Artificial Kingdom: a propósito de la última exposición de Muu Blanco

29
159

Reino de la censura. ¿Duermen ustedes, señores del Colegio Nacional de periodistas? Ya lo creo. ¿Y la insigne comunidad de blogueros? También aletargada, roncando en los laureles de la banalidad y la corrección política. Pura hambre y sueño con ustedes. La plaga, el tedio y la convencionalidad del periodismo oficial invaden al círculo vicioso de la virtualidad por internet. Después no se quejen.

Panfletonegro, por ejemplo, es la punta del iceberg de una crisis general, de un proceso de adormecimiento y depresión colectiva. Los foros no se levantan con nada y apenas logran superar el promedio máximo de diez o doce comentarios por entrada. Olvídense de aquella época de oro de polémicas encendidas y techos de 150 perdigones por diana.

Hoy ni siquiera existe la voluntad de disparar y mucho menos de erigir un blanco acertado para desplegar el polígono de tiro. Las balas se mojaron, los cañones se doblaron y en algún momento perdimos la mira telescópica.

Por lo momentos, da igual, da lo mismo leernos aquí a pasearnos por las apoltronadas páginas de Papel Literario. Incluso, hasta cabe la comparación con cualquier ensayo hemerográfico de pocas luces y demasiado autobombo narcisista de la generación extraviada de Marcapasos, un grupito ucabista de cuarentones aburridos, condescendientes y escaladores, con fuerte complejo de inferioridad. Su único objetivo es hacer nombre, figurar, sacar una revistica, reunirse con los poderosos, sentirse parte de una élite y darse viajes de éxito por bienales, para tomarse fotos con Juan Villoro y caerse a tintos con el combo de los 39 gafos de Bogotá.

A tu salud Rodrigo Blanco Calderón. Brindemos por ti con una degustación de Salmón podrido en una mesa de intercambio de libros de Relectura, bajo la divertida compañía del tío Federico Vegas, el del curioso caso del niño de la maleta. Nada cambia en la clásica reunión de los Gatopardos. Ahora es cool y chévere menearle la cola al clan de “4 Crímenes, 4 Poderes”. Bienvenidos, como diría Eco, al éxtasis del populismo mediático a paso de cangrejo, el olorcito de nuestra clase intelectual. Es el festival del “Red Crab” a mitad de precio. Compre ya su tenaza, su jaiba de río en el mismo mercado editorial de “La Dosis” y en la feria del libro.

De cualquier forma, ante el vacío de referentes y de discusión, venimos de regreso a buscar problemas. Voy por ti, amiguito bobo, mitad bohemio, mitad bolsa. Eres fastidioso, frívolo, ñoño, fofo y encima te la tiras de rata. No me hagas reír. Tu escribes para ser querido, como la profesora Milagros Socorro. Yo lo hago para ser odiado, para sacarte la piedra. Ese es mi trabajo. Y para hacértelo menos llevadero, te recomiendo acompañarlo con la siguiente musiquita:

Prepárate, porque como siempre, lo que vienes es candela cerrada, sin mordaza, sin ley resorte, sin discriminación selectiva, sin la presentación de Don Antonio López Ortega y Nelson Rivera. Con todo contra todo. Como a ti te gusta, mi vida. Una pildorita de 4 minutos y medio de puro horrorcore. Disfrútalo papi.

Para empezar, hablamos de la exposición bufa de Muu Blanco, el artista modernillo cabeza hueca con aires de trascendencia y futuro seguro de vaca sagrada.

Pronto, muy pronto inauguraremos el salón Muu Blanco, la unipersonal Muu Blanco, patrocinada por tu museo y por tu galería favorita. Escríbelo en el guión de Ruth Auerbach.Tu sabes como es, Federica(Palomero). Tu también Dianita(López). A lo mejor Suwon Lee la organiza en los espacios cálidos de Oficina Número Uno. Propongo a Luis Romero como curador de la charada, y si quieren yo redacto el comunicado de prensa con Sergio Barrios y Pian, los noviecitos de la Santa Lucha por la locha.

Un boxeo de sombras mentadamente periférico, pero bien complaciente con el público joven consumidor de basura contracultural de diseño, musicalizada por colectivos de selectoras neuróticas y alienadas, desesperadas por alcanzar sus quince minutos de fama. La muerte del arte irreverente en la era de Facebook y la masificación del concepto de celebridad. Nunca faltará un crítico o un columnista “comprometido” encargado de justificar semiótica y académicamente semejante impostura, al echar mano de una forzada batería de citas contradictorias o frases incomprensibles.

