Shrek Tercero.

2
567

Shrek Cajita Feliz
Lo que comenzó como una cinta inteligente y un tanto subversiva que posaba una cínica mirada sobre las películas infantiles, sobre los cuentos de hadas y sobre los prejuicios que nos inoculan cuando niños (el ogro malo, la princesa modosita esperando ser rescatada, los corceles valientes que acompañan al caballero rescatista, etc.) Terminó convertido en lo que decía parodiar. Shrek, Burro y La Princesa Fiona, terminaron atrapados por un mercader, que ha de ser muy parecido al Rey enano y acomplejado de la primera parte, y fueron empaquetados en unas bolsitas transparentes que nos regalan cuando comemos una cajita feliz. El ogro mordaz y desencantado con la vida, dispuesto a asumir que es un ogro al que todos detestan y que se encierra a vivir como ermitaño, quedó reducido a ser un muñequito plástico que, al moverle el brazo, suelta un eructo para diversión de los niñitos que le sacan a sus papás 10 bolívares por una diminuta hamburguesa que puede conseguirse, por la mitad del precio y el doble del tamaño, en cualquier puesto hamburguesero, en especial los que se ubican en las respectivas calles “el hambre” que hay en cualquier ciudad que se respete.

La segunda parte de Shrek, era terrible, cursi, vacía; la tercera es mejor, aunque sigue estando lejos de la extraordinaria primera película.

Como toda trilogía forzada, Shrek, empezó a lo grande y se ha ido acercando al absurdo.
La necesidad de sacar material donde no lo había llevó a los productores a hacer una secuela con el matrimonio de los protagonistas y una forzadísima trama en la que conocen a los padres de la chica y encuentran una pócima que los hace hermosos y un picotón de incoherencias más, tapando la mediocridad de la cinta con un excelente trabajo técnico.

La tercera es más ágil, ciertamente está mucho mejor escrita y me hizo reír mucho más que la fallida anterior entrega, pero sigue sin estar tan siquiera cerca de la brillante primera parte.

La trama es obvia y predecible: Por una parte Shrek (Mike Myers) y Fiona (Cameron Díaz) serán padres (y supongo que en la cuarta los veremos divorciándose y en la quinta afrontando la impotencia de Shrek y en la sexta la menopausia de Fiona y así), el padre de Fiona y rey de Far Far Away ha muerto y Shrek es el heredero natural, pero éste, sigue acomplejado por ser un ogro y no acepta la responsabilidad, prefiere ir en la búsqueda de Arthur (Justin Timberlake), un sobrino lejano que podría también ser el sucesor a la corona. Así Shrek, dejará a su preñada esposa en el reino mientras se enfila junto a Burro (Eddie Murphy) y El gato con botas (Antonio Banderas) a buscar al heredero. Mientras el Principe Valiente (Rupert Everet), trata de asaltar el reino en ausencia de Shrek para reclamar un trono que cree suyo.

Como dije, la película no es tan Mc Donalds como Chicken Little o El espanta tiburones, pero ciertamente la frescura y originalidad de la primera no se perciben. En muchas escenas sentía que la única razón porque hicieron esa película es para tener a mi hermano rogándole a mi mamá que lo lleve a cada rato donde el señor de la nariz roja y la camisa amarilla para adquirir uno de los muñequitos de la cinta. Rescatable sin duda, son sus escasos momentos de genuina sátira, como la muerte del rey, el momento en que Shrek se entera que va a ser padre, las caracterizaciones de Rapunsel, Blanca Nieves o La Bella Durmiente, las referencias a la leyenda del Rey Arturo, el personaje de Merlin ridiculizado como un brujo viejo y errante y la tenue burla al papel de la paternidad y de la familia feliz con los hijitos y demás, aunque al final, Shrek está feliz con sus muchachos y los momentos en que los pequeños atormentaban al padre quedan aislados como una simple pesadilla.

En fin, yo la disfruté bastante, es buena, pero siento que a Shrek lo ultrajaron desde que hicieron la segunda parte.

En palabras del gato con botas: “amigos esta trilogía está soberanamente…”

7.5/10.

John Manuel Silva.

2 Comentarios

  1. Francamente, nunca fui fan de Shrek, pero podía entender más o menos por qué tenía éxito, al menos la primera. Es que la segunda ni me hizo reír, me pareció un refrito malo y hasta aburrido. Con lo que acotas, es posible entonces que simplemente la baje de internet para matar la curiosidad un miércoles por la noche. Pero perder un viernes o un sábado en esta cinta no parece ser buena idea.
    Por otro lado, me pregunto hasta dónde vamos a llegar con el marketing del Apocalipsis este que le hacen a las pelis. No sólo hay que hacer una cosa aceptable, sino que hay que tener en cuenta que el maluco sea rentable como muñequito, que el protagonista pueda imprimirse en franelas y relojes y que todo esté listo más o menos para la vuelta a clases para que los niños compren loncheras cartucheras lápices gomas gorras compases pijamas y pare de contar.
    Tim Burton dijo que cuando dirigió Batman II los estudios lo presionaban porque decían que la película era muy sombría y no podrían vender muñequitos. El dijo que hacía cine, no juguetes. Hoy en día debe ser un infierno dirigir una trilogía de estas, tanto así que al final sólo quedar embalar el producto y venderlo, cosa para lo cual se puede acudir a mediocres como Brett Ratner.
    Saludos, igual…

  2. Cierto. Ahora viene Transformers, y una de unos pinguinitos surfistas, que también son puro marketing.
    Ah y no nos olvidemos que ya deben venir las cajitas felices de Los Cuatro Fantásticos y no te extrañe que venga una edición especial de Oceans Thriteen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here