RELIGIÓN, POLÍTICA Y DESARROLLO COMUNITARIO: EL PASTICHO A LA VENEZOLANA

15
88

 

Si algo encabronó a la comunidad LGBT venezolana, de la lamentable publicación en Notitarde el domingo 17 de Abril de 2011, fue la amenaza de muerte lanzada por la Arquidiócesis de Valencia. De acuerdo a la cita central en la diagramación del mencionado artículo:

Si alguno se juntare con varón como con mujer, abominación hicieron; ambos han de ser muertos, sobre ellos será su sangre (Lv 20: 13).

Si eso no es una incitación al odio, pido al Pbro. Miguel Romero que me de la etiqueta que, de acuerdo a su parecer, debo usar para referirme a esta frase asesina tan directa.

En todo caso, el impasse ha dejado en evidencia varias cosas importantes, las cuales paso a enumerar:

  1. Internet es una herramienta útil para aplicar uno de los mensajes de Amnistía Internacional, a saber, si hay testigos es más difícil que los actos violentos lleguen a su realización.
  2. En este sentido, las redes sociales son cruciales a la hora de articular la comunidad LGBT en Venezuela la cual, finalmente, comienza a cristalizar.
  3. La posibilidad de llevar a cabo este 1×1, en el que a cada estupidez lanzada por la iglesia católica se le opone la respuesta en cambote del colectivo, tiene un peso importantísimo para limitar el abuso y la violencia simbólica que provienen de una institución que aún no es consciente de los límites dentro de los cuáles debe mantenerse.
  4. Tal y como demuestran los comentarios a mi artículo previo, así como la respuesta de xluis, existe una gran confusión respecto a términos como agresión, violencia, dominación, resistencia y lo que se entiende por consenso en un escenario democrático.

Antes de pasar a los dos últimos puntos que quiero reseñar, me permito poner algunas definiciones:

La agresión es por encima de todo, la energía que nos mueve (además de, o en conjunto con, la pulsión sexual – Y bueno sí, ya se que vendrá algún post cargado de sociobiología o vaya usted a saber cuál disciplina materialista para “deconstruir” este planteamiento). El bebé que se abre paso a través de la vulva, el gato que despedaza a un ave, el niño que muerde una manzana o se come un pedazo de carne… Ninguno de estos seres vivientes ejecuta la acción con cariño, precisamente. Hay un imponerse y, en ciertos casos, un destruir necesario, con los cuáles la vida se afianza y continua. En definitiva, sin la agresión seríamos vegetales, o estaríamos muertos.

Ahora, una cosa es agresión y otra  violencia. Un acto se torna violento cuando la aniquilación del otro sirve al mantenimiento de cierto status quo, cuando se ejerce sólo para mantener el orden existente; tratando de frenar el cambio o el movimiento que la vida parece desplegar como proceso. Así, violento es el intento de la iglesia católica por intentar conservar, luego de varios siglos de haber perdido la batalla, una posición que, como muestra la respuesta de la Arquidiócesis de Valencia (este será mi último punto) sólo existe en la cabeza de unos pocos sacerdotes.

A propósito de esto, una forma particular de violencia es la violencia simbólica, bien estudiada por sociólogos como Pierre Bourdieu, donde el intento de aniquilación se hace a través de las palabras, de imponer al otro una definición que lo mutila y lo deja sin voz. De allí la obsesión de la jerarquía católica por enfatizar la idea de “desorden moral” en los homosexuales, o de botar espuma por la boca ante la aspiración de que las uniones entre personas del mismo sexo se llamen matrimonio. Lo que más aterra a los cristianos en general es que a los gays se les reconozca como seres humanos con voz y voto; como similares, a la misma altura ontológica y moral. En una palabra, seres con dignidad.

Precisamente por esto es que Benedicto XVI podría considerarse terrorista, pues usa la violencia simbólica, con zaña, en contra de un grupo específico. Lo hace de manera desubicada e impertinente, cada vez que puede, como pataleo de ahogado. De todas sus intervenciones (que comienzan formalmente con ese documento absurdo y ridículo, La Pastoral para el Cuidado de las Personas Homosexuales), su acto terrorista más evidente es el de difundir en un foro sobre medio ambiente la idea de que los homosexuales “atentan contra la creación”. ¡Le hablan de calentamiento global y miren con lo que sale el anciano! Si esto no es desespero, pues que alguien (¿Ratzinger, quizás?) me diga que etiqueta debo usar para referirme a este exabrupto.

