MI POBRE ANGELITO: LA MUERTE DE GADDAFI DE ACUERDO A LA IZQUIERDA DESESPERADA

8
80

PREÁMBULO

La frase dominguera:

La mala fe es la tendencia originaria del cogito pre-reflexivo.

Jean Paul Sartre.

 La mala fe descifrada:

La mala fe es esa mentira donde mentiroso y engañado se encuentran en el mismo lugar. La conciencia se engaña a sí misma, y pareciera que este autoengaño es la tendencia natural en los seres humanos. Es decir, cuando nos lanzamos con esa primera respuesta automática, visceral, es muy probable que estemos haciendo gala de nuestra capacidad para crear imágenes kitsch en la cuales podemos reposar de manera tranquila. De allí la importancia de la reflexión; sin ella terminamos creando un mundo simple; donde hay buenos y malos y donde es muy fácil tomar partido.

De acuerdo al filósofo francés, crear este mundo simplista requiere de una de dos operaciones:

a) se niega lo inmediato, para dispararse a mundos ideales o

b) se niega la transcendencia de los actos, para fijarse en el detalle concreto (omitiendo sus implicaciones)

En el primer caso se alucina con un bosque, aunque no haya árboles; en el segundo se ve sólo al árbol, dejando al lado la grama, los animales y, por supuesto, los otros árboles.

Gaddafi, Gadhafi, Kadafi -o cómo se escriba- en versión kitsch

Dejando a un lado el pensamiento conspirativo que genera este tipo de noticias, la cosa es que Libia se ha liberado de Gaddafi, Gadhafi, Kadafi -o cómo se escriba.

– La dictadura más larga del mundo árabe.

– La cuarta dictadura más larga del mundo desde 1900

– Un régimen de mano dura que, bajo ese pastiche ideológico del líder no lo pensaba dos veces para masacrar a su propio pueblo.

Y cierto es que los intereses por la liberación de Libia, fuera de Libia, no son desinteresados; como también es cierto que, en este caso en particular, Estados Unidos se mantuvo de bajo perfil, dejando que la colapsada Europa liderara la operación de apoyo a los rebeldes libios. En fin, un panorama complejo, el de un país lleno de petróleo azotado por un tirano, en un mundo con tensiones geopolíticas que resultan en el beneficio de los países que ya todos conocemos.

El panorama es complejo y ese parece ser el problema. Es más fácil quedarse con las frases de oposición a Estados Unidos que Gaddafi, Gadhafi, Kadafi -o cómo se escriba- utilizaba para justificarse, borrando el resto.

En un mundo donde la izquierda sigue colapsada (y me imagino que ahora poniendo sus esperanzas en el Occupy Wall Street) cualquiera que grite “Estados Unidos es malo” parece ganar inmunidad ideológica, y la legitimidad para acumular poder y abusar de su propia gente.

Siempre que escucho o leo a la izquierda desesperada me pregunto ¿Oponerse a Estados Unidos es intrínsecamente bueno? ¿Cómo es posible que esta idea tenga la capacidad de nublar el entendimiento y la reflexión? ¿De verdad es tanto el desespero como para sugerir que necesitamos atorrantes como Gaddafi, Gadhafi, Kadafi -o cómo se escriba- (o sus versiones caribeñas)? ¿Acaso no puede haber una izquierda sin asesinos?

¿No les da la materia gris a estos defensores de revoluciones ideales (léase que matan gente) para notar que es precisamente ese autoritarismo lo que genera, o por lo menos sostiene, las ideas de la extrema de derecha?

Libia se ha liberado Gaddafi, Gadhafi, Kadafi -o cómo se escriba. La izquierda desesperada lo llora con poemas enviados como correos electrónicos no solicitados.

21:10:2011 (Inicio definitivo de la guerra)

Hoy no hay más que una tristeza

del tamaño de la humanidad,

una tristeza del tamaño de la historia.

