Estreno de “Zamora” en el Teresa Carreño: una telenovela personal

55
174

Capítulo 21: ¿Quién es el Hugh Hefner de la Revolución?

Lee la primera parte aquí

100920097153583411

“Cada telenovela debe tener, como mínimo, un acertijo insoluble, una pregunta sin respuesta”. Me lo confesó uno de los padres del género en una entrevista mañanera. Su nombre también lo dejaré a la libre interpretación de ustedes. Ya se lo pueden imaginar.

Por si acaso, hoy no hablaré del enigma de las tres filas reservadas. Todavía hay chance de posponer su resolución en un próximo capítulo.

Por ende, el episodio de la semana lo dedicaré al desarrollo de una trama paralela, de un evento colateral al estreno de “Zamora”. Es decir, la llegada triunfal al Teresa de un famoso director de la Plataforma, encargado de glosar las teorías de emancipación de la izquierda caviar, así como de abonar el terreno audiovisual para la sedimentación del arquetipo de Hugo Rey en el inconsciente colectivo.

Pocos como él contribuyeron a fomentar el culto a la personalidad del líder único a través del lenguaje del cine. Pocos como él supieron adelantarse a su tiempo, al conjugar presente con pasado en pro de la manipulación de la historia reciente. Pocos como él encarnan la mayoría de las contradicciones del espíritu revolucionario del PSUV, aunque su ficha procede de los cuadros políticos de la Causa R, bajo la influencia del profesor Maneiro. Y no me refiero a Farruco Sesto. Tampoco a Román Chalbaud.

¿Adivinan su identidad?No importa. Lo fundamental es conservar el suspenso hasta el final. Estirar y sugerir pero sin revelar la fuente.

Por ahora, sólo conviene saber algo: el señor del misterio acaba de arribar al Teresa en plan de “Rock Star” venido a menos, en fase de superestrella perdonavidas del CNAC, en clave de pavosaurio enfundado en una chaqueta de cuero de malandraje otoñal, alevosía y transgresión de la tercera edad, cual dinosaurio de la banda “Kiss” escoltado por una hermosa jovencita del color y del porte de una Naomi Campbell de Barlovento.

Al lado del caballero de la triste figura, la niña, la Dulcinea es un espectáculo, es un encanto, es un bombón, es una quimera quijotesca del Miss Venezuela.Como diría Stendhal, tanta belleza, abruma. Sus ojos brillan de ingenuidad, su tez negra resplandece al contacto con la luz, como si su piel estuviera cubierta de escarcha a lo “New Moon”.

Si ella es una pequeña vampiresa en ciernes, él definitivamente es el hombre lobo del cuento, mejor dicho, es un viejo zorro con cara de viejo verde, quien disfruta de exhibir a su presa en público, para alimentarse el ego y la reputación frente a sus colegas de manada, cuyos aullidos de aprobación no se hacen esperar al ver a la víctima de las fauces seniles del consumidor de Viagra.

r154514_5560461

Extra, extra. La pastilla azul de Pfizer es uno de los patrocinantes oficiales no sólo de la velada, sino de la disfunción eréctil de las momias del proceso. Muertos en vida preservados en piscinas de formol, tipo los tiburones de Damien Hirst, y mantenidos a punta de drogas de síntesis. Aquel se inyecta “botox”, la otra guarda un paquete de antidepresivos en la cartera, y el mandamás rumbea de lo lindo a la manera de Jhonny Deep en “Fear and Loathing in Las Vegas”.

En cierta forma, la utopía de Hunter S. Thompson se ha consumado en Venezuela: gobernar un país con el apoyo y el beneplácito de los barones de la coca. Léase, la guerrilla colombiana aliada al narcotráfico y el movimiento campesino encabezado por la bandera hippie de Evo Morales, a la usanza de las comunas de ambiente de San Francisco, del barrio gay a Haight-Ashbury, donde conocí de primera mano las propiedades de los alcaloides tras la huella del mescalito de Carlos Castaneda.

Curiosamente, las enseñazas de Don Juan se reescriben actualmente en el paraíso de los bolcheviques de Miraflores, con ligeros cambios de ruta.

Por desgracia, de la ilusión de apertura y ruptura hemos devenido en un experimento fallido del Doctor Marx según las FARC, a la altura de una distopía fabulada del siglo XX, a caballo entre Macondo y McCondo( Jorge Volpi dixit), el realismo mágico y la republica bananera, 1984 y Fahrenheit 451, con quema de libros, listas negras y demás.

A propósito, extraigo unas líneas del título imprescindible de Andreu Domingo, “Descenso Literario a los Infiernos Demográficos”, finalista del premio Anagrama de Ensayo, apenas superado por “La Catira” de nuestro Gustavo Guerrero. Es extraño pero ambos libros sirven para entender el problema de fondo del proyecto bolivariano en el contexto del tercer milenio. Verbigracia, les regalo un párrafo de la pluma de Andreu Domingo:

La distopía, por oposición a la utopía, es el relato del peor de los mundos posibles, que se fragua como género literario a medio camino entre la sátira política y la tragedia a finales del siglo XIX y principios del XX como reacción a las utopías políticas y a las literarias que la sustentaban.En términos Goyescos, ejecuta el retrato de los monstruos engendrados por la razón(política). De este modo, las distopías clásicas enunciadas en la primera mitad del siglo XX, inciden en la crítica de los proyectos políticos, con el punto de mira puesto en la naturaleza de los sistemas autoritarios y en la alienación que hace posible el mantenimiento del poder. La gestión de la población y en general los temas demográficos son tratados en estas obras como un instrumento producto de la construcción de esos poderes estatales perversos.

