Voy de regreso a Venezuela…

0
76

(Carretera Panamericana. Atardecer. Tamara y Jacinta caminan con dirección hacia Venezuela.)

TAMARA: Se nos está haciendo de noche.

JACINTA: ¿Quieres que paremos aquí?

TAMARA: Sí va.

JACINTA: Qué fracaso todo. No conseguimos nada.

TAMARA: Vamos a tener que dormir aquí.

JACINTA: ¿Extrañas tu cama?

TAMARA: A veces.

JACINTA: Yo también.

TAMARA: ¿Sabes qué me da rabia?

JACINTA: ¿Qué?

TAMARA: El gobierno se tripearía esto.

JACINTA: ¿Qué cosa?

TAMARA: Que seamos emigrantes fracasadas. Que no hayamos conseguido trabajo ni en Colombia ni en Perú ni en Ecuador.

JACINTA: ¿Qué te puedo decir?

TAMARA: Igual saldré otra vez. Todo es mejor a que te maten allá.

JACINTA: Te creo.

TAMARA: ¿Hay algo para comer?

JACINTA: Queda una lata de atún grande. Está abierta.

TAMARA: A ver.

(Jacinta saca, de su bulto, la lata de atún. La huele. Por sus gestos notamos que huele mal. La da a oler a Tamara. Tamara hace un gesto similar de repugnancia.)

JACINTA: Mierda.

TAMARA: Qué asco. Cómetela tú si quieres.

JACINTA: ¿Segura?

TAMARA: Sí.

(Jacinta come. Tamara se queda viéndola.)

JACINTA: ¿Por qué me miras así?

TAMARA: ¿Cuánto falta para entrar a Venezuela?

JACINTA: No sé. Oye. Al final, esto no está tan mal.

TAMARA: ¿Me guardas un pelo?

JACINTA: No. Te pregunté si estabas segura, y me dijiste que sí. Ahora te jodes.

TAMARA: Me tienes harta. Un día te voy a caer a patadas.

JACINTA: ¿Tú?

TAMARA: Sí.

JACINTA: Tócame y te mato.

TAMARA: (Irónica.) ¡Qué miedo!

JACINTA: No juegues conmigo. Nunca juegues conmigo. Eres una puta pioja. Soy más grande y podría matarte. No me retes.

TAMARA: Nunca subestimes la astucia de alguien.

JACINTA: Idioteces.

TAMARA: De todas formas, ¿para qué matarnos? Hay que llegar a Venezuela.

JACINTA: No estaríamos comiendo esta lata de atún de mierda si gastaras tus dólares de una puta vez.

TAMARA: No.

JACINTA: ¿Prefieres morirte de hambre?

TAMARA: Me voy a comprar un vestido bonito. Me voy a limpiar un poco. Voy a ver a mi mamá.

JACINTA: ¿Y?

TAMARA: Me voy a poner linda.

JACINTA: ¿Por qué no la vas a ver así?

TAMARA: Le dije que había triunfado.

JACINTA: ¿Que habías triunfado?

TAMARA: Sí.

JACINTA: ¿En el exterior?

TAMARA: Sí.

JACINTA: Tú no puedes ser más imbécil.

TAMARA: Ella se lo ha creído. Voy a gastarme mis dólares en ropa bonita.

JACINTA: ¿Dónde los tienes?

TAMARA: ¿Los dólares?

JACINTA: Sí.

TAMARA: En algún lugar.

JACINTA: Dime.

TAMARA: En la chaqueta.

JACINTA: Está bien.

(Al día siguiente.)

JACINTA: Mierda. El sol me pega en toda la cara.

TAMARA: Hola.

JACINTA: Tengo sed.

TAMARA: Yo también.

JACINTA: ¿Tienes agua?

TAMARA: No.

JACINTA: Alguien tiene que ir a buscar agua.

TAMARA: ¿Por qué siempre tengo que ser yo?

JACINTA: Porque lo digo yo.

TAMARA: ¿Dónde habrá agua por aquí?

JACINTA: Allá arriba hay como una granja, o una vaina así. Lleva esta botella de plástico. Pide que te la llenen.

TAMARA: Está bien. (Va a recoger la chaqueta.)

JACINTA: ¿Qué haces?

TAMARA: Voy a llevarme la chaqueta.

JACINTA: ¿Con este calor?

TAMARA: Sí.

JACINTA: Es que no confías en mí, ¿verdad?