Precisamente por esto es que surge la resistencia. Los intentos por frenar la dominación, es decir, esa violencia que lleva a los gays a ser colocados donde la iglesia católica pretende colocarlos. Y con esto cerramos el círculo. Si alguien te quiere ver muerto, no es precisamente con sutilezas que vas a defender tu vida o, por lo menos tu dignidad. Es con agresión, con la fuerza de la vida. Y sí los cristianos no jodieran la paciencia como lo hacen -joden, joden y joden-, tratando de convertir al resto del mundo a sus creencias, la comunidad LGBT no tendría por qué resistir como lo hace. Pues bien visto, sólo hay reacciónes para frenar la violencia religiosa.

Quizás esto es lo que descuadra a los observadores heterosexuales quienes, incapaces de empatizar con la opresión que el colectivo LGBT sufre, creen que tienen una respuesta “excesiva” que “promueve el odio”, cuando su intensidad es precisamente la que se necesita para frenar las pretensiones colonialistas de la iglesia de Roma. Friederich Nietzsche lo dice mejor en el primer capítulo del Zarathustra, De las Transformaciones del Espíritu: pero en la soledad del desierto, ese camello que lleva una pesada carga (la de la violencia simbólica que lo reduce en su ser) se transforma en león; él quiere conquistar su libertad como se conquista una presa y ser señor de su propio desierto. Quizás las mujeres, los negros, los aborígenes… cualquiera menos los varones heterosexuales, están en la posición para entender esto.

¡Así que incitación al odio mis polainas! A este ataque que se encubre como el amor de una madre que nadie llamó hay que oponerse con la furia de un león que, como dice el filósofo, usa “el santo decir NO” ante el abuso del dominador. No te acepto en la posición que crees que ocupas. Ubícate Ratzinger y ubícate Miguel Romero que las locas no son más los mariquitos tristes que se escondían en los armarios pensando que estaban enfermos. A cada burrada eclesiastica responderemos con argumentos y con leyes, leyes que son seculares y no católicas. Porque esto es lo que pasó en el incidente Notitarde- Colectivo LGBT, que nadie había notado que el camello es ahora un león.

Con esto paso a mis dos últimos puntos. El primero, la respuesta evasiva del diario Notitarde la cual, en pocas palabras, se lava las manos diciendo “no nos manden quejas a nosotros sino a los curas”. Me pregunto yo ¿donde queda el derecho a réplica? ¿Secundan la violencia simbólica y luego no se hacen cargo de su responsabilidad? ¿Por qué un espacio para la iglesia católica y no para los evangélicos, o los gays? Nietzsche tiene un nombre para este tipo de personajes, en el mismo libro; los llama pálidos delincuentes; seres despreciables que luego de matar no se sienten a la altura de su crimen; se horrorizan al ver el cuerpo y dicen “no puede ser, así no soy yo”. Pero bueno, no importa, ahora tenemos las redes sociales, podemos informarnos y armar el alboroto, aunque la respuesta que obtuvimos haya sido escueta. Algo es algo y por algún lado se comienza.

Finalmente, el punto más importante, a mi entender, es la respuesta desubicadísima de la Arquidiócesis de Valencia.

