Soy Punk. Capítulo II

3
59

24/12/1978 – Horas de la mañana.

No voy a ir, ¿para qué? ¡Ya sé exactamente lo que pasará! Ya conozco sus falsas sonrisas, sus chistes impostados, su mediocridad al por mayor. Las reuniones navideñas son tan demodé, siempre es la misma gente y la misma actitud. No se trata de querer llevarle la contraria a todo, ni de querer ser siempre distinto, se trata de reconocer la verdad y en honor a ésta hay que decir que las festividades navideñas siempre son la misma cagada.

En algún momento, entre la cena y la apertura de regalos, aparece mi tío, con su evidente borrachera a hacer un juego desagradable y estúpido en el que nos intercambiamos una pelotita de plástico, y cantamos una canción que dice “la papa caliente, la papa caliente, la papa caliente, se quemó” y al que le quede en las manos, pues debe decir un recuerdo de fiestas navideñas anteriores. Por lo general, cuando me queda a mi, recuerdo aquel día en que un San Nicolás estaba repartiendo caramelos fruna gratis en las adyacencias de Plaza Venezuela, y de repente aparecieron dos policía alegando que “este es el santa clos que estaba robando a la vieja allá arriba” acto seguido el santa empezó a correr y a medida que lo hacía caían de su barriga billeteras, relojes y cadenas. Mi madre insiste en que recordar eso atenta contra la tranquilidad que se supone debe reinar en las fiestas navideñas.

Entonces se me ocurre recordar aquella vez en que mi padre no llegó a casa el 24 y el 25, cuando mi mamá lo estaba buscando en los hospitales y hasta en la morgue, apareció con una raya en la cara aduciendo que lo había asaltado y lo habían tenido secuestrado todo el 24. Creo que ese fue el comienzo de la debacle, de allí, hasta que Alfredo, el “primo” de mi mamá se la zampó sobre el sofá en Mérida mientras yo dormía. Pero claro, eso no puedo sacarlo a relucir, sería triste para todos, en especial para mí.

La Negra me dice que vayamos a su casa. Su madre no es tan desagradable como mi familia. A veces, mientras la Sr. González habla, me le quedo viendo a los ojos y me pierdo en la honestidad de su mirada, se nota que ha llevado coñazos y que estos le han enseñado lo inútil de estar siempre pretendiendo. Ayer descubrí que La Negra gusta de Janis Joplin, la sorprendí oyendo Take Another Little Piece Of My Heart y honestamente no me desagradó. No es que esté abandonado mi recién adquirida afición neoreligiosa por los Sex Pistols, en lo absoluto, pero de vez en cuando, en especial en navidad, no hay nada malo con darle paso a la ternura; siempre y cuando no se trate de gaitas o villancicos, todo está bien.

Sí, definitivamente me iré a su casa a pasar el 24…

John Manuel Silva.

GD Star Rating
loading...

3 Comentarios

  1. Jajajaja la culebra que se muerde la cola! Tanto despotricar de las poses falsas de los demas para terminar haciendo exactamente lo mismo. Un texto lleno de lugares comunes. La historia tipica del niño bien que se la quiere dar de rebelde ( ¿o sera RBD?) y ademas con claras reminiscencias racistas, al pretender que lo mas transgresor que hace es tener una novia “negra”! Wao! Que miedo me da el punketo este! Nada sirve, todo el mundo es falso, pero el punketo sifrino traumatizado porque a su papa se lo cogieron mientras el dormia, es el heroe del año, que vendrá a salvarnos a todos de la superficialidad imperante. Que emocion, yo tambien quiero ser punketa, porque que cool es quejarse de los que se quejan de lo cool…

    ResponderResponder
  2. ¿Por qué siempre tiene que salir alguien a arruinarlo todo llamándolo a uno racista solo porque usa la palabra “negra”? Amiga, aquí la única que parece tener un problema con eso eres tú. Yo no le veo nada malo a ser negro o negro, me parece más patético usar esa tétrica expresión de “Afrodescendiente”.

    Por otra parte, no sé si te tomaste la molestia de leer el texto completo y te diste cuenta de que no es una declaración de principios ni un manifiesto es un RELATO, es decir, es ficción, es un cuento.

    Con respecto a lo otro, te digo que tienes razón, precisamente una de las razones de este relato es hablar de la intrascendencia del Punk, de como se quemó como un movimiento de sifrinitos, de como todo quedó en una pose, en una desvanescencia. Si te hubieras molestado en leer entre líneas antes que soltarme una andanada de insultos te habrías dado cuenta.

    ResponderResponder
  3. ddeedfegthgfsytrrrrngffbhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhghdddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddddd vvvvvvv

    ResponderResponder

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here