CHÁVEZ, FARRUCO uno +

3
235

CHÁVEZ, FARRUCO uno +
¿Donde estan los 1.300.000.000.000 de Dólares Americanos?
Qué + Pruebas Señor Contralor General de La CORRUPCIÓN
Peatones TODOS
Apreciados Peatones TODOS, cordialmente a nombre de Los Peatones sin Barreras, los invitamos a que TODOS JUNTOS en un sólo esfuerzo rompamos EL SILENCIO y a un sólo GRITO hagamos respetar nuestra
CONSTITUCIÓN
http://www.tsj.gov.ve/legislacion/constitucion1999.htm

Por qué Farruco Sesto debe ser procesado por la Justicia


¿Porque esperar hasta el 26 de Septiembre de 2010 a una elecciones fraudulentas?

Es hoy ya mañana será tarde, enterremos politicamente a TODOS estos VERGATARIOS.
Un Peatón sin Barreras
Arq.Iván Enrique León Hernández
www.peatonessinbarreras.tk
[email protected]
[email protected]
0412-585-6762
Venezuela-Caracas, 4 de Mayo de 2010.
PARA MUESTRA UN BOTÓN, YA BASTA, YA ESTA BUENO…………………?.
¿Qué CARAJO estamos esperando Dios, Dios, Dios………………………………?.

Farruco: el zar de la Cultura y de los grandes contratos de obras públicas
Date: Mon, 3 May 2010 15:19:02 -0400
NOS GUSTE O NO, ESTOS SON LOS DETALLES QUE DESTRUYEN CUALQUIER OBRA…
Farruco: el zar de la Cultura y de los grandes contratos de obras públicas

