Deshumanización

0
106

“-Que oscuridad tan sumamente profunda….¿de dónde carajo hemos salido?¿hay
alguien ahí?¿alguien?¿Alguien que recuerde algo?”

-Victoria, triste, tensa i magullada, no sabía cómo aterrizó en el agujero en el que se encontraba sumisa. Luces, largas y

prolongadas, pasaban por sus ojos, sin que ella lograse saber si eran producto de su mente o del choque que la hubiera llevado allí.Entre amasijos de hierros no podía casi moverse.
Al mismo tiempo, en la otra punta de la mertropolis X, los muchachos de las fuerzas de
Orden, Seguridad y Disciplina, conocidas como las OSD, hacían otra de sus faenitas,
achicharrando a dos chavales con sus nuevas pistolitas de electrocución, que ya
alcanzan la potencia de cualquier torre eléctrica. La Televisión, magnánime, ha
informado al populacho ignorante, que los dos niños muertos estaban quemando una
caja con gasolina, para luego prenderle fuego a los generadores de luz del barrio.
Blad, hermano de uno de los dos, se encuentra, nauseobundo y mareado por la
nostalgia y la rábia, andando por las calles prometiendose venganza.Y a lo lejos,
divisa la carretera destruida y un brillo entre los derribos.
Intrigado por el resplandor repentino entre las ruinas, acelera sus pasos hasta llegar a
la montaña de ruinas que hay justo al lado de la carretera, y sin saber si esperar una
respuesta, lanza un grito al aire. “¿Hay alguien ahí??? ¿Hola??”
Un hilo de voz le llegó, y entre los amasijos de hierro ensangrentados, las visceras
esparcidas y escombros humeantes pudo divisar un brillo que denotaba vida.El reloj
de Victoria, sin ella saberlo, le habia salvado la vida por segunda vez.Blad, asustado,
pero a la vez esperanzado de ver, al fin, su soledad empezar a desaparecer, corrió
hacía allí, y metió su brazo, sin tener muy claro què iba a encontrar.
-“Auuuu! No me hagas daño!!” le pidió a aquel brazo que se alargaba hasta tocarle.
-“Que te pasó?? Estàs bien? Tienes algo roto o grave?? Fue capaz de articular ante la
sorpresa de encontrarse ante una voz femenina. Y así, se conocieron Blad y Victoria,
justo después de la guerra frenetica que la civilización humana habia mantenido contra
la naturaleza, y que parecía que acababa de empezar, o empezaba a acabar.
Durante el siglo XIX, el ser humano fue capaz de propulsar naves con vapor,
quemando árboles y todo lo quemable. Ya antes, supuestos genios habian inventado
todo tipo de artilugios que hacian avanzar la técnica humana pasito a pasito. En el
siglo XX, con la proliferación de la Industria,la revolución liberal del capitalismo hizo
extender las fábricas por todo el territorio y del vapor de la naturaleza ardiendo, el
combustible pasó a ser la refinación de una matería orgánica que se sustría de las
entrañas de la tierra, el petróleo. Hasta que se empezó a acabar.
Ahora se encontraban ante un escenario dantesco, de caos, destrucción y humos
tóxicos, en el cual bien pocxs habian logrado sobrevivir.
Nadie, al instante, al cortarse todas las comunicaciones, hubiera podido saber el
causante de tal estallido global, y las notícias se habian ido filtrando de muy poco a
poco, haciendo, entonces, que las informaciones aparecieran a medias, muchas de las
veces, infladas por las fantasías coloristas de los que habian logrado seguir con vida.
-“Creo que sólo tengo algunas contusiones, escasas, pero me parece que algo me
pegó en la cabeza y parece que me vaya a estallar. Me faltan dientes…”
Y con un poco de esfuerzo lo consiguió. Levantó con un buen tirón de espalda lo que a
primera vista le pareció un amalgama de retoricidos hierros y piezas de plástico de
todas las formas, y alargándose más de lo que núnca hubiera podido imaginar,
extendió el pie hasta ella.
Con su mano ensangrentada, ella se aferró a ese pie que se le ofrecia después de
quien sabe cuantas horas debajo de un “no-se-que” que la sumía bajo la más profunda
oscuridad, cómo si estuviera en una cueva, desde la cual un pequeño resquicio de un
agujero rajado, la dejaba ver al exterior. Edificios derruidos por los bombarderos
aéreos, montones de chatarra y escombro por doquier, humanos a decenas de todos
los sexos y edades descomponiendóse, humo y fuego. Durante mucho tiempo sólo
esto pudo ver y poco más.
Hasta que Blad , un total desconocido para ella, que se le acercaba con paso
vacilante, con su flequillo tapándole el ojo izquierdo, le acercó su pie y ella
agarrandose a él, pudo hacer un esfuerzo y salir de aquel tedioso agujero.
-“No estás tan mal cómo pensaba. Imaginé que debajo de tanto peso hubieras
quedado totalmente chafada, suerte que estés bien”- Le soltó Blad al ponerse de pie
ella, y recoger su pelo enmarañado por el polvo, la sangre y el sudor.
-“Bueno, el golpe me aturdió al principio. Sobretodo porque, por desgracia, al ser
desde arriba, me pilló con la boca abierta y me la cerró de golpe, haciendo pedacitos
de dos de mis molares, que chocaron entre ellos”.
Todo empezó por la televisión. La información, en forma de imágenes fue
retransmitida en directo por todo el globo terráqueo por las cadenas de todas los
paises del mundo. Fue en realidad, nada en comparación con lo que vino a después, y
que se prolongó en el tiempo, pero se puede decir que fue el inicio de la
descomposión de lo que hasta entonces se entendía por el concepto de “humanidad”,
o de lo “humano”.
Jugando con los números, la conciencia colectiva y el poder de inculcar valores y
señales a la sociedad, la capacidad de instaurar un sentimiento o una sensación
acabó convirtiendóse en un don permanente de la clase dominante, del que se hacía
gala continuamente para adoctrinar a las masas, pero que acabó, a la vez, por irseles
de las manos, y encadenar el fin de lo que hasta entonces era la civilización.