Y después se llenan la bocota y se dan golpes de pecho al referirse al andamiaje propagandístico del conservadurismo gobiernero. En realidad, no existe una estética alternativa al margen del status quo, pues el propio Sergio Barrios y su novia podrían participar en las iniciativas impulsadas, directa e indirectamente, por el Ministerio del ramo apadrinado por Farruco Sesto y Héctor Soto. Verbigracia, los ganadores y participantes del Salón Pirelli forman parte de la supuesta congregación de jóvenes heterodoxos y blasfemos, excluidos del sistema. Mentira. Ellos salen del Mac para terminar exhibiendo en los pasillos pulidos de la Ascaso y compañía, al peor estilo de Carlos Zerpa.

Justamente allí encaja la “propuesta sonora” de Muu Blanco, a quien el centro Goethe le pagó un pasaje para Berlín, con el propósito de recrearla en la Sala Mendoza a través de una instalación acústica.

Otro tanto hizo el artista alemán Robert Lippock, pero en Caracas, a efecto de “estrechar lazos culturales entre los dos países”. Un proyecto demagógico, de embajada y de limpieza de imagen, saldado con un enorme y estruendoso fracaso. Más del mea culpa pangermano tras el fiasco de Hitler en clave de tolerancia neocolonial y aperturismo hacia el tercer mundo, con fines específicamente comerciales por detrás. Típico caballo de Troya envuelto en un celofán de domesticación y buena conciencia.

Así las cosas, la inauguración de la expo de Muu tuvo lugar un fatídico sábado del mes de febrero, donde la gente fue con la creencia y la convicción de ir a disfrutar de un coctelito chic a lo “Barra Bar”, a lo “Trasnocho Lounge”, a lo “Teatro Bar”, a lo “ONG”, a lo bernisage de Sergio Barrios, amenizado por un par de diyeis multidisciplinarios.

Imagínense el espectáculo y el circo de la puerilidad con payasos venidos de diferentes direcciones, procedencias y orientaciones ideológicas.Habían payasitos de color rojo, payasitos de derecha, payasitos saltarines de la prensa, la radio, la música y la televisión. Pero a pesar de las diferencias de corte y costura, algo los unificaba: la necesidad de ver y ser vistos, de llamar la atención a golpe de gritos, alaridos y conversaciones a “full volumen”.

En tales circunstancias, comenzó la presentación de Robert Lippock, tras la introducción de un pez gordo del Centro Goethe. Acto seguido, el artista germano irrumpió con su “paisaje sonoro” fabricado en Caracas. El perfomance requería ser escuchado en silencio para poder apreciarlo a plenitud, en función también de las pésimas condiciones del audio. Sin embargo, la audiencia como si nada, inmune, apática y en lo suyo, deambulando por allí y parloteando por allá. De hecho, el igualado y engreído Muu Blanco daba la pauta de comportamiento al lado de las cornetas, cuando no paraba en mientes para seguir murmurando pistoladas mientras Lippock hacía su trabajo y veía a su colega con miradas de odio. Pero Muu ni cuenta se daba o ni se daba por aludido. Así es de competitivo, arrogante y desconsiderado para con sus congéneres. El pobre no tiene conciencia del respeto por el espacio del otro, y de las mínimas reglas de cortesía para con los invitados internacionales.

Naturalmente al concluir su actividad, Robert Lippock agarró el micrófono de forma aireada y enfrentó a la concurrencia: si quieren hablar, yo no tengo problema, pero por favor háganlo afuera, porque mi trabajo es para ser escuchado en silencio y en paz.

De inmediato, un pequeño sector de la multitud se solidarizó con el agraviado, al aplaudirlo a rabiar. Por su parte, Muu Blanco no dijo ni pío, ni se inmuto. Lo dicho:es un cobarde y un egocéntrico. De ahí el desastre de su puesta en escena y de su intervención, carente de vuelo y de genio, aunque sobrevalorada por la ignorancia del auditorio, capaz de afirmar al unísono: esto sí es música, esto sí es tripa, esto sí es fino. Bullshit, falso, respuesta equivocada, embuste, pamplinas. Lo de Muu fue patético, triste y trivial. Un lugar común, un no lugar sin identidad, como sostendría Marc Uge. La cosa sonaba a puki puki de Muu, secundado por ruidos y campanas extraídas de cualquier librería de efecticos. Así era imposible abstraerse del contexto y trasladarse desde el inconsciente a la ciudad Berlín. En dos platos, te sentías en el interior de un paisaje trillado y despersonalizado, funcional y adaptable a cualquier entorno, cual tonadilla electrónica de ambiente para un hilo musical de un Hotel, de un aeropuerto. Y ojo porque no es música conceptual de aeropuerto a la usanza de Brian Eno o de los maestros del paisaje sonoro: los chicos malos de la escuela Fluxux, las obvias fuentes de inspiración para Robert Lippock, a años luz de la lechita pasteurizada de Muu Blanco, cuyo sabor empalagoso hace las delicias de grandes y chicos, a costa de avivar el desinterés del paladar curtido en mil batallas.

