Zoé en Ccs = Neandertales con cámara.

En la mejor secuencia de 9 Songs, la película de Michael Winterbottom que narra la historia de un pareja que se conoce en un concierto de Black Rebel Motorcycle Club y a partir de ahí vive un intenso romance sostenido básicamente en sexo y conciertos de bandas indies a los que acuden regularmente, la protagonista sufre un breve periodo de depresión que le impide acompañar a su chico al concierto de Super Furry Animals. El chico luce perdido durante el toque, se fuma un cigarro y ve al vacío en vez de mirar al escenario, la cámara enfoca a los asistentes pogueando y coreando las canciones mientras el protagonista comenta en off: “cinco mil personas y aún así puedes sentirte solo”.

No recuerdo otra película que haya mostrado con tanta contundencia lo que se siente ir a un concierto de rock luego de que se ha ido a muchos, o mejor dicho, luego de que se ha cobrado conciencia de “qué es” ir a un concierto.

Ese sentirse solo puede ser el terror de muchos en Venezuela, donde experiencias que usualmente solían ser de disfrute a los sentidos tales como ir a la playa, ver una película en el cine, o ir a un concierto, se han convertido en curiosos ejercicios de hipocresía social.

Ahora la gente no va a la playa a broncearse y disfrutar del mar, sino a escuchar reggaetón a todo volumen, exhibir la machito y también a la mami-culito explotada. La gente dejó de ir al cine a ver películas y ahora los cines, hacinados en centros comerciales, son los sitios de reunión perfectos para cualquier grupo de mono-neurales con serios problemas de personalidad, quienes se dedican a impedirles a los demás el disfrute de su película. Incluso, ahora hasta sacan los blackberrys en medio de la proyección para tomarle fotografías a la pantalla.

Esta generación ya no cultiva recuerdos sino fotografías. Decir eso, me asusta. Me hace sentir viejo. Veo a mis treinta años más cerca que mis veinte, y eso me hace preguntarme si saco esa conclusión porque estoy llegando a ese momento bastardo al que suelen llegar las personas de treinta, cuando comienzan a ver con cinismo todo lo que implica ser joven.

A mí siempre me ha parecido reaccionario eso de odiar las actitudes de los jóvenes. Me resulta patético y triste que alguien empiece a añorar lo que fue y a detestar lo que viene. O., ya escribió una excelente crónica al respecto.

Sin embargo, y a riesgo de sonar viejo, hay veces que uno comprende porqué gente como Ibsen Martínez huyó despavorida de Twitter, lamentando la superficialidad de escribir todo el día cosas como: “Preparando un revoltillo con arroz para el almuerzo”.

Lo comprendo al contemplar ese gusto por la nadería que sienten algunos, ese espíritu de “status social” que las redes sociales parecieran otorgarle a unas personas que tienen mucho de tercermundismo aspiracional encima, y muy poco de status por supuesto. Van a conciertos de bandas que no conocen, van al cine a ver películas que apenas miran, van a la playa a hacer de todo menos disfrutar el mar y emborracharse, que es lo que yo hice siempre en la playa. Porque el asunto es tomarse una foto, pal feisbu.

Demasiado provincianismo para mi gusto

Y repito, digo esto a riesgo de sonar reaccionario viejo y conservador. Así como suenan los analistas del ininco cuando hablan sobre la televisión. Así como esos intelectuales ladillas de la izquierda caviar hablando de “transculturización yanqui”.

Todo esto viene a cuento por el concierto de ayer.

Es imposible que a uno no se le salga la misantropía, el Fernando Vallejo que todos llevamos dentro, cuando te sientes rodeado de gente haciendo cualquier cosa menos disfrutar la vaina. Todos tuitean. Todos llaman a alguien para contarle que están ahí. Todos graban todo con los teléfonos. Y, algo insólito, ahora a todos les dio por mandar voices notes con sus blackberrys.

A mi lado, un estereotipo femenino de unos veinte años ha enviado como diez notitas de voz, mientras tocaba Galgo, mientras tocaba Vinilo, mientras tocaba Zoé, durante los periodos en que una banda se bajaba y se montaba la otra, mientras iba a comprar una bebida, cuando regresaba con la bebida en la mano, cuando se fue un momento al baño, cuando volvió del baño y presumo que mientras miaba/cagaba también.

De pana y todo, sin malintensidades de ningún tipo. ¿Qué coño les pasa a algunos? ¿En qué momento la gente dejó de ir a los conciertos a tripear y comenzó a ir con blackberrys para marcar asistencia y demostrar que sí estuvieron ahí, que sí son cool, que no están outs? ¿Qué clase de tarado tuitea algo como: en este momento tocan una que no me acuerdo; ahora tocan una que no me sé; suena una ahí que no sé como se llama, dice algo del corazón atómico je je je?