Las ciudades, los pueblos, las infraestructuras de comunicación, los puertos, las islas,
todo había desaparecido. Sólo quedaba en la poca tierra firme que quedaba los restos
de la venganza que la naturaleza celebró sobre los hombres y las que los habían
perpetuado en el dominio social, las mujeres.
Miles de millones perecieron durante las olas gigantes que vinieron justo después de
aquellos estallidos lejanos que parecieron ante los oídos de demasiados equivocados
y excepticos, cohetes de feria. Realmente fueron los que tuvieron mayor suerte y que
no agonizaron con las consecuencias inmediatas de la explosión de una bomba
atómica en las cercanías de su residencia.
Fueron éstos los últimos de un largo camino de autodestrucción de la humanidad que
empezó con un gran espectáculo mediático para engañar a las masas y que éstas no
se dieran cuenta de que el sistema económico que les sustentaba empezaba a irse a
pique.
-”Ion, ¿estàs bien?”. Pilar, aquella mujer con la que siempre había soñado que
compartiría su vida se encontraba frente a frente con él, totalmente desquiciada y sin
saber que hacer ante una imagen grotesca que sin ninguna duda le rompía todos los
esquemas que tenía sobre él.
Ion, hombretón de ya sus cuarenta pasados , curtido por la vida y la cantidad de
experiencias que ésta le habia otorgado, se encontraba triste, sólo, deprimido y
engañado por la vida y ofreciendo un espectáculo inaudito a su amiga del alma,que no
sabía cómo reaccionar, ni que hacer.
Con lágrimas en los ojos, que se derramaban a raudales, le sollozaba a Pilar: -“No
entiendo cómo ha sido, no me cabe en la cabeza que esto llegue a ser posible, nunca
hubiera podido imaginarlo, y se ha hecho realidad, les han matado a todos, todos
estan muertos, y los que puede que no lo esten, estan desparecidos. Y a ver quien es
que les encuentra…”
-”Que no será tan grave, hombre, seguro que ésta incertidumbre no puede durar
mucho” le decía Pilar sin estar muy segura de que su voz estubiera entonando la
seriedad necesaria para que su respuesta fuera del todo convincente”
-”¿Cómo que no? ¿A cuántos has vuelto a ver tu después de que hubieran las
explosiones y de que el agua arrasara con las costas y las islas de todo el paneta? ¿a
cuántos?” Su voz entrecortada por los sollozos no dejaba lugar a respuesta para Rika,
que siempre se había distinguido por saber dar ánimos a quien los necesitaba.
Fue justo después de los primeros ataques a occidente procedentes de Oriente que
Rika había hecho gala de sus aptitudes como animadora psicológica, levantando el
ánimo de todos los que habían perdido a algun familiar o conocido, desaparecidos sin
saber si habían muerto o si se los había llevado el miedo. Nadie tenía constancia de
nadie ni de nada, y la desesperación, en muchos momentos después de la catástrofe,
se apoderaba de la conciencia colectiva y entonces, el drama se hacía mucho más
crudo, más , si cabe, real.
Aunque sin embargo, a las víctimas, todas ellas, tanto de unos hechos cómo de otros,
todos provinientes de la misma causa y del mismo culpable, las dosis de realidad,
realmente se les salían por las orejas. Imágenes gravadísimas en el subconsciente
colectivo de la época fueron entre otras, la represión salvaje que aniquiló ante los ojos
de miles de millones de espectadóres la vida de un joven luchador que lo único que
pretendía era atravesar el cristal de una unidad móbil policial, y por la cual se llevó de
regalo un tiro de arma de fuego en la frente, y la consiguiente muerte instantánea a la
que sucumbió su vida.
Imágenes crudas tambien fueron las que se repitieron a lo largo y ancho de todo el
planeta y que mostraban los rios de agua arrasando todo lo que se pusiera por
delante. Centenares y centenares de kilometros y kilometros de playas de uso
exclusivamente turístico comidas por el mar, hoteles de lujo a pie de playa que
quedaron en ruinas destruidos, arrasados, con la única visión posible de montones y
montones de escombros y de ruinas que estaban predestinadas a sobrevivir mucho
más tiempo cómo ejemplo duro y dramatico de la sistematica venganza que la
naturaleza se había tomado sobre el género humano.
O la postal de la época. Un bloque de viviendas y oficinas, semiderruido y
abandonado, cómo uníco vestigio en pie de lo que en el pasado fue una de las islas
más prósperas en cuanto al negocio del turismo, la restauración y la hostelería.
Y fueron éstas últimas las más vistas y comentadas por los sobrevivientes, por ser las
mayor documentadas,y de las cuales habían en archivo, más secuencias desde
diferentes ángulos que demostraban, en su analìsis, que la gran ola no había surjido
de la nada, sino que una série de explosiones anteriores la habían provocado, y con
ella, el ambiente de destrucción, primero, y una vez asimilado éste, la consternación y
la crispación. No podía ser del todo realidad que de golpe y porrazo decenas de
centimetros de los mapas cartográficos se esfumaran cómo por arte de magia, a
merced de la magia de la potencia del agua rejuntada y furiosa, desbocada y
descontrolada.Pero impulsada, no por sus propias corrientes y movimientos, sino por
la acción desmesurada y reiterativa del hombre sobre el entorno que le rodea.
-”Vale, chico, tienes toda la razón del universo pendiendo sobre tu cabeza, no nos
podemos engañar, ni engañar a nadie. Y la situación , de por si misma, no deja lugar
a ningún tipo de dudas. Todo, en su inmensa mayoría, excepto algunas zonas que
desconocemos dónde estan situadas, han sido arrasadas y han desaparecido
literalmente con todo lo que contenían. Todo se lo ha tragado la Gran Ola oceánica,
que se esparció tan rápido, y tan veloz, cómo la mecha aplastada de un petardo, que
corre todavía aún más rápido que el simple contacto del fuego que la prende.”
Pilarika, la joven mujer que hasta entonces había sido, maduraba a marchas forzadas
a causa del ritmo de los acontecimientos, que le retaban a seguir aprendiendo a pesar
de la miseria y la pobreza en las que la situación andaba inmersa. Las cosas dífíciles
nunca le habían sentado demasiado bien, ya que mujer de casa, amaba la sencillez en
el trato y en el carácter de las gentes, y que la sacaran de quicio, todo y que costaba
un rato bien largo, era de consecuencias imprevisibles.
