Date Night: Hangover y After Hours meets 30 Rock and The Office

11
1048

Es una cita nocturna con ideas del pasado, pero desde una perspectiva fresca de presente, bajo la inspiración de dos emblemas de la nueva y contradictoria comedia americana: Steve Carell y Tina Fey, un rato con el gobierno de Hollywood, y el otro con la oposición a sus dilemas.

 

En «Date Night», la ambivalencia de la pareja se salda con un triunfo rotundo y sintomático de la industria, por encima del espíritu liberador del dueto protagónico. Es decir, en la película, el ayer vence sobre el hoy, tanto en el ámbito de la formal como de lo conceptual, donde se impone la regresión ante la posibilidad de romper en definitiva con todos los esquemas sociales y dramáticos del género.Me explico.

 

Por un lado, nos encontramos con el mundo ordinario del típico matrimonio en crisis. Ambos viven en su rutina con resignación, desde la casa hasta la calle. Así transcurren los primeros minutos, entre chistes y comentarios punzantes contra la familia y las relaciones agotadas por el inevitable paso del tiempo.

Aquí la cinta abriga y cobija sus mejores argumentos, en el casi retrato documental del hastío y la monotonía de la vida en el hogar dulce hogar, con la casa de fotografía de revista, los hijos malcriados y las ventajas económicas de una posición de privilegio, en la escala social. Dinero no le falta al tandem de personajes principales.

De hecho, disfrutan de las comodidades materiales de la clase media alta de los suburbios.En realidad, el problema de ellos es el de costumbre: el vacío existencial y el miedo al conformismo. Los pretextos habituales para canalizar los descontentos del hombre y la mujer posmoderna, según los cánones de la meca. La Nada y La Nausea de una serie de largometrajes conocidos, ahora replicados y sintetizados en el contenido de «Date Night», suerte de revisión conservadora de un título mayor de los ochenta, realizado por Martin Scorsese, «After Hours».

 

En efecto, como aquel trabajo de hace 30 años atrás, la pieza en cuestión gira alrededor del laberinto urbano desatado a raíz de un evento fortuito, cuyo desarrollo y desenlace servirán de terapia de choque para los arquetipos de la función. La noche de desvelo y locura, les cambiará la perspectiva, los transformará, y al mismo tiempo, les propinará su necesaria dosis de transfusión de sangre.

En este caso, el catalizador del enredo, es una confusión de identidad en un local privado. Al estilo de un sitcom y de las obras maestras de Billy Wilder, Steve Carrel y Tina Fey transgreden la norma, al robarse una mesa en un restaurante chic por reservación. En dicho instante, los actores aprovechan para marcar distancia y burlarse del esnobismo de las generaciones de relevo, afincadas en la Gran Manzana.

En efecto, parte de la mordacidad de la obra, procede de su capacidad de sumergir a unos seres tradicionales de Nueva Jersey, en el ambiente cosmopolita de la megalópolis de Estados Unidos. Por ende, retornamos al esquema de la cucaracha en baile de gallina. Y en honor a la verdad, la fórmula sigue funcionando a la perfección en «Date Night», cuando se va al encuentro del absurdo y de la aventura.

La acción le imprime un ritmo trepidante a la historia, mientras el humor negro se encarga de no dejar títere con cabeza, al someter al escarnio público a instituciones, estereotipos y modelos de éxito, como el propio Mark Whalberg en un papel autoparódico de chico fornido, o el veterano Ray Liotta caricaturizando su cliché de mafioso en «Buenos Muchachos», al servicio de la corrupción de estado.

Un aleteo de la mariposa, desata en la trama un caos de proporciones épicas, tendiente a normalizar y buscarle solución al estado de conmoción e insatisfacción de los personajes protagónicos. Una obvia metáfora del país, después de haber superado las conmociones de Katrina, el once de septiembre y sobre todo, la caída de Wall Street. De ahí la escogencia de Manhattan como entorno simbólico del film. 

No por casualidad, los héroes de la partida reciben el apoyo de una equivalente femenina de Obama, para solucionar su conflicto con la maldad reencarnada en la figura de unos matones a sueldo, en alianza con la policía.

