CALLE 13/ LA RUINA DE LAS IDEAS Y LA MÚSICA DE LOS INDIGNADOS

18
220

Frustración y decepción, ¿qué otros sentimientos puede experimentar alguien que, viendo mucho más allá de lo que se capta a simple vista, y escuchando lo que no puede el oído, entra en la red para constatar que todo, todo sigue igual? Han transcurrido dos mil años en los que ni un sólo ser humano -ni uno sólo- ha realizado nada verdaderamente revolucionario como lo hiciera el revoltoso de Nazaret (sin heridos, sin plomo, sin engaños, sin daños colaterales, sin redes sociales ni recitales musicales). Las conocidas revoluciones que nos ha vendido la historia, viéndolas de cerca, no son otra cosa que la prueba fiel de que se ha cumplido la máxima: “Vamos a cambiar esto para no cambiar nada”.

Ahora le ha tocado el turno a “los indignados”, quienes haciendo uso de su originalidad (entérense de lo último: ¡la nueva consigna es manifestar en las calles!) toman las plazas de las ciudades (muchos de ellos muy molestos porque la crisis no les permite cambiar el coche viejo, o pagar la TV por cable) para contagiarnos con sus cantos y frases de un “cambio” definitivo. ¿Ninguno entendió a Nietzsche cuando dijo que únicamente es un verdadero revolucionario quien trabaja de modo personal, desapercibido como el rocío en la mañana, y que sus huellas son tan imperceptibles como las que deja una paloma en la orilla de una playa? ¿Por qué estos protestantes, en lugar de ser otro rebaño más pastando en el asfalto, primeramente no regresan a sus cuatro paredes indignados de sí mismos y comienzan por remendar sus personales roturas? ¿No se está incubando en cada hogar del mundo la real toxina del mal? ¿No está enterrada en nuestro propio jardín la raíz de la extensa cizaña que cubre al mundo? ¿Por qué insistir en culpar a ambiciosos corruptos (que siempre existieron y siempre existirán) de nuestras graves carencias? ¿Por qué buscar en los otros el mal que llevamos dentro de la sangre? FAMILIA se ha convertido en el caldo de cultivo de un virus escabroso que se propaga a una velocidad sorprendente en el planeta y cuya “familiaridad” hace risible el ejemplo moral que Don Vito Corleone nos trasmite en El Padrino.

En la escuela nos enseñaron que la sociedad es un cuerpo cuyas células es cada una de las casas de nuestro vecindario: ¿La Internet nos está informando sobre la gravedad de la metástasis que esta vecindad globalizada está padeciendo? ¿Está la red mostrando las pruebas a aquellos padres que aún creen que instruyen bien de que son un completo fracaso como mentores? Todo lo contrario. Hoy los medios de mala-comunicación nos venden la idea de que buenos hijos de buenos padres -con su buen ejemplo- están generando excelentes noticias que harán cambiar al mundo para mejor: Messi cada día se destaca más y (¡gracias a Dios!) no se ha lesionado; Gadafi fue víctima de un juicio justo y ahora reinará la “democracia ideal” en Libia; Lady Gaga (batiendo record de seguidores en la red) superó a Angelina Jolie anunciando que adoptará 3 niños de Asia, Chávez vence al cáncer uniendo a Latinoamérica en la cumbre y trae a un concierto multitudinario a los ganadores del Grammy, Calle 13, una banda que con su “letrilla comprometida” (que no es otra cosa que “canto de propaganda”) nos conduce no a una calle de mala suerte sino al mismísimo callejón sin salida en donde reverbera la sempiterna e inseparable compañera de la revolución: la música. Por ello Octavio Paz (quien sin duda criticaría a Calle 13, ya que sentía repugnancia por aquellos artistas que se ponían al servicio de ideologías, “oscilando entre el maniqueísmo del propagandista y el servilismo del funcionario”) comparó a las revoluciones con las fiestas populares: “Un estallido de alegría y desamparo, un grito de orfandad y de júbilo, de suicidio y de vida, todo mezclado”… Sí, no lo olvidemos (ningún gobierno lo olvida), para “la fiesta de las balas”, para toda “comparsa” (sea política o religiosa) es imprescindible la charanga.