-”Pensándolo con frialdad”-le decía Ion intentando calmarse.”No veo muy claro el
conjunto de todo esto, ya que aquí aislados, además de no tener demasiado futuro,
por desgracia estamos ante una limitación de nuestra visión, y por consiguiente, no
podemos saber què es lo que pasa.Ni podemos intentar razonar nada, porque no
tenemos el conjunto de todo lo que pasó, y hasta entonces no se podrá tener una
visión realista y de conjunto de la situación.¿me entiendes Rika, niña?”.
“Si Ion si, ya lo veo.Me estas diciendo que sin datos no puede haber opinión, en pocas
palabras, no? Ya lo entiendo, vendría a ser que sin visión de conjunto no hay visión
real, sino parcial, y que vendría a ser lo mismo que decir media verdad o media
mentira, que esta incompleta.Es así??” Rika, perspicaz dónde las haya, rascaba en los
errores que Ion veía para acercarse lo más poder a la visión de él, que taciturno
deambulaba entre la sorpresa de la situación y el impacto que le había causado la
experiencia que acababa de vivir.Sin casa, sin pertinencias, con lo puesto y poco más,
Ion se rascaba la cabeza cómo buscando alguna explicación entre los mechones de
su pelo.
-“Si tia, andas en lo cierto, o eso creo por lo menos, aunque en la situación en la que
nos encontramos es poco recomendable asegurar nada. Y es más, esta inestabilidad,
que siento cómo una calma tensa, me está dándo mucho respeto. No tenemos
notícias ni informaciones de otros lugares, pero un acontecimiento así cómo el que
acabamos de sufrir no puede, tampoco, ser sólo local. No sé porqué pero estoy seguro
de que el mundo entero esta viviendo a su manera lo mismo que nosotros. Y aunque
te parezca mentira que te hable con franqueza y sinceridad, lo que más miedo me da
todavía no ha pasado. No se porque, pero intuyo que lo peor aún está por
venir.Tiempo al tiempo y ya me acabarás dándo la razón”.
Ion y Rika, exhaustos de intentar razonar, se quedaron mirando el uno al otro,
bocabiertos, sin saber muy bien que más decirse, pendientes del aire que respiraban,
y de aprovecharlo cómo un vicio que pocos se podían permitir, soplaba el viento,
silbando el ambiente….
“Chicos!!! Daros prisa en recoger lo que quede y podais cargar, no podemos
demorarnos más tiempo!!!” Gritaba Abdel a sus hijos desde lo que un día fue la
entrada y salida de su casa, de la cual,quedaba en pie sólo la estructura que
soportaba las vigas y la casa. Cercana a la playa, había sido demolida por el terrible
impacto de las Olas gigantes, mientras la familia, milagrosamente, volvía de una
estancia en el interior del país.Al llegar se encontraron con un amasijo de escombros
del cual deberían recuperar lo que pudieran.
-”Papá. Papá, mira lo que he encontrado, ha sobrevivido el ajuar de mamá a la Ola
gigante, que bien que estuviera en esa caja metálica, porque está intacto.¡Que suerte!”
le decía Annuar a su padre, mientras iba recojiendo las pocas pertenencias que le
quedaban en lo que había sido su residencia de toda la vida. Andaba con una bolsa
con los juguetes que había podido recuperar, y otra con algo de ropa y el cepillo de
dientes, mientras su hermano mayor y su padre prepearaban espacio en el vehículo
que les debía llevar al muelle del puerto dónde les aguardaba el velero que tantos
sacrificios había costado a la família. A Annuar pero le acechaban las dudas.
-”Papa, porque nos vamos al mar? Si justamente fue el mar el que provocó todo este
desastre,” le interpelaba a su padre mientras abría la puerta del coche, dónde ya su
madre y su hermano le esperaban nerviosos e impacientes.
-”Pues mira hijo, nos vamos a navegar porque pienso que si fue el mar el que hizo
todo esto, será en él el único sitio en el podamos sentirnos seguros durante un tiempo
mientras pensemos que podemos hacer. Tenemos comida y víveres para navegar
durante meses, cosa que en tierra, simplemente, nos falta.” Nadie contestó, y el
silencio duró el tiempo que duró el vistazo hacía atrás para certificar que sus hijos
estaban sumamente dormidos después de los acontecimientos que les había tocado
vivir y que habían acabado con sus energías.
-”Abdel, cariño, estás del todo seguro de que el mejor sitio al que podemos ir es al
barco?? No has hablado con nadie que nos pueda acoger ?”- decía Isabel desde su
posición de copiloto, mientras observaba, desolada, el paisaje dantesco que le iba
pasando por la ventanilla a más de 150 kilometros por hora dirección al muelle.
-” No niña, no creo que estemos más seguros que en el mar en ningún sitio. Yen el
caso de que se repitiera otra Oleada de Olas, que tampoco sería de extrañar, el mejor
sitio es en la ola, sin ningún genero de duda. Me parece lo más lógico, vaya.”
-”Visto así….” le sentenció Isabel a su marido. -“Será que el momento llegó. Principios
y finales, que llegarán, dejarán su legado y darán sus continuaciones. Continuaciones
ilimitadas sin limite lineal que defina puntos de inicio y de fin. Y así es y será ahora
nuestra vida y nuestra manera de vivir. Es importante saber escoger, dar prioridades y
tener conocimiento de la multiplicidad de lecturas que puede tener un vocablo, un
concepto, una idea o una situación. Si te fijas, no sabemos nada.Hemos llegado y nos
lo hemos encontrado todo por los suelos, destruido, y las calles, vacías de gente.
Sabemos que han sido Tsunamis porque ya no hay playa y porque las casas del
paseo maritimo , como la nuestra, simplemente, no estan, y lo hemos deducido.No?”
-”Si Isa, tienes razón. Somos felices ahora huyendo porque somos ignorantes, pero a
saber que puede haber pasado, que provocó esto, no serán las reducidas emisiones
de gases de efecto invernadero, que ya no tiene efecto, porque ya no hay
ozono.Realmente no lo acabo de entender. Quizás las comunicaciones por ondas
puedan aclararnos algo.A ver si la radio funciona y dice algo…”.
