“Los modelos del Éxito” de Eduardo Galeano

9
60

“El mundo al revés premia al revés: desprecia la honestidad, castiga el trabajo, recompensa la falta de escrúpulos y alimenta el canibalismo. Sus maestros calumnian a la naturaleza: la injusticia, dicen, es ley natural. Milton Friedman, uno de los miembros más prestigiosos del cuerpo docente, habla de «la tasa natural de desempleo». Por ley natural, comprueban Richard Herrnstein y Charles Murray, los negros están en los más bajos peldaños de la escala social. Para explicar el éxito de sus negocios, John D. Rockefeller solía decir que la naturaleza recompensa a los más aptos y castiga a los inútiles; y más de un siglo después, muchos dueños del mundo siguen creyendo que Charles Darwin escribió sus libros para anunciarles la gloria.

¿Supervivencia de los más aptos? La aptitud más útil para abrirse paso y sobrevivir, el killing instinct, el instinto asesino, es virtud humana cuando sirve para que las empresas grandes hagan la digestión de las empresas chicas y para que los países fuertes devoren a los países débiles, pero es prueba de bestialidad cuando cualquier pobre tipo sin trabajo sale a buscar comida con un cuchillo en la mano. Los enfermos de la patología antisocial, locura y peligro que cada pobre contiene, se inspiran en los modelos de buena salud del éxito social. Los delincuentes de morondanga aprenden lo que saben elevando la mirada, desde abajo, hacia las cumbres; estudian el ejemplo de los triunfadores y mal que bien hacen lo que pueden para imitarles los méritos. Pero «los jodidos siempre estarán jodidos», como solía decir don Emilio Azcárraga, que fue amo y señor de la televisión mexicana. Las posibilidades de que un banquero que vacía un banco pueda disfrutar, en paz, del fruto de sus afanes son directamente proporcionales a las posibilidades de que un ladrón que roba un banco vaya a parar a la cárcel o al cementerio.

Cuando un delincuente mata por alguna deuda impaga, la ejecución se llama ajuste de cuentas; y se llama plan de ajuste la ejecución de un país endeudado, cuando la tecnocracia internacional decide liquidarlo. El malevaje financiero secuestra países y los cocina si no pagan el rescate: si se compara, cualquier hampón resulta más inofensivo que Drácula bajo el sol. La economía mundial es la más eficiente expresión del crimen organizado. Los organismos internacionales que controlan la moneda, el comercio y el crédito practican el terrorismo contra los países pobres, y contra los pobres de todos los países, con una frialdad profesional y una impunidad que humillan al mejor de los tirabombas.

El arte de engañar al prójimo, que los estafadores practican cazando incautos por las calles, llega a lo sublime cuando algunos políticos de éxito ejercitan su talento. En los suburbios del mundo, los jefes de Estado venden los saldos y retazos de sus países, a precio de liquidación por fin de temporada, como en los suburbios de las ciudades los delincuentes venden, a precio vil, el botín de sus asaltos.

Los pistoleros que se alquilan para matar realizan, en plan minorista, la misma tarea que cumplen, en gran escala, los generales condecorados por crímenes que se elevan a la categoría de glorias militares. Los asaltantes, al acecho en las esquinas, pegan zarpazos que son la versión artesanal de los golpes de fortuna asestados por los grandes especuladores que desvalijan multitudes por computadora. Los violadores que más ferozmente violan la naturaleza y los derechos humanos, jamás van presos. Ellos tienen las llaves de las cárceles. En el mundo tal cual es, mundo al revés, los países que custodian la paz universal son los que más armas fabrican y los que más armas venden a los demás países; los bancos más prestigiosos son los que más narcodólares lavan y los que más dinero robado guardan; las industrias más exitosas son las que más envenenan el planeta; y la salvación del medio ambiente es el más brillante negocio de las empresas que lo aniquilan. Son dignos de impunidad y felicitación quienes matan la mayor cantidad de gente en el menor tiempo, quienes ganan la mayor cantidad de dinero con el menor trabajo y quienes exterminan la mayor cantidad de naturaleza al menor costo.

Caminar es un peligro y respirar es una hazaña en las grandes ciudades del mundo al revés. Quien no está preso de la necesidad, está preso del miedo: unos no duermen por la ansiedad de tener las cosas que no tienen, y otros no duermen por el pánico de perder las cosas que tienen. El mundo al revés nos entrena para ver al prójimo como una amenaza y no como una promesa, nos reduce a la soledad y nos consuela con drogas químicas y con amigos cibernéticos. Estamos condenados a morirnos de hambre, a morirnos de miedo o a morirnos de aburrimiento, si es que alguna bala perdida no nos abrevia la existencia.

¿Será esta libertad, la libertad de elegir entre esas desdichas amenazadas, nuestra única libertad posible? El mundo al revés nos enseña a padecer la realidad en lugar de cambiarla, a olvidar el pasado en lugar de escucharlo y a aceptar el futuro en lugar de imaginarlo: así practica el crimen, y así lo recomienda. En su escuela, escuela del crimen, son obligatorias las clases de impotencia, amnesia y resignación. Pero está visto que no hay desgracia sin gracia, ni cara que no tenga su contracara, ni desaliento que no busque su aliento. Ni tampoco hay escuela que no encuentre su contraescuela.”

