Crónica de un despido

A mi tía Licha

Antecedentes

1. Hay que trabajar, porque sí, porque toca, y eso está muy bien. Mientras sueñas con el trabajo de tus sueños tienes que trabajar, y no hay de otra. Tengo un par de proyectos que evolucionan lentamente y que me han enseñado algo llamado “paciencia”, por las malas. Pero, mientras tanto, Caracas 2011, clasificados, empleate.com y demás yerbas. Se solicita periodista bilingüe para administrar página web. Yo misma soy. Te lo ganaste, mi reina, porque pediste tres palitos, y los demás no bajaban de cinco. ¿Necesita los soportes del CV? No, tranquila, empiezas el lunes. Cesta de tres con el par de hojitas. Bien, yo tampoco como diplomas.

2. Tienes que hablar conmigo, habla conmigo. Vale, hablo contigo. Pero a la tercera que empecé a hablar y a los pocos segundos se puso a jurungar el blackberry, entendí que éstas iban a ser transacciones fallidas, porque no tengo problemas en hablar con paredes, pero las prefiero de ladrillos, así que vamos a simular que hablamos, tú sabes cómo es todo, mi llave.

3. “Cámbiame las fotos” (Éste no lee los artículos). “Una entrevista por semana, pero puro grandes ligas, nada de “batequebrado”, escríbele a Uribe”. Ok. Mando una carta solicitando entrevistas o artículos para la página, a muchas personas, pero sólo respondieron tres, y las promesas nunca se concretaron. Cuando veo que en cuatro años de vida no había más de cien entrevistas, entendí que el objetivo de una entrevista por semana estaba cuesta arriba. Sin embargo tuve suerte, y logré, parcialmente, el objetivo en siete meses. Los “batequebrados” fueron mis mejores aliados.

4. Antes de mi, estuvieron en el cargo dos periodistas que no duraron un mes, cada una. Pero el guayabo era por la anterior a ellas dos, que había durado tres años, era su “muleta intelectual” y su mujer orquesta. Abría la oficina a las siete de la mañana, la cerraba a las ocho de la noche, y cuando se “necesitaba”, iba sábado y domingo. Pero como yo no soy Farmatodo, no hubo corazón, una lástima. Pensé que no pasaría el periodo de prueba, pero al cuarto mes, pasé a ser empleada fija. Vamos a darle, pues.

5. Primer strike: después de tirar la toalla, quería que yo renunciara, pero decidí seguir por mi quincena y a la espera de mejores tiempos. Entonces decidió emplear una estrategia: dejarme de hablar y mirarme feo (aunque sea difícil de creer, este dato fue verificado). Las personas que yo quiero, y que verdaderamente me importan, me hacen la ley del hielo y me vuelven un trapo de la tristeza. Pero a mí me causaba gracia, y hasta me conmovía, que él se considerara tan importante en mi vida como para suponer que me iba a quebrar con esa jugada. Nos ignorábamos olímpicamente, y resultó haciéndome un favor. Pasaron los meses.

6.Segundo strike: la semana pasada me cambiaron de oficina. A parte de no hablarme, el contacto visual se redujo al mínimo. Ahora mi jefe era su hijo. Dios escuchó mis suplicas. Si así llueve, que no escampe.

Así las cosas, estaba casi decidida a trabajar hasta el 15 de diciembre, y resolverme por otro lado en enero, pero…

29 de octubre

Llego a la oficina y mi nuevo jefe está sentado en mi computadora. Lo saludo y me dice:”Adriana, tenemos que hablar”
– Ya no tienes acceso a esta computadora, no vas a manejar más la página porque estás subiendo la información mal (sic)
– Ok, está bien
– Bueno, ahora vas a hacer una hemeroteca, te sentarás ahí, en el salón, y te pondrás a recortar periódicos
– Ok, está bien, perfecto. Ustedes me van a dar la plata para comprar el periódico todos-los-días ¿No?
– Eh… Sí
– Ok, entonces te espero para que me des la plata y bajar a comprar los periódicos
– Ok, ya te los doy

¿Así es la vaina? ¿Te quieres ahorrar unos reales? ¿Creíste, que para mi, hacer una hemeroteca es una humillación y que iba a salir corriendo ofendida? ¿Creíste que yo, al igual que tú, clasifico a las personas por niveles y que no me iba a “rebajar” a “cortar periódicos”? ¡No valeee! Ahora sí se puso bueno esto, porque ahora no me voy ¿Cuántas hemerotecas quieres? Y esto no se trata de que yo sea arrecha, o una lección de dignidad, ni nada de esa paja, el asunto es más simple: mientras pueda, te voy a sacar la piedra. No pudiste detectar mi talón de Aquiles, pero yo sí el tuyo: Me vas a pagar por leer periódico todo el día. Y si tu próxima estrategia es ponerme a lavar baños, los lavo. Y regreso en enero.

