En aquella ciudad


En aquella ciudad, las casas estaban hechas de aliento, el empedrado de brisa, la gente de colores nítidos e intangibles, las voces eran prestadas, la memoria un invento, la fantasía un ardid… sin embargo la maldad y la bondad acontecían de veras.

Allí, un hombre escribió en un muro la frase siguiente: ¿Dónde estás? Así, sin prólogos o conclusiones. No había con aquella pregunta, otra que dijera ¿Cómo estás?, o alguna explicación de porqué, aquella noche, hacía ya casi un mes, él no había acudido a la cita.

Era la tercera vez que pasaba. ¿Cuánta malicia podía anidar un corazón, capaz de dejarla colgada reiteradamente?  Ella, mordió sus uñas, sintió el esófago reñir con el aire, y su suéter de lana recibió dos lágrimas, que despertaron a las ovejas esquiladas antaño para obtenerlo. Los borregos, dolientes por su desnudez, aparecieron en el cuarto, llenándolo de ojos ávidos.

¡La paciencia de la mujer se había agotado! Pero a diferencia de otras veces, su cólera se fue desvaneciendo, distraída por las ovejas. Las más cercanas se restregaban contra el suéter, reconociendo la antigua lana que las había cubierto. El resto se fue recostando sobre la alfombra mullida, inmensamente peluda y blanca, se sentían en casa!

La primera noche que él la había dejado esperando, para poder conciliar el sueño, ella se había puesto a contar estrellas, la segunda recurrió al lugar común de contar ovejas, pero esta tercera vez el mundo se había girado. Ahora ella, estaba en un lugar común con las ovejas, y eran estas, las que le contaban sus historias. Historias que la pasearon por pendientes muy empinadas, por el borde de varios abismos, sobre la hierba húmeda y entre rocas nevadas, hasta que el sueño la venció.

Al día siguiente, la mujer se despertó con los ánimos como un cordero, los animales se habían marchado, y ella sentía deseos de escribir en el muro. Encendió el ordenador mientras hacía café y escribió:

Ha sido mi error pensar que un mundo virtual, podía ofrecerme asideros. No me busques más.

La mujer apartó la mirada del ordenador, abandonó la silla y abrió la ventana. La gente auténtica como ella, estaba allí, en el mundo real. Una anciana cruzaba la calle como un caracol antiquísimo, dejando una huella de sapiencia, un niño con una gorra desgastada y apenas un par de dientes, sonreía a un perro atado a un poste, una joven se acomodaba los senos dentro del sujetador y ponía el escote de la camisa en su sitio, un guardia urbano se fumaba un cigarro y acariciaba su barba…

Ella pensó- Dios cuántos episodios están cobijados en la anciana, bajo la gorra del niño, en los bustos de la joven, entre la barba del guardia!

La cafetera sonó, con ese balbuceo que hacía días la mujer había dejado de escuchar, por estar tan pendiente del ordenador. Le pareció un sonido sublime, casi un himno que le incitaba a salir, a establecer contacto cara a cara con las personas, a pesar del riesgo que aquello implicaba. No quería ampararse más tras la pantalla, escudo triste de ciber-guerreros que blanden teclas y olvidan su propia aventura, ¡la de vivir!.

Título del relato: En aquella ciudad © ®
Título del dibujo: Abriendo la ventana (técnica mixta) © ®
Relato y dibujo de Isabela Méndez

Este cuento forma parte del disco “Cuentos al vuelo”, en donde todos los cuentos son de la autoria de Isabela Méndez y la música del mismo fue compuesta, interpretada y grabada por Gaddafi Núñez.

GD Star Rating
loading...
En aquella ciudad, 4.2 out of 5 based on 35 ratings

Isabela Méndez

Escritora, actriz, narradora oral y cantante venezolana

Más posts - Website


TwitterFacebook

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

Publicaciones relacionadas

4 Comentarios

  1. Jenifer J. dijo:

    Bravo.

    Bravo por las estrellas, por las ovejas y por la palabra que recuerda. Después de escribir esta nota, cierro el ordenador y me voy a la calle. Allí hay una anciana…

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Ana Aragon dijo:

    Las cafeteras siempre han tenido la virtud de devolverme al mundo real. Hoy un ordenador me ha traìdo tu relato, asi que… Viva la informática!!!! Exquisito tambièn el dibujo.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Tana dijo:

    Me pregunto qué poder tiene el aroma a café que siempre nos despierta y nos devuelve a la vida! Por que… en eso consiste la vida, no?: en abrir ventanas, abandonar las sillas…

    Tana

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Maria E. dijo:

    Hola Maria Isabela

    Gracias a una computadora lejos muy lejos de donde tu lo escribiste, lei tu cuento, Bello! maravilloso como otros tantos de tu autoria.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top