¿Es acaso que el enclaustramiento en que se encuentra la clase media, producto de la inseguridad, nos lleva a asistir a cualquier cosa con tal de no quedarnos en casa?

En palabras de Kelly Martínez: “Somos una “ciudad” ansiosa de vivir y por otra parte, bien lo sabemos, aquí nunca pasa nada. Sin embargo (y hay que hacer aquí una irónica y reflexiva extensión en la pronunciación de la sílaba “go”)…hay en nosotros una constante necesidad de eso que bien hemos llamado “figurar”.

(¿Cómo las misses? ¿Aspirantes a qué corona?)

Me incluyo. Es difícil no hacerlo después de quince años. Sin embargo (mismo tono), toda trampa es siempre eludible.

Hazlo, pero que te vean. Cultura Venevisión, cultura showcito. Que te vea todo el mundo. Que todos sepan que estás allí, que lo estás haciendo”.

Zoé.

Llegué al Sambil pasadas las dos y media de la tarde. Los venezolanos, que amamos la burocracia, nos encontramos con ese curioso sistema de TuTicket.com: vendernos entradas numeradas, para luego mandarnos a hacer una cola para cambiar un instaticket, que luego se transforma en otra cola para entrar. ¡Brillante! Luego nos dicen que no habrá canje, sino sólo verificación de código de barras.

En el pasado había ido a otro concierto que involucraba a Tu Ticket, allí el proceso de canje había sido un paseo. Pero no fue este el caso, una hora en una cola y una hora en la otra. Mal servicio al ánimo, en palabras de Atamagog.

Ya adentro, pude escuchar una parte del toque de Galgo, una banda de pésima factura, promocionados como venezolanos/españoles que tocan en inglés. Es probable que la banda consiguiera abrir el “mini-festival” por ser el proyecto musical de David Rondón. La gente de Galgo se tiró un soporífero set, en el que destacó un guitarrista bien fallo y un inglés que sonaba como: ai kan toc güachintón tú.

Fatal la presentación de este grupo.

Luego llegó el turno para Viniloversus. No hay nada que decir sobre Vinilo, ayer demostraron una vez más su fuerza sobre la tarima. Sonaron muy bien y más allá de que les guste o no su música sería mezquino negar que son de las mejores bandas venezolanas en vivo. Tocaron el set habitual, con la única sorpresa de cerrar interpretando “Acelera”, cosa que creo que no hacían desde la gira del primer disco hace tres años.

Finalmente, las notas de “No hay dolor” daban la bienvenida a Zoé.

Los conocí gracias a una amiga, que ahora está alejada de mí, pero a la que siempre le voy a agradecer el haberme mostrado a esta banda. Cómo suele suceder, luego de oírlos por primera vez en su carro, la música de Zoé comenzó a recordarme a alguien, alguien que espero que haya ido ayer al concierto y haya coreado “Poli” como yo lo hice.

De Zoé me sedujo su música, a pesar de sus críticos que los acusan de ser una versión potable del Cerati más electro-rock. Hubo algo en sus letras que se quedó conmigo. Más allá de que los señalen de hacer composiciones cursis, o de que algunos no soporten esa manía de intercalar frases en inglés en las líricas de muchas de sus canciones. Me hice fanático de la banda después de escuchar sus primeros discos y su extraordinario Reptilectric, el mejor álbum que han hecho.

En vivo, Zoé suena igual a sus álbumes. Y esto es un halago. Suele pasar con los grupos que combinan rock con electrónica que pierden mucho en directo, ese sonido que los distingue se desvanece cuando en tarima no pueden reproducir los efectos (y efectismos) del estudio. La primera sorpresa respecto a la banda es lo bien que se escuchan en persona, la precisión inglesa con que sueltan sus secuencias y ejecutan la música sobre ellas.

Una extraordinaria versión de “Reptilectric” terminó por meterme de lleno en el toque, y de ahí en adelante fue sólo disfrutar de una de mis bandas favoritas.

León Larregui carece de carisma. Apenas y si saludó al público con un escueto: hasta que se nos hizo venir. Es un honor estar aquí.. De resto, cantó. Jugaba con el paral del micrófono y daba saltos en los temas más movidos, pero siempre introspectivo, alejado del público. Y tal vez eso fue lo mejor de la noche: disfrutar sólo de las canciones y la música, sin mayores interrupciones. No sé, siempre supuse que un concierto de Zoé sería así.

“Sombras”; “Vynil”, con megáfono en el coro; “Vía Lactea”; “Miel”; “Nada”; “Peace & Love”; “Fantasma”; una extraordinaria “Últimos Días”; “Corazón Atómico”; “No Me Destruyas”, que también sonó enorme; y “Soñé”, con la que hicieron la falsa despedida, se sucedieron una tras otra, en ejecuciones perfectas.