La entrada dificilmente visible, decía a gritos, ¡Venir,venir,que está abierto!, aunque
desde fuera, sin embargo, se viera cerrado. Este tipo de clandestinidad, forzada por
seguridad ante los robos y los saqueos, era imprescindible para continuar ofreciendo
el servicio a los clientes de siempre y a sus allegados o familiares.Un colmado con la
persiana bajada permanentemente, pero con una entrada “secreta” en la portería del
siguiente número era el único sitio dónde Alba podía ir si quería que Anna siguiera con
su racha de buen humor, y dónde conseguir aquellos comestibles o vicios
imprescindibles para continuar la vida, a pesar de los acontecimientos.
-”Pongame por favor una cajetilla de tabaco de 25 cigarrillos, 7 sobres de sopa
preparada, y por último, deme 5 paquetes de pilas recargables, que me quedé sin
flash en la cámara y no puedo permitir que esta situación histórica no quede
inmortalizada con mi arte y mi maquina.”
-”¿Sigues con lo tuyo por lo que veo, no?” le decía la propietaria del colmado, que la
conocía desde la infancia y que toda la vida había estado ahí.-”Nunca
cambiarás,verdad?Desde enana que te veo correteando de aquí a allí con la cámara
colgada del hombro, seguro que es herencia genetica dealgun familiar que no
conoces, porque sino no me lo explico.”
-”Està claro Matilde, la herencia genetica de la experiencia me ha hecho así.Y la
fotografía siempre me dió lo que me hace falta, ¿para que quisiera cambiar? Has visto
mis fotografías de la Ola gigante? Pues cómo todas las que hago, y es el trabajo que
tienen, son las unicas que dejaran constancia de lo que ví, y nada mejor que una
imágen, para que cada uno se haga su propia idea.No?” Alba siempre tenía cómo
defenderse, o mejor dicho,cómo explicarse. “Y por cierto, tú que tienes un reproductor
de radiofrecuencias, ¿porqué no tienes la radio puesta a ver si nos explican algo de
todo esto que ha pasado y de lo que pueda estar pasando?.Si la pones, me quedo un
rato a hacerte compañía Mati, va.”
Matilde se giró y apretó el botón de On de su aparato de radio,situado en la estantería
repleta de chucherías que dejaba vacío el estante más alto, justo detrás suyo, detrás
de la caja y sintonizó una emisora al azar haciendo rodar la manecilla de la frecuencia.
“Aqui Radio Odio, retransmitiendo en directo desde los estudios centrales” decía la voz
del locutor, grave y profunda.”Estamos recibiendo una lluvia de llamadas informando
de que ésta nuestra emisora es una de las pocas que quedan funcionando, y
queremos decirles que cualquier información, por absurda que parezca, nos hace
entender un poco más la situación y en consecuencia, nos permite, a la vez,
explicarsela mejor a nuestros oyentes, con lo cual, si se encuentran con las líneas
telefonicas saturadas, no dejen de intentarlo, es vital para todos.”
“Y damos acto seguido, paso a una de las voces que más pueda ayudar a esclarecer
todo.Sr. Voiçé, adelante, tiene usted la palabra, y a los oyentes expectantes, nos dicen
que somos de los únicos que a pesar de todo seguimos retransmitiendo.No nos
pedirán ahora la licencia..”.
-”Ante todo, buenas, y gracias por adelantado por invitarme a dar una explicación un
poco global de lo que ocurre. Digo un poco, porque muchas zonas han quedado
incomunicadas, y las notícias llegan a cuentagotas, pero por lo que sabemos hasta el
momento, han habido explosiones en todos los continentes, siendo el más afectado el
Europeo, que ha recibido impactos en casi la totalidad de sus paises.Por lo que
sabemos, el escudo antimisiles ha conseguido evitar que el desastre fuera todavía
mayor ya que se han interceptado decenas de misiles dirijidos a infraestructuras
básicas para la supervivencia de la población cómo depuradoras de aguas, estaciones
de subministro eléctrico y infraestructuras de transportes, entre otras han sido
salvadas por el escudo. Pero eso no ha evitado que otros si estallaran. Y eso ha
pasado en todo el mundo, y la respuesta que ha provocado ha sido el uso de los
mares y los oceanos cómo arma de destrucción masiva. Lanzando en su interior
bombas aómicas que no aniquilarían la humanidad, han conseguido provocar
maremotos que instantaneamente se han transformado en gigantescas olas que al
llegar a la costa han arrasado con todo.
Por lo que podemos decir todo es debido a la escalada guerrera mundial. Después de
que el combustible sea más caro que el oro, la lucha por la supremacía de las
potencias mundiales se ha recrudecido y ha provocado este enfrentamiento entre
todos.Las fronteras han quedado cerradas y sólo los que dispongan de medios propios
para alejarse han podido huir.”
Alba con cara de incredulidad no podía dar credibilidad a lo que sus oidos estaban
oyendo. ¿podía ser cierto que la humanidad se hubiera vuelto loca y estuviera
provocando su autodestrucción? Realmente no se lo podía acabar de creer, pero sin
duda, algo así estaba ocurriendo. Y es más, en su corta pero intensa vida, si de algo
se había dado cuenta era de que el ser humano, poco a poco, se iba autodestruyendo,
sin que hiciera falta ninguna guerra ni ningún ataque nuclear a ningún sitio. Los
humanos fumaban, desgastando y maltratando sus pulmones, y lo hacían desde
tiempos inmemoriables. Los humanos, gracias a un dlicado proceso de destilación con
el que conseguían refinar bebida a raiz de alimentos y plantas, bebían alcohol, que les
destruía algo tan básico para el cuerpo cómo el higado, encargado de depurar y filtrar
todo lo que el cuerpo humano no necesita, y esto sólo con los productos que estaba
permitido vender al público y sin tener en cuenta lo que los individuos podían
conseguir buscando sólo un poco y que a saber que consecuencias tenían. Si,
definitivamente, la humanidad se autodestruía.