  1. “Sabiendo que la misericordia y el amor de Dios alcanzan cualquier clase y raza social”. ¡No nos interesa a donde llega esa fulana misericordia! Estamos en una sociedad secular y dentro de la iglesia lo que quieran; fuera de la iglesia, en el escenario social, respeto e inclusión de la diversidad sexual.
  2. “Exhorta constantemente a tratar con delicadeza y compasión a quienes posean esta condición”. ¡No nos interesa su lastima ni su condescendencia! Somos sanos, podemos ser felices, y lo vamos a ser mucho más cuando dejen de decir tantas estupideces. Nosotros tenemos voz propia y esa idea de los mariquitos tristes y llenos de angustias existenciales son el resultado de frases tan pavosas como la que cito en este párrafo. Los que salimos del closet y desarrollamos nuestra identidad sexual vivimos vidas plenas (no así los que llenos de culpa se meten al seminario).
  3. “…como hijos de Dios están llamados también a cumplir la voluntad del Padre en sus vidas”. ¡No pedimos que nos bautizaran! Por cierto, curiosamente, la iglesia se rehusa a aceptar los documentos de apostasía. Por otro lado, los que seguimos dentro de la religión católica, definitivamente, lo hacemos porque tenemos una idea de Dios distinta a la que nos quiere vender el Vaticano.
  4. “Nuestro trabajo es de Cristo y para Cristo, nuestra misión es lograr que todas las almas se salven y acepten el amor redentor del Señor”. ¡Basura! No queremos ser salvados porque no hay nada de qué salvarse. Esa salvación de la que hablan es válida solo para ese 17% del mundo que dice profesar la fe católica. De manera que la “acción pastoral” es una manera eufemística de llamar los intentos de dominación y colonización religiosa. Estamos en una sociedad secular y claro que tienen derecho a expresarse, no a pretender que la sociedad se rija de acuerdo a sus reglas. Nadie los obliga a abortar, nadie los obliga a tener sexo recreativo. Si tienen fe y siguen la biblia, los católicos sabrán controlarse ¿no? El punto acá es simple: no nos queremos regir por la moral cristiana ¿será que, finalmente, lo pueden entender y, por supuesto, aceptar? La comunidad LGBT exije su derecho a usar sus cuerpos como les venga en gana. Y ustedes no tienen ningún derecho, ninguno, de meterse en la vida de los demás, especialmente si ese prójimo no profesa la fe católica.

5. “La Iglesia como madre y maestra no desoye las críticas”. ¡Arribistas! ¿A estas alturas del siglo XXI, con qué moral pretenden ser madres, padres o guías espirituales? ¿Además, quién quiere una madre que condiciona el amor y hace chantaje emocional usando una idea de dios iracundo? Ubíquense, la iglesia católica en Venezuela y en cualquier parte del mundo es solo un sujeto social como cualquier otro, como los obreros, los estudiantes, o el colectivo LGBT (y den gracias a la tan mentada democracia, de otro modo estarían no al mismo nivel, sino más abajo).

A nadie le gusta perder sus privilegios, eso lo sabemos. ¡Pero hombre, que ya han pasado varios siglos desde que ocurriera la separación entre Estado e Iglesia! Ya como que es hora de superarlo, ¿no?

GD Star Rating
loading...
RELIGIÓN, POLÍTICA Y DESARROLLO COMUNITARIO: EL PASTICHO A LA VENEZOLANA, 2.8 out of 5 based on 9 ratings

15 Comentarios

  1. No había escrito nada , sobre tus post anteriores sencillamente porque me parecieron,que no poseían sustentáculo informativo para discutir sobre ello. Viendo los comentarios anteriores, no caeré en decirte en que fallas y en que no!, porque ya lo debes saber, lo que pasa es que no te haces consciente en ello. Escribes con suma hilaridad sobre este tema en contra de la iglesia tus razones debes tener, lo que si te recomiendo es analizar con más mente fría la situación y no desbocarte en reflejar en tu escritura tu aversión a la iglesia. Que tenemos que criticarla claro que sí, puedo decirte que soy uno de los mayores críticos de la iglesia, pero aún así soy Cristiano y tengo mis propias convicciones en cómo debo interpretar las ideas cristianas. Superpones el tema de tu condición sexual, como algo que está por encima de cualquier elemento diferente que pueda generar discriminación en la sociedad, estamos claros nuestra sociedad es muy conservadora referente a la tolerancia que puede practicarse con respecto a ciudadanos de diferentes tendencias culturales, biológicas etc..

    Los problemas que puedan tener ustedes como LGTB( Por favor alguien que me explique el significado de las siglas), no debes por lo menos tu focalizarlos al problema de la aceptación religiosa, porque si ya estás consciente de que la Iglesia católica no es la más idónea para brindar aceptación, pierdes tu tiempo en seguir y seguir y seguir hasta que haces un refrito del asunto con lo que puedes llegar a cansar con el tema. Organización y estar conscientes, que la batalla deben emprenderla es en el sector político, social con mayor ahínco y no en el eclesiástico, conseguirás mayores resultados, es más el primo de mi novia participa constantemente con la Iglesia Católica de hecho intento prepararse para ser sacerdote siendo homosexual, y por lo que nos comenta dentro de los seminarios abundan los homosexuales y buscan ese tipo de alternativas para tratar de escudar su condición bueno ahí si no entiendo el porque?….

