De ministras y cremas dentales o lo extraordinario se hace cotidiando

0
118

crema

El 30 de octubre de 1938, en Nueva York y otras partes de Estados Unidos, millones de personas cayeron presa del pánico, abandonando sus casas y colapsando carreteras, estaciones o comisarías de policía, todo porque había una supuesta invasión extraterrestre, que era “reportada” al minuto por la Columbia Broadcasting System (C.B.S.) y estaciones asociadas. Era una adaptación para la radio de la novela “La guerra de los mundos” de H.G. Wells, dirigida por Orson Welles.

Hace unos días una página publicó una supuesta noticia en la que según la Ministra de Salud de Venezuela afirmó que la “escasez de crema dental existe porque la gente se cepilla tres veces al día”. La página en cuestión es satírica, al estilo del Chigüire Bipolar. La falsa noticia se tornó viral, y muchas páginas nacionales y extranjeras las replicaron, e incluso periodistas venezolanos “serios” pisaron el peine.

Las consecuencias de la falsa noticia de la ministra y las cremas dentales no fueron tan graves como de la transmisión radial de “La guerra de los mundos”, que yo sepa nadie ha huído despavorido ni ha colapsado carreteras, pero demuestra que a buena parte de las personas les cuesta distinguir la realidad de la ficción. No es de extrañar, por ejemplo, que actores que han dado vida a personajes “malvados” en telenovelas han sido golpeados en la calle.

Las confusiones surgen quizá por una cierta esquizofrenia colectiva, “no peligrosa”, pero también por ¿pereza?, ¿olvido?, de verificar las fuentes, verificar el origen, verificar quién lo dice, quién lo publica. De aceptar tal y como viene la información o noticia, sin desempaquetarla, desmotarla, desarmarla, y una vez comprobada su vericidad o auntenticidad, entonces sí, compartirla.

Pero como dicen, pasa hasta en las mejores familias.

GD Star Rating
loading...
De ministras y cremas dentales o lo extraordinario se hace cotidiando, 3.4 out of 5 based on 5 ratings
Artículo anteriorEl modelo que fracasó
Artículo siguientecrónica baquiana
Mido un metro setenta y cinco. Tengo una docena de libros. En mi cuarto hay un altarcito con un Buda. Me gusta el color azul. A veces me despierto alunado. Prefiero los gatos a los perros, porque no existen gatos policías. Soy de acuario, pelo negro. No colecciono nada, guardo la ropa ordenada. Me aburro en las fiestas y soy de pocos amigos. Tengo los ojos color café tostao. Dicen que soy bueno, aunque no sea bautizado, y aún no me llevan las brujas. Nací a las siete y media de la mañana. No creo en ovnis ni en zombies (pero de que vuelan, vuelan). Uso prendas talla "m". Prefiero quedarme en silencio. Duermo del lado derecho y con franela si hace frío. De la vida yo me río, porque no saldré vivo de ella. No uso saco ni corbata, ni me gusta el protocolo. Estoy en buena compañía, pero sé cuidarme solo. No me complico mucho, no me estanco, el que quiera celeste, que mezcle azul y blanco. No tengo adicciones, mas que de leer y estar solo. Antes creía que no tenía miedos, hasta que vi la muerte a milímetros. No me creo ningún macho y soy abstemio, aunque si hay una buena compañía y un vinito se me olvida esto último. Prefiero más a los animales que a la gente. No tengo abolengo y dudo mucho que tendré herencia. Tengo una rodilla que a veces me fastidia. Tengo cosquillas, no las diré hasta que las descubras. No traiciono a mis principios, que son cinco. Me gusta ser muy sincero, por eso no hablo mucho. (Inspirado en una canción del Cuarteto de Nos)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here