Por algún oscuro plan que nadie sabía de dónde podía venir, la humanidad, y su
habitat, se estaban yendo al garete. Todo lo que hasta entonces se conocía, ahora era
puesto en duda, ya que decenas y decenas de pueblos y ciudades habían quedado
destruidas, y pocas personas habían sobrevivido a la catastrofe, Alba, por su parte, se
fue con su compra, caminando por las calles en ruinas de lo que había sido su barrio,
pensando en qué podía hacer, no sólo para sobrevivir, sino para conseguir que todo el
mundo pudiera vivir sin miedo a otra catástrofe.
_Blanca , joven ella, en plena evolución de su manera de pensar y tambien en pleno
desarrollo de su cuerpo, que crecía desemsuradamente en algunas partes, y en otras
se desarollaba sin control, se había quedado absolutamente sola. Todos los de su
casa, padres, hermanos, y abuelos, habían desaparecido con la ola migratoria que
provocó la gran ola destructora. Todos habían huido, y ella, desamparada con sus
dudas y sus dieciseis, se había quedado totalmente sola, en lo que había sido la casa
familiar, que ahora tenía toda para ella sola.
Su largo pelo rubio, que siempre andaba recogido en una cola de caballo, o en los
días en los que quería sentirse diferente, en dos coletas, una por cada lado de su
cabeza, estaba totalmente enmarañado, lleno de nudos y sucio. El hecho de que
hubiera andado durante horas por lo que algún día fue el muelle de su pueblo,
buscando vehiculos a tracción maritima que la pudieran alejar de allí, o el hecho de
haberse pasado muchas horas deambulando por las calles anegadas y llenas de barro
mezclado con ruinas, quizás hubiera tenido algo que ver con la suciedad que
acompañaba a su peinado, aquel que en sus días mozos (antes de que la Ola se
llevara por delante la tierra) fuera punto de atracción de todos los chicos que se
sentían atraidos por el salvajismo y la envidia que despertaba en sus compañeras un
pelo tan poco cuidado pero a la vez tan efectivo a la hora de hacerla todavía un poco
más bonita.
Paseándose por las inmediaciones de su casa había encontrado esparcido en la parte
trasera, junto a lo que sus vevinos habían dejado en su escapada, un kit de belleza de
los que suelen usar las hembras humanas para acicalarse los días de fiesta, para ir
bonitas y elegantes. Rimmel, pintura de labios, colorete y todas esas cosas de mujer,
ya mayor. Y decidió que debía arreglarse, cuanto menos su estropeado pelo, para
sentirse mejor. Entró en la choza que su madre tenía paralela a la casa, encendió el
minitelevisor y dejo el agua correr, para empezar a quitarse mierda de la cabeza. Y oía
de fondo:
“Estas son las unicas emisiones que haremos. Este canal ha sido tomado por un
comando del Grupo Primitivista Deshumanizador de Intervención Masiva, sólo
queremos hacer un anuncio, y posteriormente dejaremos que la programación se siga
repitiendo, cómo en las dos ultimas semanas.Queremos decir:
La humanidad ha empezado a retoceder, a morir, ya que empieza una involución en el
proceso de desarrollo de la espécie, que empezó a evolucionar hace millones de años
a merced del trabajo manual compaginado con el crecimiento y la evolución del
lenguaje como herramienta de comunicación. Este era el principio, y a raiz de cómo ha
ido todo, empieza el fin. Por lo menos de lo que hasta la actualidad ha sido
considerado cómo normal.
Es entonces cuando se hace necesario, cuando no imprescindible, hacer evolucionar,
y hacer entender, el concepto “deshumanizador”.
El/la humano/a se ha convertido, ha llegado a ser,en este tiempo contabilizado en los
últimos en la tipología cristiana cómo el inicio del tercer milenio de la civilización, o
podríamos decir, del Imperio, en números, los picos de después del año 2000, en un
ser apéndice de la Máquina, sus sistemas y sus mecanismos, siendo esto el centro
omnipresente de la vida y poder vivir la vida.
Las tecnologías, el auge de la comunicación multidireccional en red, con los
ordenadores y la conectividad entre ellos.O con la atrofia de posibles nuevas
capaciades mentales a desarrollar, con las terminales de teléfonos mobiles sin
necesidad de cables y la inposibilidad de autoaislarse, han contribuido junto con el
desarrollo de “ciencias” y tecnologías a que el ser humano cada vez se aleje más de
su ecosistema propio y lo convierta en un filón de dónde sacar los huevos de oro de la
gallina de los huevos de oro. Aunque parezca una redundancia, es una evidencia.”
Atónita, Blanca acababa de descubrir una gran evidencia lavándose el pelo. Alguien,
con capacidad para organizarse lo suficiente cómo para infiltrarse en las
infraestructuras de los grandes medios y la capacidad de poderlos piratear, había
mandado un mensaje público a todo aquél que siguiera vivo, y le hacía pensar.
“Qué ha pasado? Ha habido grandes accidentes que han provocado que cambiara
rotundamente la configuración de la Tierra. Lo que antes eran acantilados a decenas
de metros del agua, ahora son la entradilla a la playa. Esto lo he visto con mis ojos,
porque cuando fui a buscar alguien escapando, el mar había entrado en la tierra por lo
menos doscientos metros, comiendose todo lo que quedaba a su paso totalmente
anegado, yo no tocaba de pies al suelo y debía nadar. Y parece que lo cierto es que
no ha sido la Naturaleza sola, sino que los paises, de golpe, se enfadaron y atacaron
todos contra todos, por eso los cohetes, y que esos cohetes, o alguno de esos, fueron
al mar, e hicieron todo esto….
¿Quizás no todo el mundo esté afectado, pero debería comprobarlo.Si hay luz, porque
escuché el televisor…. “-Que continuaba:
“El humano, como tal, empezó a desevolucionar, o involucionar, quando se empezó a
aprovechar de otros seres vivos para su propio beneficio y, a la vez, de su entorno
natural para conseguir herramientas que le permitían construir. Una evolución creativa,
que a la vez se convierte , con su desarrollo, en su contrario, que da de negativo tanto
o más que de positivo havía dado el hecho de que fuera algo innovador.
