LAS CONSULTORÍAS UNIVERSITARIAS OBLIGATORIAS Y RENTADAS

0
330

[ VALE PARA TODA LA REGIÓN  ]

 

LAS CONSULTORÍAS UNIVERSITARIAS OBLIGATORIAS Y RENTADAS
PARA TODAS LAS EMPRESAS Y EMPRENDIMIENTOS DEL ESTADO
PROPUESTAS POR ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO EN ARGENTINA

Estimado Enrique:

Desde ya albricias por ocuparse de soñar e imaginar el futuro deseable para este país de zombies. En su nota titulada La Argentina que quiero, del día de hoy, propone usted una serie de “ideas que (…) no tienen más pretensión que ser los títulos de los grandes temas, para que, en conjunto y con la mayor cantidad de ciudadanos posible, discutamos una alternativa para el futuro de nuestro país, después de décadas de retroceso y decadencia”.

Con entusiasmo acepto el convite y le transmito mi opinión.

Concretamente, si bien comparto muchas de sus posturas hay una que no la veo para el cuadro de honor. Es la Nº 37, que reproduzco a continuación:

“37.Establecer a la universidad pública como consultoría obligatoria, rentada, para todas las empresas y emprendimientos del Estado.”

Al respecto pienso que si llegara a implementarse, en lugar de servir para el bien común lo haría únicamente para el bien particular de una abultada caterva de sanguijuelas, toda vez que constituye un nicho potencial de corrupción.

¿Se imagina la proliferación desatada inmediatamente de equipos de profesores titulares, adjuntos y suplentes, proporcionalmente integrados bajo supervisión y peso considerable de sus “colectivos” gremiales…?, por lo tanto sin poder evaluarse ni decidirse con honestidad la composición de los eventuales participantes en tal o cual consultoría pues el que no sabe, no sabe, pero sí peleándose y haciendo lobby para dar espacio a la participación de los “compañeros trabajadores intelectuales” de cada Facultad, Escuela e Instituto universitario?

¡Espere…!, agréguele la representación gremial de los trabajadores no docentes, que tienen mucho que decir siempre… ¡cuánto más tendrán si hay plata para repartir!

En consecuencia, piense cómo se multiplicarían sideralmente los presupuestos destinados a las Universidades, toda vez que habiéndole tomado el gusto al dulce las Universidades presionaran por mayores presupuestos de la Nación, las Provincias o las Municipalidades para consultoría, en este caso “consultoría nacional y popular”… imagínese….

Pero hay más: ¿cree por ventura que tendrían algún valor semejantes aportes seudointelectuales, direccionados por la patota hegemónica de cada Facultad? No se le ha ocurrido pensar que todo eso sería equivalente a “agua de tallarines”? Es decir, ¡algo que no sirve para nada!

Por otra parte, esa cuestión de “obligatoria” que usted le concede a estas consultorías universitarias no se compadecen en lo más mínimo con la libertad ni con un ideario liberal honesto. ¿O acaso no cree que más de un empresario -¡qué digo… de un directorio!, o una parte de éste o de una sociedad no se pondrían en línea con los pesos pesados de estos “emprendimientos nacionales” en cada Universidad para direccionar y determinar aviesamente ideas, costos y valores de obras en consulta, sino hasta los honorarios profesionales a establecer con sus obvios retornos?

Pero, ¿acaso piensa que los señores integrantes del Poder Legislativo y del Poder Ejecutivo (a los pícaros me refiero, y también a los pancistas) no empezarían a babear de ansiedad por participar del festín? ¿No se le ocurre que antes de tomar la más insignificante decisión habrían sometido el caso a una consultoría?

Dejo para el final una breve referencia para los muchachos idealistas, puros e incontaminados, protomártires de los eventuales relatos a futuro a escribirse en sincronía con las cíclicas “bisagras” de nuestra historia. ¿Qué cree que harán llegado el caso?

1. ¿Se abstendrán de participar en “la movida” arguyendo que están priorizando el estudio y su formación profesional en grado de excelencia?
2. ¿O tal vez cree que exigirán la representación estudiantil obligatoria pues en tratándose de las cosas de la Patria nadie quiere permanecer afuera por ser considerados bisoños?
3. Quizá cree usted que los casos archiconocidos de corrupción de cierta famosa agrupación estudiantil de la UBA, en línea con autoridades académicas corruptas, revelados unos diez años atrás, constituyen solamente excepciones en nuestros sacrosantos ámbitos cadémicos… y que cosas semejantes no existieron ni existen en su prístina historia por lo cual toda manifestación en contrario es una maniobra de “los grandes medios concentrados” en contra del Proyecto de…?
Estimado Enrique, cómo verá, tengo una imaginación muy frondosa, por eso no hay de qué preocuparse. Cosas semejantes están muy lejos de formar parte de la realidad argentina, ¿verdad?

Desde ya, su invitación debería desencadenar un proficuo ejercicio neuronal por parte de los lectores. Gracias por dar el puntapié inicial.

Cordialmente

Carlos Schulmaister

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here