Me senté a esperar el dinero y a recordar a mi tía Licha. Ella era diplomática; para el momento que firmó para activar el referendo revocatorio contra Hugo Chávez, ya tenía el rango de embajadora y era directora de cultura de la cancillería. Le dijeron que se jubilara y ella dijo que no. La destituyeron de su cargo y la mandaron para una mesa, sin computadora, en el sótano de la cancillería. Allí estuvo por dos años. Finalmente, en el 2006 se jubiló; en el 2007 murió en un accidente automovilístico. Ella sacrificó su brillante carrera por una idea que consideraba justa. Pero creo, que esos dos años en el sótano, fueron fundamentales en su vida, me parece, que así es como se forja un carácter. Y la extraño tanto…

¿Ustedes creen que con semejante ejemplo yo me voy a poner a chillar por una hemeroteca? Eh… No. Estaba sentada a metros de la persona que me tenía que dar el dinero para comprar los periódicos y sin embargo no me los daba. A las diez de la mañana fui para la otra oficina y pedí unas tijeras, hojas blancas y pega. Las puse en una mesa, casi en frente de este pana, nada, no soltaba la lana. A las 11:30 am, agarré mi monedero y bajé para el kiosco. Conseguí El Nuevo País, La voz y El Mundo.

Hay que darle su crédito a las jugadas del destino, porque hace tres semanas yo confesé, públicamente, que sufría de agüevonamiento hacia los medios de comunicación venezolanos, y ahora me iba a podrid leyendo periódico por ocho horas. Bien merecido me lo tengo, por alzadita.

No tenía computadora, había dejado el celular en la casa, y aunque sabía qué era una hemeroteca, no podía googlear para enterarme de los detalles de cómo se hace una hemeroteca. Para mi fortuna, el diseñador, un chamo bien pana, me explicó cómo era la cosa. Recorté, pegué y archivé, aquí tienes tu hemeroteca, el mío, see you tomorrow.

30 de noviembre

Me levanté, como todas las mañanas, me quité los lentes de contacto y me puse los adaptados, porque hoy voy a hacer hasta el crucigrama. Para que no digan que uno no es proactivo, llegué a la oficina y compré El Nacional, El Universal, Últimas noticias y manos a la obra. Mis compañeros de trabajo estaban indignados, pero yo les sonría, como diciendo “Relax, a calmarse y a peinarse, todo fino por aquí”. Así pasé mi día, hasta que a las cuatro de la tarde llegó la administradora con mi cheque. Alivio, abrazos, toma mi número y estamos qap.

No perdí nada. Me pagaron el doble de lo que esperaba, churupitos que administraré con criterio de escases, porque tampoco estamos pa echanos la plata encima. Gané, dos o tres panas, que estoy casi segura, me salvan la patria en cualquier momento. Ahora tengo, un poco más claro, la persona que no quiero ser. Aprendí muchas “cosas de computadoras” (es como yo llamo mi menos-ignorancia sobre tecnología). Por cierto, esa computadora de la oficina nunca la olvidaré, ahí pasó algo clave. Mis quincenas se disolvieron, como es normal, con una inflación del 30% anual, pero me quedaron ciertas cosas: 5 libros, 3 blujines, dos faldas y unas sandalias beias…

GD Star Rating
loading...
Crónica de un despido, 5.0 out of 5 based on 15 ratings

Adriana Pérez Bonilla

Trató de escribir, y ya, eso...