El encore se dio con “Poli”, mi canción favorita; una melodramática balada sobre un amor no correspondido. “Luna” y “Dead”, dieron pie a que Larregui finalmente se permitiera un momento de espontaneidad y cantara unos versos a capella de “Paula”, sin duda el tema que junto a “Rockanlover” faltó en el concierto, y cerrara con “Love”, además de unos raros acordes en cumbia-tex-mex de “Vía Lactea” que sonaban al final.

Fue un buen concierto, al menos para los que estábamos viendo la tarima y no nuestros teléfonos.

GD Star Rating
loading...
Zoé en Ccs = Neandertales con cámara., 4.9 out of 5 based on 12 ratings

John Manuel Silva

Escribo... No sé si mal o bien, pero al menos trato de hacerlo honestamente. Página personal.

Más posts - Website


TwitterFacebook

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo

Publicaciones relacionadas

12 Comentarios

  1. Anónimo dijo:

    Yo por eso tome fotos con mi telefono por 30 segundos en una sola canción. Ni de vaina iba a dejar de disfrutar del concierto.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. The Goddamn Devil dijo:

    ay John…
    tu sabes quien decia esa vaina que dices tu, pero hace unos años ya???? el pana Francisco Granados… que decia que ya estaba ladilla esa vaina de estar mas grabando los concierto o tomandose fotos que tripeando la vaina…
    igual te comprendo, al final tenia como ganas de ir, pero ese mismo dia estaba en la playa, tomandole 500 fotos a mi mujer y a su hijastra para que las monten en el facebook, cosas que tiene estas tendencias de estar en la gueb…
    y lo unico que te cambio, o mejor dicho te lo complemento es lo de los conciertos, que se puede aplicar a cualquier vaina, a veces no es “que es” sino “para que” te lo puedo explicar cuando ayer me largue a ver Sucker Punch, yo me fui solo porque queria ver mi vaina, y alli veia a la gente mas socializando, hablando guevonadas y demás que iendo al cine, por eso que tu dices, la gente le da ladilla tripearse solo su vaina, tienen que demostrarselo a alguien, yo me fui al Gillmanfest porque queria ver a Ripper y a las Iron Maidens, no para ver culos, caerme a latas con la jeva y demas… ese es el detalle… “para qué” y si la gente no se da cuenta de eso, tendremos casos como el de la tigresa del oriente donde menos lo que importaba era la vieja…
    saludos el mio, muy buena reseña

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Alexx Vivas dijo:

    Mas de la generacion, del Followme, del I like, y del BBpin, todavia no capto la idea, de que un concierto de musica “alternativa”, (palabra mas que usada) lo tomen como una forma de auto-promocion y enriquecimiento al ego, solo la idea de no disfrutar el concierto como Dios (Zeus, Buda, Thor) manda parece ridiculo, pero ya con las cosas que en la calle eso parece puras necedades

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. xluis dijo:

    Muy interesante las observaciones antropologicas y etnologicas sobre la nuevas tribus tecnologicas, esos medios parecen ideales a la promocion del yo. al fin y al cabo asi es nuestra vçcilizacion, solo que ellos lo llevan al absurdo. En lo que en disiento es que los compares con los nedertales, ellos tenian un cerebro mayor que el nuestro y las herramientas que hacian eran mucho mejores (en la factura) a la de los cromañones de esa misma epoca. Eso ha llevado a que algunos digan que ellos tenian la capacidad de enfocarse en un solo objetivo mejor que nosotros.
    El nivel tecnologico era similar al nuestro y quizas no pudiero desarrollarse mas ya quevivian en muy pequeños grupos y la cultura machista de cazar a la megafuana a pulso, en vez de hacerlo de lejito, como los cromañones. y para mi vivian en pequeños grupos ya que su olfato era muy superior al nuestro. y cualquier grupo mas o menos grande debe oler horrible. Pero de verdad sus cerebros eran mas grande que los nuestros

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Andreina dijo:

    Chico es que uno ve esa nadería de la juventud actual y uno se siente tan corrido, tan veterano, tan ya-yo-fui-y-vine, cuando no ha hecho nada en la vida. Estamos en un momento en el que mucha gente sueña con pasar de los 30 o 40, porque ser joven en esta época it’s really sucks!!!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. El Warholio dijo:

    Eso no pasa solo en Venezuela, John Manuel.