    Con respecto al fragmento que extraes de “Zaratustra”:en la soledad del desierto, ese camello que lleva una pesada carga (la de la violencia simbólica que lo reduce en su ser) se transforma en león; él quiere conquistar su libertad como se conquista una presa y ser señor de su propio desierto. Cometes tremenda equivocación cuando interpretas lo que trata de expresar Nietzsche, referente a la transformación del espíritu, mi pana él le habla es al hombre en su condición humana, no utiliza o da a entender con adjetivos, de cómo el hombre se siente oprimido y atado por unos valores que lo suprimen en esencia así que no dice que las mujeres, aborígenes, negros, blancos, homosexuales o extraterrestres deben romper las cadenas que los oprimen… Yo soy heterosexual y créeme que entiendo perfectamente y me identifico con el pensamiento del Filosofo…

    Saludos y mis respetos….

    ResponderResponder
  2. Soy un varón heterosexual que entiende la razón de la generalización y no se siente ofendido por ella.

    Creo que es más que clara mi opinión sobre el asunto, luego de haber redactado una crítica a cada una de las publicaciones del Notitarde.

    El link de la “aclaratoria” de la Iglesia y de Notitarde está malo. Este los llevará al texto: http://bit.ly/hc2rN7

    Nunca entenderé por qué si uno puede renunciar a la fe -no es más que una decisión personalísima-, sea sin embargo tan difícil lograr que su nombre deje de aparecer en los registros de una religión. Recuerdo que el protagonista de uno de mis cuentos (Versión 2.0) reflexiona sobre esto, partiendo de la idea de que tuvo que excomulgar a la iglesia porque la iglesia se negaba a excomulgarlo a él.

    ¡Saludos!

    ResponderResponder
  3. Ya que estás acá, Chamán, quiero comentarte lo que pienso en particular de este asunto que tocas hoy.

    Primero, no creo que la Iglesia ni los obispos tengan ningún poder sobre el Estado hoy en día. Más allá de lo simbólico, quiero decir. Los políticos, cuando se sienten necesitados de un baño de pueblo, van a una misa o se retratan con un cura. ¿Por qué? Porque la población venezolana es nominalmente católica. Aún así la mayoría de los venezolanos creen en María Lionza, en el Negro Felipe y no ven mayor problema en ello; tiran a mansalva con o sin condón, y en general no le paran mucho a los sacerdotes ni mucho menos conocen la fe en la que fueron bautizados.

    Mi punto, amigo, es que ni los sacerdotes ni los obispos tienen la menor capacidad de influir en el comportamiento del grueso de la población.

    El por qué de esta situación es discutible y no quiero entrar en eso, aunque he pensado en el asunto muchas veces. Tampoco creo que sea deseable otra situación. Me explico: está claro que si la Iglesia accede al poder desvirtúa su esencia. Mejor que nos quedemos así como estamos.

    Entonces el poder que tiene la Iglesia en este momento es meramente simbólico y sólo alcanza a los que están (o estamos) afiliados a esa semántica. Tú, claramente, te has desvinculado de ese marco. Así que creo que no debería preocuparte lo que Benedicto opine. También particularmente porque parece que a nadie más le preocupa.

    Por lo que escribió ese señor en Notitarde, puedo decir lo siguiente: la ley judía también mandaba a apedrear a las mujeres adúlteras, y justamente Jesús salvó a una de morir de esa forma. Supongo que lo hizo para sentar un precedente. Así que, en primer lugar, en ninguna parte de la doctrina cristiana se implica que hay que matar homosexuales basándose en esa cita de Levítico (pues Cristo puso bien clara la obsolescencia de ese tipo de regla con el asunto de la mujer adúltera) y en segundo lugar, nadie va pendiente. Ni aún de manera simbólica.

    Para mí está muy claro que la existencia de los homosexuales es un dato, una característica de la sociedad. No se puede cambiar simplemente cerrando los ojos. Como un sector de la sociedad, se le debe respeto. Si un homosexual se convierte al cristianismo, entonces, y sólo entonces, tendría que considerar pecaminosa su condición y por tanto abstenerse de tener intercambio sexual con gente de su propio sexo (y abstenerse del sexo en absoluto, si no le resulta posible practicarlo con personas del sexo opuesto). Eso si quiere mantener la autoconsistencia, claro, pero es que no le veo mucho sentido que alguien quiera afiliarse a un club que lo considere una especie de criminal.