Ahora mismo pienso en aquella comparsa de los años ochenta orquestada por el extraordinario ser humano llamado Michael Jackson (un ejemplo a seguir como Elvis, Lennon, Cubain y tantos otros grandes músicos que dejaron una gigantesca herencia a sus familiares, que movidos por “un impulso generoso” abren fundaciones de ayuda social y son cada vez más ricos), que junto a los mejores y más adinerados cantantes de los Estados Unidos desgastaron sus gargantas por los hambrientos niños del África. Pienso también en sus homólogos latinoamericanos, orquestados por Julio Iglesias, que hicieron lo mismo, lo mismo, siempre lo mismo (tanto que ya es un tópico, pues hasta Shakira cierra sus conciertos con la canción del pasado mundial y grita repetidamente ¡Todos somos África!) Pero pienso sobre todo en estas dos cosas: ¿qué será de las vidas de aquellos niños a quienes se les dedicó tan bellas letras y de qué habrá servido tantas canciones para aminorar tantos males que en estas pasadas décadas han ido en franco crecimiento? Qué fácil es hacer revoluciones de tarima en tarima, de avión en avión, cobrando miles de euros y descansando en camas 5 estrellas.

Para todos aquellos que aman la música e idolatran a cantantes abarrotando los estadios (principalmente los conciertos de los canta-autores revolucionarios, cubanos o no cubanos, ganadores o no del Grammy) les invito a poner oídos a estas letras del gran escritor Manuel Ballesteros: “La música es el espacio en que se acuña una mentira viva. En su éxtasis se teje una presencia pasajera, huyente, simplemente efímera, dejando huellas de un éxodo, de esos demonios pasajeros que cantan y nos empujan a mover los perfiles del no-ser; la fantasía traza seres en los que se desvela la índole fenoménica del mundo. Las palabras que suenan con su música opaca, o las que se deslizan suscitando un cantar, son apariencias, son soplos de espíritus perceptibles que brotan de vacíos de sustancia. De ahí, que acarreen lo nocturno y la muerte”. Perfectamente podríamos aplicar estas palabras a muchos otros sonidos: al rugido del gol de Iniesta que le dio la copa a España, al grito silencioso de los norteamericanos por la segurísima desaparición de Bin Laden, a las consignas de los partidarios de los estrenados presidentes que están posesionándose en el planeta, incluso al clamor del pueblo de Haití en espera de la prometida ayuda de los gobiernos internacionales. ¡Pero el espectáculo debe continuar!, mientras tanto, “El continente se vuelve irrespirable. Sombras sobre las sombras, sangre sobre la sangre, cadáveres sobre cadáveres: la América Latina se convierte en un enorme y bárbaro monumento hecho de las ruinas de las ideas y de los huesos de las víctimas” (Octavio Paz).

A diferencia de la música, ¿saben qué hubiese cambiado verdaderamente el curso de la historia?: los actos de renuncia absoluta. Actos como, por ejemplo, que Juan Pablo II hubiese escogido peregrinar por el mundo -sin papamóvil ni séquito- tras renunciar al Vaticano, o que Mel Gibson hubiese entregado a los pobres los 500 millones de dólares que ganó con La Pasión de Cristo y caminara por los pueblos predicando con el ejemplo (quizás hubiese evitado su alcoholismo y el reciente juicio por maltrato que su esposa le entabló) ¿Qué, todo esto que digo suena a un imposible?… Pero, ¿no es lo imposible lo que precisamente hace un revolucionario? Si vemos con lupa confirmaremos que durante dos mil años lo imposible no lo hizo ningún personaje famoso de la historia, sólo Jesús. Lo asombroso es que también aseveró que cualquiera que tuviese su misma fe haría mayores cosas de las que él hizo. Tendremos que buscar esa fe con urgencia y hacerlo  nuevamente algunos de nosotros.

GD Star Rating
loading...
CALLE 13/ LA RUINA DE LAS IDEAS Y LA MÚSICA DE LOS INDIGNADOS, 3.8 out of 5 based on 12 ratings

18 Comentarios

  1. No totalmente completo, a este articulo le faltó una imaginación así como donde el dictador Raul Castro, abandone el poder, y convoque a elecciones pluripartidistas y democráticas en Cuba.

    A Ahmadineyad respetando los Derechos Humanos. A Putin y Medvedev ofreciendo disculpas por lo que le hicieron a Chechenia y a Georgia. A Hu Jintao reconociendo al Tibet. Al pueblo de China y a los militares exigiendo libertad y democracia. A la dictadura de Vietnam y Corea del Norte renunciando a la tiranía, y llamando a la democracia… Y así hasta que las pilas o baterías de imaginación se descarguen…

    ResponderResponder
  2. Alejandro, he de recordarte que Jesús (si es que existió) ha sido uno de los personajes que más boom propagandístico ha habido en el mundo. Revolucionarios “sin heridos, sin plomo, sin engaños, sin daños colaterales, sin redes sociales ni recitales musicales” han sido cientos, pero anónimos, que no están en los libros sagrados ni en las enciclopedias.