Alrededor mío se fragua entonces una conspiración de Huxley, Orwell, Bradbury, Wells, Zamiatin, Asimov,Burgess, Crihcton, Ballard, Foucault, Freud, Galeano, Malthus, Gates, Huntington, Houellebecq, Thoreau, Borges, Carlos Rangel y James Cameron. Mezcla de los desechos de “El Manifiesto Comunista”, “Las Venas Abiertas de América Latina”,”El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano”,“Para Leer al Pato Donald”, “Apocalípticos versus Integrados”, “Los Condenados de la Tierra” de Franz Fanon, “La Hora de los Hornos”, “Parque Jurásico”, “Las Cartas del Ché”,“Hegemonía o supervivencia: La estrategia imperialista de EEUU” y las cartillas de adoctrinamiento de Fidel Castro, para justificar la persistencia de las cartillas de racionamiento en los “mercales” y “mercalitos” de la Habana.Valga la acotación, cartillas de racionamiento para el uso exclusivo de la población gestionada, no para el deleite de los ingenieros sociales de Cuba. A ellos les toca sus tres golpes diarios, como dios manda y Raúl decreta.

De igual modo, la desigualdad y la inequidad constan en la nómina de los actos dolosos del Teresa. En efecto, el desnivel alcanza cotas de paroxismo cuando comienzan a aterrizar y a desfilar los altos jerarcas de la revolución cultura, como el caso del señor misterioso flanqueado por su dama de compañía. Son “La Princesa y el Sapo” en persona, “La Bella y la Bestia” en su salsa. La personificación del relato de “La Caperucita” en versión XXX. “Lolita” de Nabokov a la potencia de Chapita en “La Fiesta del Chivo”.

El Señor la agarra fuerte por la mano al inicio de su solemne descenso por las escaleras del teatro. De inmediato, se les cruza un jala mecate para celebrarles la santa unión, sin escatimar en esfuerzos y en halagos. El señor no sabe esconder su incomodidad, pero le sigue el juego al mujiquita. “Amigo, usted ha traído a la mujer más bonita de la noche, un compendio de la belleza revolucionaria, con sangre de esclava manumisa, cuerpo de amazona y alma de mujer libre”, certifica el Osmel Souza de la charada. Sus palabras rimbombantes se las lleva el viento, mientras la famosa pareja continúa con su viaje diplomático hacia el fondo del recinto, al calor de abrazos, saludos, guiños y toda suerte de clichés protocolares. No faltan las fotos fijas y los besos demagógicos a niños y ancianitas con las hormonas alborotadas. Por algo es amigo personal del Presidente.

A sus sesenta y tantos, el señor misterioso sigue despertando pasiones irrefrenables e irracionales en la multitud. Quizás sea por su aura telegénica. Quizás sea por su fama de “cineasta de la revolución”.Quizás sea por su barba de guerrillero seductor. Quizás sea un efecto óptico proporcionado y avalado por la presencia de su novia, posiblemente de la misma edad de su hija.Cuidado y es menor.

En su marcha de la victoria, una estela de morbosidad los corteja.¿Por qué andarán juntos? ¿Cómo se habrán conocido y en dónde?¿ Cuales circunstancias rodean su vínculo, su enlace?¿ De qué conversarán?

El halo de la incógnita se cierne sobre sus cabellos, al describirles una silueta de arcano blasfemo, de teorema oculto, no apto para toda la familia. La rígida moral de la Ley Resorte no aprobaría dicha relación en un programa de TVES, para el horario vespertino.

Aunque usted no lo crea, los dos serían los invitados ideales para un especial de “Cristina” o de “Laura en América” consagrado a desmenuzar las intimidades del síndrome intergeneracional del 60-20.

Atrás quedó el 40-20 de José José. La moda del machismo longevo lo representa el señor misterioso en nuestra patria. Todo un ícono del teatro de la revolución.Todo un ejemplo de las contradicciones del proceso de cambios, del socialismo del siglo XXI.

De hecho, cabe compararlo con el reality show de Hugh Hefner,increíble pero cierto emblema del mito neoliberal del “self made man”; rutilante insignia de la lozanía del capitalismo salvaje a pesar de sus crisis de edad.

El dueño del emporio “Playboy” fortalece el credo del “american dream”, para una de sus minorías menos favorecidas, la de jubilados abandonados a su mala suerte por un estado con un seguridad social precaria. No es casual el afianzamiento de la imagen de Hugh Hefner durante el apogeo de la era conservadora de Bush. Naturalmente, sus reflejos distorsionados en la pantalla chica crecieron como hongos en la programación por cable, de conformidad con el lanzamiento de las franquicias de Flavor Flav y Donald Trump, un par de “Señores Scrooge” bizarros, irredimibles y venerados por ostentar su avaricia, su tacañería, su dinero, su materialismo, su poder para comprar el amor a manos llenas,su virilidad masculina con la impunidad de un jeque árabe o de un Sultán del medio oriente.

A gran escala es idéntico al caso de la siguiente lista de Casanovas revolucionarios de la tercera edad: Fidel Castro, Daniel Ortega, Fernando Lugo, Gadafi y Mugabe, acusado de orquestar violaciones en masa.

A pequeña escala, el señor misterioso busca emular a sus precedentes y referentes ideológicos, al repetir sus equívocos y procedimientos incongruentes de “lefty ultrachic”.

Su hipocresía desenmascara la inconsistencia de su filmografía retroprogresista, a favor de las causas revolucionarias del continente, amén de sus documentales y películas de ficción, en las antípodas de su estilo de vida.

No en balde, pertenece a una casta de mantuanos caraqueños, con casas en el este y propiedades de lujo en la isla de Margarita, destino de la boliburguesía auspiciada por la zona franca y el dólar Cadivi.

Con el sudor de su frente, el señor adquirió un modesto Rancho de Chana, donde comparte las navidades con sus amigos escuálidos de la cuarta república.

