El venezolano en decadencia

2
67

 


 

“El individuo educado es aquel que reconoce la legitimidad de toda ley que le impone un comportamiento admisible y aceptable por todos, es decir un comportamiento racional y razonable. Pero es también el individuo que captaría la ilegitimidad de toda ley que le impusiera no respetar a la persona de otro como a sí mismo, que le obligase por ejemplo a considerar tal o tal otra categoría de seres humanos como a simples cosas”.

Patrice Canivez.

Es evidente que para el venezolano de hoy día, el elemento cultural creador y orientador de todo principio de identidad -individual y social- no se encuentra definido, aún no parece estar tomando forma. Cada vez que elegimos la posibilidad de congeniarnos socialmente como seres deliberantes, razonables y responsables, padecemos de muchos inconvenientes, incompatibilidades, que muchas veces nos conducen a recrear acciones improductivas socialmente. Debido a una especie de impulso individual que reniega la posibilidad o posibilidades del entendimiento, el respeto, la cordialidad y la recreación de ideas colectivas que busquen armonizar a términos relativos pero, estables, el objeto primordial de la política: (la capacidad de organizarnos, buscando como valores el entendimiento, la tolerancia, la crítica, la posibilidad de sentir y creer que convivimos entre Primus inter pares).

Tomaré algunas variables que considero fundamentales porque creo que a partir de las mismas es posible dar gesta a cambios que pueden marcar la diferencia y, encumbrarnos  hacía mejores destinos.  Como pináculo del problema se encuentra la democracia. En realidad cómo es concebida la democracia por los venezolanos, si observamos en ello, desde una matriz postmoderna; democracia no significa solo someternos constantemente a procesos electorales, tampoco radica en el hecho de la existencia de unas instituciones que operantes en su conjunto recreen un Estado, podemos tomarles de complementos más no de un todo. Bien, considero que el hecho democrático se manifiesta en la capacidad cívica que desarrolla la ciudadanía, al momento de respetar y asumir las realidades limitantes de su conducta; es decir que cada sujeto activo conozca y piense que debe aceptar la convivencia social bajo un margen de tolerancia, concertar y negociar soluciones, acatar las leyes socialmente impuestas, , reconocer la existencia de pensamientos y acciones a fines, pero también luchar por no vulnerar la posibilidad de ser distintos, de pensar diferente en mejores palabras saber ser un ciudadano.

La política es mi segunda variable a tomar en cuenta. Históricamente si tomamos como referencia las experiencias acaecidas durante gran parte del siglo XX, es fácil observar que estuvimos y seguimos estando dominados, corroídos, por una errónea praxis e interpretación de la política. Aquí se ha implementado y se pretende seguir haciéndolo, una política cuyo lenguaje dista mucho que ver con la democracia a través de modelos de orden social represivos, sistemas económicos impuestos cuyos resultados deficientes han traído grandes crisis sociales. Sin olvidar lo más grave, las ideologías que nos han querido imponer, que nos muestran una sola posibilidad, una verdad, una única y absoluta respuesta que logrará traer la fórmula definitiva de la felicidad y acabara con todos nuestros problemas. Se ha querido jugar con una política, apelando a una razón absoluta, cuyo resultado alimenta la intolerancia, generando brechas de imposibilidad para la conciliación; el debate que debe darse en el plano de las ideas bien fundadas tanto científica y valorativamente y, no tratando de abrazar la verdad disfrazándola de mentira y de pobres argumentos que apelan al oído del ignorante.

Visto de este modo, si tomamos a manera de ejemplo las acciones de los individuos que integran nuestra arena política, con intenciones de optar, o de seguir ejerciendo las riendas del gobierno, son obvios lo grandes inconvenientes padecidos entre las fuerzas políticas, al momento de procurar y diseñar un modelo de país que se ajuste al beneficio de todos. La parte oficial y su contraparte, no comprenden la democracia, ya que sus partidos y dirigentes ponen en puesta de escena, un enfrentamiento de verdades, modelos, sistemas y tipos de sociedad que en realidad no están siendo discutidos bajo los términos y exigencias que en realidad el país necesita(la verdadera democracia comprende que toda idea planteada puede ser sometida a crítica y a revaluación). De muestra un botón observen las jornadas titánicas e improductivas llevadas a cabo en la Asamblea Nacional (mediatizadas hasta el exceso), en donde nuestros representantes legislativos hacen gala de elucubraciones que en nada tienen que ver con la realidad del país, contrariamente pululan el irrespeto, la imposición, la intolerancia y la incapacidad de representar la gran responsabilidad de llevar tan digna magistratura, (el debate es la mejor opción estamos de acuerdo, pero que el debate sea con argumentos, tolerante ante todo, de nivel intelectual y con mucha responsabilidad). El jefe de Estado hace caso omiso de los principios democráticos diariamente, aún así, se autocalifica de gran demócrata. Acaso es demócrata el que agrede verbalmente a su adversario, aquél que no ha estado nunca dispuesto a un debate, el que apelando a un pasado histórico correspondido o no, califique, sentencie, a todo aquel que haga oposición, con apelativos insultantes (escuálido, vendido, asesino, corrupto y demás…). Yo me considero una persona opositora al gobierno lo cual lo expreso sin ningún inconveniente sencillamente no estoy de acuerdo con muchas de las ideas que se proponen y disponen para el país, pero eso no me hace entrar dentro de la gama de descalificaciones que diariamente son bombardeadas a través de los medios de comunicación o algún acto político. Acaso el mandatario y los liderazgos políticos que hacen vida en el país,  no han caído en cuenta o no quieren entender que como ciudadanos hacemos parte de una serie de posibilidades que nos permiten participar y escoger las preferencias que sean de nuestro mejor agrado, sin tener que ser etiquetado o sometido a continuos lavados cerebrales?. ¿Todavía creemos que esto no surte efecto negativo psicológicamente en lo que a las masas se refiere? pues resulta un daño grave y en muchas ocasiones  muy difícil de revertir. Bien lo dijo Gandhi “Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego”.