    Los indignados no lo están porque “no les permite cambiar el coche viejo, o pagar la TV por cable”, sino por cosas elementales: porque no tienen trabajo, no tienen vivienda (porque se la quitaron al no pagar los intereses leoninos que les impusieron), jubilación (a los 67 años) y educación gratuita para sus hijos, entre otras muchas cosas, no por cualquier pendejada, como quieres mostrar acá.

    Si los ambiciosos corruptos “siempre existieron y siempre existirán”, ¿entonces para qué hace una revolución?

    Nietzsche, hasta donde yo sé, no fue ningún revolucionario, sino un filósofo, bastante confundido, por cierto.

    Que yo sepa muchos no llevamos en la sangre el mal de todos los acribillados, masacrados, mancillados, jodidos, oprimidos, muertos de hambre (literal), que ha habido en la historia, y si tenemos ese mal en la sangre no hay nadie que haga la revolución, ¿o sí?

    Quizá con lo único que estoy de acuerdo es con el último párrafo.

    ResponderResponder
  3. Yo creo que el movimiento de “indignados,” necesita un buen análisis. Pero aquí en Venezuela hay suficientes personas sin trabajo, problemas de delincuencia, gente viviendo en ranchos, arrimados en casa de familiares, alquilados. Venezolanos esperando y muriendo por una pensión del Seguro Social, (IVSS).

    Inflación, colas en Mercal, compra obligatoria de productos Mercal, “cuando no hay desabastecimiento en los Mercales.” Millones de Venezolanos esperando por una Ley de Política Habitacional, por un crédito bancario para comprar una casa. Un Ministerio de la Vivienda que es un nido de ratas. Aquí en Venezuela también hay estudiantes que tienen problemas para entrar a la educación “gratuita.”

    ¿Hay mas motivos de “indignación” en Europa que en Venezuela???

    ResponderResponder
  4. Cristianos enardecidos en Panfleto Negro!!! ahora si llego el apocalipsis

    ResponderResponder
  5. ¿la unica solución para el mundo abandonarlo todo?,seamos todos altruistas,salvemos al planeta pero de verdad,no como esas personas que no saben nada del verdadero sufrimiento y que,de paso,nunca podran hacer nada importante ya que la meta es superar a jesus en bondad y amor a la humanidad,que otro ejemplo se te ocurre?,el che?, ghandi?

    ResponderResponder
  6. Alla afuera hay heroes anónimos salvando vidas todos los dias de distintas formas inimaginables, nadie los conoce y a nadie les importa, se moriran y ni sus hijos sabran de aquel acto de bondad infinita que realizaron una vez. Por eso no creo en revolucionarios ni izquierdistas de ninguna clase o especie!

    ResponderResponder
  7. Que los actos revolucionarios no sean parte del espectaculo no significa que no existan, o que sean menos significativos. Revolucion del dia a dia. Los situacionistas fueron los primeros en observar que esto era lo mas importante.

    ResponderResponder
  8. Andreina, que tristeza me da leer comentarios como el tuyo, a todos aquellos héroes anónimos lo que los mueve es algo mucho mas valioso e importante que el reconocimiento público, algo que realmente es efímero y no te recompensa tanto como ver la sanación del enfermo que pudiste ayudar o la sonrisa del niño que pudiste consolar, de hecho, si relacionamos el artículo con tu comentario y vemos al gran revolucionario, Jesús murió en la cruz sin ningún tipo de reconocimientos, mas bien el desprecio y rechazo de un pueblo que solo recibió de Él buenas obras, todo lo demás vino luego de su muerte (y resurrección y ascensión al cielo, para los que somos creyentes) si lo que realmente deseas es reconocimiento público, prefiero mil veces que el mundo esté lleno de heroes anónimos a que esté lleno de protagonistas de reality shows en busqueda de reconocimiento

    ResponderResponder
  9. Menos mal que Jesús no dijo que el era un “revolucionario” porque si no, ¿quien coño aguanta a los fanáticos “Bolivarianos-socialistas-Fidelistas.”