Menean el etiqueta negra con el dedo meñique, brindan con Leopoldo López y fuman Habanos Cohiba al caer la noche, ataviados con guayaberas y pantalones caqui de Armani Exchange. Porque ser rico es malo. Es maluquísimo. Con mi Whisky no te metas, replicarían al unísono con el Conde del Guacharo, Guillermito González, Bob Abreu, el Potro Álvarez y Magglio Ordoñez, con su compadre Tarek William Zaab. Un cóctel explosivo de farándula, oligarquía, yuppisismo petrolero, corrupción financiera, lavado de dinero y desviación de fondos. Una plutocracia de blancos criollos y mulatos refinados, engordados por el chiquero del excremento del diablo.

Al respecto, una vez me tocó ir a una fiesta de fin de año con ellos, y tuve la ocasión de cruzar palabras con el señor misterioso.Yo intenté infructuosamente entablar con él una sana conversación de cine,entre alumno y maestro, cuando apenas contaba con 23 años. Pero a él sólo le interesó dirigirme la palabra, para conminarme a presentarle a unas amigas de mi edad.

Borracho, empericado y desatado, me sorprendió al decirme: “viniste con unas carajitas buenísimas”. Nunca se me olvidará de la impresión, porque de paso, la baba le colgaba como un caimán del Orinoco en boca de caño. Era Homero Simpson en pleno estado de celo.Así se me cayó uno de mis primeros ídolos paternales. Los demás me circundan en el Teresa. Yo creía en Chalbaud, yo creía en Luis Britto, yo creía en José Vicente, yo creía en el cine nacional, yo creía en “Zamora”, hasta comprender sus limitaciones. Son seres humanos con defectos. Gran descubrimiento.El inconveniente reside en exponerlos como divisas omnipotentes, como estampitas religiosas de la teocracia de turno.

Por ello, insisto en invitar a desnudarlos, desmontarlos y deconstruirlos, porque el futuro de la democracia pasa por allí.

Finalmente, el señor misterioso se sienta con su chica plástica en primera fila, al lado de Román y Chalbaud. La niña objeto “se coloca” entre ellos, olímpicamente ignorada por sus elevadas charlas de reafirmación intelectual.Un abismo los separa y los segrega.La ilustración en vez de congregarlos, los incomunica y los disocia.

Ellos destruyen y reconstruyen su mundo, en cuanto ella se refugia en una pose de pasividad autista, con la mirada perdida en el horizonte, como mecanismo de defensa ante la adversidad del entorno hostil.

Ojalá pudiera descifrar su pensamiento, su aislamiento y su melancolía. Ojalá sus sueños de reconocimiento no sean traicionados.Ojalá no sea el centro de una emboscada. Ojalá no sea engañada. Ojalá sea consciente de su estatus. ¿Y si el perro no mueve la cola sino al revés?, soltaría Baudrillard.

Difícil arriesgar una conclusión.

Por mi lado, me consuela divisarla como un reflejo de mi soledad en grupo. Los dos no somos muy diferentes. Nadie nos presta la menor atención, nadie nos reconoce, nadie nos estima en el Teresa. Aquí no valemos para nadie.

¿Por qué no renunciamos al derecho de existir, por qué nos empecinamos en nadar contra la corriente?

Imposible responderlo.

Así termina el capítulo de hoy, en el aire, tal como empezó.

Nos vemos en el próximo episodio, antes o después del 31.

Todo dependerá del estado de ánimo.

Por lo pronto,feliz navidad de excesos.

Alabados sean nuestros señores de la pornografía, el sexo escándalo y el erotismo transpolítico.

GD Star Rating
loading...
Estreno de "Zamora" en el Teresa Carreño: una telenovela personal, 3.4 out of 5 based on 10 ratings

55 Comentarios

  1. Mejor manera de cerrar el año: imposible. Cómo no quiero spoilearte el siguiente capítulo, sólo diré que creo que te refieres a un curioso cineasta al que le dicen “El Comegente”, por su insólito parecido con nuestro célebre asesino en serie. ¿Acerté?

    ResponderResponder
  2. Sergio, este capítulo quedó muy poco claro. No se logra adivinar de quién carajos hablas. Por la barba que dices, sé que no es Chalbaud. Pero el comentario de Frank me hizo pensar que se tratase de Diego Rísquez, que grabó el asesinato del niño Vegas y que tiene, como el cineasta que dijiste, una hija.

    Si sigues con estos acertijos que no se resuelven, no te compro la novela.

    ResponderResponder
  3. Sí, eso, yo apuesto a que es el risquero (que le gusta la risca, la blancanieves). Aparte que el carajo no sabe nada de cine, todas sus películas son una mierda.

    ResponderResponder
  4. Chalbaud estoy seguro de que no tiene hija, porque es sabido que es un viejo maricón, amigo de prostitutos jóvenes. Rísquez sí tiene de hija a Zanahoria, aunque él de muchacho no fuera precisamente zanahoria, ni completamente heterosexual, porque casi todos los de ese caso se puyaban, siendo el más puyador de todos Caramelo Branger, que fue marido de Javier Paredes, de Luis Parilli Pietri y de Federico Vegas. Julio Neri fue otro de los cineastas implicados, pero escapó a tiempo y nunca regresó. No sé qué fue de su vida.

    ResponderResponder
  5. Ah, yo también me confundí en algún momento pensando que era Carlos Azpúrua, pero la verdad luego pensé en Rísquez, por lo mantuano y tal.

    ResponderResponder
  6. Coño, pero es imposible que sea Rísquez, que nunca fue, como dice Monsalve, revolucionario; amigo de Chávez, de pronto sí, porque hay foto de ellos dos con Fidel, y Rísquez bromeando dijo que él era allí el Comandante Guacamaya, tal vez recordando, por las plumas del ave, aquellos tiempos con Caramelo Branger.

    ResponderResponder
  7. Tampoco así, Yago, es un solo acertijo nada más, y de paso, se cae de maduro. Al final, importa menos el quién que el por qué. En cualquier caso, entre ustedes ya descubrieron la respuesta.
    Gracias a todos por comentar, y por el feed back.