El ESTADO es otra variable inapelable. La función de nuestro ESTADO actualmente en muchos aspectos es acéfala, haciendo recuento de pasadas experiencias, ha sido condición Sine qua non en  toda sociedad que ha pretendido alcanzar ciertos niveles de progreso y cohesión social, la necesidad de hacerse del uso de un ordenamiento jurídico estable, rígido, fiable, los más imparcial posible en lo que ha concepción de  justicia se refiere, sin que esto, de a pensar, que no vayan hacer respetados y asegurados los derechos humanos tan fundamentales. En Venezuela se maneja una especie de criterio de impunidad social por parte de las instituciones encargadas de impartir justicia y orden, ya que se flexibiliza el control social que se tiene hacia los ciudadanos, esto parece crear en la mente de muchos venezolanos, la sensación de que pueden violar, transgredir lo legalmente estatuido sin que exista sanción alguna que pueda coartarle sus acciones; esto produce indudablemente a medianos y largos plazos, hábitos sociales con diversas distorsiones, que atenúan la profundidad del problema. Cabría agregar que no viene al caso, la falta o la incapacidad de los elementos estructurales (instituciones), que servirían de añadidura; solamente trato de exponer una opinión más psicológica o conductual a forma genérica sobre el tema.

Existe un abanico de posibilidades, que pudieran dar cabida a reformulaciones novedosas y provechosas que generarían dinámicas de cambio, la educación es una, no solo la educación vista como aquella que forma al ciudadano profesionalmente para que este tenga mejores capacidades en el campo laboral, me refiero tal como lo expresa Fernando Savater en uno de sus ensayos filosóficos más ricos en propuestas (El valor de elegir). “La educación formal; es decir la provista por el sector público, debe de estar complementada con otro tipo de herramienta educativa que es la Educación Cívica, la encargada de enseñar a cada ciudadano, en aprehender a convivir socialmente con sus semejantes, de esta debe derivarse la educación política (formación política), que he eduque a los ciudadanos en lo que respecta a la enseñanza y aprendizaje de los asuntos de gobierno, (…)”.

En complementación con esta idea que parece ser a la vista sencilla, pero de inmenso alcance, agregaría que deben ser diseñados programas educativos que tomen tales preceptos de formación y sean socialmente exigidos como complementos de adiestramiento, dentro del proceso de humanización, en el que deben fortalecerse los valores éticos y morales, como también los democráticos, para que el ciudadano pueda dar cuenta de cambios en la dinámicas asumidas socialmente. Es fundamental la presencia organizadora del Estado no solo en su papel de interventor y ejecutor en los proyectos sociales sino también de máximo garante de las condiciones –optimo Iure-, hacerle entender al ciudadano que tiene la capacidad de exigir sus derechos, pero también de reconocer sus deberes y que para ello existen limitantes, canales y mecanismos para que la convivencia social sea llevada a cabo bajo condiciones de seguridad y estabilidad.

Así el ciudadano podrá sentirse mejor inculcado y, preparado para deliberar con gran conciencia política y cívica, para cooperar en la construcción del país que anhelemos todos, no unos pocos…

Con estas palabras de Einstein me despido” Mi ideal político es el democrático. Cada uno debe ser respetado como persona y nadie debe ser divinizado.           

GD Star Rating
loading...
El venezolano en decadencia, 4.0 out of 5 based on 4 ratings

2 Comentarios

  1. las sesiones en la Asamblea son una perdida de tiempo, solo se dedican a sacarse trapitos que finalmente no llegarán a nada…

    sonaré simplista, pero los políticos que nos gastamos solo les interesa formar parte del Estado, la empresa con dinero en el país, y con mayor corrupción..

    Savater es metal ./,,/

    ResponderResponder
  2. Gracias por comentar. Cada vez que veo las sesiones de la Asamblea me monto unas cotufitas y el respectivo refresco y me figuro que estoy viendo una película cómica de bajo presupuesto que te puedo decir…

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here