La conformidad, y la comodidad hacen mella en todo, y hasta en las cuestiones
cotidianas y rutinas del día a día hacen su incursión de tal manera que ya cualquier
acto o pensamiento llevan implicitos en ellos mismos todas las faltas y contradicciones
de aquello que lo genera.
Un ejemplo claro con los padres y madres que educan a sus hijos e hijas con las
mismas actitudes y comportamientos con las que han sido ellos educados, de manera
que se obvia el error y se impide el desarrollo y/o la evolución.
La deshumanización, surge entonces como una actitud de vida y una forma de
pensamiento que se confronta con la realidad terriblemente “humana” que nos venden,
mediante los grandes medios de comunicación,laTV,las radios, revistas y redes
informaticas, los cascos azules de la ONU,elejercito imperialista de los Estados Unidos
de America del Norte, la OTAN, el FMI y auquellos que manejan todo el Tinglado,
según confirman las ultimas investigaciones conspirativas en el llamado “Club
Berndenguer”, unión de poderosos, que todo lo pueden.
La vida se nos vende cómo una mercancía, comprable y comercializable, y en base al
valor de cambio, se impone un valor exagerado base de la compeición del dinero, que
se nos infunden como imprescindibles y fundamentales para sobrevivir, así cómo
todos los valores que conllevan: egos que son incapacitados a sentirse
satisfechos,visiones unilaterales inalterables e inapelables, y al fin y al cabo, seres
vivos, no despiertos en toda su viveza, que basicamente,sustentan el funcionamiento
actual de todas las cosas, con su participación y/o pasividad, implantadas de base
desde el principio, con diferentes máscaras pero el mismo trasfondo. Democracia,
ciudadanía responsable, ecologia mercantilizada i espectacularizada, o el fanatismo
hooligan por los deportes o las religiones, así cómo por el ocio o la diversión podrían
ser buenos y practicos ejemplos.
Deshumanizarse sería perder todas aquellas actitudes y comportamientos que nos
niegan continuar desarrollandonos; Sería desaprender la comodidad de la Máquina
que todo lo hace, y dejar de enseñar y mostrar a toda hora que mercancía y Capital
son lo unico importante en el devenir por el mundo de cualquiera. La humanidad, hasta
ahora entendida cómo la culminación máxima de una creación divina o vista como la
maxima potencia a la que se expone la evolución, debería, para ir bien, desaparecer y
ser olvidada, de manera que naciera otro concepto. Algo mucho más proximo las
raices de las que surgimos, y mucho más respetusoso con todo aquello que nos
rodea, indiferentemente de que se tenga conocimiento o no.
Deshumanizarse significa perder el chip de “hipereegocentrico” de que cada humano ,
y la especie entera, es el centro del universo, deshacerse de esto es
imprescindible.Pero nada pasa sólo ni porque si….”
Blanca, ya con el pelo limpio, se miraba en el espejo pensando cuanto de humana
tenía ella, y cuanto de animal. Siempre había intentado resistirse a los impulsos que
sus instintos le imponían, intentando permanentemente racionalizarlo todo, incluso sus
sentimientos, y esto le había llevado a más de un quebradero de cabeza. Y ahora, un
mensaje pirata por la televisión, le refrescabasus contradicciones, sus dudas y su
pensamiento se veía envuelto por mil preguntas a las que no sabía contestar del todo.
Con un montón de cera en las orejas, y los pies concávos que no le permitían caminar
deprisa más de ochocientos metros sin tener que pararse a pensar en el quebradero
de cabeza que los dolores en los pies le provocaban, sin duda alguna, vivía atrapado
en sus propios problemas, que le preocupaban sobremanera durante todo el tiempo,
haciendo que el resto de cosas que pasaban a su alrededor, le pasaran livianas, cómo
casi sin pasar. Aunque eso no quería decir que no las pudiera percibir, más bien lo
contrario, en silencio, escuchaba, hablando lo mínimo, justo y necesario.
Escuchaba a todo el mundo que le pasara cerca, y más que escuchar, leía a las
personas, no sólo lo que decían y lo que querían decir con lo que decían, sino con sus
gestos, sus expresiones faciales, o los movimientos de las manos, notaba si quien
algo le comentaba lo hacía sinceramente, o por interés, o por pasar el rato.
Para él, que todos sus problemas se reducían a si mismo, cómo a tantos otros
individuos,le había ocurrido que con el tiempo había ido aprendiendo un montón de
cosas y cositas. Y entre ellas, que no todo se reducía a él y sus cosas, y que participar
en la vida de los demás, viajar con ellos o acompañarlos en el recuerdo tenía mucho,
mucho más de lo que se piensa, de positivo.
Él se había quedado sólo y sin padre antes de empezar a ser mayor. Justo, además,
cuando empezaba a darse cuenta de que su cuerpo cambiaba, así como su voz, y
justo también, cuando más le necesitaba, cuando más su apoyo le hubiera servido de
trampolín para continuar desarrollandose con el ejemplo vivo más cercano a si mismo.
Y sin él, si ya de por si era poco, entonces era menos.Su autoestima, socabada de raiz
, desaparecía de su vida sin dar más explicaciones que el cansancio que le producía
pensar en hacerlo.Dar explicaciones, total, ¿Para qué?, si tampoco se iba preocupar si
se rompía un brazo, o si se ponía enfermo, o si pasaba hambre , o si suspendía en el
colegio y no iba bien encaminado hacía un labrado buen futuro lleno de dinero y
reconocimiento.Sin duda, o con muchas más de las que ya tenía, su padre
desapareció. Y él, atolondrado del mazazo que la realidad le acababa de pegar en su
joven cabeza, sin saber que hacer.
Ruidos y sonidos de las herramientas obreras habian empezado a ajetrearle el sueño.
Un martillo repiqueteando, una radial autónoma acercandosea a tajar el hierro, o un
taladro empezándose a acercar a la pared que tiene que agujerear, cualquiera de
ellos hacía mella en todos los oídos que había a centenares de metros a la redonda.
Un alcance imparable e indefinido.