    ResponderResponder
  8. jejejeje…Muy bueno eso del “Comegente”, JM.
    Pendiente de las birras en diciembre, mi pana.
    Un abrazo.

    ResponderResponder
  9. Lo de la grabación no lo sabía, mi llave. ¿Cómo es eso? Alguien me lo podría contar, por favor. Saludos!

    ResponderResponder
  10. Para que ustedes vean… Yo pensé primero en Aristobulo y después en Diosdado. Para que vean lo poco que se de cine nacional…

    Me gusto el capitulo, pero en serio, me revienta no saber quien es el personaje tan grotesco que describe…

    Espero que nos digas, por lo menos, una pista más concreta.
    Por ejemplo: ¿En cúal banco intervenido está?

    Un abrazo Sergio

    Adsri

    ResponderResponder
  11. Ningún banco intervenido, estimada Adriana.
    Estás fría, por ahora.
    Muchos saludos.
    Gracias por comentar.

    ResponderResponder
  12. Pendientes de este artículo sobre la Boliburguesía, publicado por Javier Biardeu.

    Saludos!

    Domingo Alberto Rangel, la boliburguesía y el charco político-financiero

    Javier Biardeau R.

    En momentos en que parecen “descubrirse” indicios de la corrupción político-financiera en las alturas del poder, queda claro el maridaje entre la Estadolatría, el capitalismo de estado y las fracciones del capital financiero. No se tratan solo de patologías propias de la “transición rumbo al socialismo”, sino del propio esquema de poder de la “nueva clase”, que sigue haciendo uso demagógico de la palabra “socialismo”, solo para obtener riquezas, prebendas y privilegios.

    La revolución bolivariana está atrapada en dos campos minados: el campo minado del capitalismo de Estado, por una parte, que apoya una matriz desarrollista-populista, de carácter neo-adeco, y el campo minado del socialismo burocrático, con una matriz que es una extraña mezcolanza entre el estalinismo más ramplón, y el seguidismo ideológico-político de la revolución cubana.

    Una de las volteretas mágicas del socialismo real, fue la conversión del Partido-Estado soviético al Capitalismo de mafias (de camarillas políticas a mafias económicas), cuyo origen era la de haber sido miembros de la alta burocracia del estado soviético, altos funcionarios del partido, y altos cuadros del estamento militar, policial, junto a sus servicios de inteligencia. El socialismo burocrático demostró su rápida propensión a transformarse en un capitalismo con nuevos grupos económicos de poder, a partir de la nominal mascarada del “Estado socialista”.

    En el año 2007, escribía un breve artículo sobre lo que ya era moneda corriente en las conversaciones cotidianas: la existencia de la llamada “boli-burguesía” (http://www.aporrea.org/ideologia/a43649.html). Hoy sabemos que fue el periodista Juan Carlos Zapata quien puso a circular el neologismo que luego el diario O´Globo de Brasil apalancó con gran fuerza de diseminación, que hoy algunos voceros de oposición reinterpretan como “Chávez-burguesía”.

    Decíamos entonces que la Estadolatria propia del viejo socialismo inexistente, se expresa en su funcionalidad directa con los intereses de los nuevos grupos económicos de poder y sus gestores o padrinos políticos. Ciertamente, detrás de la palabra “boliburguesía”, hay complicidad de funcionarios del Estado.

    También decíamos que no hay transición al socialismo democrático, revolucionario, participativo y libertario desde el fortalecimiento de la Estadolatria y del Capitalismo de Estado. El fortalecimiento del capitalismo de Estado, decíamos entonces, es un valor de nuestros “jacobinos burgueses”. En otras palabras, conocemos más o menos bien, que cosa es el jacobinismo político, pero ignoramos las raíces de clase y los intereses económicos del jacobinismo.

    Decíamos que en ese error habían caído los llamados “intelectuales del socialismo del siglo XXI”, por ejemplo, el anterior Ministro Haiman el Troudi, quién en su texto: “Ser capitalista es un mal negocio”, decía que “hay que vencer la conspiración del chavismo sin socialismo, esto es, la subterránea lucha de jacobinos versus girondinos (p.31)”.
    Decíamos que El Troudi se equivocaba porque es un grave error la exaltación del jacobinismo como la «izquierda social» de la revolución francesa. Los jacobinos fueron, en realidad, la izquierda política de una fracción de la burguesía. Decíamos que si Haiman el Troudi quería de verdad profundizar en lo que llama “Chavismo sin Socialismo”, tiene que llegar hasta la raíz desarrollista-populista-capitalista de nuestra dirigencia política jacobina “roja rojita”, que ampara a nuevos grupos económicos de poder, y balbucea la palabra “Socialismo del siglo XXI”.

    Decíamos que la nueva neo-oligarquía (una suerte de nuevos 12 apóstoles, como en el primer CAP), no le temían al llamado Estado Socialista ni a su hiper-presidencialismo, porque habían penetrado profundamente los centros estratégicos de poder de la revolución bolivariana. Se trata solo en parte, de los anillos de poder, de lo que Müller Rojas ha llamado en reciente entrevista como “Alacranes”. También hay quienes interpretan el escándalo bancario como parte de los primeros episodios de una “guerra entre alacranes”.

    Sería profundamente ruinoso para la revolución bolivariana, que estos acontecimientos generen ambientes de impunidad y complicidad, pues lo que esta en juego es la propia fibra ético-cultural, moral, del proceso iniciado como una corriente de lucha contra la corrupción desde sus orígenes aquel 4 de febrero de 1992.

    Decíamos que era conveniente referirse a los trabajos de Domingo Alberto Rangel (DAR) quién señalaba (en artículos en el año 2006 como Correo del Caroní y El Carabobeño): “En la Europa clásica, la burguesía creaba al Estado, aquí en Venezuela el Estado crea a la burguesía. Desde 1900 hasta el día de hoy, cada fracción burguesa surgida en los horizontes sociales de nuestro país ha sido obra del Estado”.

