LOS REYES MAGOS Y PAPÁ NOEL

0
343

Dicen que en la primera navidad, cuando nació el niño Dios. Una estrella prodigiosa alumbraba el camino a tres reyes magos y, los guiaba para Belén hasta un pesebre donde había nacido Jesús. Los tres reyes magos se llamaban Melchor, Gaspar y Baltazar. Uno era un anciano con barbas blancas y llevaba como regalo oro que significa: “Rey del universo”, el otro era un joven trigueño, su regalo era incienso que significa: “Divinidad de Jesús” y el otro que era más oscurito de piel, su regalo era mirra que significa: “Humanidad de Jesús”. Dicen que los tres reyes magos llegaron a un oasis para beber agua. Y vieron que del cielo venía Papá Noel en su trineo volador, tirado por ciervos fantásticos. El trineo estaba cargado de todos los juguetes del mundo para el niño Jesús. Los tres reyes magos, le dijeron a Papá Noel que el niño Dios, solo aceptaría un juguete. Entonces Papa Noel, rápidamente, en aquella noche maravillosa, se elevó de nuevo por los aires, para deshacerse de todos los juguetes; regalando a todos los niños buenos del mundo. Cuando hubo terminado de regalar los juguetes, quedándose con sólo uno; fue a buscar al niño Dios para dárselo. Pero la aurora había llegado y la estrella de Belén se había ido con todas las demás estrellas del cielo. Papá Noel llegó al oasis para ver si lo esperaban los tres reyes magos, pero no los halló. Papá Noel se puso a sollozar de tristeza, con su único juguete en la mano. Entonces un espíritu celestial bueno se le apareció y, le dijo que no llorara: porque Dios Padre le facultó otra misión, y él sería; “El padre de la navidad”, o sea el papá de todos los niños del mundo en esta noche bienhechora. Y que a partir de allí, en todas las navidades obsequiaría juguetes a todos los niños compasivos del mundo. Esto lo haría hasta el segundo retorno de Jesús. Porque en la segunda venida del Niño Dios, ya no habrán niños; únicamente adultos. Y todos los juguetes del trineo serán para el único niño del mundo, que será el niño Jesús. Además para esta noche mágica, todas las gentes y animales del mundo, verán la estrella de Belén y la seguirán para llegar a adorar al Niño Dios. Y el sol y la luna con todas las estrellas, también aparecerán. Y no habrá ni noche ni día; y esto será el fin del mundo. Un mundo que se perderá en una divina navidad eterna. Y todos los seres humanos por fin existiremos realmente felices para siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here