GD Star Rating
loading...
"Los modelos del Éxito" de Eduardo Galeano, 2.9 out of 5 based on 13 ratings

9 Comentarios

  1. esto es tipico de esos intelectuales que no saben ni donde estan parados, mezcaln una serie de planos de planos logicos, sin ningun rigor y terminan con algo que suena coherente, pero es una estupidez.
    hasta me da fastidio refortar todo esas relaciones sin sentido, ero sobre todo sin asidero real,.
    Ignoro la razon por la cual pusiste un texto tan incoherente ¡para saber si las personas son tan ignorantes que se tragen ese vomitosemiotico?
    Las cosas que dice son las que afirman quienes se sirven del intelecto para engañar a los mas ignorantes

    ResponderResponder
  2. Es q solo a eduardo galeano se le podia ocurrir escribir algo asi… basta con decir q ese mundo al reves q representa tan distopicamente para mi es un mundo ideal al q todavia no hemos llegado…sera cada loco con su tema, supongo

    ResponderResponder
  3. Un momento, que no entendí.

    Para luis: por qué dices que el tipo no sabe donde está parado y que no se basa en la realidad, cuando me parece que es acertado al describir las relaciones humanas en el mundo neoliberal, en el que la concentración del poder se da no por la concentración de poder político, sino por la concentración de poder económico; y bueno, sí, quizá lo que más me gustó del texto es que en verdad el mundo sufre de impotencia, amnesia y resignación… a lo mejor lo que digo es insuficiente para justificarme, pero en realidad publiqué el texto porque me gustó. Ah! y si afirmas que se trata de vómito semiótico, está bien, pero no entiendo por qué, hazme un análisis del discurso y te creeré…

    Y el Animus a Nemo: estás seguro de que no hemos llegado?…

    ResponderResponder
  4. depinga la critica de noche mariguanera pero que cagada cuando al poco tiempo sale Galeano a lamerle el escroto al milico Chavez y al tirano castro, aunque al mismo tiempo sin abandonar completamente los privilegios del mundo al reves, ni de vaina.

    ResponderResponder
  5. (va sin acentos)

    El texto no es de ninguna manera incoherente Luis: la superposicion de planos logicos de la que hablas yo la llamo capacidad de analisis o inteligencia si prefieres…
    Ahora bien, Galeano no descubre el agua tibia con este texto: el mundo al reves, el neoliberalismo, la exclusion, el super poder economico… ya eso lo recontra sabemos! Digamos que no por trillados sean temas que no se deban evocar pero preferiria si los autores lograran re-escribir las problematicas para que no suenen a refritos de los annos 80.
    En cuanto a la posicion politica de Galeano y a su falta de critica del chavismo estoy de acuerdo, pero no por eso dejare de leer (pa’ ver que tal) lo que saca por ahi de vez en cuando.

    ResponderResponder
  6. tal vez ese sea el problema del mundo un coñazo de carajos criticos a punta de leer libros, somos activistas de escritorio, no tenemos una propuesta que mueva… masas… este mensaje es… para los que no son chavistas, ( y para los chavistas tambien, imagino que si un malandro va a matar a alguien no va a ver si es chavista u opositor ) para los que no esperan nada de los dinosaurios de la oposicion, la respuesta se encuentra en las calles, en el contacto con la gente, y en demostrarle a las personas que otro mundo es posible haciendo el bien, y pongamos a dios como el centro de nuestras ideas. yo he visitado barrios, urbanizaciones, universidades, y ahora es que me falta pero siempre veo a las personas con mucha esperanza de que las cosas cambien, y que tal si en todo lo que hagamos el buen ejemplo sea la luz en el camino que necesitamos todos… solo piensen en esto: un dia un hombre queria cambiar al mundo, y pensaba salir a la calle, exponer sus ideas y mover a las masas, pero un extraño pensamiento llegó a su mente: <¿ y si me matan, y si alguien me hace daño, y si me dan un tiro , y si todo sale mal, y si fracaso? ya ven por esta razon existen tantas vacantes en liderazgo…

    ResponderResponder
  7. Verga, que desactualizado. Ese libro fue publicado hace un raaaato… Pensé que escribirías sobre “ñ”, el último de Eduardo, mucho mejor, if you like that kind of thing…
    En fin, de qué sirve un “intelectual” que no convence a los que no se quieren convencer, y da argumentos a los que ya están convencidos, me pregunto yo. Más para la pila de los que le jalan, más para la pila de los que lo detestan por poeta y poco sociólogo.
    Quedamos en lo mismo, y a estas alturas, creo que habría que buscar caminos medios… Es mi opinión.

    ResponderResponder
  8. Me llaman bastante la atención los comentarios debido a que mezclan política o el no estar de acuerdo con un partido político, y pierden totalmente la noción de que se trata de el mundo estamos hablando de el mundo, en donde supongo que ustedes viven también, me parece que la culpa es de las mismas personas, que a falta de escrúpulos y valores son los mismos que terminan dañando a una sociedad. por eso primero tratemos de ver nuestros errores antes que los de los demás, corregirlos, y así por lo menos tener la base de defender la idea de un capitalismo, si no te gusta la realidad que vives (si es que la estas viviendo por cierto) y no aportas una solución para cambiarla de nada valen tus criticas.

    ResponderResponder
  9. yo digo q debemos entender un poco la lectura sobre lo q el quiso enseñarles a todos sobre el modelo del éxito!! Alli el habla un poco de las contra parte d cada cosa negativa q hay en ste mundo, como es el de no hay desgracia sin gracia.. osea sta lectura tiene una parte negativa para poder tener algo positivo. Yo pienso q esa fue su idea solo q n saben entender lo q en realidad el quiso enseñar n por q seamos ignorantes sino q n sabemos muchas veces interpretar y darle lógica a las cosas q leemos o vemos…

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here