Por lo visto, la corrección política de la gestión demócrata, pareciera imponer la presencia de una hada madrina o de un salvador de la patria de origen afroaméricano, en cada película. Naturalmente, Hollywood quiere quedar bien con el nuevo patrón de la Casa Blanca, asociado con los chicos de la bolsa de valores.

Por consiguiente, reincidimos y volvemos a la moraleja del cine retroprogresista y reaccionario de los últimos años. En efecto, después de la tormenta,llegará la calma, gracias a la astucia del hombre y la mujer de a pie, quienes reforzarán sus lazos en el trance de salvar al mundo, y de hacer la buena acción del día. Por tanto, los villanos terminarán en la cárcel, y los protagonistas gozarán de su nueva libertad conquistada a base de esfuerzo, en el regreso al hogar.

De tal modo, es poco lo aportado por el happy ending, en materia de originalidad expresiva. Igualmente, el mensaje de fondo peca de predecible y de convencional, en plena disconformidad con lo prometido por el trailer.

En resumen, ellos salieron de la concha, de la burbuja de cristal, de la cárcel y de la reclusión autoimpuesta, para soltarse el moño durante una velada de desenfreno, destinada a fenecer tarde o temprano.

Lamentablemente, luego del fin de la ilusión, es casi nula la evolución de los personajes. Apenas descubren a la otredad, y la odisea sólo les funciona para reafirmar sus antiguos valores. Parte de ello viene sucediendo con frecuencia en montones de películas recientes, como «Couples Retreat», «Wonderful World» y «Hangover».

Después de todo, «Date Night» se sumará a la corriente del momento en la comedia americana, no tanto para apostar por una corriente alternativa, sino para afianzar la construcción del relato canónico, explotado como manual de autoayuda y superación personal, de cara a la audiencia adulto contemporánea.

Es un cine de catarsis y de control de la incertidumbre, para un público lleno de ansiedades y preocupaciones por la inestabilidad de su contexto. Es un cine demagógico y de escape, con soluciones y salidas fáciles, a la carta del consumidor en masa.

No en balde, la película fue escrita por Josh Klausner, el guionista de la tercera parte de «Sherk», síntesis animada del quiero y no puedo. Ejemplo del empaquetamiento y la pasteurización del inconformismo antidisney. En «Date Night» ocurre lo propio, pero de frente a la ecuación de la «buddy movie».

Por lo demás, la química de Carrel y Fay no se pone en discusión y se celebra de lo lindo en la sala oscura. Son auténticamente genuinos y profesionales en su oficio. De seguro, asumen con cinismo su labor. Mucho menos se deben tomar en serio el final feliz de la película. Por eso, es divertido verlos retozar como dementes en el jardín de su casa, o gastándole bromas a sus compañeros en la sección de bloopers proyectada con la secuencia de los créditos.

Por su parte, Shawn Levy recuerda por qué es y será, por los siglos de los siglos, el director de la franquicia «Una Noche en el Museo». Estéticamente, «Date Night» es una secuela de ella y una continuación de sus limitadas ideas audiovisuales, sembradas de efectismos, de artimañas televisivas y de excesos adocenados, para el deleite de grandes y chicos. Nada para alarmarse, ni para ofenderse.

Sea como sea, y con sus bemoles, Steve y Tina superan con creces la prueba de compartir la puesta en escena, al revelarse como una pareja sólida a tener en cuenta en el futuro. Ojalá nos brinden una obra maestra en los próximos años. De momento, nos tocará conformarnos con admirarlos en «Date Night», más allá de sus evidentes parentescos con sus programas de cable.

Vista así, la película podría ser todo un maratón de desvelo de «Saturday Night Live», «The Office» y «30 Rock». Algo altamente recomendable y reconfortante para fanáticos incondicionales. Por mi lado, a los cuarenta minutos de trote, puedo darme por satisfecho, sentir el agotamiento, tirar la toalla y abandonar la faena.

¿Y ustedes qué opinan?

11 Comentarios

  1. Por último, me tomo la libertad de publicar un acertado comentario de un colega. También lo escribió para Facebook, amigo X. Disfrútalo.