    Domingo Alberto Rangel planteaba que bajo un Estado opulento, corrompido y caprichoso, podía convertirse en doce horas que necesita la luz de los cielos para alternar con las sombras, a un “peladito cantinflesco” en un “personaje aristocrático”. Desde hace cien años los sucesivos cabecillas de nuestra oligarquía han sido producidos por una incubadora milagrosa, la Tesorería Nacional. Es decir, creación del presupuesto nacional. Una primera indicación de la importancia de la Tesorería nacional para el control y transparencia del origen y destino del presupuesto público.

    Pero vale la pena destacar aspectos literales de la propia opinión de DAR, ya que existen coincidencias entre quienes señalaba, como miembros de la “neo-oligarquía”, y algunos de los nombres que aparecen en la lamentable polvareda financiera que afecta las bases morales de la revolución bolivariana. Decía DAR el 20 de abril de 2006 (Correo del Caroní)). “La oligarquía bolivariana es el más reciente brote de la vieja plantación burocrática venezolana”.

    Para DAR existirían al menos tres grupos oligárquicos bolivarianos: “El primero gira en torno a Diosdado Cabello y Rafael Sarría, ambos militares retirados. Tiene ese grupo una galaxia de tres bancos coligados, varias plantas industriales y participación como accionista en empresas de servicios. Es posible que después del grupo Polar sea este el primer imperio financiero del país.”

    Continúa DAR: “Un segundo grupo se esboza en torno a otro militar retirado, Jesse Chacón. El hermano de Jesse, dueño o líder aparente de este grupo en ciernes, es un fenómeno de retardo vocacional. Como el personaje de Moliere, que ya viejo vino a saber que hablaba en prosa, el caballero necesitó la llegada de su hermano al gobierno para descubrir su vocación por los negocios. En ocho años ha adquirido un banco, una fábrica de leche en polvo, de las más grandes de Suramérica, y unas haras. Jesús, María y José, exclamaban las beatas de Tovar ante fenómenos tan portentosos como éstos.”

    Y planteaba DAR: “Por último, se perfila un tercer grupo oligárquico en el chavismo, el que podría encarnar en Blanco La Cruz y Hernández Behrens, militares retirados ambos, gobernador de estado el uno, banquero hasta hace poco el otro, pero al parecer magnates en ascenso o en gestación.”

    Para DAR, “Tendríamos entonces tres grupos económicos entre los cuales reparte sus efectivos la naciente oligarquía bolivariana. No he hecho comparaciones, pero creo que ningún otro régimen desde 1900 creó tantos grupos en tan poco tiempo. Es un récord de velocidad que sería necesario remitir a Londres para su debido registro.”

    Para DAR, “La celeridad en la creación de esa oligarquía se explica por la coincidencia de tres factores en el régimen bolivariano. El primero, la abundancia fiscal que comenzó en 1999, cuando Chávez encontró el petróleo en nueve dólares el barril y de inmediato vino la racha alcista que luego lo colocaría en sesenta y dos dólares y que, aunque atenuada, aún dura. Es cierto que los cincuenta dólares de hoy, reducidos a monedas de igual paridad, resultan muy inferiores a los de 1980, pero es evidente o innegable que a Chávez le ha correspondido una mejor experiencia de precios petroleros que a Caldera o al segundo período de Pérez. De todas maneras, la economía petrolera ha vivido un lapso de prosperidad que se traduce en abundancia fiscal. El segundo factor que ha propiciado el enriquecimiento acelerado de algunos cabecillas del oficialismo, es el descaro de clase. Entiendo por descaro de clase aquella ligereza moral, aquella desenvoltura rapaz que caracteriza a los plebeyos cuando de súbito cambia su suerte en la vida. En el fondo de todo plebeyo hay un trepador, o mejor, todo plebeyo es un trepador. El oficialismo se ha formado de plebeyos que en el sistema político o en los cuerpos militares veían con codicia, pero con frustración, el festín que saciaban adecos y copeyanos.”

    Finalmente señala DAR: “El tercer factor es la tolerancia, casi alcahuetería, diríamos, con que Venezuela siempre toleró y hasta aplaudió a los ladrones de su Tesoro Nacional. ¿Acaso no fue popular Páez que pasó de peón de sabana a latifundista por la hazaña de su lanza? ¿Y Guzmán, Crespo y Panchito Alcántara, no gozaron las mieles del prestigio popular? Un caudillo que robe siendo plebeyo y que siga conservando su cultura de plebeyo es algo que embeleza a los venezolanos.”

    Concluía DAR: “Ya la oligarquía chavista, la “boliburguesía”, es suficiente ella sola, para sostener al régimen”.

    Lo que no decía DAR, era que esa “boliburguesía” también podía generar con su potencial caída, una terrible implosión en la sustentación moral de la revolución bolivariana.

    Bastará constatar hasta que punto acertaba o no DAR en sus apreciaciones, en la medida en que decante la actual polvareda.

    Como para coger palco…

    ResponderResponder
  13. Si se suma la asistencia de público de las 15 películas nacionales estrenadas en 2009, no se llega ni a 200 mil espectadores. A Zamora la fueron a ver 7 mil personas. Hace cinco años convertimos al cine nacional en un fenómeno de masas. En cinco años la revolución acabó con el logro y nuevamente es un cine de salas vacías. Y todavía hay quienes dicen que Chávez apoya el cine nacional.

    ResponderResponder
  14. jejejejeje…
    Bien dicho, JJ.
    Es un tema para generar una discusión interesante.
    Ojalá la prensa mainstream se involucre en el tema.
    No estaría mal postear tus datos y tus comparaciones en Facebook.
    Saludos men!