Más posts


Twitter

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo

22 Comentarios

  1. Klaus Inspector dijo:

    ¡Que se joda toda esa gente! Mucho veneno.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. xluis dijo:

    Eso te paso por no entrevistarme a mi. hasta te hubiese hecho un striptease con musica de lady gaga y la vaina hubiese sido un exito rotundo, hasta la revista time te hubiese comprado la entrevista.
    ¿por que a mi nadie me quiere entrevistar?
    Pero no importa tengo un puestico a la salida del metro de la california sur donde vendo leche, cafe y aceite a 5 veces su valor. Pasate y te doy chamba, pero eso si curriculum, dos fotos de frente, dos de perfil preferiblemente sacadas en el SEBIN y tres referencias comerciales y cinco personales
    Ahora voy a seguir con carlos blanco

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Sergio M. dijo:

    Te felicito.
    Estupendo texto.
    Es la versión tuya de “Horrible Bosses”.
    Un fuerte abrazo!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. mirco ferri sette dijo:

    Mirálo por el lado bueno: en el mes de las rumbas no vas a tener que levantarte temprano ningún día… ¡feliz navidad, y suerte en tu búsqueda laboral!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Andreina dijo:

    Asi es y la frente en alto, carajo! Bueno y no fue nada, lo mio fue como la tercera guerra mundial, se me salió el Mr. Hyde y creo que me echaron una maldición gitana porque ya van más de dos años y mucha austeridad, aprendí mi lección a las malas, muy muy malas, y no me he muerto de hambre, eso si, siempre tendré el haber insultado en su cara a un militar! Sabroooosoo! ;P

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Adriana dijo:

    Gracias, mi gente. Abrazos

    Formemos el frente unido a favor de los hacedores de hemerotecas ;)

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. krisis dijo:

    ¿Hemeroteca? No vale, tú ibas en góndola. A mí una vez me tiraron una recta pegada y afuera, y me pusieron de portero. Sí, doorman.
    Es de las vainas más estúpidas e inútiles que he hecho en mi vida. Estás apenas un peldaño por encima de doorstop, que es lo que hacen los objetos inanimados. Como “Doorman”, tienes que correr y abrir la puerta para la gente que quiere y puede abrírsela solos, y que quieren hacerlo, pero no puedes dejarlos, porque en los Hoteles Dorsay, distancia y categoría, pues necesitas tener un portero para poder cobrar X cantidad de reales (somos de lujo).
    Pues yo le eché bolas a mi vaina, aunque le propuse al jefe que entrenáramos un mono para hacer mi trabajo y le pagáramos con maní, así yo podría quedarme en el bar todo el día.
    Livin’ la vida Bukowski, todos hemos pasado por allí, estimada.
    Monta una plaza de perico o una red de buhonería de leche a precio no-regulado. Es la única forma de ser exitoso en Venezuela. Podrías llegar a ser alguien importante y famoso como Fernández Barrueco o Farruco.
    Abrazos solidarios

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. Adriana dijo:

    LOL. Hugs. See you soon, my dear K…

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  9. milena bonilla dijo:

    Que orgullo sigue adelante; de las cosas malas es de lo que mas se aprende y nos sentamos a reirnos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  10. Rafael dijo:

    Por ahí es el camino, tomates el control de la situación de una. Un cretino menos que lidiar, prevenida.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  11. Adriana dijo:

    Tía,papá, #yaustedessabencómoestodo Love u both

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  12. The Goddamn Devil dijo:

    vaya vaya, muy buena cronica, de pana te envidio, mi regreso al mundo de los desempleados, digamos que no fue tan diplomatica, pero igual tuvo divertida, por lo menos tengo los churupos… lo demas no interesa…
    saludos

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  13. alberto carlos bustos dijo:

    qué buena crónica. me vi tan retratado en ella que no puedo no preguntarte si eso ocurrió en la avn. abrazo y tal

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  14. Adriana dijo:

    Hey, muchas gracias a ambos. No, Mr. Bustos, no fue en la avn. Pero deberías echarnos el cuento por aquí, saludos

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  15. Pacheco dijo:

    Qué joder… la verdad Adriana te leo en las ocasiones que escribes y eres encantadora. No dudo en el adjetivo, eres así desde mi lectura. Siempre tienes algo “sharp” que añadir que evita la polarización de la idea, no simplificas sino reflexionas.

    Fui empleado muchos años, agarré mis reales y me metí en mi propio “business”, salido de una súper transnacional donde me respetaban (y pagaban) bastante.

