Improvisación

0
107
Es hora de contar tu historia
Sin placeres ni amantes que te dispersen
No creo en tu adiós sin palabras, sin tocarme.
Sé la razón que subyace en tu locura
No vas a morir en tu lejanía de deidad
Aunque tus muslos no me vuelvan hablar
Aunque tu flor deje de retozar sobre mi hiel

Dejo de mirar el reflejo negruzco de mi esencia
Concentro la belleza de tu dorso en el horizonte
Aparezco en el renacer de la noche que fue alguna vez parte de mí
Aplasto violetas minúsculas como si fueran tus hijos

Consigo tu perfume como la añoranza sobre las rocas
Amaso insaciablemente tu cabeza sobre la piedra
Revolcándome en la tierra con tu cuerpo desperdigado
No pudiste ver a nuestro amor enclavado en la eternidad

Es hora de contar tu historia, violeta enamorada
Relucir tus lágrimas enterradas en el barro de mi sueño
Acariciar la fantasía de tus ojos nocturnos adormecidos en la luna
Venerar cada pedazo por separado de tu cuerpo enigmático
No creo en tus adioses de ninfa solitaria
Creo en la realidad de mis palabras moribundas enquistadas en tu alma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here