No cabe en ningún mar esta tristeza de hoy,

por muy grande que sea el corazón que crece siempre

entre las alas de la sombra,

porque no caben ni en el cielo ni en la tierra

el hambre y la miseria de millones,

el lento desierto definitivo que avanza,

las fauces voraces de los dueños del dinero

ni sus bombas

ni sus tanques

ni sus fusiles

ni sus antenas

ni sus micrófonos

ni sus cámaras

ni sus perros

ni sus gendarmes

ni sus capataces

ni sus baratijas

ni sus satélites

ni sus periódicos

ni sus lujos

ni su Dios.

Esta tristeza de hoy sólo cabe en un corazón

humano,

un conrazón sencillo y sangrante,

vivo,

que es tan grande como la humanidad

y tan grande como la historia

y tan grande como esta tristeza de hoy,

porque en su centro no deja de crecer el cauce

no de un mar sino de un río

que busca en su torrente la alegría y la justicia.

Es verdad que hoy no hay más que una tristeza.

Pero una tristeza que hace respirar

y latir más

y pelear

y resistir.

Porque la nuestra es una tristerza enamorada.

(In memoriam Muhamar Kadaffi)

 

GD Star Rating
loading...
MI POBRE ANGELITO: LA MUERTE DE GADDAFI DE ACUERDO A LA IZQUIERDA DESESPERADA, 4.6 out of 5 based on 8 ratings

8 Comentarios

  1. Hace poco lei por ahi (no preguntes donde) que el autoengaño es beneficioso en el aspecto evolutivo y por lo tanto la mayoria de las personas se autoengañan y a mayor autoengaño mayor Fittness evolutivo.
    el razonamiento es largo y algo complicado.
    a mi me convencio.
    de hecho me la paso mojoneandome a mi mismo, tanto que me lo creo.
    Creo que existe un tipo de personalidad Chavista, (para darle un nombre) que piensa que ellos solos tienen las verdad, eso lo veo no solo en la politica, si no tambien en la religion, o los deportes (arriba Barca) y para ellos todo es blanco o negro. buenos y malos.
    Y K(G)ad(d)afy es bueno, ya que tenia las mismas ideas delirantes que ellos, la OTAN es mala ya que no creia en el.
    Por ahi escribi un post llamado “Por una izquierda darwiniana” donde se replantea la idea de ser izquierda.
    de todas maneras me gusto

    ResponderResponder
  2. Sencillamente de locos.

    La adoración que le montan a estos bichos no es nada normal. Aunque sinceramente esperaba algo peor tipo “asesinaron a la luz del siglo XXI” o algo así. Resulta que salió un enternecedor lamento digno de un poeta cortesano.

    Y en realidad pienso que sí se dan cuenta que el apoyar revoluciones (asesinas) hace salir a los fantasmas de la reacción derechista. El detalla está en que su “cosmovisión” lo considera necesario para muchas cosas, inclusive para el avance histórico y la “salvación” de la humanidad. Lucha de clases, le llaman.

    Solamente que por alguna curiosa razón los proletarios siguen siendo los “hermanos proletarios” aunque gobiernen las instituciones del Estado con puño de hierro y se pongan los mil y un títulos.

    ResponderResponder
  3. ¡Gracias a ambos por comentar!

    xluis: la teoría de “la memoria del pez dorado”. Si no nos autoengañamos no es posible el amor. No se si se le pueda dar estatuto evolutivo, en todo caso, bueno el cilantro pero no tanto, so pena de andar de amores con asesinos.

    Jesús: das en el clavo. No entiendo esa necesidad de tener “elegidos”. Creo que es la consecuencia de esa infantilización y anulación que surge cuando solo se miran estructuras (“la t.v. es mala”, pobres de nosotros que no podemos resistir ese “lavado de cerebro”). Quizás se ganan ese derecho a manipular vidas porque “mejor que nos joda uno de nosotros que la tv o el FMI”. No se, por dónde lo mires es simplemente patético.