La leche de Muu Blanco tiene fecha de vencimiento, cae pesada y huele mal, muy mal. Para nosotros, huele a trampa ,a estafa. No era necesario trasladar a la vaca de Muu a Berlín, para ordeñar sus mugidos prefabricados en ordenador. Con dejarla encerrada en su habitación, bastaba y sobraba para obtener el mismo resultado technoboy,lleno de clichés reverberantes combinados con ecos de calle y repiques de campana. En el centro de Caracas conseguiríamos, de seguro, un “paisaje” idéntico. En paralelo, la propuesta de Robert Lippock tampoco llegaba a satisfacer las expectativas por redescubrirnos a través de la experimentación con el campo sonoro. Al respecto, su pieza pecaba de superficial y turística a la hora de recrear el complejo, caótico, mutante y polivalente horizonte vernáculo.

En suma, dos intervenciones fallidas y deslucidas representativas de la progresiva decadencia, fatuidad y autoindulgencia del mundo del arte. El imperio de lo efímero encerrado en un microcosmos de simulaciones y simulacros. El engaño continúa.De nuestro parte queda la voluntad y la responsabilidad por desenmascararlo como opio, adormidera y mitología. Es la guerra por la emancipación de la memoria y la mente esclavizada por la teología y por el reinado kistch de las apariencias.

GD Star Rating
loading...
Artificial Kingdom: a propósito de la última exposición de Muu Blanco, 4.2 out of 5 based on 16 ratings

29 Comentarios

  1. Je. Por qué será que no me extraña nada de lo que dices. Dado el estado de decadencia actual en Caracas, no sorprende que pulule ese tipo de ambiente de escape edulcorado y antisistema fabricado por los promotores del antisistema. Pronto Muu sacará un libro, o un catálogo de fotos, o un poemario Haikú, y será promocionado por Urbe y todo el mundo lo comprará sin que nadie diga que el Rey está desnudo, porque a estas alturas nadie tiene ni la más mínima idea de cómo le gustaría que se vistiese el Rey.

    ResponderResponder
  2. ya salió otro mamaguevo inservible y sin oficio…
    envidiosos de la peor especie…

    ResponderResponder
  3. No fuí así que no puedo opinar nada al respeco.

    No se si serán vainas mías, pero las veces que me he asomado por salón Pirelli tengo la sensación de estar en presencia de una versión cutre de los YBAs. ¿Alguien más tiene esa percepción?

    ResponderResponder
  4. No seas mamarracho, Muu y responde con argumentos. Esas amenazas valurdas y de poca monta sólo le dan la razón a Sr. Cobranza.
    Yo no vi el evento y sólo conozco tu trabajo tangencialmente, así que es el momento de que me expliques por qué me debería interesar.
    Responde donde se te interpela: ¿Le saboteaste la presentación al alemán ignorándolo y hablando con las groupies?
    Argumenta: ¿El mundo del arte en Venezuela no es auto-indulgente? ¿No es una cofradía de ególatras? Si es tan “abierto a los nuevos talentos”, pues explica qué haces tú para propiciar esos espacios y te respetaré. Por ahora y a falta de respuesta tuya, me quedo con el diagnóstico de Cobranza.

    ResponderResponder
  5. Yo estuve en esa exposicion y fui de los que aplaudi a Robert Lipok, el Senor Cobranza no ha dico una sola mentira, todo es verdad, Muu es un farsante!

    Que pena me da!
    Que deshonra para el arte nacional!
    Ninguna publicidad gratuita MUU!
    Ponte las pilas y no seas carijito pana!
    Responde con argumentos!

