad.

Resulta muy curiosa esta estrategia. Antes que sentirnos interrogados por los textos (¿qué dice este post de mí mismo? ¿qué nos dice ese documental de nosotros como grupo?); antes de establecer una relación de diálogo, tomamos la actitud de jueces. ¿Qué te pasa bruto? ¿Cómo te atreves a decir eso? Vanos intentos por mantenerse ajenos al mundo por miedo a ser tocado por él. Simples y cristianos; más simples y cristianos que el propio Pablo de Tarso y su pretensión infantil de anular “la carne”.

Al final, el mensaje es claro para cada uno de los venezolanos: puedes insultar todo lo que quieras. Acá sigue tu gallo muerto, esperando que te hagas cargo de él.

GD Star Rating
loading...
VENEZUELA: PALIMPSESTO QUE SE DESHACE Y SE FRAGMENTA, 5.0 out of 5 based on 10 ratings

5 Comentarios

  1. Tal cual, después de leer los acertados post que se han publicado en panfletonegro sobre el asunto, estoy renunciando a la idea de hacer el mío.

    Suscribo hasta las comas, saludos

    ResponderResponder
  2. No esta mal el articulo 1) es cierto que no hay mucho cientificismo en el sentido comun del venezolano pero osmel sousa no es el mejor ejemplo de alguien que lo tenga como para ser juez en una opinion de la que tanto criticas. 2) No entiendo lo de Sra. Capriles. Si te refieres al candidato opositor seria Sr no Sra caes en la ofensa. Pero si en algo estoy de acuerdo contigo es que hay personas que se creen los unicos conocedores de la de verdad y de como tienen que ser la cosas por eso juzgan, ofenden, vejan etc. Te invito a que veas una cuenta llamada @elculopzo y como es tan popular dando ejemplo de todo esto a lo que te refieres en tu articulo, la intoleranciaa lo diferente. Saludos y sigue expresando libremente de eso se trata.

    ResponderResponder
  3. Me encanta Sr. Chaman, esto esta muy acertado…
    Casi siempre voy con retraso en todo, ayer fue que me entere de este documental, lo ví y la verdad no entiendo tanto revuelo, aunque me parece maravilloso todo el debate que se esta generando, da la oportunidad de reflexionar-nos.
    La verdad es que tengo que informarme mejor de las críticas al documental, pero desde mi humilde opinión es maravilloso que un grupo de jovenes de 21 años pertenecientes a un ambito socio-economico cultural particular de una ciudad como Caracas tengan la oportunidad de expresar lo que piensan y lo que sienten de un momento historico y ademas el resto del mundo a traves de Internet, tenga la oportunidad de consumirlo al instante, con el unico filtro de aquel que lo edito.
    Ojala mucha gente lea esto y asimile, acepte o pase por las etapas que le sean necesarias para interiorizar lo maravilloso de la complejidad, la diversidad y sobre toda la importancia del respeto al otro.
    Un Saludo

    ResponderResponder
  4. Como siempre un análisis brillante de nuestra psique, en un curso que hice nos contaban que el venezolano está orientado en primer lugar, y por un altísimo porcentaje, hacia el poder, luego hacia los afectos y en un tercer lugar lejano hacia el logro. Y ahí está nuestro gran problema, queremos el poder para repartirlo entre nuestro compadres.

    ResponderResponder
  5. José, si le das click a la Sra Capriles te darás cuenta [si es que todavía no lo has hecho] de que no hay ninguna ofensa. Saludos.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here