    Saludos.

    ResponderResponder
  4. Mi comentario anterior tiene imprecisiones a granel, por la prisa. Luego tal vez elabore más algunas cosas.

    ResponderResponder
  5. Gracias a todos por comentar. Creo que por fin van agarrando algo que xluis nunca ha visto, que la escritura es un acto performativo, una puesta en escena de mundos posibles. Al menos así se le entiende desde ciertas formas de hermenéutica, de Gadamer, de Ricoeur, de Humberto Eco (no esa que usan los religiosos con las “santas escrituras”).

    No me preocupa ser preciso con respecto a una supuesta realidad, me interesa más perturbar ciertos esquemas mentales en ciertas personas en concreto. Reforzar la autoaceptación en lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT), tanto como exponer y desarticular los discursos homofóbicos. Obvio que el grueso no hace caso a Benedicto, pero unos pocos si siguen viendo con respeto y mistificación a este desubicado, tanto como a la institución desfasada que representa. Así que bueno, este es sólo un modesto intento de dejar explícito el límite que yo, en lo particular, le pongo a ellos en mi cabeza, mostrando el mundo en el que me gustaría vivir.

    Si valoran los textos en su capacidad para hacer eso, nos ahorramos las citas y los argumentos que intentan convencer de que “lo que dices es falso” (caso xluis).

    Solo me queda:

    1. Pedir disculpas porque podría parecer que dejo a todos los varones heterosexuales como carentes de empatía. Para nada es el caso, me refería, por supuesto, sólo a los que hablan como si no supieran nada del abuso sistemático bajo el que se vive, especialmente en Venezuela, solo por ser distinto. (Esta disculpa va en especial al pana Dannarwill, con el que siento especial afinidad intelectual). Al final, el género es más fuerte que la orientación sexual y, para desgracia de los machistas, la mayoría de los hombres gays son, por encima de todo, masculinos. Lo que significa que compartimos un mundo simbólico que tiene la forma de una fraternidad, es decir, donde hay más afinidades que distancias.

    2. Respecto a Nietzsche, recordar lo que digo al principio, tomando la hermenéutica del propio Nietzsche: las interpretaciones son por encima de todo útiles o inútiles. Si el texto avala una interpretación, pues podemos usar esa interpretación. Nietzsche en particular escribe para ser descifrado, no para que le impongamos una interpretación estándar que se venda como receta de cocina. Por eso me gustan sus escritos: no los leemos, ellos nos leen, dándonos una nueva forma de vernos a nosotros mismos.

    Así que ni pienso engancharme en lo correcto o incorrecto respecto a Nietzsche. De eso hay trillones de libros que exponen, en pocas páginas antes de entrar en materia, que es absurdo plantearse una sola lectura del profesor de Basilea.

    ¡Saludos!

    ResponderResponder
  6. Si una religión desea ser respetada en estos tiempos, ella misma debería saber hasta dónde limitarse.

    Saludos.

    ResponderResponder
  7. “Obvio que el grueso no hace caso a Benedicto, pero unos pocos si siguen viendo con respeto y mistificación a este desubicado, tanto como a la institución desfasada que representa.”

    Broder, esta es una de las imprecisiones en las que incurrí. Yo sí respeto a Benedicto, y también a la institución. Considero que la institución lo ha hecho muy mal en muchos renglones, pero sé de dónde viene y cuál es su finalidad. Qué tánto ha respondido a esos fines, es muy discutible, pero este no es el momento para discutirlo porque entiendo no es el propósito de tus artículos.

    “Pedir disculpas porque podría parecer que dejo a todos los varones heterosexuales como carentes de empatía. Para nada es el caso, me refería, por supuesto, sólo a los que hablan como si no supieran nada del abuso sistemático bajo el que se vive, especialmente en Venezuela, solo por ser distinto.”

    Espero que no estés pensando que los homosexuales tienen el monopolio en eso. Acá cualquier diferencia es atacada con furia por los “normales”.

    ResponderResponder
  8. Frank por eso usé el termino distinto. Esa tiranía de una supuesta “normalidad” es insólita (y la policía como supuesta fuerza “moral” lo es más aún). En fin, esto de la orientación sexual es sólo una excusa. Al final el tema realmente interesante es ese: la cultura venezolana.

