Steve Jobs/1955-2011: Un Legado en Discusión

9
478


El mundo despide a Steve Jobs,uno de los grandes de la historia contemporánea,y como tal,un personaje capaz de despertar sentimientos y pasiones encontradas.
Los fanáticos se prestan a canonizarlo por sus múltiples aportes al campo de la investigación tecnológica.
Los críticos no olvidan sus afanes monopólicos,imperiales y personalistas,al punto de rediseñar el término “obsolescencia programada” con sus diversos aparatos.
Pero también fue un hombre de poder vencido por el cáncer.
Es irónico,triste pero cierto.
Aquí ni la fortuna ni el conocimiento te salvan.
Cojan dato en el PSUV.
Entonces la enfermedad y la muerte nos empareja a todos.Por ello,la noticia de la partida del genio paraliza al planeta entero.
Así,la mediática debe cesar con su fiesta y rendirse ante la cruel evidencia de la finitud de la vida.
En algún lugar del cosmos,los padres del existencialismo gozan del espectáculo y ven corroboradas sus ideas en el seno de la cultura de masas.
Yo crecí con las computadoras del señor de las sombras y vivo rodeado por montañas de sus inventos.Algunos ya no sirven para nada.Otros aguardan por mi atención.
De algún modo,algo de Steve se queda entre nosotros a través de su infinita cantidad de productos en serie, condenados a la extinción.
Quizás él era un mutante romántico como “Wall-E” y soñaba con un futuro donde la raza humana firmará una tregua con las máquinas.
Lastimosamente,su utopía es tan solo una ilusión de la ciencia ficción y cobra la forma,en la mayoría de los casos,de una pesadilla al estilo de “Terminator” o “Brazil”.
Por lo demás,nunca me gustó su Ipad, y a mi humilde entender, el Ipod condujo a la instauración de un pensamiento hegemónico y formateado,cuyo andamiaje benefició y perjudicó a la música al mismo tiempo.
No soy quien para negar sus valiosas contribuciones a la comunidad global.
De igual modo,tiendo a ser escéptico frente a la idílica visión de su oficio.
Sea como sea,le deseamos un buen viaje y una mejor discusión de su legado.
Descanse en paz.

9 Comentarios

  1. La principal debilidad a este artículo se la encuentro en el enfoque en los ‘productos’. La mayoría de nosotros (incluídos casi todos los competidores de Apple) no podemos ver más allá de nuestro fetiche por los objetos. Para Jobs el centro del asunto nunca estuvo en el hardware, sino en el software y, por ende, en la experiencia.

    Esta es la razón por la cual definió el paradigma de las interfaces de usuario en 1984 y lo hizo de nuevo en 2007. La respuesta del resto de las empresas no ha sido más que seguir el camino trazado por Jobs, en ambas oportunidades.

    El hardware no es más que el medio de acceso al sofware, tal y como él explica en este video:
    http://youtu.be/dEeyaAUCyZs

    Mientras tanto, las empresas tecnológicas siguen ofreciendo miles de gadgets con una lista gigantesca de especificaciones que a nadie (a parte de unos pocos geeks) le interesan y proveen una experiencia de usuario de 2da categoría. Y lo digo con pleno conocimiento de causa, como usuario de Android que soy. Android es como un familiar feo y bruto de iOS.

    They just don’t get it.

    http://youtu.be/MGMsT4qNA-c

  2. Por cierto me sorprende que no hayas incluído el impacto de Jobs en el cine a través de Pixar.

  3. Por otra parte, entre los defectos de Jobs encuentro, como buen hijo del capitalismo del Siglo 20, su deseo de entrar en un mercado y dominarlo completamente, de cabo a rabo, con puño de hierro. Esto se puede ver claramente en su 2da etapa con Apple. Con el ecosistema iPod – iTunes prácticamente puso de rodillas a la industria de la música y probablemente termine haciendo algo parecido con la TV (post-mortem).

    En su búsqueda por una integración y funcionalidad excelente, también garantizó la unificación y el control de todas las piezas en el proceso, desde el proveedor de partes hasta el consumidor final. Logrando en el camino, los más altos niveles de rendimiento de todo el sector tecnológico.

    Esto representa obviamente una enorme amenaza en cuanto al acceso a la información. Y ya lo podemos ver expresado en la censura de Apple a algunas aplicaciones de iPhone y iPad.

  4. Un artículo con insultos rebuscados, “capitalismo salvaje”, con simplificación de la vida de un genio como lo fue Steve Jobs. Mientras en América Latina nuestras mejores empresas son del Estado, en los países desarrollados son los privados los exitosos, la única forma de salir de la pobreza es mediante el capitalismo, ha muerto uno de sus grandes promotores y fiel el ejemplo de que cuando se quiere se puede obtener lo que sea, quizas Apple en la Venezuela de adecos y chavistas no hubiera existido por todos los controles.

  5. ¿Quién habla de capitalismo salvaje?¿Y cuáles son los insultos?Deberíamos ser menos políticamente correctos.No se trata de un dios.Fue un ser humano con virtudes y defectos,como todos nosotros.

  6. El colega Xavier Fernández dedicó esta proto-nota:
    http://xavierbfernandez.blogspot.com/2011/10/los-trabajos-del-santo-jobs.html
    “Surgió así la religión de los maqueros, la primera religión nacida de las entrañas económicas del capitalismo, que cuenta con sus templos (las AppleStore, donde los fieles no van a comprar bienes o servicios que necesitan, sino a “tener una experiencia Apple”), su color sagrado (el blanco, por supuesto: el color de la pureza celestial, de la túnica de los druidas y de la sotana del Papa), sus reliquias de culto, siempre con una i minúscula delante (iPod, iPhone, iTablet), y su mesías de icónica imagen que cada poco tiempo pronunciaba un nuevo sermón de la montaña para donar a los fieles nuevas revelaciones de su sabiduría y algún otro cacharrito que sería imprescindible que compraran si deseaban ser contados entre los elegidos”.
    Apropiada para enriquecer la discusión. Coincido con muchos de sus planteamientos.
    Saludos

  7. Así como a Steve Jobs se le debe reconocer su legado, que estuvo lejos de ser insignificante, también se debe recordar sus defectos, porque parece que todo el mundo se olvida de los defectos de los recién fallecidos (sin ir muy lejos: CAP). Yo en particular siempre aborrecí ese fanatismo hacia los productos Apple, llámese iMac, iPod, iPhone, etc., de hecho jamás he tenido un producto con el logotipo de la manzanita, aunque eso sí, no dudo de la excelente calidad de los mismos. Comparto el punto de la “obsolescencia programada” y sobre todo el punto que expresa El Warholio en su primer comentario sobre la importancia del software y la “experiencia” como tal. El hardware es sólo una fachada, bien atractiva en todos los productos Apple, lo que no es casualidad, pero fachada al fin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here