Ver al Ministro de la Cultura, Francisco de Asis Sesto Novás – Farruco Sesto, para más señas- paseando en su moto BMW por las calles de Caracas, no es una exhibición que muestra la ostentosidad del funcionario público de marras… Esta imagen se queda corta, en comparación con los jugosos contratos que ha conseguido para él y su socio y testaferro, Lucas Ignacio Pou, quien despacha desde la firma “Proyectos y Construcciones” propiedad de ambos, registrada hace años como “Sesto y Pou” y la cual sigue funcionando, bajo otro nombre -Pemegas-, en la Torre Mene Grande, en la Avenida Francisco de Miranda. El dúo dinámico de la cultura se adjudica proyectos de infraestructuras que el gobierno aprueba para el sector, disponen libremente cuáles son las empresas constructoras (de sus amigos, por supuesto), se premian, cobran y de paso se dan el vuelto, obteniendo, en menos de tres años, un enriquecimiento producto de sus posiciones de privilegio, que nunca soñaron tener cuando eran unos arquitectos comunes y silvestres. La madeja tiene mucho enredo, pero siempre quedan hilos sueltos. Ahora, cuando Farruco declara en sus ruedas de prensa semanales -más bien monólogos-, que la infraestructura cultural venezolana es escasa y que “hace falta racionalizarla”, la madeja se desteje: el año pasado el Ministerio de la Cultura devolvió al Tesoro Nacional la bicoca de 80 millardos de bolívares, aprobados para la Construcción y Adecuación de Infraestructuras Culturales, bajo el argumento de que no les dio tiempo de ejecutar los proyectos. De esta manera se reservan el derecho a ejecutar a futuro, bajo el esquema que han montado de beneficiar con los proyectos más rentables a su red de asociados, dejando la parte menos rentable para otros, y así dar sensación de amplitud. Las cuatro joyas de la corona El primero de los negocios fue adjudicarle a Pou, hace tres años, el Proyecto de la Villa del Cine -lo que significó para el dúo, unos 5 millardos de bolívares por el proyecto arquitectónico, más las ganancias de las empresas constructoras amigas.
El segundo, fue para el mismo Pou, quien se alzó con los trabajos de culminación de la Galería de Arte Nacional -unos 30 millardos de bolívares más-.
El tercer negocio, Farruco apoyó activamente a Pou para que realizara el proyecto arquitectónico del Cardiológico Infantil, en Montalbán, del cual también se llevaron una buena tajada más lo que “picharon” las empresas constructoras amigas. Y, de paso, para completar la botija, el Ministro Sesto le entregó a Pou el Premio del Ministerio de la Cultura por ese trabajo del Hospital, una cifra insignificante, unos milloncitos más que no merecen la pena precisar en medio de tantos millardos. Hay más: de ministro a ministro, Farruco Sesto le dijo directamente al entonces Ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz: “Te tengo al mejor arquitecto para el diseño de las Escuelas Bolivarianas del Zulia: Lucas Pou”. Y el socio de Farruco sumó unos 300 millardos más ¿Y adivinen cuál es la empresa constructora de ese proyecto? Por supuesto, Pemegas. El “furruco” de Farruco La cosa no para allí. El Ministro Farruco ha hecho gala de su generosidad y comparte sus prerrogativas, su posición y sus contactos con los familiares de su “socio”. Tal es el caso del sobrino de Lucas Pou, un joven llamado José Lucas Pou Martínez, quien en diciembre pasado andaba feliz como una lombriz por los pasillos del Consejo Nacional de la Cultura -CONAC- por su cheque de Un Millardo Seiscientos Sesenta y Nueve Millones Ochocientos Mil bolívares (Bs.1.669.800.000,00) obtenidos nada menos que por una semana de trabajo, con una compañía -Sociedad Mercantil Producciones Musicales Essex 2511, C.A.- registrada tan sólo un mes antes del contrato, y únicamente por brindar los servicios de iluminación, audio y montaje de equipos para el I Festival Internacional de Gastronomía de Encuentros de los Sabores del Mundo, celebrado en Los Caobos. Contratación que se hizo “sin Licitación”, sólo con una llamada telefónica de recomenndación del Ministro Farruco a la Presidenta del CONAC, Nora Delgado Lugo. Farruco tampoco se olvida de sus amigos arquitectos. A su fraternal Juan Pedro Posani le inventó la presidencia del nuevo Museo Nacional de la Arquitectura, y, además, le ha dado todos los contratos de la Torre Norte del CSB que tienen más de 4 años en remodelación, bajo escándalos de ineficiencia y extraños manejos. Y a su pana desde jovencito, coterráneo y compinche, también arquitecto, de su misma camada, José Manuel Rodríguez, lo puso donde hay bastante trabajo de rescate y remodelaciones: en el Instituto de Patrimonio Cultural (IPC).
A pesar de que el propio Contralor General Clodosvaldo Russián hiciera en enero pasado una denuncia acerca de irregularidades en restauraciones del Cuartel San Carlos, en las que se extraviaron más de 3 millardos de bolívares, lo que llevó a su destitución, Farruco restituyó a su amigo Rodríguez en la presidencia del IPC. Todo esto a pesar de que el Presidente Chávez demostró su desagrado por la “retocada” del histórico muro, en el cual el mismo Presidente había históricamente firmado durante su prisión. Claro, Farruco estaba ocupado en otros cosas, tanto antes como ahora. Entre el nepotismo y el ego Y es que al parecer, como dicen muchos creadores y artistas del sector, el Ministro Farruco Sesto “llegó al sector de las Bellas Artes para llenarse”. Como muestra saltan las denuncias que existen contra sus dos nueras -Ana Castro y María Concheta quienes además de su esposa -Felisa Casal-, trabajan en el Ministerio de la Cultura. Más aún, Farruco -quien para muchos es un poeta frustrado por el casi nulo reconocimiento que ha tenido-, se ha mandado a editar sendos y lujosos libros, en la Imprenta Nacional, entre ellos una Antología de su poesía y otro de una “auto-entrevista”, firmado por el periodista Rubén Witsozki. Además, el año pasado se organizó él mismo un recital del poesía (en el marco de los encuentros de El Alba), en la sala José Félix Ribas, del Teatro Teresa Carreño, titulado “Yo, el poeta”, acompañado por la música de Xulio Formoso. Hasta cineasta ha querido ser Farruco Sesto. También el año pasado se mandó a hacer una película, “La clase”, basada sobre un libro que él mismo escribió y que convirtió en guión, y la cual le costó al presupuesto de la Villa del Cine más de 5 millardos de bolívares para solamente permanecer en la cartelera de cine una semana, mientras un cerro de proyectos de jóvenes y talentosos cineastas nacionales esperan por oportunidades y apoyo económico para realizar sus filmes. El zoológico de Farruco Todo esto viene ocurriendo a espaldas del Presidente Chávez. Mientras tanto, la paralización del sector cultural ya es evidente: a estás alturas no se han firmado ni otorgado los “subsidios” a grupos y compañías artísticas, ahora llamados Convenios Culturales; el Instituto de las Artes Escénicas y Musicales, IAEM, está siendo desarticulado, a dos años y medio de su creación, y las llamadas Plataformas Culturales permanecen sin programación.
Al parecer, el fin de Farruco Sesto y su “mafia de arquitectos” y recién llegados a la cultura -funcionarios que él mantiene en las instituciones y que son veterinarios, economistas, médicos, menos gerentes del sector-, está muy cerca. Sin embargo, la red de contactos políticos locales y sus vinculaciones con grupos de “avanzada” de España, lo defienden contumazmente.