TAMARA: Coño…

JACINTA: Bueno. Si no confías en mí, si piensas que te voy a robar los dólares que te quedan, llévatela. Pero no cuentes conmigo para más nada.

TAMARA: Qué victimista eres.

JACINTA: No. Es que no confías en mí. Y eso me arrecha.

TAMARA: Está bien. La dejo aquí. (Se va.)

(Especie de granja, como a medio kilómetro de donde estaban. Tamara lleva una botella de agua vacía. Brinca una cerca no muy alta. Se acerca a un grifo. Abre el grifo, llena la botella y bebe a la vez. Aparece un señor.)

SEÑOR: ¡Epa!

TAMARA: (Asustada.) Buenas.

SEÑOR: ¿Qué haces?

TAMARA: Tomo un poco de agua.

SEÑOR: ¿Brincaste la cerca?

TAMARA: Sí. Perdóneme, señor.

SEÑOR: ¿Por qué no llamaste?

TAMARA: Tengo mucha sed. No sabía si había alguien.

SEÑOR: Me estás robando el agua.

TAMARA: Perdón.

SEÑOR: (Amigable.) No te preocupes. No se va a acabar.

TAMARA: Eso significa…

SEÑOR: Toma la que quieras.

TAMARA: Muchas gracias. Muchas gracias, señor. (Llena la botella y bebe.)

SEÑOR: ¿De dónde eres?

TAMARA: De Venezuela.

SEÑOR: Eso está vuelto mierda por allá.

TAMARA: Sí. Es el infierno.

SEÑOR: Mucha suerte a donde quiera que vayas.

TAMARA: Voy de regreso a Venezuela.

SEÑOR: ¿Al infierno?

TAMARA: Pero voy a salir otra vez. Lo juro.

(Lugar en donde Jacinta y Tamara pasaron la noche. Tamara vuelve con la botella llena de agua. Se la lanza a Jacinta.)

TAMARA: Aquí tienes.

JACINTA: Gracias.

TAMARA: Aprovecha. Está fresca.

JACINTA: ¿Tuviste problemas para conseguirla? (Bebe de la botella.)

TAMARA: No. (Revisa los bolsillos de su chaqueta. Nota que los dólares no están.) ¿Dónde está mi dinero?

JACINTA: ¿Qué dinero?

TAMARA: Mis dólares, coño.

JACINTA: No sé.

TAMARA: Te los robaste.

JACINTA: Claro que no.

TAMARA: Te los robaste, coño de tu madre.

JACINTA: No. Y no me llames así. Respeta.

TAMARA: Dámelos.

JACINTA: No los tengo.

TAMARA: Dámelos.

JACINTA: Que no los tengo, coño.

TAMARA: Dámelos, o te mato.

JACINTA: Escucha, Tamara. No tengo tu dinero. Revisa bien. Revisa en tus zapatos, en tu bulto.

TAMARA: Yo tenía esos dólares en la chaqueta.

JACINTA: ¿Te ayudo a buscarlos?

TAMARA: Si los tienes tú.

JACINTA: No seas idiota.

(Ambas buscan el dinero, infructuosamente. Revisan todo.)

TAMARA: Tú lo tienes.

JACINTA: (Molesta.) Coño. Que no.

TAMARA: Dámelo.

JACINTA: ¿Sabes qué, Tamara? Estoy harta de ti.

TAMARA: ¿Harta?

JACINTA: Sí. Ya no quiero hacer este viaje contigo. Me regreso sola.

TAMARA: Lo dices porque te quieres llevar mi dinero.

JACINTA: No. Lo digo porque ya me tienes harta.

TAMARA: Júrame que no tienes el dinero.

JACINTA: Te lo juro por Dios.

(Un poco más tarde. Ambas han recogido sus cosas y han reemprendido el camino.)

JACINTA: Yo me voy por aquí.

TAMARA: (Llorando.) Está bien.

JACINTA: Deja de llorar. Pareces una imbécil.

TAMARA: Ese dinero era todo para mí.

JACINTA: ¿Quién te manda de descuidada?

TAMARA: No sé dónde se me pudo caer.

JACINTA: Espero que te vaya bien.

TAMARA: Gracias. (La abraza. Nota que Jacinta le coloca el dinero en la mano.)

JACINTA: Ya me contarás. (Se va.)

(Tamara ve a Jacinta alejarse. Se seca las lágrimas y guarda el dinero en su chaqueta. Camina. Ahora sola.)

FIN.

Tomás Marín.

Adaptación de texto “Los caminos se separan”, de Truman Capote.

GD Star Rating
loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here