    ResponderResponder
  15. No sé si esto sirva de algo, pero ahí va: Yo siempre he tenido una “ética” según la cual a toda película venezolana tengo que ir a a verla al cine en su fecha de estreno, ése es mi apoyo, le doy un chance a todas las pelis venezolanas, si no me gusta, pues lo siento; pero que conste que la vi. Lo había cumplido de manera casi religiosa, durante unos cinco años, pero este año se acabó. Sencillamente no me quise gastar mi esmirriada quincena en ir a ver las plastas de Chalbaud, New y Ruddy Rodríguez (o Gazarian, o como sea que se llame el títere que figura en los créditos como director). Ví Libertador Morales, vi Día Naranja y creo que finalmente veré Son de la Calle; y ya con eso tuve más que suficiente. Y de pana, me duele burda decirlo, porque yo sí quisiera que hubiera una industria respetable de cine en Venezuela, pero no la hay, todo es una cagada absoluta. Pero, sencillamente, el cine venezolano es cada vez más mierda. Siempre la cagan, pareciera que cada año hacen una competencia de “vamos a ver quien la caga más feo este año”.Yo creo que este año ganó Alejandra.

    Nos veremos, Sergio, esta semana te escribo y cuadramos parareunirnos los panfletarios por ahí y tomarnos unas birritas de fin de año.

    ResponderResponder
  16. Estoy de acuerdo, JM.
    Igual yo voy a verlas para criticarlas con base, “con fundamento”, como dicen por ahí.
    Sin embargo, cada vez la decepción es mayor.
    Yo espero por tiempos mejores.
    Algún día, JM, la plataforma será nuestra o de gente sana, con la cual se pueda discutir y entablar un debate serio para mejorar la industria. Por lo pronto, es imposible. Reinan los dinosaurios y nuestro deber es combatirlos hasta provocar su extinción.
    Saludos, men.
    De seguro van las birras.
    Un abrazo.

    ResponderResponder
  17. Bueno, Sergio, el lugar común navideño nos invita a hablar de esperanza, blah, blah, blah… (que vaina eso de ser ateo y creer que la navidad es una ladilla =) ) Así que vamos a creer que eso ocurrirá por allá por el año 2050.

    Mientras tanto, 5 perlas del artículo de El Universal:

    1) “La cinta más exitosa de 2009 fue “Venezzia”, vista por 180 mil personas”. Ufffffffff, un taquillazo!!!!!!!!! Alguien tiene que decirle a los cineastas venezolanos que 180.000 personas no es nada, que en cualquier país serio eso es un fracaso. En Venezuela una cinta (nacional o extranjera) es exitosa a partir de los 600.000 espectadores (especulando). Aquí, ni siquiera Puras Joyitas llegó a los 400.000 La excepción DE TODA LA DÉCADA la constituye Secuestro Express (y no lo digo por jalarle a J.J)

    2) “Libertador Morales. Esta película busca un lugar por Venezuela en la categoría Mejor Película Extranjera en el Oscar”. Anótelo, este año sí nos nominan. Con esa joya es inxplicable que no nos hayan dado la Palma de Oro, y que no hayamos sido incluídos en las listas de mejores películas de la década.

    3) “A propósito de la Villa, que cumplió tres años en febrero, cerró 2009 con más películas represadas que estrenadas. Un té en La Habana de Fina Torres; Bambi C4 -ahora Alias, Bambi C4</strong- y Cheila. Una casa pa’ maíta, ambas de Eduardo Barberena; Una mirada al mar de Andrea Ríos; La pura mentira de Carlos Malavé; Muerte en alto contraste de César Bolívar son algunos de los títulos que esperan salir finalmente al ruedo”. Un té en la Habana, ahora Alias hicedosveceslamismapelículaylacaguédosveces

    4) Coño se me había olvidado que el documental sobre la Billos fue de este año. Esa tambén la vi, lamentablemente. Marziano es, sin duda, la gran decepción del año en el cine nacional.

    5) Para cerrar con una nota positiva. EL año que viene se estrena Subhysteria. El trailer es brutal. La forma en que fue realizada también. Zelig es un tipo serio. Yo le darías un chance a esa peli. Vean el trailer: http://li.co.ve/Es

    ResponderResponder
  18. 5 perlas del artículo de El Universal:

    1) “La cinta más exitosa de 2009 fue “Venezzia”, vista por 180 mil personas”. Ufffffffff, un taquillazo!!!!!!!!! Alguien tiene que decirle a los cineastas venezolanos que 180.000 personas no es nada, que en cualquier país serio eso es un fracaso. En Venezuela una cinta (nacional o extranjera) es exitosa a partir de los 600.000 espectadores (especulando). Aquí, ni siquiera Puras Joyitas llegó a los 400.000 La excepción DE TODA LA DÉCADA la constituye Secuestro Express (y no lo digo por jalarle a J.J)

    2) “Libertador Morales. Esta película busca un lugar por Venezuela en la categoría Mejor Película Extranjera en el Oscar”. Anótelo, este año sí nos nominan. Con esa joya es inxplicable que no nos hayan dado la Palma de Oro, y que no hayamos sido incluídos en las listas de mejores películas de la década.

    3) “A propósito de la Villa, que cumplió tres años en febrero, cerró 2009 con más películas represadas que estrenadas. Un té en La Habana de Fina Torres; Bambi C4 -ahora Alias, Bambi C4– y Cheila. Una casa pa’ maíta, ambas de Eduardo Barberena; Una mirada al mar de Andrea Ríos; La pura mentira de Carlos Malavé; Muerte en alto contraste de César Bolívar son algunos de los títulos que esperan salir finalmente al ruedo”. Un té en la Habana, ahora Alias hicedosveceslamismapelículaylacaguédosveces

    4) Coño se me había olvidado que el documental sobre la Billos fue de este año. Esa tambén la vi, lamentablemente. Marziano es, sin duda, la gran decepción del año en el cine nacional.