    ResponderResponder
  9. Ok, mira lo que arguyes con respecto a Nietzsche te subrayaré por si acaso, de repente te interprete mal o, fue en la forma que lo escribiste que no supiste transmitir el mensaje: en la soledad del desierto, ese camello que lleva una pesada carga (la de la violencia simbólica que lo reduce en su ser) se transforma en león; él quiere conquistar su libertad como se conquista una presa y ser señor de su propio desierto. (QUIZÁS las mujeres, los negros, los aborígenes)… (cualquiera menos los varones heterosexuales), están en la posición para entender esto.Por como se lee evidentemente tu interpretación es más estándar incluso de la que yo te propongo porque cuando te hablo de condición humana, inmediatamente tú quedas dentro del planteamiento, estoy completamente de acuerdo contigo en que no deben encasillarse las interpretaciones de nadie, pero al señalarte anteriormente la forma como expresaste el párrafo me da a entender que según tu situación, la deducción de los aforismos de Nietzsche son más adaptables a tu situación y pierden sentido y fuerza en los otros adjetivos que utilizas para complementar lo que dices…

    No pretendo generar un debate contigo sobre esto, reafirmando lo que dije al principio de repente fue una mala interpretación de lo que pude extraer de tu post, o no supiste expresar esa idea correctamente…

    ResponderResponder
  10. Ya que haces varias menciones te lo voy a decir, a mi no me interesa lo que las personas hagan con su vida sexual y no lo considero una base logica para relizar una cofradia unida por esa cualidad. He sido discriminado y no por ello hago una campaña contra los que se burlaban de mi y me menospreciaron.
    Y auqi llegamos al meollo del asunto, hablas de EMpatia y sin enbargo te burlas de un frupo de personas que tienen un pensamiento diferente al tuyo ¿Donde carajo esta la empatia? hablas de respeto ¿axaso tu respetas a los que son diferentes a ti? ¿Y pides respeto?
    Tu articulo se burla descaradamente de otro grupo de personas. Te lo demostre cambiando la palabra cristiana por “marico” queda igual Como violencia simbolica” O es que acaso lo que tu hicistes no puede ser calificado de violencia simbolica?
    Es la misma vaina.
    Dices que los cristianos son los demonios cuado una persona se define como cristiano es debido a que sigue las enseñanzas de jesus y Jesus nunca digo nada contra los homoisexuales.
    ¿Eso no es una contradiccion? los acusas de algo que jesus nunca enseño.
    Eso me lleva a otro punto y a la conclusion final.
    Puedo creer que bajo mi cama habita un monstruo, esta bien, se que lo hace, pero desde el momento en que empiezo a publicar contra ese mostruo y tratar de convenzer a las personas que existe, eso se convirte en patologia, eso es lo que tu no entendistes y te niegas a entender, posiblemente por la misma patologia. La mayoria de las personas con delirios persecutorios tienen ideas similares, y totalmente irracionales sobre los culpables de su situacion, “los entes” la CIA el Opus dei son los culpables de su situacion.
    ese ataque desproporcionada contra la iglesia esta muy cercano a ser patologico y tratas de racionalizarlo basandote en que todos en la iglesia son homofobico (leer la respuesta de locke) a pesar de la evidenia contraria continuas con el mito paranoico.
    igual pasa con la conducta aberrada de los sacerdotes, creo que los homosexuales tienen un indice de pedofilia igual al la poblacion general, pero ellos son buenos pedofilicos( solidaridad automatica) con el discurso que ellos son los malos invisibilisas las aberraciones de los homosexuales y las convierte en cosas banales.
    cuando son igual de graves.
    Entonces ¿esta bien burlarse de los catolicos y es malo burlarse de los homosexuales?
    Para mi esa famosa lbeghety actua de la misma manera que una secta fundamentalista, este escrito lo corrobora, actuo para que se cambiara una pequeña frase en una pelicula (ver el post, los autos electricos son gay) ya que no se puede hablar contra ellos, pero ellos si pueden joder y joder a todo los demas como si un comportamiento sexual fuese algo respetable, algo que por definición no puede ser, ya que es simplemente un comportamiento sexual, mas grave es la situacion de las personas que tienen dos sexos http://opuscrisisii.blogspot.com/2007/07/hembra-varon-o-ambos.html eso si es grave y de eso no te he oido una palabra, entonces ¿ellos son una inoria dentro de una minoria y son despreciado por todos? ya que lo de ellos es una condicion biologica.
    El respeto no pide, se gana y se gana con nuestra conducta ¿por cual razon no te preguntas sobre la conducta de los lebhy que no infunde respeto en la sociedad= Antes de atacar con violencia a todos aquellos que no lo repeten?
    Esa es la pregunta crucial. Eso es lo que se quiere ocultar con burlas y agresiones
    el dicho popular “la violencia engendra violencia o cria cuervos… por desgracia la mayoria de las veces es cierta, por lo tanto ese camino de confrontacion lo mas probable es que no logre nada, si no lo contrario. Dices que el ejercio de escribir es “un acto perfomativo2 ¿si hablas de respeto y empatia ¿acaso ese periodista no estaba haciendo lo mismo?
    Esas son las preguntas que no se quieren responder o se soslayan con racionalismo para no tener que responderlas
    Yo he tenido discusiones virtules sobre la religion y la ciencia hasta con Platinga http://opuscrisisii.blogspot.com/2007/05/la-desilusion-de-dios.html y http://opuscrisisii.blogspot.com/2007/05/y-sigue-la-discusin-entre-ciencia-y.html lastima que la pagina de platiga desaparecio ya que ahi aparecia nuestra discusion, pero era una discusion sobre ciencia y religion sin fanatismo sin burlas, con respeto, exponiendo nuestros puntos de vista sin muchas pasiones, si no con el intelecto.
    algo muy diferente a lo que tu has hecho al llevar la discusion a los arrabales debido a una obsesión o una idea fija (me imagino que sabes lo que implica lo ultimo)
    Esta bien, es cierto. Los jodidos cristianos son los causantes del calentamiento global, la contaminacion y ¿por que no? de la impotencia y por supuesto que nicole kidman no me pare bolas.
    Las obsesiones cuando son privadas son normales, cuando se hacen publicas se convierten en patologias.
    Pensaba que lo sabias, digo yo debido a tu profesion
    Matemos a los cristianos y el mundo sera mejor ¿no es así?