Porque cuando la ilusión representa para las masas el colmo de lo sagrado, y el
espectáculo se convierte en el movimiento autónomo de lo viviente e inebitable,ni los
ruidos parece que nos puedan hacer despertar. O los sonidos hacernos oir. Pareciera
que nos estubieramos preparados, preparadas para que el espiritu revolucionario se
perpetuara en lo cotidiano, siendo la revolución poder seguir respirando a cada
momento.Y ya en el mundo en el nos ha tocado vivir, realmente invertido, lo verdadero
es un momento de lo falso, y lo falso muchos momentos de lo verdadero, porque las
posibilidades, con todo, se han multiplicado, subdividido y comprendido cantidad de
operaciones aritméticas que se salen de madre.
Los sueños, realidades paralelas que nos convencen de todo aquello de lo que la
realidad no nos puede convencer se han convertido en una lucha sin cuartel por poder
ver.Por destapar el espectáculo, negación visible de la vida cómo una negación de la
vida que se ha hecho visible.Siempre es bueno lo que aparece, y lo que aparece es
bueno.
-”¿Que fue aquello que dije qué sonó tan mal? ¿Tanto costaba de entender? ¿O de
comprender?,¿Quien sino yo podría haberlo hecho, peor?”-, eliminarse a si mismo, y
no dejar de hacerlo era el único pensamiento posiblemente pensable, y nada más
cabía. Ni daba lugar. Ante la realidad, era la unica salida, la unica posibilidad real.
Deshacerse, para volverse a hacer.
Sin comprender demasiado bien aquello de las molestias que en la escucha la
causaba la retahíla de onomatopeyas surgiendo de construcciones adyacentes, y
perdido en el mar de dudas que el show le había ofrecido, Micael, el adolescente que
dejaba de serlo antes de hora, y que desarrollaba involuntariamente su carácter y su
físico por encima de los tiempos y ritmos que vivía, quisiera que el griego, asignatura
pendiente de su bachillerato, le contara algo de los origenes, y que su ego no se
sientiera constantemente intranquilo y desestabilizado por los desbarajustes y
desequilibrios de las musicas de la “normalidad”, las escuchas de cada día.
Cada día: Ruidos de obra cerca, sonidos de construcciones cercanas, palabras de la
calle, y de lo que forma la calle, urbanismo salvajemente desarrollado, sin parar en las
cuentas de las consecuencias, o en los interrogantes de lo que viniera,ni en la cuenta
de que uno, en el mundo, nunca, jamás, se encuentra sólo.
Y sólo había llegado a la conclusión, lógica por otra parte, de que su soledad le
permitía establecer conclusiones verídicas, o cuanto menos, formalmente razonables,
cómo por ejemplo, que antes de que todo estallara cómo una burbuja y el conjunto de
la población dejara de creer en las premisas preestablecidas de antemano por la clase
dominante, el espectáculo era cómo una guerra del opio permanente, en una presunta
lucha por el bienestar eterno y continuado, dirijida, basicamente a hacer, o lograr que
se identificase los bienes con las mercancías, error, que provoca la baja tendencial del
valor de uso de las cosas, por su mercantilización, otorgandole un valor, más allá del
simple significado que conlleváse. Por decirlo de otra forma, y en el ejemplo de las
contradicciones, y de la contradicción del consumo, el consumo se convertía en
consumo de ilusiones, innecesarias, y la mercancía es esta ilusión efectivamente real,
y el especaculo su manifestación general.LA compra, por ejemplo, gran contradicción,
que nos obliga a consumir por algo que se necesita, de primera mano, cuando emerge
en el espectáculo, es a su vez contradicha por una inversión de su sentido, diríamos
que se compra por gusto, o por placer, de forma que la división mostrada es unitaria,
porque mostrando dos posibilidades, deja entrever una, mientras que la unidad
mostrada està dividida, ya que sigue conllevando, en si, una contradicción.
-”Yo me confieso del linaje de esos que de lo oscuro hacía lo claro aspiran, decía
Goethe,filósofo germano, y hacía la claridad del mundo, eterno fuego en tranformación
constante y en permanente movimiento, nos dirijimos.Hacía ver el cauce de ese largo
rio que fluye, y fluye…” Pensaba para sí Micael, tempranamente huerfano de
sistemas, pero prematuramente padre de miles de juicios que le atraían
irremediablemente hacía señales que seguir, y cantidad de cualidades, relaciones y
modalidades de mundos y universos, particularidades y singularidades a las que hacer
algo de caso y tener en consideración. Y después, todo, de llegar a considerar que su
soledad le sobrepasaba, sintiendóse más sólo que nunca, y que nadie de allí podría
salvarle sacandólo de su burbujita, propia, hechizada por brujas y herejes que cuanto
más, le habían hechado una mano a su cuento, obviando la comunidad, y
deshaciendole de la compañía. Su soledad, provocada, no surgía de la nada, ni
porque si.
Diriamos, pues, que llevan siglos y siglos engañando, empezando por aquel que un
buen día decidió que su tiempo algo valía, y siguiendo por el que lo cobró.
Continuando por el que pensó que se podía vender y prosiguiendo con el que
continuó, y lo compró. Y así han ido pasando los años, uno tras otro, perpetuando esta
desigualdad desigual, que hace más fuertes a unos que a otros según lo que se tenga,
o se haga gala de poseer.
Y paseando se encontraba ,enconadamente enfrentado a su enfado, que le había
llevado a ese camino pasando por en frente del frente comercial que era la avenida
principal, llena de gentes, igual que él, anonadadas y perdidas, ausentes de su propia
voluntad, vendidos a sus ilusiones.
En los últimos tiempos, todas las calles centrales de las mancomunidades urbanas se
habían convertido a éste tétrico espectáculo que suponía haber dejado de ver a los
artesanos haciendo gala de su gremio en pequeños talleres a pie de calle, a la vista de
todo paseante, que podía observar , mirar y aprender, transformandóse, secular y
gradualmente, en escaparates dónde ya se podía solo ver el producto que, ya
terminado, se exponía a la venta. Y con ésto, el cambio, quedaba realizado. Se perdía
la artesanía, relegada al nomadismo de cada artista, y se ganaba comercio, algo que
toda persona necesita, o a toda persona se le hace necesitar.
Y andando galopante necesitado de algo, sin saber de dónde sacar una versión mejor
de lo que creía que necesitaba, se fugaba de todo en su pensamiento, que si bien no
erraba en lo circumstancial, quebraba la tangente, y perdía la perspectiva de ver los
árboles y no ser capaz de ver el bosque.