    5) Para cerrar con una nota positiva. EL año que viene se estrena Subhysteria. El trailer es brutal. La forma en que fue realizada también. Zelig es un tipo serio. Yo le darías un chance a esa peli. Vean el trailer: http://li.co.ve/Es

    ResponderResponder
  19. Interesante el artículo de Biardeu.

    Pero lo que más me llama la atención es que todavía los carajos evitan descaradamente de mencionar a Su Santidad Hugo I. Para estos carajos no tiene nada de extraño que en un país presidencialista al extremo como el nuestro el Presidente no sea responsable de nada de lo que ocurre.

    ResponderResponder
  20. Sergio, mi llave, la película se llama El Misterioso Secuestro de las Gafas Negras y fue hecha en super ocho. Fue estrenada en función privada, en la quinta Algarrobo de Lomas del Mirador, a principios de 1974 (yo estuve en la función), con presencia del presidente de la república en ese momento, del ministro de relaciones interiores y de todos los implicados del caso, que acababan de ser liberados (varios de ellos se irían del país esa misma madrugada, para nunca más volver). Fue una función inolvidable, la mejor experiencia que el cine me haya deparado nunca, y una de las espectadoras desarrolló un cáncer que la mató al poco tiempo, por haber presenciado las mejores partes de la cinta.

    ResponderResponder
  21. Increíble, Yago!
    Deberías escribir una crónica o una reseña de ese encuentro cercano del tercer tipo, mi pana.
    Gracias por ilustrarme, por responder y por comentar.
    Muchos saludos.
    Me dejaste sin palabras.

    ResponderResponder
  22. Sin duda, será un tema interesante para plantear en el próximo curso de postgrado de la escuela de Artes de la Central, abocado y dedicado a la revisión del cine Super 8 en Venezuela. Pendientes!

    ResponderResponder
  23. El problema con el artículo de Javier Biardeu es que le da la razón a los radicales del proceso que dicen que hay que acabar con todo vestigio del sistema capitalista y que la vida en comuna es la solución, si uno interpreta el artículo como si fuera un simpatizante del proceso.

    Aquí lo que viene es algo bien fuerte porque el enfrentamiento entre de ambos grupos, la boliburguesía y el chavismo radical, es inminente y veo difícil que Chávez pueda seguir manejando ambos grupos tratando de mantener un equilibrio.

    ¿A quién purgaran primero a Diosdado Cabello o a Mario Silva?

    ResponderResponder
  24. Yago: ésto se pone interesante. Sabía que el Comandante Guacamaya estaba implicado en el secuestro, pero no que hubiera hecho un filme snuff. Y el presidente para la época (¿Caldera? ¿CAP? depende de la fecha) y todo su tren ministerial implicados… una belleza. ¿Qué será de la vida del “chino” Cano?

    ResponderResponder
  25. Sinceramente, el misterio del snuff movie del comandante guacamaya, es la mejor idea para película Venezolana que he escuchado en muchos años. Más que crónica, hay que hacer la película.

    ResponderResponder
  26. Ojo men, sé de buena fuente que un grupo de panas está adelantando la investigación para hacer un documental sobre el caso Vegas, treinta años después. Les voy a comentar de tu anécdota, Yago, para que se pongan las pilas.

    Según entiendo, el Chino sigue por ahí, dando tumbos. Pobrecito, fue el Chino de Recadi de la movida, el chivo expiatorio.

    Tremendo análisis, Aliester, y además breve y contundente.

    Gracias a todos por comentar y seguimos en contacto.

    Saludos!!!

    ResponderResponder
  27. Creo que hace un par de años Urbe Bikini (en la edición donde sale Wanda Isidoro) publicó una entrevista que le hicieron al Chino Cano, en esa época estaba trabajando para Juan Barreto en la Alcaldía Mayor, no se cual será su “situación laboral” con la actual administración.

    ResponderResponder
  28. coño… este parrandon de comentrarios en menos de un dia… naguara!!!!!
    del personaje, que raro que no haya aparecido, tu sabes men hay que ganarse los cobres por lo menos de reposero… me imagino que cuando te dijo lo delas carajitas te sentiste como a cuando cerebrito le dijeron que hija tan linda tienes… jajajajajaja
    pero bueno esto es lo divertido de la revolucion uno ve cada conversion…
    por cierto te hubiera quedado mejor “feliz navidad artificial con excesos y desnalgue incluidos”
    ah, y con unos cuantos politicos del partidos rojo rojito podriamos hacer un concurso tipo selecciones al hugh hefner rojito, digamos que mas de uno tienen su “coneja” que creer que el pana la va a sacar de abajo…. mientras se ponen tetas vestidos extensiones y tacones altos…
    saludos mister muy bueno… un pelo denso, pero bueno…

    ResponderResponder
  29. Unos datos ahí, que me fueron suministrados por alguien que, como el señor misterioso de Cobranza, me pidió no revelar su identidad:

    Rafael Rísquez Iribarren, padre de Diego Rísquez, estuvo en el entierro del niño Vegas. Francisco Rísquez, su padre y abuelo de Diego, está enterrado en el Panteón Nacional. Fue un médico eminente. Francisco Rísquez Iribarren, hermano de Rafael y llamado Franz para diferenciarlo del padre, fue militar y estuvo al mando de la expedición que en 1950 descubrió las fuentes del Orinoco. Cuentan los naturalistas de aquella empresa que el oficial Rísquez se apropió del descubrimiento del manantial, embebido en la idea de ser llamado en lo futuro el último descubridor. Tal vez por eso su sobrino Diego filmó Orinoko Nuevo Mundo, con la intención de ligar más el nombre de la familia y el del río, afectado por el idiotismo ortográfico del cineasta. Estos Rísquez son ubicuos, como las drogas, en el caso Vegas. Rafael Rísquez fue uno de los que cargó el féretro; Diego Rísquez fue indiciado por el homicidio; y el cadáver de Carlos Vicente fue llevado a la morgue del Hospital Rísquez de Caracas, después de haber estado en la del Policlínico de Los Teques.