    ResponderResponder
  4. A la revolución le hacen falta revolucionarios y no resentidos sociales y amargados envidiosos. Eso es de cajón. Pero la realidad ha demostrado que podemos simplificar al absurdo nuestra cosmovisión, llevándola al nivel de cualquier comic book. A veces me parece que la manera de ver el mundo de mis amigos de la izquierda esta mas cercana a los fanáticos de Star Wars que de auto proclamados científicos sociales. Y hasta supongo que Marx se revolca en la tumba porque el materialismo dialéctico quedo para analizar a Darht Vader y no a las relaciones político económicas que rigen el mundo. Hace rato descubrí que echarle la culpa a EEUU de todos nuestros males es mas sencillo que buscarle soluciones y esa mala costumbre nos lleva a pensar que cualquiera que diga lo mismo es bueno, aunque sea evidente que es terriblemente malo. Otra aspecto que no se puede obviar es que todos somos permeables ante la publicidad. A unos les gusta la publicidad capitalista y a otros la publicidad socialista. Y como toda publicidad crea héroes de la nada porque los usuarios van llegando a la información, es evidente que los novatos de la revolución nunca oyeron hablar de “como se escriba”, como tampoco oyen hablar del “como se escriba” de Corea del Norte ni de su antecesor padre. Y lo peor es que el motivo del discurso de izquierda siempre esta al nivel de la necesidad de los pueblos, pero muy lejos de aplicarse cuando es necesario porque no hay revolucionarios sino resentidos y envidiosos.

    ResponderResponder
  5. Si en el pasado la izquierd eraba conocido por buscar la igualdad social, hoy en dia la izquierda necesita de la derecha para justificar su existencia ya que para ellos es mas facil echar pestes a los ricos que en luchar por la igualdad social.

    ResponderResponder
  6. Es cierto que la izquierda carga una retahíla de pajúos, igual que la derecha arrastra una pila de xenófobos retrógrados. La pregunta es, ¿a quién le interesa (o se toma en serio) lo que dice un bobolongo con una franela del Che?
    Christopher Hitchens acaba de sacar una recopilación de ensayos en los que aclara muchas de sus posturas. Él se define como siendo “de izquierda” y fue uno de los más duros críticos a Gadaffi y uno de los más incipientes voceros por una intervención en Libia.
    Así que no sé, supongo tenemos referencias distintas. Pero si de criticar idologías se trata (un ejercicio sano que aplaudo), me parece deshonesto (no que sea tu caso, digo en términos generales) afirmar que la derecha tiene lumbreras como Hayek o Mises mientras que la izquierda son todos unos mamarrachos porreros con el nivel intelectual de Manu Chao. Igualmente, creer que la izquierda son todos intelectuales europeos preclaros y que la derecha son todos una manga de racistas nacionalistas, es hacerse con la misma deshonestidad.
    Así que si lo que quieres decir es que hay gente tan perdida en la vida que apoyó a Gadaffi, pues sí, tienes toda la razón… Sobre algo carente de interés. Sí, idiotas hay muchos, algunos hasta escriben poemas. ¿Y?

    ResponderResponder
  7. krisis:
    ¿Y? bueno, y nada. A mí me llegó un poema cursi que me acatarró las que te conté y escribí un post. Igual que tú, según parece, cuando leíste mi post y decidiste comentar. Briznas al viento que no cambian nada, pero que al menos nos dejan una sensación de catarsis momentánea.

    Comparto tus ideas sobre la crítica a las ideologías y la mistificación de los de izquierda(s) y los de derecha(s) y, definitivamente, no estoy en esa categoría que lo ve todo en blanco y negro. Es solo que, como bien captas, este es un post fatuo; algo así como los comentarios sobre los vestidos de las misses durante el “Magno Evento de la Belleza Venezolana”.

    Saludos.

    ResponderResponder
  8. Saludos, Chamán. Gracias por la aclaratoria.
    La verdad que lo más interesante de todo el asunto ha sido la histeria colectiva venezolana, que cree haber ganado una batalla contra no se sabe muy bien quién, con el derrocamiento de Gadaffi. Porque en el resto del mundo la condena a su régimen era unánime, los pedidos de intervención, respaldados por todos. Siempre hay unos cuántos locos por allí en la periferia, claro está, que dicen cosas “controversiales” a ver si suben en las encuestas, pero para cualquier persona que no esté al tanto de las ridículas posturas de política internacional de Venezuela, este post no tendría mucho sentido, ya que, repito, más o menos del Delta del Orinoco pá’llá, nadie, de izquierda o derecha, ha defendido a Ga-Daffy Duck.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here