    ResponderResponder
  11. Chamán, supongo que al decir que los varones heterosexuales no están en posición de entender la situación de discriminación hacia la comunidad LGBT, estás señalando que si uno, varón heterosexual, sale a defenderla o decir algo a favor, es inmediatamente tachado de “mariquito”, “enclosetado”, entre otras cosas, por varios otros varones heterosexuales.

    Otro problema serio es el de la “homofobia internalizada”, es decir, de la persona homosexual que se rechaza a sí misma y termina adoptando una conducta autodestructiva. De aquí se desprende el círculo vicioso de que el homofóbico rechaza al homosexual, éste último, debido a la presión social y a la dificultad de aceptarse a sí mismo, “revienta”, entonces el homofóbico cree que tiene la razón y afirma que “esa gente está mal”. Y repetir.

    Algo un tanto off-topic, recuerdo que había un mito, el famoso mito del andrógino, que algunos usan como arma contra el colectivo LGBT. Resulta que, habían 3 tipos de andrógino: hombre-mujer, mujer-mujer, hombre-hombre, no únicamente el primero. Y, un extracto bien interesante:

    Cuantos son sección de varón, persiguen a los varones, y, mientras son niños, como son rodajitas de varón, aman a los hombres y disfrutan estando acostados y abrazados con los hombres, y son éstos los mejores de los niños y muchachos, por ser los más viriles por naturaleza. Hay quienes, en cambio, afirman que son unos desvergonzados, pero se equivocan, pues no hacen esto por desvergüenza, sino por audacia, hombría y virilidad, porque desean abrazarse a lo que es semejante a ellos. Y una clarísima prueba de ello es que, cuando llegan a su completo desarrollo, los de tal naturaleza son los únicos que resultan viriles en los asuntos políticos. Y cuando se hacen hombres, aman a los muchachos y no se preocupan del matrimonio ni de la procreación de hijos por inclinación natural, sino obligados por la ley, pues les basta pasarse la vida unos con otros sin casarse. En consecuencia, la persona de tal naturaleza sin duda se hace amante de los muchachos y amigo de su amante, ya que siempre siente predilección por lo que le es connatural

    Hmm, por cierto, los espartanos, ¿les suenan?

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here