3 Comentarios

  1. Y no se te olvide que Farruco se está construyendo una mansión en España, donde planea vivir como Rey, tipo Marcos Pérez Jiménez, cuando Chávez caiga o se vaya de Miraflores.

  2. Los Pou se encargan

    La relación amistosa de “Farruco” con los hermanos Pou continúa. Ahora son responsables del Monumento Bicentenario

    Martha Cotoret

    L a inauguración del “Monumento Bicentenario” encargado por el Presidente de la República a Francisco Sesto, ha traído a colación la larga relación de amistad y la antigua sociedad que tenía el ministro de la Cultura con los arquitectos Carlos y Lucas Pou.

    Es curioso que sea precisamente Lucas Pou el coordinador de ejecución de la oficina presidencial de planes y proyectos especiales (presidida por Farruco) y el encargado de ocuparse de esta obra.

    Aunque se desconoce si en esta oportunidad el arquitecto pasó por un proceso de licitación para ganar el contrato de construcción de la obra, es extraño ver que la obra recae en los hombros de la misma persona que construyó en la gestión pasada la Villa del Cine y la nueva sede de la Galería de Arte Nacional.

    En esa oportunidad, Sesto aseguró que le encargó el proyecto de La Villa del Cine a sus socios porque por las características de la construcción, se trataba de una obra de arte y las obras de arte no se licitan. No se sabe si fueron las mismas razones por las que ahora deja en sus manos la elaboración del Monumento Bicentenario.

    Otra denuncia que recayó sobre Sesto en su primera gestión fue la del presunto favorecimiento al hijo de uno de sus socios (los Pou), al otorgarle contratos del Estado. La denuncias recibidas en la redacción de
    Tal Cual indicaban que el Consejo Nacional de la Cultura (Conac), ahora inexistente, contrató a la empresa Producciones Musicales Essex 2511, C.A., presidida por José Lucas Pou Martínez “para la realización de audio, iluminación y montaje de equipos para el I Festival Internacional de Gastronomía de Encuentros de los Sabores del Mundo”.

    El contrato fue suscrito por un monto de un millardo seiscientos setenta y nueve millones ochocientos mil bolívares débiles. José Lucas Pou Martínez, quien constituyó su empresa a finales del año pasado es hijo de Lucas Pou, uno los socios de la firma de arquitectos que mantenía Sesto, junto a Carlos Pou.

    Si bien es cierto que la legislación venezolana específicamente la Ley de Licitaciones sólo contempla que los funcionarios públicos no pueden otorgar contratos a sus familiares hasta la segunda línea generacional, genera suspicacias que los funcionarios públicos favorezcan a personas con quienes están asociados, como es el caso de la familia Pou.

    Artes

    ¿QUE ES ESTO?

    El Monumento Bicentenario, según Lucas Pou, no se trata de un obelisco ni de un monumento alegórico como el que está en el Paseo Los Próceres, sino de una especie de aro de luz con una proyección al infinito y simboliza varias etapas de abajo hacia arriba.

    “La primera pieza negra representa la colonización española; la segunda, de color rojo, la gesta independentista; la tercera negra, la era oscura del puntofijismo; y las tres rojas restantes, el triunfo de la Revolución Bolivariana y el poder popular del pueblo venezolano que se erige hacia el cielo y marca el infinito de la patria nueva”, declaró el arquitecto.

    La obra está formada por una columna de 47,25 metros de altura, construida en acero estructural, de sección variable con diámetros en base de 3,56 metros que se reduce progresivamente en tres secciones superiores, hasta alcanzar en su tope un diámetro de 0,90 metros, con un peso aproximado de 100 toneladas.

    El montaje se realizó por etapas desde la primera pieza que se niveló y alineó las tolerancias permitidas.

    Los elementos están interconectados entre sí con pernos de alta resistencia. Cada cambio de sección deja un espacio para la instalación del sistema de iluminación.

    La pintura de protección y acabado final de la estructura del monumento es de color rojo y negro cumpliendo con especificaciones aeronáuticas.

  3. adivina adivinador:
    ¿Quién es el responsable del pabellón de Venezuela en Shanghai?
    1… 2… 3…
    Pou.
    ¿Les sorprende?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here