EL SUPER EGO DE LOS ESCRITORES

En vista de que para algunos ha resultado sospechoso el que no aparezca mi rostro en las solapas de mis libros y en la web (y que esto ocurra en la era en la cual mostrar la face full es la moda, algo que para mí levanta la sospecha de que la gente, que ya cambió el espejo del baño por un monitor, buscando con tanta urgencia de epidemia ser vista allí por todos, está sufriendo una terrible ceguera de sí misma) y que en sus comentarios han dejado entrever sus dudas al no divisar en mi muro ninguna editorial conocida respaldándome, ni guindado uno de esos títulos o diplomas que suelen avalar a quienes escriben, quise responder con estas líneas de expresión para al menos dar la cara de cuarentón.

Pienso, como Borges, que Oscar Wilde siempre tuvo la razón: “Revelar el arte y ocultar al artista es la meta del arte”, y considero que el DERECHO A NO DEJARSE VER debe ser asumido por los escritores más que por cualquier otro artista, pues si existe una profesión en la cual el rostro no va con el oficio es precisamente ésta. Nunca cursé carrera académica (mi universidad se llama Universo), ni e echo ningún curso literario (créanme), ni siquiera he recibido instrucciones de escritor alguno (todos se me escabulleron con inigualable elocuencia cuando me acerqué a pedirles ayuda) y, por tanto, con semejante curriculum avalando mi conciencia, jamás me consideraré un escritor, ni siquiera con dos libros editados a cuestas y cuatro metidos en un ordenador; y, la verdad, no veo por qué los otros se toman tan en serio eso de poseer título de autor. Creo que se les olvidó, o no lo supieron nunca, que un libro y toda expresión creativa sólo es una pequeñísima extensión del Ser dentro del universo, y el auténtico derecho de autor no pertenece a los hombres sino al Creador: Único Rector de la Universidad de la Vida que inspira y nos proporciona todos los elementos necesarios (incluyendo mente y cuerpo) para llevar las buenas obras a feliz término.

El escritor, según la filosofía de Parménides, es un “ser para sí”, “un ser por accidente”, un ser en cuyo camino apareció una pluma y un papel y terminó forjando una obra “para sí”; vía antagónica a aquella que conduce al hombre hacia el verdadero Ser (que el filósofo llamó “el ser en sí” porque vive desde su propio Ser y no desde aquello con que se tropezó). Por tanto, el Ser no debe ocuparse en empalabrarse sino, con infinita humildad, comportarse de acuerdo a la Verdad que palpita en toda la Creación (y dentro de él mismo). Debe recordar siempre que las palabras son innecesarias para el verdadero lenguaje, el lenguaje de la ternura (esto lo sabe hasta un niño). Muchos grandes escritores no quisieron entenderlo y por eso se hizo patente la discrepancia de sus vidas con sus obras (siempre ultrapasándolos a ellos). Por tanto, para mí la vida es una cuestión de actitud humana elevada, no de revolverse en un charco de letras, de géneros y estilos, creyéndose la garza nacarada más alta de la laguna.

El acto de escribir, debiendo ser una práctica que vaya debilitando al Yo hasta desmayarlo, resulta ser, remitiéndonos a las pruebas, todo lo contrario: es y ha sido el más exclusivo de los gimnasios en el cual se robustece al ego. Sí, ciertamente de sus puertas han salido ágiles gladiadores y muy buenos “esgrimistas de la palabra”, pero poquísimos de ellos lograron ejecutarse el haraquiri para poder, como Nietzsche, “escribir con sangre”. Como muestra fiel (sin dejar de recordar las palabras de aquél pensador venezolano que dijo que Uslar Pietri tenía un mar de conocimientos, pero de un metro de profundidad) hablemos de dos fornidos autores que se fueron a las manos por sus diferencias políticas. El gancho de “izquierda” que en defensa de Fidel Castro le propinó el Gabo a Vargas Llosa, fue respondido rápidamente con la contundente “derecha” de éste último; pero, contra todo pronóstico, el encuentro terminó con los dos en la lona: ambos olvidándose de vanas discusiones de cómo administrar la comida de los pueblos y cayendo en la fuerte tentación de embolsillarse el millón de dólares del premio Nobel (quizá me equivoque y la razón de apersonarse en Suecia no fue por los dólares que ya poseían). Visto de frente, lo que planteo sería un descomunal desatino de no existir atrás el extraordinario ejemplo de Jean-Paul Sartre, quien sí es un verdadero campeón de pesos pesados por ser el único escritor que rechazó de plano ir a recibir, en medio de un aluvión de halagados aplausos, el mayor de los premios (esto es lo que se dice “estar implicado en el asesinato del ego”). ¿Por qué? ¿Por qué será que los actuales escritores no imitan, reseñan o remachan hasta el cansancio este significativo detalle?

