El escuadrón de la muerte de Afganistán

0
380

En una investigación exclusiva, Rolling Stone revela cómo soldados norteamericanos asesinaban a civiles afganos, los mutilaban y después se sacaban fotos con sus cadáveres mientras sus jefes los encubrían.

La mañana del 15 de enero, una unidad de la Quinta Brigada Stryker llegó a Mohammad Kalay, una pequeña aldea afgana perdida en medio de campos de amapolas. Sospechaban que sus habitantes apoyaban y alojaban a los rebeldes talibanes. Sin embargo, al acercarse se encontraron con un simple pueblito de campesinos que vivían sin electricidad ni agua corriente.

Unos días antes, en el campamento, habían decidido que ya había llegado el momento de matar un ají: un civil afgano. Y esa mañana, al acercarse un poco más al pueblo, vieron a un joven campesino trabajando en una plantación, solo, sin testigos alrededor. El cabo primero Jeremy Morlock y el cabo Andrew Colmes se acercaron, le ordenaron que se quedara donde estaba y lo fusilaron a sangre fría. Después, para festejar, se sacaron fotos junto al cadaver ensangrentado y semidesnudo, sosteniendo la cabeza del chico del pelo. El joven afgano se llamaba Gul Mudin y tenía 15 años. El cabo primero Morlock tenía 21 y el cabo Holmes 19. Y ese acaba de ser el primer asesinato de un civil de la Compañía Bravo.

En “The Kill Team”, una investigación exclusiva de la edición americana de Rolling Stone, el periodista Mark Boal (autor del guión de la película ganadora del Oscar The Hurt Locker, sobre un escuadrón especializado en desarmar bombas en Irak) relata en profanidad cómo el ejército estadounidense y el Pentágono cubrieron estos hechos en vez de investigarlos y condenar a los soldados responsables, en una actitud que terminó estimulando a la tropa para seguir haciéndolo.

De hecho, la Compañía Bravo empezó a hablar abiertamente de estos asesinatos orquestados con soldados de otras tropas y las fotos de los cadáveres empezaron a circular entre toda la tropa. Un escándalo parecido había estallado en 2003 cuando salieron a la luz las fotos sacadas en la cárcel iraquí de Abu Ghraib, en las que se veían a soldados estadounidense torturando y abusando de los presos, sólo que esta vez eran cadáveres y ellos acababan de matarlos. Cuando fue detenido por un tribunal militar, acusado de asesinato, el cabo primero Jeremy Morlock relató cómo se comportaban sus jefes frente al comportamiento de su unidad. “Si te mandás alguna cagada, el sargento de tu pelotón te palmea la espalda y te dice: ‘Buen trabajo. Que se vayan a la mierda'”.

Las Imagenes son de contenido fuerte.





Mi Opinión:
Sí… EEUU la tierra de la libertad… Ya nos tienen muy acostumbrados a éste tipo de cosas en aras de la libertad! O de las amenazas de países pobrísimos o de las armas de destrucción masiva que nunca encontraron en Irak, pero para avanzar en éste tipo de atropello con la bajeza más sádica de la lucha de el hombre contra el hombre, dejan en el camino (una vez más) un campo de destrucción de vidas, de familias, de comunidades, de culturas. Si Hitler y Nazi son malas palabras ésto debe ser más condenable, ya que parece que el hombre cazó a su presa… Otro hombre!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here