Dragones, Clinton y las felaciones Bolivianas

0
57

La súper moderna urbe de la Paz, capital de Bolivia y eje del gobierno más poderoso que haya tenido país alguno del planeta tierra. Era el centro financiero más importante en el siglo XXIII. Era común ver a las amas de casa bolivianas en los hermosos espacios públicos jugando al MOBO, así le llamaban al Monopolio Boliviano, era un popular juego en red, en el que se podía comprar y vender desde un terreno hasta pueblos y países enteros, y todo ello desde un tablero de plasma con un nanoprocesador de tercera generación. Lo particular de este juego era que las transacciones eran reales, incluso se sabia de una ama de casa adicta al juego que había logrado apoderarse de casi toda la costa este de los Estados Unidos, o lo que quedaba de ese país.

La lucha era incansable, el dragón de mil cabezas, de las cuales solo le quedaba una, luchaba ferozmente contra el príncipe que trataba de llegar al castillo encantado para rescatar a la princesa, pero el dragón empleó las ultimas fuerzas que le quedaban y logro comerse al príncipe, sonaron truenos y hubo relámpagos, y novecientas noventa y nueve, nuevas e inteligentes cabezas nacieron al dragón, luego con fuertes pasos, de esos que estremecen al piso como en una suerte de temblor, este se aproximo al castillo, arrancó el techo de la torre con un mordisco y con el aliento de fuego de una de sus renovadas cabezas, incinero sin piedad a la princesa y a su amante.

El moderno edificio Coca´s Plaza Tower, Albergaba a la multinacional Cocatech Labs, gigante tecnológico que había convertido a Microsoft y a IBM en parques de diversiones temáticos, a donde la gente acudía para ver como era la tecnología del siglo XX. Cocalabs, como le llamaban los bolivianos a su multinacional favorita, emblema del Neocapitalismo Boliviano, era un emporio con ramificaciones en todo el planeta, y con la plantilla de científicos mejor remunerados de la historia. Allí en uno de sus impecables laboratorios, mirando una secuencia holográfica de una molécula de ADN de dragón multicéfalo, se encontraba Javier Clinton Gonzáles, eminente físico especialista en nanotecnologia molecular y biomutagenesis de dragones europeos, —me imagino que al igual que yo, se estarán haciendo la misma pregunta; ¿Cómo es que un científico boliviano se apellida Clinton? —para responder esa pregunta tenemos que viajar en el tiempo y remontarnos al siglo XXI en sus inicios. En esa época, quienes han estudiado historia deben recordar que un ex presidente de Los Estados Unidos, muy divertido y fanático de la felacion, y además uno de los primeros en adoptar para si, la nacionalidad boliviana, se ocupaba de pregonar por toda Bolivia las bondades de la felacion, incluso se convirtió en algo institucional. Era común entrar en alguna oficina de algún funcionario público y encontrar a una subalterna haciéndole una felacion al jefe, esto con el tiempo convirtió a los bolivianos en gente muy alegre y emprendedora, ya no había caras tristes por las calles, Bolivia iniciaba su camino al desarrollo, los estudiantes devoraban libros al tiempo que disfrutaban de una felacion. Hubo un importante desarrollo en las artes, en la ciencia, en el deporte, de hecho los últimos 22 mundiales de fútbol han sido ganados por Bolivia, el modelo político y económico boliviano ha sido exportado a todo el planeta, y la mayoría de los países han sido adquiridos por empresas y amas de casa bolivianas. De esta manera el mapa geopolítico y económico del mundo cambio gracias a las divertidas felaciones bolivianas. El papel de Clinton en este proceso fue fundamental, durante su larga estancia en Bolivia, dejo una gran familia por todo el territorio, y mas de sesenta hijos que se encargaron de regar el apellido Clinton por todo el altiplano, en homenaje a su persona, los Bolivianos le nombraron Prócer Patrio, y erigieron estatuas con su efigie por todo el país. El murió feliz a sus cien años, mientras una muchacha boliviana le hacia una felacion.

Ya explicado el asunto del apellido Clinton, y su popularidad en la Poderosa Bolivia del siglo XXIII, continuemos con Javier Clinton y su trabajo en el laboratorio. Hace ya más de un año y por encargo del presidente se estaba en la búsqueda de un virus capaz de aniquilar los dragones europeos multicefalos, —ahora se están preguntando, ¿Cuál es el interés de los bolivianos en aniquilar dragones multicefalos del siglo XVII? —, la explicación es muy sencilla, resulta que los historiadores bolivianos descubrieron que todos los grandes reyes de la historia en Europa, alguna vez fueron príncipes muy valientes, y alcanzaban fama y poder cuando rescataban princesas atrapadas en castillos rodeados de dragones, entonces pensaron que si viajaban en el tiempo con alguna formula efectiva y fácil para matar dragones, alcanzarían un gran poder y un dominio mas temprano del planeta, y de paso muchos bolivianos se casarían con lindas princesas Europeas.