    ResponderResponder
  6. jejejeje….el horrocore dandole palo al puki puki de Muu…Buena esa, Cobra

    ResponderResponder
  7. El señor cobranza describe de manera muy acertada esa charada que fue la presentación Caracas-Berlín. Muy sintomático fue el hecho que nos concede la razón en cuanto a lo hablachento, fanfarrón y arrogante que son los representantes de nuestra clase media. Esa noche se dieron el tupé de conversar a toda mecha mientras Robert Lippok llevaba a cabo su presentación, mostrando cero entendimiento de lo que allí estaba sucediendo; por cierto, pude ver con mis propios ojos como el propio Muu le daba a la sinhueso sin la más mínima verguenza.

    Si bien la presentación de Lippok tuvo tintes a postal de igual manera podemos decir que fue un trabajo sutil y delicado, muy apegado a la estética purista del soundscape. Fue particularmente rescatable el lógico uso de los ocho canales para espacializar la pieza.

    Por el contrario el trabajo de Muu siempre se ha destacaddo por ser muy mediocre, auto-indulgente y egocéntrico; fiel representante de esa élite periférica que merodea el mundo del arte en Caracas con el único objetivo de dejarse ver tal y como puta en vitrina. Entre sus exposiciones cuentan las famosas cajitas aquellas full de perolitos, presentandas en el marco del salón Pirelli hace unos años y uno que otro trabajo de fotografía, todo prescindible. CCS-Berlín no fue la excepción, Muu nos aturdió con una cantidad de sonidos inconexos que podían provenir de cualquier lugar, un trabajo sin identidad, anodino, descomprometido y oligofrénico, propio de la “Ciudad Glam” de Carla Tofano.

    Las respuestas de Muu en este foro demuestran su incapacidad para argumentar, a punta de grocerías lleva su mensaje, emulando el estilo de nuestro presidente, el estilo que se está llevando ahora. Estos son los tiempos que nos ha tocado vivir.

    ResponderResponder
  8. ¿Todavía está vivo Muu Blanco? Recuerdo sus inicios en la televisión, como el Raúl de Chamocrópolis, antes de cortarse el pelo al rape y de empezar la carrera de artista conceptual (con los conceptos no en las obras sino en los rótulos). Creo que ya para ese entonces animaba con miniteca propia fiestas de muchachos. Tuvo su momento de gloria con una vitrina llena de fotos suyas: del pasaporte, de la novia, de las fiestas y hasta del baño, con el water bajo sus nalgas bovinas. Salió del ruedo inmediatamente. Yo incluso lo daba por muerto. Gracias por enterarme de que todavía vive y muge.

    ResponderResponder
  9. USTEDES HABLAN POR HABLAR
    NO SABEN NADA DE ARTE
    APENAS PUEDEN CRITICARLO PERO NUNCA PRACTICARLO
    MUU ESTA ADELANTADO A SU EPOCA
    Y SI,PESCADOR!
    VIVE Y MUGE DURO!
    UN ABRAZO DE SOLIDARIDAD HERMANO!
    NO LE HAGAS CASO A QUIENES TE ENVIDIAN!
    MIENTRAS ELLOS SE MUEREN EN EL ANONIMATO, NOSOTROS CONSTRUIMOS EL MUNDO CON NUESTROS NOMBRES!

    TRECE.AKA. CARLOS JULIO MOLINA.

    ResponderResponder
  10. Epa trece!

    Contruyendo que mundo Molina ‘Pantin”? No será más bien componiéndole musiquilla de tercera a Ramón Muchacho! “El gerente pa mi gente” Te quemaste el coco haciendo que eso rimara verdad?

    Eres un pobre y pretencioso mercenario!

    ResponderResponder
  11. Sigue, Trece, construyéndolo. Eso sí, bate bien la mezcla, no se te vaya a caer el techo encima.

    ResponderResponder
  12. O son vainas mías o aquí como que hay culebras que vienen de atrás…

    ResponderResponder
  13. Que bueno ver como Trece y Muu de rascan las espaldas sin pudor alguno. Caracas – Berlín / Caracas – Londres (la de Barreto) no mas que escapes y expresiones de la profunda incomprensión de nuestra caótica realidad como país. Muu es no mas que un vivo criollo mas, incomprendido, descontextualizado y servil de la misma clase que lo coloca y mantiene. Su único reconocimiento es el ser constante en la contstruccion de su mini reallity show que es su vida. Desde sus vitrinitas en el Pirelli anos atrás hasta la narración de sus menesteres triviales en Facebook. Arte adolecente y manualidades de escuela. Que si es Arte o no, eso queda ene el ojo del espectador. Pero bien claro es que es escaso inmaduro y carente de rigor investigativo camuflado en un minimalismo vanguardista inconexo….
    No olvidemos su analogía en su entrevista en el El Nazional “ Berlin es como Disneylandia” no mas palabras Sr. Blanco…todo esta dicho. Pe la pusieron bombita como siempre lo han hecho tus maestros y la botaste pero de fault.