    Esta foto la tomé (irónico, no?) en un toque de Les Savy Fav al otro lado del planeta, notar la cantidad iPhones que apuntan a Tim Harrington mientras hace de las suyas:

    http://i18.photobucket.com/albums/b106/lagr01/Harrington.jpg

    PD: En mi descargo, yo sólo tomé 1 o 2 fotos de cada una de las bandas que vi ese día. A mi si me gusta quedarme con mi recuerdito después del toque. Sin embargo no twiteé ni facebook-eé.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. Helénica dijo:

    Jajajaja totalmente en sintonía con lo que escribiste! También de acuerdo en lo mala que es esa ¿banda? Galgo…y lo contundente de Vinilo Versus. Y… ZOE fue ZOE. Superaron mis expectativas, y no es que León no tenga carisma, es que su introspección es su carisma… y vaya, ¡qué bien suenan! Hubiese querido escuchar Asteroide también, pero me fui feliz

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. John Manuel Silva dijo:

    Hey.

    Quiero puntualizar algo. Yo no digo que no se puedan tomar fotos en un concierto. Todos los hacemos, siempre nos gusta guardar recuerdos. Yo tomé unas cuantas el domingo. A lo que me refiero es a esa necesidad absurda de estar más pendiente de grabar/fotografiar la vaina que de verla. Me refiero a gente que se arrecha porque los demás brincan y aplauden, mientras ellos intentan grabar el toque con un celular con cámara de 1.3 megapíxeles, básicamente, porque mientras ven el concierto ya están pendientes de montar las fotos en feisbú, y el video en Youtube para probar que estuvieron ahí. La mayoría de ellos ni siquiera le paran a la banda.

    Mi punto es que hay que ser bien idiota para pagar medio palo por un concierto y luego no disfrutarlo.

    Por ejemplo, vean este video del concierto de Metallica en Caracas: http://www.youtube.com/watch?v=_txYVnIGn7w

    No sé que da más pena, si el video, el audio, o la explicación del pana de que “hizo lo posible” por captar el momento. De pana, ¿qué clase de bolsas va a un concierto de Metallica a “captar el momento”? Ah y lo mejor, Metallica después subió el concierto de Caracas completico en su página.

    Y repito, decir eso me hace sentir viejo, Andreina, Alex, Anónimo, y Devil; pero de pana, guarda el fucking teléfono y disfruta tu vaina…

    Luis: viejo la comparación con los neandertales es por una canción de la banda. Te la dejo: http://www.youtube.com/watch?v=SiybPR2I9d4

    Warholio: Coño, es difícil tener a Tim Harrington en tanga y no fotografiarlo.

    Helénica: A mí me faltaron Rockanlover, Veneno, Babilonia (que nunca la tocan, a pesar que es de las mejores del Reptilectric), Microscopio, Neandertal, y la que mencionas: Infinito. Pero también salí feliz.

    Gracias a todos por comentar, de verdad.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  9. krisis dijo:

    Totalmente de acuerdo. Si quieres ver un video de la banda en concierto, cómprate el DVD… Porque después YouTube se llena de polución, entonces estás buscando un tema del último concierto de LCD Soundsystem en vivo y con lo que te topas es una centena de celulares saturados, que ni se escuchan ni dejan ver nada.
    Jugando al abogado del diablo, por lo menos ese tipo de arte tiene la magia de lo efímero, y el intento (ridículo) de “captar el momento” con un aparato de dudosa calidad. Ahora, lo que sí me saca la piedra a más no poder, es la gente *tomando fotos en un museo*, a los cuadros. El límite es el pajúo que se toma la foto al lado del Miguelángel o del Velásquez, porque por lo menos entiendo que el tipo quiere reafirmar que “de verdad vio” las Meninas o La Guernica, pero lo que no entiendo, no me entra en la cabeza, es la gente que le toma fotos al cuadro pelado, tratando de enmarcar su cliché y pidiéndote que te quites un momento.
    ¿Qué estupidez es esa? ¿No te das cuenta de que abajo, en la tienda de recuerdos, tienes postales de *todos los putos cuadros* a 50 centavos de dólar? ¿Por qué quieres tomar *exactamente* la misma foto, pero mal, con el flash rebotando del espejo anti-reflejo, y jodiéndole la experiencia a todo el mundo?
    Esos se llevan la corona de la estupidez, para mí.
    Un saludo

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  10. krisis dijo:

    Jeje…
    Me refería a las fotos peladas, de solamente el cuadro, que a muchos les da por hacer (y que obviamente le van a salir torcidas y en baja calidad, entonces pa qué coño)… Tomarse una foto frente al cuadro/escultura puede ser interesante, por qué no… Pero Dios me libre de que me inviten a la casa de una de esas personas que le dio por grabar en video todo el recorrido de la Galería Uffizi, 2 horas y media y sin interrupción, y quiere pasarte el video en una de esas “cenas” a las que te invitó: “Y acá estamos en el salón que tiene los Boticcelli, los Boticcelli, ¿sabes? Son taaaan bonitos” (has happened before)…
    Salú

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  11. Anónimo dijo:

    Definitivamente, me encantó tu post.
    Gracias por esto

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top