Todo control.

1
239

No manches mi cama de tu sangre

que no quiero beberla mientras te vas.

No dejes tus dedos en mi boca

que tu sabor podría intentar volarme.

Anda vuela, sube alto y clávate en mis manos

comparte tu savia y todo lo demás con la menta

fresca de mis ojos. Dilúyete como tinta, desconóceme,

atácame y muerde mis pies.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here