    ResponderResponder
  10. ¿ Michael Jackson un buen ejemplo a seguir? que extraña mezcla entre moralidad burguesa y endiosamiento de un pedófilo. El desprendimiento fue una de la enseñanzas principales de Jesús (hay más felicidad en da que en recibir) pero insisten los mal llamados cristianos en acomodar todo lo que dijo el Nazareno a su propia comodidad, a su circulo de egoísmo puro y concentrado. “Yo no puedo cambiar el mundo” corean los borregos, siguiendo sólo el hedonismo como la única y verdadera religión. De Calle 13 no tengo comentario alguno. Los artistas son megalómanos por naturaleza, Jackson y René Pérez comparten egolatrías en épocas y lugares distintos. No faltará quien le eche la culpa a Chávez de lo que expusiste. Total siempre es más fácil culpar a otro. Radonsky (en caso de ganar) que se prepare para ser receptor de cuanta culpa exista.

    ResponderResponder
  11. salte el closet y atrevete sigue escribiendo asi, si es caso hasta ponle musica depronto algun dia te ganes un grammy sin querer queriendo con eso q escribes si q cambiaras la forma de pensar de la humanidad, tu si q eres un verdadero revolucionario pero ponle musica pa q lo seas en todos los aspectos

    ResponderResponder
  12. Tremendo pasticho mental tiene el autor de este artículo. Pregúntate a ti mismo ¿qué has hecho tu por cambiar este mundo?, ¿Quien eres tú para mancillar el nombre de Chavez?. También el otro miserable imbécil que sugiere incluir a Raul Castro conjuntamente con otros personajes. Lean algo de historia mediocres para que logren algo de entendimiento de la realidad actual del mundo, las causas reales de la creciente crisis ética y moral, los verdaderos responsables y representantes, los intereses a quien responden, la manera y medios con que de manera sistemática han ejercido y ejercen su dominio. Que básico, subjetivo e incoherente un análisis en el cual metes en un mismo saco a shakira, gibson, gadafi, chavez, lady gaga, bin laden, iglesias, entre otros.
    dices que ves y oyes más allá de lo que a simple vista se muestra! jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajajajajajajajjajaajja……., que no eres parte del rebaño! jajajajajajajajajajajajajajajajajjajajaja………
    Qué otra cosa se puede esperar de una persona que cree que un verdadero revolucionario es quien trabaja de modo personal. Despierta! no eres nada más que otra victima, títere del sistema de dominación cultural global.
    De pana, te sugiero estudiar más si pretendes tirártelas de filosofo. Y antes de atreverte a utilizar el nombre de Chavez, lee algo de él (su pensamiento y trayectoria de lucha política) que no sea a través de las mismas fuentes o medios de comunicación del cual crees que has escapado.
    Este mundo necesita más valientes como los de Calle 13, bravo por ellos, por su ejemplo e hidalguía. Su música expresa contenido social, conciencia de clase, rebeldía y calidad artística. Así lo acaban de demostrar con su nueva canción “multiviral” compuesta con Snowden. Escuchala antes de que la saquen de youtube y a ver si se te pega algo bueno. Pero me imagino que con lo perpicaz que eres seguro harás otro análisis por demás inteligente para decir que fue solo por popularidad.

    ResponderResponder
  13. Me dio la impresión de que Alvaro es una fan enamorada de Calle 13 y también un poquito bolimarrano… no mucho. No se. Tal vez no entendí bien. Voy a volver a leer otra vez sus deposiciones y quemarme la mitad del selebro convives. JAJAJA.

    ResponderResponder
  14. A los panas que presentan el pastcho mental jejejejejeje ponganse a leer que alguito les puede quedar. se vale indicadores, informes, programas y una que otra novelita. Algo que si hay q aprender para poder hacer analisis es despojarse de las frustraciones y complejos. Si no es asi, lo que tu crees que es analisis es pura paja

    ResponderResponder
  15. Realmente es el sacrificio del individuo la “salvación” de este mundo? La ley de identidad se posa sobre ellos llenandolos de contradición, mientras predican algo que con sus acciones no dan el ejemplo.

    El caso de Mel, alguien podria confirmar si realmente hizo la pelicula para mostrar al mundo la historia de Jesus o si realmente lo hizo por motivo meramente personal. La respuesta que me dara serán, que se esta contradiciendo por no salvar al mundo regalando dinero, o que es un egoista y ustedes estan disgustados porque con el fruto de su esfuerzo logró mucho, y que porlotanto es un egoista por no regalar esos frutos al mundo.

    Un hombre libre vive para SI mismo, y nadie debe obligar a vivir para otros.

    Al igual que los medios de comunicación que son LIBRES de transmitir lo que les de la gana. No somos lo que vemos.

    Quiero dejar en claro ese punto…

    En cuanto a Calle 13 y otros “revolucionarios” … Dicen ser libres mientras le besan las botas a gobiernos con exceso de poder. Les hace falta un buen libro de economia.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here