El trabajo de Javier Clinton no era tan fácil, a pesar de tener a su disposición la más avanzada tecnología en el desarrollo de virus mutagénicos, se había encontrado con un nuevo tipo de ADN de dragón multicefalo, capaz de adoptar a los virus mutagénicos como huéspedes y en vez de causarle daño, fortalecían su sistema autoinmune, haciéndoles mucho mas fuertes. Javier y sus colaboradores no entendían lo que ocurría, nunca antes habían encontrado ese tipo de ADN en ninguna especie de dragón estudiada hasta la fecha. Este inconveniente le fue comunicado a la Sala Situacional Del Buró Para El Dominio Planetario del alto Gobierno Boliviano, y este en largas y acaloradas discusiones, decidió enviar una misión de exploración hasta el siglo XVIII, para capturar un ejemplar vivo.

El viaje se planifico para el 6 de agosto del año 2225, exactamente a los 400 años de la declaración de la independencia boliviana. Los viajes en el tiempo eran cosa común en la cosmopolita Bolivia del siglo XXIII, sin embargo el avanzado sistema GPT Hyper Timing Edge de Plasma Molecular, solo podía realizar la descomposición y posterior composición molecular si los sujetos de traslado se ubicaban en la posición geográfica de destino, esto para evitar márgenes de error producto de los cambios en los ejes de rotación y traslación terrestre. Esto lo descubrieron cuando en sus primeros viajes, los científicos programaban una ubicación geográfica, y resulta que los viajeros aterrizaban a 3 kilómetros del lugar y casualmente por ese sitio pasaba un ferrocarril que atropellaba la capsula, arruinando la misión, también ocurrió una vez que la capsula se materializo en un circo y justo en el numero del domador de leones, por supuesto los misioneros al salir fueron devorados y el publico pensó que era parte del espectáculo. Se decidió entonces ubicar la capsula GPT en las afueras de la población de Oñati, en Gipuzcoa, ya que los últimos censos de población de dragones multicefalos revelaban que había un inusual crecimiento de la población de esta especie en esa región.

La materialización de la capsula GPT se produjo con éxito en las cercanías de la cueva de Arrikrutz, cercana al Santuario de Arantzazu. Luego de salir de la capsula el plan era ubicar la posición de un espécimen de dragón y usando un misil óptico, cargado con un potente tranquilizante, atacar al dragón, guardando una distancia prudencial para evitar un ataque a la misión. Luego de esto, debían tomar diferentes muestras de tejido y almacenarlas en unos contenedores criogénicos que serian llevadas de regreso con ellos al siglo XXIII.

Al salir de la capsula se vieron sorprendidos al mirar el fondo del valle y ver cientos de huellas de dragón, cada una de ellas del tamaño de una cancha de tenis. Escucharon un fuerte ruido como de tormenta, todo oscureció, miraron el cielo y una nube de dragones que no dejaban pasar la luz del sol, volaba amenazante sobre ellos.

Cerca de alli, el interior de la cueva de Sandaili, albergaba un enorme complejo, de observación y control, desde allí un grupo de expatriados estadounidenses se preparaba para la mayor operación militar de la humanidad, liberar al planeta del dominio boliviano. Una enorme pantalla mostraba la ubicación de cada dragón, estos llevaban un biocontrolador, conectado a su sistema nervioso y un sencillo GPS para su monitoreo.

Los apresurados pasos de un clon de Michael Jackson, vestido de mucama, iban a la profundidad de la cueva, tenia que llegar rápido para evitar el enojo del comandante que esperaba ansioso una botella de Bourbon. La imagen de los científicos en el antiguo monitor LCD del siglo XXI, mientras eran devorados por los dragones, arranco las carcajadas de George Bush VI, el ultimo sobreviviente de una extirpe de ex presidentes norteamericanos. Y líder de los Rebeldes de la Cueva de Sandaili.
El resto es historia reciente del siglo XXIII, los bolivianos se vieron relegados a unos escasos 40 kilómetros cuadrados de superficie sin acceso al mar, y a tener por siempre de presidente a alguna ama de casa Chilena.

Es conveniente aclarar que los bolivianos perdieron todo, pero hay algo que no pudieron quitarles, y esas son las divertidas felaciones que Clinton les enseñó.

GD Star Rating
loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here