    ResponderResponder
  14. Je, je, je. Tampoco tuve el “honor” de asistir a tan emblematico evento y a pesar de que, por lo general, no me gusta la critica salvaje me suena a que aquello fue una reunion de flojos mentales… un intercambio-interpretacion entre visiones urbanas no es nada banal y se debe saber hacerlo con seriedad, si no mejor es abstenerse!

    ResponderResponder
  15. una instalación de este tipo ,como toda obra de arte ,debería funcionar por si sola sin necesidad de explicación alguna y sin la presencia de los creadores , debería tener la fuerza necesaria para producir por si misma un estado de silencio y meditación ,para poder crear una respuesta intelectual en el espectador, indudablemente no para una noche de vernisage ,si no para un deambular por la misma en condiciones de silencio y calma ,todo lo demás no es que necesidad de mostrarse a si mismo mas que a la obra en si , lo mismo se aplica a un buen porcentaje del publico que normalmente asiste a estos eventos , cosa por otra parte muy común en estos días

    ResponderResponder
  16. Gracias también a los demás por sus acertadas intervenciones.

    Gracias a Daniel por ayudarme a montar la musiquita de youtube.

    ResponderResponder
  17. Mi cobra apareciste! Que buena mentada de madre al Muu ese, racista y misógino, emblema de la pútrida clase media caraqueña. Excelente! Pero chico, haz pasado por alto temas superrecontratrascendentales como el affair Trapiello-Tves o Bodies Revelead. O los tópicos gastronómicos arroz-arepa-pecaoarrastrao. Qué pasa con panfleto que está tan aburrida últimamente? Ni ganas dan de echar la insultadita de rigor! Vamos mi Cobra, tú puedes! Saludos a Jhon Manuel, por cierto otro perdido…. :)

    ResponderResponder
  18. Muy de acuerdo con la intervencion de Stefano.

    No asistí a la exposición de Mu, por lo que no puedo afirmar si ese es su caso, pero coincido con la visión de que las obras de arte “deberían funcionar por si solas sin necesidad de explicación alguna y sin la presencia de los creadores”.

    ResponderResponder
  19. El Warholio, arte explicado es el claro ejemplo de artista inmaduro e inseguro. NO hay propuesta si no version y busqueda de la foto y la resena de prensa. Muy fallo

    ResponderResponder
  20. Hablando de críticas al estado del mundo del arte, aquí hay unas observaciones (en inglés) interesantes que aparecieron en craigslist:

    Things about “ART” that nobody asked me about

    a pesar de que son localistas (se refieren a la escena artística gringa) hay algunas que aplican para otras partes, como por ejemplo:

    6. I think that artists using feces in their work should resign from the human race.
    8. The only artist (male or female) that looks good with their hair pulled back is Salma Hayek as Frida.
    12. I never met an artist who didn’t think he deserved a show.
    13. I think any artist who paints twenty paintings in the same subject in the same colors and/or size is faking it – period.

    ResponderResponder
  21. Saludos leyentes revolucionarios e opositores, UCVistas lentes de pasta, y artistas mediocres de por ahi….

    Creo que tenemos otro problemita con el Sr. Cobranza (el consentido de Panfleto negro) como psicologo de idiotas es el tipico ejemplo que un adulto Venezolano con mucho resentiminento laboral y social, podria ser un individuo que no pudo lograr nada en vida (ni en muerte) y menos en el mundo del arte en Venezuela siendo algo tan facil.

    Muu Blanco es un tremendo artista, destacado en varias diciplinas, algo que pocos pueden hacer, tanto para despertar reacciones como el deslocado personaje del Sr. cobranza que nisiquiera puede mostrar su nombre.

    Que vas a cobrar tu pasaje reducido de metro bus…?

    Te recominedo que dejes la envidia que estoy seguro que unas de esas oersonas te invita a exponer, se te caerian tus medias de sabana grande y seguro manipularias tu CV de tres lineas. Inbe…..

    Aprovecha el cupo de cadivi de estudiante y aprende alguito…

    Salud y bienestar, Lea y dediquese a crear, no a destruir….

    ResponderResponder
  22. se la pasan el Muu y el 13 en actos culturales apoyando al gobierno de Chavez, son burgueses que juegan para los dos bandos y el Muu lo que da asco de jalabola de José Vicente Rangel

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here