    ResponderResponder
  30. Es más, cuerda de morbosos, también les voy a poner esto:

    Todos se fueron de Venezuela, pero regresaron después, salvo Caramelo. Están inscritos en el registro electoral. Pilingo y Fafa votan en el colegio de los salesianos de Altamira; Rísquez, en el de los jesuitas de La Castellana; Paredes, en Carrizal, en las afueras de Caracas; el Chino, en San Antonio de los Altos; Neri, en el consulado de Venezuela en Miami. Julio Morales está muerto. El fallo que los liberó a todos presenta un curioso error con la cédula de Caramelo. En lugar de la suya, está la de Nicomedes Zuloaga Pocaterra, quien vota en el colegio María Auxiliadora de Altamira, a una cuadra del de los salesianos. Caramelo es tan misterioso como (…), aunque no se suicida. Su padre, el ingeniero José Luis Branger Esclusa, compró su libertad a instancias de doña Olga Quiroba, la madre desconsolada. Después Caramelo fue expulsado de la familia. Ni siquiera se le menciona entre los que estuvieron en el entierro de su padre.

    ResponderResponder
  31. Tremendos datos, Edmundo.
    Gracias por compartirlos con nosotros.
    Igual para tí, Goodman.
    Saludos a todos!

    ResponderResponder
  32. Si me ofrecen plata, suelto la información completa, aunque me eche de enemigo al dueño. Ahí les va otro adelanto:

    Así lo expresa el folio 192, pieza 3, de los autos: «El cadáver fue encontrado en posición decúbito lateral derecho, con las extremidades superiores atadas entre sí y por debajo de la pierna izquierda, con una delgada cadena de eslabones y confeccionada en metal blanco, sujetada con dos pequeños candados, los cuales eran marca “Yeti”».

    ResponderResponder
  33. …De otro lado, se piensa por parte del juez que una de las razones que lo motiva a creer que estamos en presencia de un homicidio intencional, es el hecho de que el cadáver apareció sin ojos y con el maxilar inferior desprendido. Esta creencia es errada, pues el cadáver aparece sin ojos porque al ser encontrado en estado de descomposición, estaba sobre un perro muerto. Y los gusanos se comieron los ojos, así como también los ligamentos musculares que unen el maxilar inferior con el superior. Esa es la razón por la cual aparece la mandíbula desprendida del resto de la cara»

    ResponderResponder
  34. Cojan dato, cineastas balurdos: esos ojos que se comen los gusanos son estéticamente superiores a los que corta la navaja del Perro Andaluz.

    ResponderResponder
  35. Mira, chico, sí, puede ser el doctor Chirinos; y explico por qué. Cuando el caso, Federico Vegas quedó tan traumatizado que fue a consulta con el doctor Herrera Luque, que era colega y gran amigo de Chirinos, tanto que guardaba sus archivos en la clínica el Cedral, desde donde Chirinos los trasladó a su propia casa, donde reposan en la actualidad.

    ResponderResponder
  36. Está muy buena toda la diatriba contra los riquitos drogos que mataron al carajito; también está del carajo la arremetida de Sergio contra esos corruptos de la comunicación y el espectáculo. Pero él debería también decir que trabaja en el canal de los curas, que mediante el episodio más irregular en la historia de la comunicación le fue robado al Estado venezolano y regalado a los sacerdotes que unos añitos más tarde dieron su apoyo a Pedro el Breve, alias Carmona, el presidente de la patronal.

    Conócelos, pueblo; y si Monsalve hace cacería de brujas, sepa que él es la primera.

    ResponderResponder
  37. Aquí todo el mundo sabe en donde trabajo. Y que lo hago de forma honrada y honesta. A mi no me compares con ladrones y corruptos, por favor.

    ResponderResponder
  38. Sergio, estoy buscando el documental que le hiciste a Monseñor Ignacio Velasco. ¿Será que me lo puedes facilitar?

    ResponderResponder
  39. VALE TV (Valores Educativos Televisión), porque los que pueden dar esos valores son los curas: dígalo ahí, Monsalve. Con mis curas no te metas.

    ResponderResponder
  40. Estimado cliente,

    A-B MOTO International es reconocida en todo el mundo como un fabricante, Exportador y mayorista de Calidad de prendas de vestir de cuero y textil. Nosotros le podemos dargran selección de diseños puedes consultar los productos más recientes de 2010 en nuestro sitio weben el catálogo de productos.

    Mas información están disponibles en nuestro sitio web: http://www.abmoto.biz

    Podemos personalizar los productos con logotipos de marcas y etiquetas. Nuestros precios mundialesayudan a capturar el mercado local y relevante. También podemos construir de tamaño personalizadoproductos a precios muy razonables y entregas rápidas. Por favor, no dudeponerse en contacto con nosotros para cualquier pregunta que usted tiene en mente para discutir.

    Best Regards!

    Arslan Butt
    E-mail: [email protected]
    Cell : 0092-333-8780511

    A-B MOTO Intl
    New Miana Pura Roras Road
    Sialkot 51310 Pakistan.
    Tel: 0092-523-255824

    Fax: 0092-524-568521
    E-mail: [email protected]
    Yahoo: [email protected]
    Web: http://www.abmoto.biz
    Skype: abmoto1988

    ResponderResponder
  41. Tanta apologética, referencias filosóficas y verbosidades para moralizar acerca los gustos e inclinaciones de un tipo?, todo esto porque es chavista?, no joda, ustedes los escuálidos si son guevones. Te recomiendo algo, mètete unos pases o fumate un tabaquito a ver si dejas la pendejada muchacho marico.

    ResponderResponder
  42. Homofóbico, intolerante y chavista tenías que ser.Una mezcla sencillamente peligrosa.

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here