Hombre-Palabra

0
131

Palabras, solo palabras

El Hombre-Palabra en los confines del mundo

Bordeando los límites del lenguaje

De lo que es cognoscible

¿Podremos ver más allá del Muro de los Sueños?

Solo si poseemos las palabras adecuadas

 

Pidamos audiencia con el Rey-Palabra

Wittgenstein

Witt – gens – tein

Uitguestain

Preguntémosle sin rodeos

¿Es el lenguaje una bendición o una maldición de los Dioses?

Si la materia está hecha de lenguaje

Y los sueños son inmateriales

Fuera del espacio-tiempo

¿Jamás veremos entonces en la realidad lo que vemos en los sueños?

 

Extraña maldición humana

Que hace que todo lo posible sea imaginable

Pero no todo lo imaginable, posible

 

Si el lenguaje marca los límites de nuestro mundo

¿Sera una trampa, un laberinto?

¿Genético?

¿Mental?

¿Espiritual?

Impuesto por los Dioses

¿Para pasar desapercibidos?

 

El manto sagrado

Es en verdad un manto de invisibilidad

Cuyas costuras están zurcidas

Con las palabras que nos faltan

No con las que nos sobran

 

Una serpiente comiéndose a sí misma

Mito tan antiguo como la humanidad

¿El eterno retorno?

¿O la estructura química del benceno?

 

Jamás he visto un animal salvaje

Quejarse por el frio del invierno

¿Qué conocimiento será ese?

Que no podemos ni siquiera nombrar

 

Palabras, palabras

Y más palabras

Yo he siempre he sido un Hombre-Palabra

Mejor que un Hombre-Sueño

Preferible que un Hombre-Real

Menos maldito que un Hombre-Inmortal

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here