No le busquemos la tercera pata al pájaro. Una de dos: el escritor se muestra por dinero (promoción= más ventas) o para hinchar su pecho como paloma. Además, si es cierto aquello de que una imagen habla más que mil palabras, me ahorro muchas resmas de críticas a las fotografías de los escritores en las solapas de los libros, viendo incluso a los autores consagrados usurpando contraportadas enteras (antiguamente buenos abrebocas) con un muy bien escogido fondo culto y con la típica pose de la estatua de Platón erigida frente a la Nueva Academia de Atenas. He visto a muchos de ellos atravesando la cámara con mirada de superintelectual, vestidos a lo Harvard con las infaltables gafas, pipas, estilográficas, sombreros, y los más osados con los cuellos de las chaquetas levantados a lo James Dean; pero la imagen que más me entristece es la de Bolaño con cigarrillo en mano (prefiero pensar que el escritor chileno fue influenciado por la editorial para que con su pose semejara a un detective salvaje).

Me pasa algo en la garganta, pero aún así quiero carraspear y dejar a mis amigos escritores (para que recuerden lo de “zapatero a sus zapatos”, y para que realmente sean un buen modelo de lo que pretenden ser) este ejemplo ejemplar: ¡Ejem…Una amiga top-model, dedicada exclusivamente a mostrar su rostro en tapas de revistas y vallas publicitarias, me refirió que en la cresta de la ola de su fama un periodista le preguntó la razón por la cual nunca concedía entrevistas, y esta belleza le respondió que si estaba loco, que dejaría de ser modelo en el mismo instante en que abriese la boca.

GD Star Rating
loading...
EL SUPER EGO DE LOS ESCRITORES, 5.0 out of 5 based on 5 ratings

¿Quieres publicar en panfletonegro? Este es un sitio participativo. Para escribir aquí sólo tienes que registrarte.
Cambiar fondo

15 Comentarios

  1. Chorizo dijo:

    No te lo tomes a mal, pero que un critico diga: “Adios Paulo Coelho, adios Dan Brown…Hola Alejandro Cephas” No es nada halagador. Yo diria que te esta insultando.

    Alguna vez leere tu libro, espero que no sea asi.

    Saludos!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 1 Thumb down 0

  2. Chorizo dijo:

    P.D: Te das cierto aire woodyallenesco que envidio mucho. :)

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  3. xluis dijo:

    Yo voy mas alla. A finales infancia me dio por ser alquimista. Hasta tuve mi laboratorio donde hacia mi opus magnus, claro cuando profundice en la quimica me olvide del asunto pero no de sus ensañanzas, En ella grandes hombres, hicieron descubrimientos que forjaron nuestro actual modo de vida, como el falso Gerber, que nadie sabe quien fue, ya que ellos hacian, no para promocionarse, si no debido a que lo querian hacer. En esa misma epoca mi interese en el arte medieval. Obras maravillos que nadie sabe quien la pinto, en muchas, los mas egolatras la firmaban como “Realizada por juanito perez como instrumento de de la mano de dios” De hecho no se adjudicaban la obra, apenas se consideraban un instrumento, un pincel por el cual dios se expresaba.
    Comenze a pintar a principios de mi adolecencia y por ello simpre me negue a firmar mis obras, pensaba, si esos grandes pintores del medioevo no lo hacian ¿porque debia hacerlo yo, una cucaracha en comparacion? Eso, increriblemente me trajo muchos problemas, y mas en un medio tan repleto de egos como la pintura y dibujo (me niego a ser plastico, que son monomeros repetidos) y me empezaron a ver raro.
    Ya que de cierta manera los denunciaba. Y me tuve que alejar (por no soportar la estupidez) de ese medio, me dedique a otra cosa, donde tambien me cuesta poner mi nombre. Y no me importaba dar el credito a los otros. Yo se que la fama no va a aumentar un segundo mi vida y en la tumba la inmortalidad de la fama, no vale un comino. Soy un fanatico del anonimato en las obras.
    Si fuese un poco mas idiota diria, que soy la reencarnacion de un espíritu del medioevo. Por suerte no soy idiota (creo)

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  4. revelado y rebelado dijo:

    Hay que ver las veces que es necesario meter al ego en una jaula y darle latigazos. El ego, monstruo de diversas cabezas, suele asomar, unas veces más, otras menos, sus fauces para tratar de engullir el aplauso, los flashes, las risas femeninas o las babas masculinas. Pienso que todo creador quiere ser reconocido de alguna manera, los pintores del medioevo quizá no les importaba las riquezas terrenales, pero seguramente sí las celestiales, no los esperaba en este “valle de lágrimas”, pero sí una vida eterna, llena de felicidad y plenitud en medio ángeles y serafines, pero esperaba algo, deseaba algo, no tenía el absoluto desprendimiento de su creación, sin esperar nada a cambio, lo dudo mucho si es así. Y si de pronto hubo desprendimiento debió haber sido breve, quizá. Es probable que me equivoque, ya estará saltando alguien en su defensa que “jamás espera el aplauso en su creación”, pero por muy convencido que se vea, qué pena, pero no le creeré.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  5. vinz dijo:

