Caracas, entre el espanto y la ternura

caracas 300x225 Caracas, entre el espanto y la ternura

Entre el espanto y la ternura
corre la suerte,
con el abajo y con la altura,
con vida y muerte,
con vida y muerte.

Silvio Rodríguez

La última vez que fui a Caracas, la sentí más lejana de mí. A pesar de haber nacido y haberme criado en una de las ciudades más cosmopolitas y más violentas del planeta, a pesar de haberla amado en algún tiempo, de haber sentido nostalgia por ella en otros momentos, Caracas ya no es lo que he querido, y siento que no soy querido por ella.

La he olvidado, he olvidado sus direcciones, sus nombres. Es una sensación extraña, caminando sus calles, con la familiaridad que me daba por haberlo hecho muchas veces, la última vez sentía que algo se había movido: un edificio más que no estaba, un elevado que me quita la perspectiva, unas rejas que me difuminan el paisaje… Ya no voy al ritmo de ella. La amo, o la amaba, como cuando ves a la mujer que amabas hace mucho, y luego de varios años la ves distinta, muy distinta, y te preguntabas qué veías en ella…

Extraño el museo de Bellas Artes, es el mismo edificio, pero lo extraño, quizá lo que me lleva a lo que era es su patio central, con sus figuras femeninas recogidas hacia sí mismas… pero lo vi tan solo, tan oscuro, tan olvidado… El museo de Arte Contemporáneo, que aún le digo Sofía Imber, porque me suena mejor así, porque me parece más humano, quizá… lo sentí también distinto, no es, es su sombra, lo que alguna vez fue en su esplendor, es un museo ajado, olvidado, polvoriento.

No reconocí el parque Los Caobos con las rejas verdes, cierto que esas rejas están allí desde hace tiempo, pero aún así no lo reconocí. Y aún adentro me sentí en otra parte.

Le tuve miedo a Caracas, miedo que antes no sentía. No es la paranoia común que siente los foráneos, porque yo no era foráneo, era caraqueño, y aún digo que lo soy cada vez que me preguntan, con un cierto orgullo, con una cierta nostalgia… La última vez le tuve miedo, no que me atracaran, o me atropellaran, era un miedo más profundo, un miedo ¿metafísico? Quizá un miedo a volverme de concreto y asfalto, de que me abandonara el verde, la brisa, el silencio, y que luego no los pudiera encontrar.

Amo Caracas, pero es un amor que prefiero mantenerlo platónico, lejano, ajeno. Un amor que me espanta, un odio profundo que me da ternura. Sé que tendré que volver muchas veces más… Pero sabiendo que, aún siendo caraqueño, andaré por sus calles como un extranjero.

GD Star Rating
loading...
Caracas, entre el espanto y la ternura, 4.2 out of 5 based on 10 ratings
 Caracas, entre el espanto y la ternura

Carlos LB

Mido un metro setenta y cinco, tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul, y me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro, y no colecciono nada. Guardo la ropa ordenada, me aburro en las fiestas. Puedo decir que soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Y uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. Antes creía que no tenía miedos hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio. Aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. Prefiero más a los animales que a la gente. Y no tengo adicciones, más que de leer y estar solo. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho.(Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

Más posts


twitter Caracas, entre el espanto y la ternurafacebook Caracas, entre el espanto y la ternura

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo
Autores

2 Comentarios

  1. N dijo:

    Hermano hace 10 años me paso lo mismo.
    me acuerdo de aquel carajito que salia a caminar por allí , con su abuelo , que iba al parque de los caobos, que salia sin miedo y al que le predentaron una ciudad muy particular , cosmopolita y viva, segura, tranquila en su ajetreo.

    La ultima vez que fui me senti , en un gran quinta crespo. Todo era un peo, todo estaba sucio, concreto siempre hubo, pero lo vi mas gris, mas negro, como el futuro del pais.

    extraño a mi caracas y extraño a mi pais, el que se fue, el que fue… esa tierra de riqueza y oportunidad de futuro y de alegria que nos dejamos robar

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Cualquiera dijo:

    Cambio Caracas y cambiamos nosotros

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

*

Para insertar una imagen, escribe
<img src="http://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

 

Top