Perdido entre tanta tienda, rebotica,apeadero, comercio y supermercado, Gines,
turbado por sus reflexiones, andaba, sin saberlo, totalmente encaminado hacía el
hipermercado del centro comercial. Paso a paso iba sintiendóse más contradictorio,
más extrañamente sumido en su duda, alejándose de su alrededor, entrometiendose
en si mismo y su problemática. Con la expresión de la cara cada vez más turbia, más
desenfadada con su universo, pero en intromisión propia en su mundo, Gines no podía
parar de pensar y pensar, mientras caminaba, casi por incercia, entre montones de
individuos engañados que creían que la tierra era plana y nunca se acababa nada,
tiendas que vendían la lámpara del genio de Aladino y comercios que prometían el
placer en el gasto del consumo que el dividendo del dinero perdido iba a producir.
Ganancias de pega, beneficios invisibles, o reputaciones impersonales inposibles. Yo
tengo, yo soy, cuanto más tengo, más ven los demás que soy, por lo tanto, cuanto
más tengo, más soy. Una lógica estúpida , le venía a la mente…
Hasta que de golpe, tropezó. Con una pierna que no había visto. Y le hizo
desequilibrarse, perder la compostura, y de poco, aterrizar en el suelo de morros, o
con un poco de suerte, cubriendóse con los brazos, en una caída amortizada con el
control de la gravedad, y de la ley que dice que todo cuerpo tiene tendencia a que su
peso acabe en tierra cuando pierde el equilibrio.
Sansón era heredero de las tradiciones vikingas. Arrelado en el mundo urbano, y
acostumbrado a los ruidos de la ciudad, las sirenas y los motores de los coches,
estaba profundamente impulsado a mantener la posibilidad de que aunque él
desarrollara su vida entre el cemento y el hormigón, en la tierra podía generarse lo que
necesitara, o se la antojara.
Por eso, después de observar cómo un edificio había sido derruido, y de pasearse
delante del solar que ocupaba desde entonces durante meses, un buen día decidió
trabajar aquella tierra que pareciera estéril, conrearla, y con el fruto del esfuerzo de
trabajarla cada día, obtener el placer de recibir sus frutos. Era el agua de su comida,
él se la hacía y él se la comía, independientemente de que el vecino de al lado
estuviera muriendose de hambre o fuera a explotar de sobrepeso. Y necesitaba , de
nuevo, abonar su huerto. Hacer que su jardín siguiera produciendo flores y preciosas
plantas, mediante la modificación de su base, la tierra, gracias a la mezcla con
compuestos que ayudaban a que ésta estuviera mucho más receptiva, preparada y
lista para la siguiente ocasión.
Y había ido a buscar estos productos por la ciudad, acercándose a la zona del
comercio, dónde decenas de locales ofrecían sus comidas a buen precio, y otros
tantos vendían lo que hacían.
Y caminaba pensando en el mundo, y lo mal que andaba.Él, y el mundo. Él, que alto,
soportaba en sus pies todo su volumen, y el mundo, que ya desgastado y cansado,
empezaba a perecer, a decaer.La enfermedad , y la medicina con ella, habian
conquistado ya tanto la vida que ninguna persona podía sentirse bien consigo
misma.Ya las desigualdades se habían polarizado tanto, disolviendóse en las
condiciones de vida, la salud y la higiene de las personas, que aquello que lo producía
y estaba tan definido, se había difuminado. Habia mutado, cambiando sus
expresiones, y sus origenes. Con lo cual, la mala salud de la humanidad en su
totalidad, con las diferencias que cada continente mostraba, se expresaba así en miles
de enfermedades, clasificadas y calificadas, con sintomas y resultados.
Sorprendido por el golpe, y más por la sorpresa de no haber podido evitarlo, alargó el
brazo hacía el suelo a a la que vió que el causante de su tropiezo intentaba levantárse
del suelo entre la multuitud, marabunta inconciente al ritmo del uso de la pasta, de los
dineros.
–”Perdoneme monsieur, sinceramente no le ví, ando algo gris entre tanta gente”-
-”Gracias, gracias, te lo agradezco parece imposible poder recobrarse entre las masas,
no cree?”
Sansón y Gines, habían topado, así, el uno con el otro, sin darse cuante, entre la
multitud. La entradilla que mutuamente se dieron, sorprendió a ambos por igual,
dejandoles perplejos, y sorprendidos de haberse reconocido, permitiendo conocerse.
-”Perdona haberme intrometido en tu caminar, rubio extranjero, tus ojos claros me
expresan que te sientes sincero al haberme ayudado a levantarme, y que lo haces
más por que te apetece hacerlo que no por intentar que los demás se tropiecen
conmigo en su andar.”
-”Perdonado andas, te lo adjudico, yo que entendiendote, pierdo la necesidad de
perdón que me expresas.Pero me asalta una duda.¿como que caíste, alto y fuerte que
eres?”
Gines se sacudia el polvo que había quedado impregnado a su chaqueta de cuero
negra de medio tiro, que le llegaba poco más arriba de las rodillas, escuchando cómo
Sansón le decía que no hacía falta que le perdonara. Eso , además de sincero y
coherente, sonaba profundamente reflexionado, y estupefacto, tiró del hilo de su
mente.
-”Cómo? Que no me perdonas? Es que no tropezaste conmigo y te desequilibraste,
desplomandote?” Sansón dijo:”-No es necesario,no hace falta, mil razones causaron el
accidente, y sabiendo eso, deduzco que tampoco tienes tanta parte de culpa,
participas, involuntariamente”
-”Ostras! Cierto, y responendiendo a tu pregunta, caí por despiste. Andaba anodadado
por el diseño de interiores de los esparates de los comercios, y deslumbrado por su
iluminación. Hacen que me pierda, y sienta impulsos de acercarme hasta allí, para
descubrir más. Y la caída fue por mirar hacía otro lado.Creo.”
-Si, si.Ya lo creo, ni me viste, ibas muy despistado, y pensantivo, intuyo.”
-”Yo…_

GD Star Rating
loading...
Deshumanización, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here