Cuentos de La Paz y la guerra

4
88

pintura-de-yta1

El jueves de la semana pasada, fui al parque a pasear a las perras, como todos los jodidos días. El parque la Paz es mas bien un sistema integrado de unos 4 parques, a la entrada de uno de ellos veo un gentío discutiendo y por ello me acerco a ver.

El problema era que el gobierno nos había destruido el parque y ahora lo están arreglado una de las partes que arreglo fueron las canchas de futbolito y de voleibol y basket. Hasta ahí todo bien. El problema era que las habían cercado y puesto unos candados inmensos, los chamos de la zona están arrechos debido a que el día anterior habían visto a ciertas personas que estaban entrenando en esas canchas y  no los dejaron entrar, al irse volvieron a poner los candados.

Y eso es lo que le reclamaban al gerente de la obra, este trataba-infructuosamente- de encontrar algún argumento que impidieran que los chamos utilizaran la cancha, quería ponerles horario, normas, uniformes y quien sabe que mas.

Los chamos a cada segundo perdían mas la calma (¿?) el gerente de la obra ya harto quiso terminar la discusión y apostrofo de manera definitiva “estas canchas fueron hechas por el gobierno revolucionario, para revolucionarios, no para un grupo anárquico” (sic) hasta mis perras se quedaron estupefactas.

Hubo un silencio de funeraria, y todos sabían quien iba a ser el occiso.

El pobre hombre salio vivo de vainas, los chamos querían ver correr sangre.

Se apareció, casi mágicamente una comisión de la policía del loco Rodríguez, pa’poner orden, los chamos no se amilanaron, pero en vista de las pistolas se retiraron, pero antes, le dijeron que iban a romper esas cercas. Los policías le dijeron que iban a ir presos, los chamos le pintaron varias palomas.

La cosa había quedado hasta ahí.

Hoy vi que en las canchas varios huecos en la cerca, y los chamos estaban jugando futbolito, en época de vacaciones comienzan a las 8 am y terminan a las 7 pm.

Todas las personas que van hacer ejercicio o caminar en el parque nos quedamos viendo el partido,. Pero mas que todo fue protegiendo a los muchachos en caso que viniera la policía, por lo que oí, las personas estaban resteadas,  hasta deseaban que viniera la policía, vi  hasta un señor que se queja del ruido de los juegos de futbol esperando que viniera la policía.

No lo sabia pero en una casa que esta en frente de las canchas vive la viceministra de no se cual ministerio, salio de su casa para irse al trabajo y profirió algo que no llegue a oír, pero las personas la abuchearon, ella se monto en su carro y se fue. Pero el aire de violencia se quedo flotando sobre el parque hasta que me fui.

pintura-de-yta-ii2

II

Este pequeño cuento cotidiano, es una muestra de la atmosfera de confrontación en la cual vivimos, las personas parecen que no están dispuestas a  seguir las leyes o normas segregacionistas creadas por el actual gobierno y están dispuestas a llegar a la violencia física de una manera cada día mas rápida, y son personas comunes, que por lo regular jamás se pensaría en  ver esa postura combativa, contra la irracionalidad de un gobierno malandro.

Esto que paso hoy, me da una muy mala espina sobre el futuro cercano,  las personas me da la impresión no piensan seguir calándose los abusos del gobierno y como no cuentan con los organismos del estado, están dispuestas a defender sus derechos por su propia mano, aun contra los organismos del estado. No se que hubiese sucedido si llega la policía en ese momento, pero estoy seguro que por lo menos en este momento varios estarían heridos, si fueron afortunados, pero esa conducta de “Hasta aquí”  me sorprendió y por supuesto me alarmo, ya que el gobierno esta logrando lo que siempre ha querido; una confrontación violenta entre los mismos venezolanos. No creo que se llegue a una guerra civil, pero si a algo muy parecido.

Estos hechos no creo que sea algo aislado, creo que es una manera de manejar la impotencia contra un estado poderoso, armado y preparado para enfrentar a ese pueblo cansado, pero indefenso. Pero como siempre digo, hasta un conejo se enfrenta al coyote cuando esta arrinconado.

La olla se siente a punto de estallar

Las pinturas son de Yta

GD Star Rating
loading...
Cuentos de La Paz y la guerra, 3.9 out of 5 based on 11 ratings

4 Comentarios

  1. Tienes razón. Da mala espina. Y no se ve que existan formas de liberar la presión. Ni tampoco que esa presión pueda ser claramente reconducida politicamente.

    ResponderResponder
  2. Buen artículo, Luis. Bastante frustrante, por decir lo menos, que venimos alertando contra la destrucción de la institucionalidad en el país. Cuando le quitas a los ciudadanos sus mecanismos de representación, sólo queda la violencia. Lo único que agregaría o atisbaría tímidamente a tu post es no quitar responsabilidad de ciertos sectores de la oposición en la misma degradación institucional, ya que ellos, los talibanes, también han contribuido a la creación de la violencia latente que describes.
     Pero sí. Alarmante…

    ResponderResponder
  3.  Para mi es grave que estemos llegando a estos extremos, y la cuylpa es de ambas partes, para pelear siempre se nesecitan dos dispuestos hacerlo. Naturalmente, el papel de un gobierno no puede ser jamas el de azusar a una pàrte de la poblacion contra la otra. ya que el gobierno, por su misma definicion deberia de ser para todos iguales. Algo que evidemente no vemos aqui, cuando el mismo gobierno realiza esa segregacion, permite actos como los de Lina ron, quien fue en plena luiz del dia y sin oculatarse para atacar a los que ella considera sus enemigos, pensando que por hacer eso tendria inmunidad.
     Ya que las leyes son aplicadas de manera diferente dependiendo de tu color politico. cualquier gobierno sabe que al realizar esa accion esta haciendo todo lo posible para que elementos exaltados del grupo discriminado actuen violentamente.
     por eso es que me parece peligroso, ya que si caemos en la violencia le estamos haciendo el juego al gobierno, ya que el es quien lo desea, con fines siniestros.
     Pero en cualquier momento puede suceder algo, la gota que colmo el vaso, que nos arrastre a todos en un frenesi de violencia, aunque no lo querramos, las circunstancias nos pueden arrastrar a eso. Ignoro que puede ganar un gobierno con eso, pero es lo que quieren

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here