    Cuando abrí mi pequeño restaurant (ya extinto) soñaba con esa “gerencia humana”. Mucho hablar, poco amenazar, apelar al cumplimiento principista de la ética laboral, de la labor bien hecha y finalmente bien remunerada, y me vi en la situación que en un mes contraté y despedí tres… TRES nóminas completas por causales que variaban entre robo, amenaza de muerte (si, con marido policía y todo que resultó ser mensajero de la Disip). Y ¿sabes cómo pude sacar el negocio adelante por dos años? ME VOLVÍ UNA MIERDA. Con un abogado maldito que me asistiera, que costaba casi media nómina, un arma de fuego en la caja y un bate bajo el mostrador. Era Gómez, El Cabito Castro, CAP, Chávez… Era una mierda, los amenazaba y trataba horrible… Y ME ADORABAN Y RESPETABAN, ¡QUÉ BOLAS!

    Por supuesto mi cuerpo no tuvo suficiente bilis para esa “gerencia” ahora “inhumana”. Por último me vino a amenazar otro marido de empleada, dejé que terminara su exposición, lo seguí a la salida, se volteó y lo “nockié” de un solo coñazo, en el piso le caí a patadas hasta que logró esconderse bajo un carro. Yo, el “green guy” medio geek, con lipa y pinta medio nerdo descoñetando a un pobre imbécil que creyó ayudar a su esposa… igual el abogado le puso una restricción y hasta el sol de hoy. Pero la bilis, ah, empecé a perder contacto con mi familia y me empecé a creer una vaina que no era. Acidez, dolores, depresión, todo junto.

    Dejé todo, vendí esa vaina, me refugié con mi familia por seis meses y finalmente salí, si no homo sapiens, al menos homo erectus en evolución. Me hice consultor y no contrato a nadie en Venezuela. Tengo clientes a quienes invito a comer o a unos tragos y te digo que tu relato me puso de tu lado totalmente y disfruté y reflexioné desde tu punto de vista.

    PD. Ahora, en este país y con estas condiciones, no contrato MÁS NUNCA

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  16. Golcar dijo:

    Eso es lo que se llama aguante y todusez. Dos cualidades que pueden ser un terrible defecto o una gran virtud. A veces quisiera tener ese talante pero soy de los que tira la toalla a la primera. Saludos.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  17. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Pacheco, por tus palabras ¡muchas gracias!

    Pues sí, no dudo de tus anécdotas. Creo que de lado y lado suceden abusos y arbitrariedades. Y de lado y lado, y de todos los lados, todo va a depender de la calidad humana de las personas. ¡Saludos!

    Golcar, gracias por leer y comentar. See you around ;)

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  18. Alfonso Carril dijo:

    Oye que bueno tu articulo relato Adriana Pérez Bonilla, es del año pasado y ahora es que lo leo, bueno como si uno leyera o pudiera o quisiera leer todo lo que escriben aquí o a todo el que escribe aquí, sin embargo, te he leido en otros escritos y comentarios y ya por ahí uno sabe más o menos de quien se trata, a nivel de conocer a la persona por el criterio que maneja, eso tú debes tenerlo bastante claro, lo palpo así.
    El articulo tiene muchos puntos aleccionadores y super importantes a partir de tu experiencia y tu posición ante un evento en tu vida, que no solo te dejó lecciones a ti sino que que se las trasmite a los demás, lo cual me parece aún más interesante y valioso que lo primero, por eso me pareció tan bueno tu escrito. Y ojo, no soy de los que anda con el encanto de andar halagando a nadie si no me parece que realmente es merecedor de un halago, y sobre todo publico. Saludo.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  19. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Alfonso, muchas gracias por tu comentario. Si se cumple lo que dices con la crónica, pues no puedo pedir más, me doy por servida. ¡Saludos! See you arond

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  20. Alfonso Carril dijo:

    “Si se cumple lo que dices con la crónica, pues no puedo pedir más, me doy por servida.” Que magnífica filosofía, lo se porque la comparto. Gracias a ti.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  21. luispereiraf dijo:

    Adriana, encantadora es poco.
    Tu cronica es ultra realista, cruda y llena de energia. La apoyo por completo. Ni te cuento de mis experiencias que hasta animales silvestres incluyen (nada de zoofilia, menos mal). Una historia bien narrada y muy visceral, asi que nuevamente, encantadora.
    Los que intentamos tener una empresa, nos tenemos que topar con experiencias tipo Pacheco, pero de eso solo hay que mantener la buena vibra!
    Estamos en contacto para otros cuentos por ahi, lo que si te digo, es que inspiraste una nueva historia!
    Hablamos!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  22. Adriana Pérez Bonilla dijo:

    Waoo ¡Imagínate! Muchas gracias, Luis. Espero por esa historia, seguro. Hablamos y muchos saludos :)

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top