    Rodolfo Alejandro Ponce Vásquez:
    Muy de acuerdo con el maratón de desvelo de «Saturday Night Live», «The Office» y «30 Rock»

    Yo siento además cierta remembranza con «True Lies», cuyo tema, por cierto, está hiper de moda: cabezas nucleares, terrorismo islámico de ex repúblicas soviéticas, James Cameron y cuando no, el ciudadano común que -ahora- gracias a «la ley patriótica» puede ser un gran espía desde su aparente cotidianidad.

  2. que ladilla con este critiquillo que siempre tiene que contar el final de las pelis, no hace falta que lo hagas.
    gafo.

  3. Jennifer:

    Parece que aquí la única gafa eres tu. ¿No sabes leer niña? ¿solo escribir estupideces e insultar a lo demás? Primero que nada Sergio M. No revela nada del final.. Segundo, si tu eres de las que necesita ver y esperar el final de un film sobre todo de éste género para poder descifrar lo que pasará eres tremenda gafa!
    Te comento que existen fórmulas, sobre todo en los guiones de cine que ofrecen finales totalmente predecibles!..

    Qué problema con esta «gentecita» como Jennifer vale…

    Excelente critica Sergio M. ..

    Saludos.

  4. Gracias por tu apoyo, Lamala. Tu lo dijiste todo.

    Seguramente Jennifer pensaba que los dos protagonistas se iban a divorciar o a morir en el final. Lástima que le aguamos la fiesta. No importa, panita, para la próxima no te cuento el happy ending.Chévere cambur.

  5. Considero que Date Night es una oportunidad desperdiciada tomando en cuenta que tenian como protagonistas talento de la talla de Fey y Carell, pero vale la pena verla simplemente por la increible química de estos dos grandes y los chispazos de genialidad que entrega el duo en momentos en los cuales seguramente se salieron del sonso libreto y empezaron a improvisar (su segunda entrada al restaurant como prototipos snobistas/fashion salidos de la semana de la moda de NY es excelente).
    No se puede dudar de la comicidad de la pareja, y prueba de ello son, como destaca Sergio M., los outtakes en los créditos finales (por cierto, algunos mucho más graciosos que las tomas que dejaron en la película) donde podemos presenciar un verdadero duelo entre ambos, desafiando la concentración del compañero con un comentario cada vez más hilarante que el anterior. Por cierto, yo declaro a Tina ganadora de la contienda.
    Espero que un material digno llegue a las manos de esta gran pareja (por qué no algo escrito por la propia Tina?) que nos brinde la oportunidad de verlos nuevamente en la gran pantalla, pero esta vez con un guión que esté a su nivel.

  6. Hay una película de los 80, no tengo idea como se llama, que es parecida a Perdidos en Nueva York con Steve Martin y Goldi Hawn, pero no era una comedia, más bien era muy ruda sobre una pareja de un pueblo que pasaba una noche demencial en Nueva York, recuerdo sobretodo que entre las secuencias había fotogramas en blanco y negro de calles y lugares absolutamente lúgubres y solitarios, como intentando decir que realmente esa ciudad lo que da es terror de noche, nada de risas ni de malentendidos jocosos, al final la pareja regresaba a su pueblo convencidos de que la gran ciudad es el infierno.

  7. Cónchale está difícil,Andreína.De momento no la recuerdo.De los ochenta únicamente me suena After Hours de Scorsese.Será cuestión de investigar.Gracias por el dato.Muchos saludos.

  8. Lamala:

    NO TE REBAJES TANTO MARICA

    No seas tan jala bolas…

    Quién es Sergio M?

    TU MARIDO?

    Estupida

    Gafa

    CHUPA MEDIAS

  9. Jennifer:

    Siento pena por ti. Muestras de forma muy evidente tus complejos y Carencias.

    Sergio M:
    «Te amo». Eres el mejor critico de cine del Universo, nadie es como tu!!!

    ajajajajajja!

    Saludos. Sergio M.

    Nos vemos pronto.

  10. Yo también te amo. Besos Lamala.Mi marida.
    jajajajajajaja
    Gracias por responderle a la niña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here