    Claro. Al final, están los escritores, los de verdad, los rock`nroll, y la retahíla de pajúos que sólo quieren fama y dinero. Estos últimos se valen de la vida y de los sacrificios de gente como tú para venderse como una historia de amor y lucha: yo también soy bohemio/beatnik/punk, yo también me la sufrí como Bolaño o Bukowski.
    El mundo está hecho así, estimado. Hay escritores, y gente que se gana la vida escribiendo y posando como “artistas” en algún saloncito de la capital.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  6. xluis dijo:

    Veras RR solo he vendido dos pintura en mi vida y las tuve que firmar con mi nombre; Luis, mas nada
    Yo en ese aspecto si sigo la teoria de Juan pnadero (me imagino que conoces el poema y el autor) ” mi pan es harina de otro costal… mi pan me lo como yo o lo regalo al amigo” la gente con la comparti exposiciones son lo mejor del arte nacional, ahora, y pude pertenecer a ese grupo.
    Las hipotesis esteriles que si los pintores medioevo pensaban esto o lo otro, son esteriles, ya que nunca lo vamos a saber, pero descalificarlos a priori no es un buen argumento.
    Solo tenmos sus declaraciones y como es lo unico que sabemos tenemos que tomarla como ciertas. hasta que aparezcan hechos de lo contrario

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  7. virus dijo:

    Te voy ganando xluis, yo he vendido tres pinturas, la primera se llama: Levitación, la segunda no fue a mi gusto, sin titulo, es un Volkswagen escarabajo en medio de una nube cromática. y la tercera igual, no fue a mi gusto: Un bosque con neblina y arboles largos en honor a Modigliani…

    Esta noche hay una exposición en un bar-galería aquí en Barquisimeto, yo voy a llevar un cuadro nuevo, se llama: “El famoso Tecno.” a ver si alguien me lo compra…

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  8. revelado y rebelado dijo:

    Bueno, nunca vendí pinturas pero sí dibujos, y quien me los compraba en su gran mayoría era un galerista, y un par de veces que se me olvidó firmarlos el tipo me recordó que debía hacerlo, menos mal cargaba un lápiz oscuro y lo hice ahí mismo. Pero sí, decir qué pensaban o no en el medioevo está como difícil, hasta que inventen la máquina del tiempo. Y eso me recuerda la escena de Il Postino, en que Mario Ruoppolo le dijo a Neruda que la poesía no es de quien la escribe sino de quien la necesita, siendo así, el Guernica no es de Picasso ni Rayuela de Cortázar. Pero insisto, nuestro ego es un monstruo, y viste que dices “compartí exposiciones son lo mejor del arte nacional”, ¿no tendrá ese comentario un poco de ego?

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  9. xluis dijo:

    Calro que si, en la intimidad en verdad soy bastante egolatra, y todos queremos darnos importancia. debido al sexo. Hace un tiempo lei una hipotesis que el arte aparecio por el sexo, para que las mujeres vean que tenemos buenos genes, y por supuesto eso esta programado, no me puedo quitar unos 1000 millones de años de evolucion sexual en una decada ;D

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  10. revelado y rebelado dijo:

    Primera vez que escucho hablar de esa hipótesis, me tocará ponerme a pintar a ver si levanto algo.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  11. virus dijo:

    “el Guernica no es de Picasso ni Rayuela de Cortázar”

    Yo estoy pintando un lienzo, se llama: “El famoso Tecno.” ¿De quien es esa pintura que estoy pintando???

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  12. revelado y rebelado dijo:

    Según la teoría de Mario Ruoppolo, de quien necesite tu pintura, si nadie la necesita, es tuya, supongo.

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  13. virus dijo:

    ¿Y el que la necesita tiene que pagarme algo de dinero a cambio, así como un precio fijado por mi, o solo si la necesita se la lleva sin pagarme el precio que yo fijé???

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

  14. virus dijo:

    Ay si. ¡Bah!

    ResponderResponder

    ¿Relevante para esta discusión?: Thumb up 0 Thumb down 0

Sugerencias:
  • Trata de ser civilizado. No digas cosas que no dirías cara a cara.
  • Cuando estés en desacuerdo, trata de argumentar en lugar de atacar. Por ejemplo, "No seas imbécil, 1+1 es 2, no 3", puede ser acortado a "1+1 es 2, no 3".
  • Trata de usar *, en lugar de MAYUSCULAS, si quieres **enfatizar** tus palabras
  • Trata de no quejarte si eres votado como irrelevante. No tiene sentido.
  • Trata de respetar el derecho que tiene cada quien de revelar -o no- su identidad.
  • Trata de ceñirte al tema. Si se habla de gimnasia y quieres hablar de magnesia, ¡publica tu artículo!
  • Si tienes un argumento muy largo, ¡regístrate y publica tu propio artículo!

Para insertar una imagen, escribe
<img src="https://direccionAtuImagen.jpg"/>

Para insertar un video de YouTube, coloca el link al video directamente

*

Top